Archivo de la etiqueta: Venezuela

¿Sanciones por violaciones a los derechos humanos en Venezuela? ¡Es el petróleo, estúpido!

atilioPor Atilio Borón

Politólogo, economista y periodista argentino. Fue director de la Clacso.

Tomado del Blog del autor

 

 

Washington aplica sanciones contra Venezuela como represalia por supuestas violaciones a los derechos humanos cometidas a partir de la ofensiva sediciosa de Febrero del 2014 y que costó 43 vidas. Según el inspirador de la ley promulgada por Obama, el senador Bob Menéndez -un tipejo al servicio de la mafia anticastrista de Miami inmerso en una densa trama de procesos judiciales por tráfico de influencias, prostitución de menores, trata de personas, etcétera- la nueva legislación era un triunfo para el pueblo venezolano. El único problema es que parece que este no lo entiende así porque según la consultora Hinterlaces “el 64% de los venezolanos rechaza que el Gobierno de Estados Unidos imponga sanciones a funcionarios venezolanos” y en igual sentido se han expedido organismos defensores de los derechos humanos así como diverso tipo de organizaciones regionales de América Latina y el Caribe.  

Guarimba 2014 Pacífica  protesta de la oposición en Venezuela, Marzo 2014 

“Pacífica” protesta de la oposición en Venezuela, Marzo 2014 (vulgo: “guarimba”)

 

 

Aparte de ello llama la atención la INCONSISTENCIA del criterio de Obama: primero, porque la sanción ignora que la mayor parte de las víctimas de la violencia desatada (con la aprobación y el apoyo abierto de la Casa Blanca) son chavistas o funcionarios de las fuerzas de seguridad o de la justicia de la República Bolivariana y que el gobierno de Nicolás Maduro ha procesado y logrado condenar a los miembros de la policía o la guardia nacional responsables de esos actos (cosa que Estados Unidos no hizo con los policías que en los últimos tiempos asesinaron a sangre fría a afroamericanos o latinos, ninguno de los cuales está preso).

fosa-comun-la-macarena, cerca 2000 cadáveres NNFosa común con cerca de 2000 cadáveres sin identificar, La Macarena, Departamento del Meta, Colombia

 

 

Segundo, que no utiliza la misma vara para sancionar a los funcionarios civiles y militares de Colombia responsables de la muerte no de 43 sino de casi 6000 civiles entre el 2000 y el 2010; o a los gobernantes y fuerzas de seguridad de Honduras que desde el golpe del 2009 sumieron a ese país en un interminable baño de sangre; para no hablar de los causantes de la “desaparición” de 26.000 personas en México en años recientes y el crimen perpetrado contra los 43 estudiantes en Ayotzinapa. Si el fundamento de la sanción es la violación de los derechos humanos (y supongamos que tal cosa ocurrió en Venezuela), ¿por qué se penaliza a este país mientras que se recompensa con ayuda militar y apoyo político a Colombia, Honduras y México? Obama y sus publicistas no pueden engañar a nadie. Esto nada tiene que ver con los derechos humanos, la libertad y la democracia como pregonan en Washington, cosas que al imperio le tienen absolutamente sin cuidado. ¡Es el petróleo, estúpido!

foto de los estudiantes de AyotzinapaManifestación reclamando la aparición con vida de los 43 estudiantes “desaparecidos” en Ayotzinapa

Rechazo mundial de la agresión de Estados Unidos a Venezuela 1/2

Salim-Lamrani2Por Salim Lamrani, Doctor en Estudios Ibéricos y Latinoamericanos de la Universidad Paris Sorbonne-Paris IV. Es profesor titular de la Universidad de La Reunión y periodista, especialista de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos. Su último libro se titula Cuba, the Media, and the Challenge of Impartiality, New York, Monthly Review Press, 2014, con un prólogo de Eduardo Galeano

Publicado por Al Mayadeen

Tomado de TeleSur

http://www.telesurtv.net/analisis/Rechazo-mundial-de-la-agresion-de-Estados-Unidos-a-Venezuela-12-20150321-0017.html.

venezuelaserespeta2.jpg_916636689

La comunidad internacional ha rechazado de modo unánime la declaración de la Casa Blanca de decretar un estado de emergencia nacional cuyo objetivo es romper el orden constitucional en Venezuela.

El 9 de marzo de 2015 Barack Obama firmó una orden ejecutiva y decretó “estado de emergencia” en Estados Unidos por “la amenaza inusitada y extraordinaria” que representaría Venezuela para la seguridad nacional del país. Esta decisión, hostil hacia otra nación soberana, es sumamente grave y se acompañó de nuevas sanciones contra varios funcionarios del gobierno de la república latinoamericana.[1]

Para justificar semejante medida, la Casa Blanca evoca “la intimidación de los opositores políticos” en Venezuela, exige “el respeto de los derechos humanos y de las libertades fundamentales” y pide “la liberación de todos los presos políticos, incluso de decenas de estudiantes, del líder de la oposición Leopoldo López, así como de los alcaldes Daniel Ceballos y Antonio Ledezma”… pero no evoca ninguna amenaza concreta a Estados Unidos.[2]

En efecto, Washington no alude a ninguna amenaza precisa contra su seguridad ni a eventuales armas estratégicos de un país –que no tiene ninguna– que se encuentra a miles de kilómetros de sus costas y que jamás en su historia estuvo en guerra contra Estados Unidos ni agredió a otra nación. El Gobierno estadounidense tampoco menciona potenciales amenazas. Al contrario, el presidente venezolano Nicolás Maduro, democráticamente elegido en 2013 en un escrutinio reconocido por su transparencia por todos los organismos internacionales, desde la Organización de Estados Americanos hasta la Unión Europea, siempre ha declarado su voluntad de establecer relaciones pacíficas y de igual a igual con el vecino del norte.

Para justificar su decisión Obama sólo hizo referencia a hechos que conciernen a la situación interna de Venezuela y que son de la competencia única y exclusiva del pueblo bolivariano, dando prueba de un acto de injerencia –es decir contrario al derecho internacional– en los asuntos internos de una nación soberana[3]. Esta nueva medida marca un recrudecimiento de la hostilidad de Estados Unidos hacia la democracia venezolana. En efecto, desde la llegada de Hugo Chávez al poder en 1999 y el advenimiento de la Revolución Bolivariana, Washington no ha dejado de desestabilizar a Venezuela.

El 11 de abril de 2002 la administración Bush orquestó un golpe de Estado contra el presidente Chávez y rompió el orden constitucional. La intervención masiva del pueblo logró poner término a la dictadura militar más corta de la historia de América Latina (48 horas). En diciembre de 2002 Washington apoyó el sabotaje petrolero que costó más de 10.000 millones de dólares a la economía venezolana. Desde entonces Estados Unidos no ha dejado de apoyar a la oposición antidemocrática y golpista que no ha vacilado en usar la violencia, como lo demostró la ola mortífera que golpeó el país en febrero de 2014, para conseguir por la fuerza lo que ha sido incapaz de obtener por las urnas.

En efecto, desde 1998, la derecha venezolana perdió 19 de los 20 procesos electorales –reconocidos como transparentes por todas las instancias internacionales– que se llevaron a cabo bajo la Revolución Bolivariana. Caracas denunció inmediatamente un intento de golpe de Estado en su contra. El anuncio de Washington ocurrió unas semanas después de que Venezuela revelara la existencia de una conspiración que planificó la oposición para derrocar el orden constitucional, lo que llevó a la cárcel al alcalde de Caracas Antonio Ledezma y a varios miembros de las fuerzas armadas entre otros.[4] Nicolás Maduro declaró que Barack Obama había “decidido pasar personalmente a cumplir la tarea de derrocar a [su] Gobierno, intervenir Venezuela, a controlarla desde el poder estadounidense”.[5]

Se trata de “la más grande amenaza que se ha cernido contra la nación”, agregó, recordando que “nadie puede creer que Venezuela sea una amenaza contra EE.UU.”.[6] El objetivo es evidente, según Maduro: con las primeras reservas en hidrocarburos del mundo, Venezuela es una prioridad estratégica para Estados Unidos, que quiere controlar esos recursos.  La medida que tomó Estados Unidos contra Venezuela suscitó el rechazo unánime de la comunidad internacional, incluso de sus más fieles aliados. La Unión Europea declaró que estaba fuera cuestión alinearse a la política de Washington y que “no est[aba] considerando” imponer “medidas restrictivas” contra Caracas. “La UE no tiene nada que decidir” sobre Venezuela, enfatizó José Manuel García Margallo, canciller español.[7] . 

Página Facebook: https://www.facebook.com/SalimLamraniOfficie

NOTAS

l [1] Antonio María Delgado, «Obama aplica sanciones y declara emergencia nacional por amenaza de Venezuela», El Nuevo Herald, 10 de marzo de 2015. [2] The White House, “Statement by the Press Secretary on Venezuela”, 9 de marzo de 2015. https://www.whitehouse.gov/the-press-office/2015/03/09/statement-press-secretary-venezuela (sitio consultado el 13 de marzo de 2015). [3] Ultimas Noticias, «Maduro: Le tiendo la mano al gobierno de EEUU”, 13 de marzo de 2015. [4] Ignacio Ramonet, “La tentative du coup d’Etat contre le Venezuela”, Medelu, 10 de marzo de 2015. [5] Fabiola Sánchez, “Maduro: EEUU asumió la tarea de derrocar a mi gobierno”, The Associated Press, 10 de marzo de 2015 [6] Agencia Venezolana de Noticias, “Presidente llama a la unidad para vencer la amenaza más grave en la historia de Venezuela”, 11 de marzo de 2015. [7] Agence France Presse, «La Unión Europea ‘no está considerando’ sanciones contra Venezuela», 10 de marzo de 2015.

RAÚL CASTRO: “ES IMPOSIBLE SEDUCIR O COMPRAR A CUBA NI INTIMIDAR A VENEZUELA”*

VENEZUELA-CARACAS-CUMBRE EXTRAORDINARIA DE LA ALTERNATIVA BOLIVARIANA PARA LOS PUEBLOS DE NUESTRA AMÉRICA

“Resulta insostenible la idea de que un país solidario como Venezuela, que jamás ha invadido ni agredido a ningún otro y que contribuye de manera sustancial y altruista a la seguridad energética y a la estabilidad económica de un considerable número de naciones del continente, pueda representar una amenaza para la seguridad de la potencia más poderosa de la historia”.

“Respaldamos la posición digna,

valiente y constructiva del Presidente Nicolás Maduro”

Discurso del General de Ejército Raúl Castro Ruz, Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, en la IX Cumbre Extraordinaria del Alba.TCP, convocada en solidaridad con el hermano pueblo de Venezuela, efectuada en Caracas, República Bolivariana de Venezuela, el 17 de marzo de 2015. (Versiones Taquigráficas-Consejo de Estado)

Estimados Jefes de Estado y de Gobierno de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América;

Estimados Jefes de delegaciones e invitados;

Compañeras y compañeros:

El Alba nos convoca hoy para ratificar nuestro más firme respaldo al pueblo y gobierno bolivarianos ante las últimas acciones injerencistas y amenazas del gobierno norteamericano contra Venezuela.

Los hechos demuestran que la historia no se puede ignorar. Las relaciones de Estados Unidos con América Latina y el Caribe han estado marcadas por la “Doctrina Monroe” y el objetivo de ejercer dominación y hegemonía sobre nuestras naciones.

Bolívar había anticipado que los Estados Unidos “parecen destinados por la Providencia para plagar la América de miserias a nombre de la Libertad” y Martí había caído en combate sin concluir la carta en que explicaba el “deber de impedir a tiempo con la independencia de Cuba que se extiendan por las Antillas los Estados Unidos y caigan, con esa fuerza más, sobre nuestras tierras de América”.

Después vinieron las intervenciones militares, los golpes de Estado, las maniobras para derrocar gobiernos nacionalistas o progresistas, el respaldo a sangrientas dictaduras militares, las operaciones encubiertas, el amparo al terrorismo y la subversión, así como la apropiación y el saqueo de nuestros recursos para perpetuar la dependencia y el subdesarrollo.

La osadía victoriosa de llevar adelante una Revolución Socialista a solo 90 millas de Estados Unidos, ha supuesto inmensos sacrificios, sufrimientos, pérdidas humanas y privaciones materiales para el pueblo cubano, sometido desde el mismo triunfo revolucionario, hace 56 años, a todo tipo de hostilidad, incluyendo el apoyo y la organización de bandas armadas en las montañas desde finales del propio año 1959 —o sea, desde el mismo año del triunfo de la Revolución—, la invasión de Playa Girón en 1961 y la oficialización del bloqueo en 1962, todo ello con la intención declarada de derrotar la Revolución y cambiar el orden político, económico y social que decidimos libremente y luego confirmamos en referendo constitucional.

El resultado ha sido el rotundo fracaso, el daño a nuestro pueblo y el completo aislamiento de Estados Unidos en sus propósitos, como ha reconocido recientemente el Presidente Barack Obama al anunciar una nueva política y proponerse abrir otro capítulo. Sin embargo, los voceros de su gobierno se empeñan en aclarar que los objetivos persisten y solo cambian los métodos.

El triunfo de la Revolución Bolivariana fue un extraordinario hito en la historia de Venezuela y de toda la región, que comenzó a despertar de la larga noche neoliberal. Una época de cambios se inició en el continente y otras naciones decidieron emprender el camino de la plena independencia e integración y retomar las banderas de nuestros próceres.

Nacieron el Alba, Unasur, la Celac, que se unieron, en su diversidad, a anteriores agrupaciones e iniciativas de genuina vocación latinoamericanista y caribeña, fundadas en principios de solidaridad, cooperación, justicia social y defensa de su soberanía. 

PETROCARIBE fue una extraordinaria, generosa y humanista contribución del Presidente Hugo Chávez Frías. Ahora se pretende destruir a PETROCARIBE para amenazar a sus Estados miembros, someterlos a las trasnacionales petroleras y separarlos de Venezuela. No se percatan de que nuestros pueblos han decidido, de manera irrevocable, continuar su indetenible avance y batallar por un mundo multipolar y justo, donde tengan voz, esperanza y dignidad los que fueron históricamente excluidos.

El imperialismo estadounidense ha ensayado, sin éxito, prácticamente todas las fórmulas de desestabilización y subversión contra la revolución bolivariana y chavista, para recuperar el control de la mayor reserva petrolera del planeta y asestar un golpe al proceso integrador y emancipador que tiene lugar en Nuestra América.

La arbitraria, agresiva e infundada Orden Ejecutiva emitida por el Presidente de Estados Unidos contra el Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela, calificándolo como una amenaza a su seguridad nacional, demuestra que Estados Unidos puede sacrificar la paz y el rumbo de las relaciones hemisféricas y con nuestra región por razones de dominación y de política doméstica.

Resulta insostenible la idea de que un país solidario como Venezuela, que jamás ha invadido ni agredido a ningún otro y que contribuye de manera sustancial y altruista a la seguridad energética y a la estabilidad económica de un considerable número de naciones del continente, pueda representar una amenaza para la seguridad de la potencia más poderosa de la historia.

Respaldamos la posición digna, valiente y constructiva del Presidente Nicolás Maduro(Aplausos), quien no obstante la gravedad de la amenaza ha tendido la mano al Presidente de Estados Unidos para iniciar un diálogo basado en el derecho internacional y el respeto mutuo, que conduzca a la derogación incondicional de la Orden Ejecutiva del Presidente Obama y a la normalización de sus relaciones (Aplausos). El ALBA y la CELAC deberían acompañar esa propuesta.

Hoy Venezuela no está sola, ni nuestra región es la misma de hace 20 años. No toleraremos que se vulnere la soberanía o se quebrante impunemente la paz en la región.

Como hemos afirmado, las amenazas contra la paz y la estabilidad en Venezuela representan también amenazas contra la estabilidad y la paz regionales.

La paz que hoy reclama Venezuela y necesitamos todos, una “paz con justicia, con igualdad, la paz de pie, no la paz de rodillas, es la paz con dignidad y desarrollo”, como dijo Maduro, es a la que nos comprometimos en la Proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz, adoptada en la II Cumbre de la CELAC en La Habana.

La posición de nuestro país en estas circunstancias permanece invariable. Reitero la firme solidaridad de la Revolución Cubana con la Revolución Bolivariana, con el Presidente constitucional Nicolás Maduro y con la unión cívico-militar que este encabeza (Aplausos). Reitero la absoluta lealtad a la memoria del Comandante Hugo Chávez Frías, el mejor amigo de la Revolución Cubana (Aplausos).

Como se ha declarado, ratificamos “una vez más, que los colaboradores cubanos presentes en la hermana Nación, continuarán cumpliendo con su deber bajo cualquier circunstancia, en beneficio del hermano, solidario y noble pueblo venezolano”.

Estados Unidos debería entender de una vez que es imposible seducir o comprar a Cuba ni intimidar a Venezuela. Nuestra unidad es indestructible (Aplausos).

Tampoco cederemos ni un ápice en la defensa de la soberanía e independencia, ni toleraremos ningún tipo de injerencia, ni condicionamiento en nuestros asuntos internos.

No cejaremos en la defensa de las causas justas en Nuestra América y en el mundo, ni dejaremos nunca solos a nuestros hermanos de lucha. Hemos venido aquí a cerrar filas con Venezuela y con el ALBA y a ratificar que los principios no son negociables (Aplausos).

Para defender estas convicciones, asistiremos a la VII Cumbre de las Américas. Expondremos nuestras posiciones, con firmeza, claridad y respeto. Rechazaremos con determinación toda tentativa de aislar y amenazar a Venezuela y reclamaremos el cese definitivo del bloqueo a Cuba.

La sociedad civil cubana será la voz de los sin voz y desenmascarará a los mercenarios que presentarán allí como sociedad civil de Cuba y a sus patrones.

Debemos convocar a todos los pueblos y gobiernos de Nuestra América a movilizarnos y estar alertas en defensa de Venezuela. La solidaridad es el cimiento de la unidad y la integración regional.

Tomado de Cubadebate

Rafael Ramírez: Obama tiene la obligación moral de rectificar su postura anti-venezolana

rafael ramirez

En declaraciones a Prensa Latina, el embajador del país sudamericano ante Naciones Unidas demandó la derogación de las sanciones y la orden ejecutiva anunciadas por el mandatario estadounidense hace una semana, cuando calificó la situación en Venezuela de “una amenaza inusual y extraordinaria para la seguridad nacional de Estados Unidos”

Por Waldo Mendiluza

NACIONES UNIDAS.—El presidente estadounidense, Barack Obama, tiene la obligación moral de rectificar su agresividad contra Venezuela, por tratarse de una postura injustificable e ilegal, afirmó este martes el embajador del país sudamericano ante Naciones Unidas, Rafael Ramírez.

En declaraciones a Prensa Latina, el diplomático demandó la derogación de las sanciones y la orden ejecutiva anunciadas por el mandatario hace una semana, cuando calificó la situación en Venezuela de “una amenaza inusual y extraordinaria para la seguridad nacional de Estados Unidos”.

De acuerdo con Ramírez, además de desproporcionada e injerencista, semejante decisión carece de argumentos creíbles, y bastaría una mirada a la historia reciente de ambos países para desarmarla.

“Cómo puede una nación que prioriza la cooperación y la solidaridad amenazar a una potencia nuclear, de enorme poderío militar y económico, y con una política exterior agresiva”, preguntó.

Incluso en el propio país norteño, decenas de miles de sus familias más pobres se benefician de manera directa de ese espíritu de colaboración, al recibir combustible venezolana para calefacción.

Por otra parte, enviamos alrededor de un millón de barriles diarios de petróleo a Estados Unidos, y el intercambio bilateral en la esfera del comercio asciende a más de 30 mil millones de dólares anuales, lo cual ratifica lo absurdo de todo esto, subrayó Ramírez.

Según el embajador, la postura norteamericana constituye un peligro que trasciende las fronteras de Venezuela para extenderse por América Latina y el Caribe, una región promotora de la paz y la solución de las diferencias mediante el diálogo.

“Obama demuestra una vez más que Washington está de espaldas a Latinoamérica y el Caribe, porque no acaba de entender a nuestros países y procesos de cambio, y lo más grave, no respeta nuestra soberanía”, dijo.

El diplomático señaló que ante la agresividad estadounidense, Caracas responde con firmeza, y denuncia en la comunidad internacional esa absurda política.

Tenemos la instrucción del presidente Nicolás Maduro de acudir a todos los espacios mundiales para poner al descubierto el nuevo ataque, agregó.

Aquí, en el seno de Naciones Unidas —expuso— seguiremos informando a los gobiernos y pueblos sobre la realidad de Venezuela y lo peligroso e injerencista de la conducta norteamericana.

Entre las últimas acciones realizadas en la ONU, Ramírez citó el encuentro del viernes pasado con el Movimiento de Países No Alineados (Mnoal), que agrupa a 120 estados, y la reunión de la víspera con representantes latinoamericanos y caribeños.

Ya hemos visto la reacción internacional en rechazo a las sanciones y medidas unilaterales anunciadas por Obama, como la fijada por el Mnoal, la Unión de Naciones Sudamericanas y la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, destacó.

PAÍSES NO ALINEADOS CONDENAN AGRESIÓN CONTRA VENEZUELA

El Movimiento de Países No Alineados (Mnoal) condenó este martes de manera categórica las recientes medidas unilaterales anunciadas por el presidente de Estados Unidos contra Venezuela.

En un comunicado distribuido en la sede de la ONU, el Buró de Coordinación del mecanismo integrado por 120 miembros calificó de desproporcionada la postura de Washington, y reiteró su firme apoyo a la soberanía, la integridad territorial y la independencia política del estado sudamericano.

Reafirmamos la necesidad de respetar el derecho internacional, incluyendo los principios y propósitos de la Carta de la ONU, en lo referente a las relaciones de amistad y cooperación entre los países, precisó, según PL.

El Movimiento urgió al gobierno estadounidense a participar en conversaciones constructivas con Venezuela, y a detener sus “medidas coercitivas ilegales que afectan el espíritu de diálogo y entendimiento político entre las naciones”.

Asimismo, expresó su solidaridad y respaldo al pueblo y gobierno venezolanos.

Venezuela es esperanza, no una amenaza

MADURO BANDERA

Venezuela es una esperanza para el mundo y no una amenaza como quiere hacer ver Estados Unidos, indicó ayer el mandatario Nicolás Maduro al presidir una reunión con los Comandos Populares y Mi­litares contra la guerra económica.

Desde el Palacio de Miraflores y en presencia de varios de sus ministros, Maduro dijo que la agresión contra Venezuela era también contra América Latina y el Caribe.

“A Venezuela no la interviene nadie porque es un país soberano y de libertadores”, comentó refiriéndose al decreto emitido por el presidente Barack Obama de declarar a la nación sudamericana como una “amenaza” a la se­gu­ridad nacional de Estados Unidos.

Respecto al tema de la guerra económica, insistió en la necesidad de independizar al país en el campo productivo.
“Hemos revisado un conjunto de propuestas para la siguiente etapa de la lucha contra la guerra económica”, expresó el presidente en cadena de radio y televisión.

El objetivo, acorde con Maduro, es “seguir enfrentando a los acaparadores”, teniendo en cuenta además que la inflación en Vene­zue­la“pretende potenciar el modelo depredador capitalista de años atrás para perturbar y confundir al pueblo”.
Llamo a combatir contra quienes le roban al pueblo y le suben los precios a los productos, es una tarea que debemos revitalizar, acotó.
HABILITANTE AMPLIARÁ LA DEFENSA NACIONAL
La Ley Habilitante Antimperialista para la Paz servirá para ampliar la defensa de Vene­zuela ante las agresiones del gobierno de Estados Unidos, aseguró la diputada de la Asam­blea Nacional por el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Blanca Eekhout.

La legislación aprobada el domingo fue solicitada por el presidente Nicolás Maduro debido a las presiones del país norteño que declaró a Venezuela como una “amenaza inu­sual y extraordinaria” para su seguridad.

Ante ello la diputada socialista insistió en que el pueblo venezolano no representaba amenaza alguna a la estabilidad de Estados Unidos, sino al contrario, representaba “una esperanza para otros países del mundo”.

“La decisión de Estados Unidos de declarar a Venezuela como una amenaza y un riesgo es una agresión a la humanidad porque Vene­zuela no es ningún competidor en ningún ámbito y además no profesa ninguna actitud bélica”, dijo.

La representante del PSUV reiteró que “Amé­rica Latina no va a permitir que se instaure la guerra, en nuestro continente tiene que prevalecer la paz, no podemos permitir que se instaure una agenda bélica”.

La mayoría bolivariana del Parlamento aprobó el domingo la legislación que contiene cuatro artículos y estará vigente hasta el 31 de diciembre del 2015.

A partir de su publicación este lunes en la Gaceta Oficial el presidente está habilitado para dictar Decretos con Fuerza, Valor y Rango de Ley. Asimismo, le otorga la facultad de establecer normativas para defender la nación de cualquier injerencia extranjera.

En esta ocasión, está enfocada a dictar o reformar leyes en el ámbito de la libertad, la igualdad, justicia y paz internacional, la independencia, la soberanía, la inmunidad, la integridad territorial y la autodeterminación na­cio­nal, por lo que está signada por el espíritu antimperialista.

Asimismo, el Ejecutivo podrá dictar y reforzar leyes para la “protección del Pueblo y de todo el Estado frente a actuaciones de otros países o entes económicos o financieros transnacionales, o de factores internos, dirigidas a perturbar o distorsionar la producción, el co­mercio, el sistema socioeconómico o financiero, así como los derechos y garantías asociados”, tal y como establece la misma.

También podrá fortalecer las alianzas estratégicas de la República con los países de la región para establecer coaliciones que consoliden la soberanía regional, en resguardo a la dignidad de todos los pueblos del continente americano; y de igual forma se podrá normar las directrices dirigidas al fortalecimiento del sistema de responsabilidades civiles, administrativas y penales a que hubiere lugar en resguardo de los principios, valores y reglas constitucionales.
No es la primera vez que Maduro solicita una Ley Habilitante. En el 2013 la ley le otorgó poderes especiales durante cerca de seis se­manas para legislar en su lucha contra la co­rrupción.

VENEZUELA AMENAZA(DA)

luis brito_garcia2

Por Luis Brito García, narrador, ensayista, dramaturgo, dibujante, explorador submarino, autor de más de 60 títulos.

Tomado del blog del autor 

 

¿Cómo Venezuela puede ser considerada “amenaza extraordinaria e inusual a la seguridad nacional y política exterior estadounidenses”? Somos  país de extensión mediana, modesto desarrollo industrial, armamento convencional, ejército con moderado número de efectivos y desde que liberamos lo que ahora son cinco repúblicas a principios del siglo XIX, nunca hemos agredido a otro pueblo.

2

Venezuela amenaza con el ejemplo. El Imperio vive de la predación de los recursos naturales y las industrias básicas de las naciones periféricas. Venezuela es elocuente demostración de que un país puede utilizar los unos y las otras en beneficio de su pueblo por vías democráticas y constitucionales.

3

El Imperio recurrirá a ocho vías complementarias para aniquilar a Venezuela. La primera, la profundización de la guerra económica con un bloqueo progresivo a fin de forzar un resultado adverso al bolivarianismo en las elecciones para el Poder Legislativo. La segunda, utilizar dicha esperada  mayoría en un golpe de Estado parlamentario a la paraguaya. La tercera, la intensificación del terrorismo  por  paramilitares y mercenarios para simular un escenario de “guerra civil”. La cuarta, para coronar dicho montaje intentar un magnicidio o un atentado de falsa bandera.  La quinta, intervención militar de otro país de la región. La sexta, agresión directa con  tropas y equipos imperiales, desde las bases que ya ocupan en América Latina y el Caribe. La séptima, la  campaña mediática para ocultar y deformar ante el país y el mundo la naturaleza de las agresiones anteriores. La octava, agresión diplomática para arrancar de las instancias internacionales veredictos condenatorios para el país.

4

¿Cómo salvarnos? Combatamos la guerra económica que desmoraliza a la ciudadanía, con la asunción por el Estado del control de las importaciones básicas, con implacables sanciones contra empresas de maletín y cómplices en fraudes cambiarios, acaparadores, especuladores, bachaqueros y contrabandistas de extracción, y con la promulgación de leyes para tipificar  delitos financieros, traición a la patria e infracciones a la seguridad.  Ganemos las elecciones parlamentarias con candidatos de reputación inmaculada, no incursos en delitos ni corruptelas.

5

Así como terceriza su economía, Estados Unidos terceriza sus ejércitos. Primero los integra con mercenarios reclutados entre sus hispanos, sus afroamericanos, sus marginales; luego, funda, financia y pertrecha organizaciones terroristas compuestas de sicarios y terroristas a sueldo como Al Qaeda y el Daesh. Lo más probable es que la agresión a Venezuela  se tercerice a través de un tercer país o de sus fuerzas paramilitares, que han infiltrado profundamente nuestra sociedad. Muchos de sus integrantes fueron detenidos actuando durante las oleadas terroristas de 2014. Es precisa una tarea conjunta de inteligencia entre organismos de seguridad y movimientos sociales para localizar y neutralizar estos invasores silenciosos antes de que se movilicen de nuevo. En todo caso, no es seguro el triunfo de los agresores.

6

Extrememos las medidas de seguridad para dirigentes y figuras claves, así como para instalaciones y personas estadounidenses. Convenzamos a países vecinos que llevan medio siglo combatiendo infructuosamente una insurrección interna, de que les sería imposible vencer contra una sublevaciones interna y otra externa.

7

En las agresiones imperiales, el ejército convencional del país víctima es a veces destruido a las pocas semanas. Lo que decide el conflicto es la resistencia popular. El pueblo venezolano no puede esperar a que caigan las bombas para preparar su defensa. Organizaciones populares, movimientos sociales, sindicatos, partidos, comunas, cooperativas, deben desde ya coordinar con el gobierno y el ejército regular respuestas,  estrategias de supervivencia y coordinación para preparar la guerra del pueblo.

8

Hemos construido un sistema de medios de servicio público, comunitarios y alternativos que nos permiten manejar la batalla comunicacional interna.  Reformemos y dinamicemos sin contemplaciones este sistema para llevarlo a su máxima eficacia. Utilicemos los satélites de que disponemos para llevar este mensaje al mundo.

9

Venezuela ha hecho casi más que cualquier otro país por el desarrollo de una diplomacia multipolar. Incorporada al Mercosur,  impulsora de  organizaciones integracionistas latinoamericanas como el ALBA, la CELAC y UNASUR que excluyen a Estados Unidos y Canadá. Venezuela ha consolidado relaciones con Asia y África y con los No Alineados. Estas redes diplomáticas tienen peso en los organismos internacionales y deben ser usadas para propiciar  en el Consejo de Seguridad de la ONU el veto de Rusia y China, impenetrable escudo contra  intervenciones. Cuba pudo. Nosotros también.

Mensaje de Fidel al presidente Nicolás Maduro

americalatina_0 - Copy

Honorable Señor Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro:

Como ha publicado la prensa, mañana martes, 17 de marzo, tendrá lugar en Caracas la Cumbre del ALBA para analizar la insólita política del gobierno de Estados Unidos contra Venezuela y el ALBA.

La idea de crear esa organización fue del propio Chávez, deseoso de compartir con sus hermanos caribeños los enormes recursos económicos con que la naturaleza había dotado a su Patria de nacimiento, pero sus beneficios habían ido a parar a manos de poderosas empresas norteamericanas y a unos pocos millonarios venezolanos.

La corrupción y el despilfarro fueron el estímulo fundamental de la primera oligarquía de tendencia fascista, adicta a la violencia y al crimen. Tan intolerable para el pueblo heroico de Venezuela es la violencia y el crimen que se cometió contra él que no puede olvidarse, y jamás admitirá un regreso al pasado vergonzoso de la época prerrevolucionaria que dio origen al asalto de los centros comerciales y el asesinato de miles de personas, de las cuales nadie puede asegurar hoy la cifra.

Simón Bolívar se entregó de lleno a la colosal tarea de liberar el continente. Más de la mitad de lo mejor de su pueblo luchó y murió en largos años de ininterrumpida lucha. Con menos del 1% de la superficie del planeta, posee las mayores reservas de hidrocarburos del mundo. Durante un siglo completo fue obligada a producir todo el combustible que las potencias europeas y Estados Unidos necesitaban. Aun cuando hoy los hidrocarburos, formados en millones de años, se consumirían en no más de un siglo, y los seres humanos que hoy alcanzamos los 7 200 millones en cien años más se duplicarán, y en doscientos sumarán veintiún mil millones, solo los prodigios de la más avanzada tecnología tal vez permitirían la supervivencia de la especie humana un poco más de tiempo.

¿Por qué no se utilizan los fabulosos medios de divulgación para informar y educar sobre estas realidades, en vez de promover engaños, que cada persona en su sano juicio debe conocer?

Una Cumbre del ALBA no puede transcurrir sin tomar en cuenta estas realidades que nos tocan tan de cerca.

La República Bolivariana de Venezuela ha declarado de forma precisa que siempre ha estado dispuesta a discutir de forma pacífica y civilizada con el gobierno de Estados Unidos, pero nunca aceptará amenazas e imposiciones de ese país.

Añado que he podido observar la actitud, no solo del pueblo heroico de Bolívar y Chávez, sino también una circunstancia especial: la disciplina ejemplar y el espíritu de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana. Haga lo que haga el imperialismo de Estados Unidos, no podrá contar jamás con ellas para hacer lo que hizo durante tantos años. Hoy Venezuela cuenta con los soldados y oficiales mejor equipados de América Latina.   

Cuando te reuniste con los oficiales en días recientes se podía apreciar que estaban listos para dar hasta la última gota de su sangre por la Patria.

Un abrazo fraternal para todos los venezolanos, los pueblos del ALBA, y para ti.

FIDEL FIRMA

CUBA CANTA PARA LA NACIÓN HERMANA: Gran concierto hoy en solidaridad con Venezuela

CUBA-LA HABANA-CONCIERTO DE LA JUVENTUD EN RECLAMO POR LA LIBERACIÓN DE LOS CINCO HÉROES

Cuando arrecia la agresión norteamericana contra la Revolución Bolivariana, reconocidos músicos y artistas cubanos se unirán hoy domingo 15 de marzo en un Concierto de Solidaridad con la Revolución Bolivariana, en la Escalinata de la Universidad de La Habana. Comenzará a las 8.30 pm.

En la foto, concierto en la escalinata hace un año, en homenaje a Fernando González a su regreso tras 15 años de prisión en Estados Unidos

Tomado de la AIN

Jóvenes artistas cubanos ofrecerán hoy un gran concierto en la Escalinata de la Universidad de La Habana, expresión de solidaridad al pueblo y gobierno de Venezuela ante las recientes agresiones de Estados Unidos.

Adrián Berazaín, Patricio Amaro, Raúl Torres, Tanmy López, la agrupación de El niño y la verdad y Marta Campos, junto a otros invitados, mostrarán con su arte el respaldo incondicional del pueblo cubano al hermano país suramericano ante las más recientes acciones de Washington, afirmó la dirigente estudiantil Arianna Guerra.

En declaraciones al diario Juventud Rebelde, Guerra, vicepresidenta de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU), calificó de arbitraria la decisión de la administración norteamericana encabezada por el presidente Barack Obama, de considerar a Venezuela como una amenaza para la seguridad nacional de Estados Unidos.

Además, defenderemos el derecho de la República Bolivariana de Venezuela, la república de (Hugo) Chávez a su soberanía, en virtud de que cada pueblo debe  luchar contra el oprobio y la injusticia a que quieran someterlos sus enemigos, añadió la dirigente.

En el concierto por la paz, justicia y unidad latinoamericana -donde alzará su voz junto a las nuevas generaciones el Héroe de la República de Cuba, el antiterrorista René González- estarán estudiantes venezolanos que cursan estudios en este país.

Asimismo, Guerra aseguró que en el acto estarán presentes Alí Rodríguez, embajador de Venezuela en Cuba, así como otros diplomáticos de naciones latinoamericanas solidarias con la causa de Caracas (PL).

¿Por qué Barack Obama ataca a Venezuela?

ali rodriguez araque

Por Alí Rodríguez Araque, embajador de Venezuela en Cuba, en una entrevista con Cubadebate el viernes en La Habana.

 

El presidente de la mayor potencia militar en la historia de la humanidad, Barack Obama, abrió una nueva fase de la intervención yanqui en Venezuela pues, según él, nuestro país representa una “amenaza inusual y extraordinaria” para la seguridad de Estados Unidos. Con el cinismo característico de los voceros imperialistas, el agresor quie­re presentarse como víctima. ¿Cuál es en verdad la realidad?

El pueblo venezolano es un pueblo pacífico. La única experiencia que registra la historia sobre la salida de fuerzas armadas venezolanas más allá de las fronteras, data del siglo diecinueve, cuando las tropas dirigidas por el Libertador Simón Bolívar, salieron a luchar, junt­o a los pueblos de Colombia, Perú, Ecuador y Bolivia, por la independencia, del imperio colonial es­pa­ñol. Nunca, desde entonces y hasta el presente, se ha conocido la presencia de nuestros soldados fuera de nuestra fronteras, salvo en ocasionales invitaciones a desfiles co­mo los que se escenifican en aniversarios como, por ejemplo, de la Ba­talla de Ayacucho.

Pero ¿a cuento de qué viene esta queja del señor Obama? ¿Es creíble el absurdo de que un país como Ve­nezuela pueda amenazar a una su­perpotencia como Estados Uni­dos?

El gobierno yanqui, desde los mismos días en que el comandante Hu­go Chávez se perfilaba como claro ganador en las elecciones ve­ne­zolanas de 1998, desató gigantescas campañas para presentar una imagen groseramente deformada del líder que se insurgía co­mo un hombre que encarnaba las tradiciones patrióticas de nuestro pueblo y su firme compromiso con la causa popular.

Una vez que asume la presidencia, la campaña se arreció. Pero ya no solamente en términos de propaganda, sino de acciones para derrocarlo. Financiaron y coordinaron conspiraciones y golpes de Estado que fueron derrotados por la rápida movilización popular y los sectores patrióticos ampliamente mayoritarios dentro de la fuerza armada na­cional.

Pero no han cesado de fi­nanciar y promover conspiraciones, así como todo género de actividades para desestabilizar y provocar el fracaso de los gobiernos bolivarianos, tanto de Chávez como de Nicolás Maduro. Fra­ca­saron y si­guen fracasando. Aun así, no rectifican. El sector más violento y más atado a los intereses de Estados Uni­dos, impone su política a los más tibios.

Ahora bien, cuando hablamos de los intereses de Estados Unidos, entre otros, nos referimos a las más grandes reservas petroleras del mundo y a la posición geopolítica de Ve­ne­zuela. Dos factores estratégicos de primer orden que preocupan al im­perio cuando se trata de un gobierno patriótico que claramente se re­conoce como socialista. Por pa­trio­tas, Hugo Chávez y Ni­colás Maduro han sostenido una política nacional en el ejercicio de la propiedad sobre nuestro principal recurso natural. Pero, además, han impulsado una política de unidad de la Orga­ni­za­ción de Países Expor­tadores de Petróleo (OPEP), ente contra el cual las grandes potencias consumidoras de energía han maniobrado desde los tiempos de Henry Kissinger, tratando de destruirlo. Y casi habían logrado su objetivo cuando Hugo Chávez entra en el escenario petrolero mundial frustrando tales planes a los cuales servían gobiernos serviles.

Chávez y Maduro, por socialistas consecuentes, han aplicado políticas de distribución del ingreso, ya no para enriquecer a sectores privilegiados de Venezuela y de ca­pital extranjero, sino para mejorar de ma­nera consistente, las condiciones de vida del pueblo venezolano.

La mejoría en las condiciones ma­teriales de existencia del pueblo ve­nezolano y las políticas soberanas que caracterizan al gobierno, han hecho de Venezuela, un país fuerte, no tanto por sus riquezas como por su entereza bolivariana.

Pero, además de las políticas de cara al interés nacional, el comandante Hugo Chávez irrigó, literalmente, las semillas de la integración de Nuestra América que yacían dor­midas desde los tiempos de Bolívar. Nacieron así, Alba, Petro­ca­ribe, Unasur, Celac. Bajo su liderazgo, Bolívar dejó de ser reliquia para la veneración y cobró, de nuevo, vida real. Fue discurso, cierto, y muy inspirado, pero también fue acción concreta. De nuevo Nuestra América ha comenzado a ser, ya no solo una nación en sí, una nación que simplemente se conforma con existir, sino una na­ción para sí, es decir, una nación cada vez más consciente del enorme potencial que representa la unión y de la impresionante riqueza que aloja tanto su suelo como, principalmente, el poder creador de su pueblo.

Esto es lo que considera Obama una “amenaza inusual y extraordinaria” para la seguridad de Estados Unidos. Dentro de su lógica ¿deberíamos ser entonces débiles y sumisos, ensimismados en nuestros pro­blemas cotidianos? ¿De­bería­mos, en suma, dejar de ser bolivarianos, ser gente sin principios, sin dignidad para merecer el reconocimiento del imperio? Cualquier co­mentario resultaría tonta necedad.

LA UNASUR LE RECLAMÓ A ESTADOS UNIDOS QUE MODIFIQUE SU POLITICA CON RESPECTO A VENEZUELA

unasur sabado 14 marzo

Una respuesta de toda la región

Comentario de Pagina/12, de Argentina

Los cancilleres de la Unasur rechazaron el decreto de Obama que declara a Venezuela como una amenaza a la seguridad estadounidense. También instaron a la Casa Blanca a establecer un diálogo con Caracas respetando “el principio de soberanía de los pueblos”.

La Unasur solicitó al gobierno de Estados Unidos la derogación del decreto ejecutivo firmado el lunes pasado por su presidente, Barack Obama, que declara a Venezuela como una “amenaza extraordinaria e inusual a la seguridad nacional y la política exterior estadounidense”. También instó a la Casa Blanca a establecer un diálogo con Caracas respetando “el principio de soberanía de los pueblos”. Así lo decidieron los cancilleres de los doce países del bloque sudamericano, que se dieron cita en Quito en una reunión extraordinaria coordinada de emergencia para tratar esta cuestión. La presidenta Cristina Fernández de Kirchner destacó la respuesta de la Unasur.

La reunión de cancilleres de la Unasur concluyó con un documento que fue leído por Rodolfo Nin Novoa, canciller de Uruguay, país que ostenta la presidencia pro tempore del grupo, un gesto que apuntó a dar por cerrado el desacuerdo que surgió en la semana por un entredicho entre el vicepresidente uruguayo Raúl Sendic y el mandatario venezolano Nicolás Maduro. Además del mensaje al gobierno norteamericano, los ministros de Relaciones Exteriores de la Unasur confirmaron que el bloque seguirá acompañando “el más amplio diálogo político con todas las fuerzas democráticas venezolanas con pleno respeto al orden constitucional, los derechos humanos y los estados de derecho” y su “apoyo a la celebración de las próximas elecciones parlamentarias” que tendrán lugar este año.

El plenario, que contó con asistencia perfecta, se llevó a cabo en respuesta a lo que fue considerado un “acto de injerencia” de Washington en la región: el lunes pasado Obama firmó una orden ejecutiva que declara al país caribeño como una “amenaza” a la “seguridad nacional y a la política exterior”, habilitando la imposición de sanciones. Un mes antes, el 12 de febrero, el gobierno venezolano aseguró haber frustrado un plan magnicida y golpista por parte de sectores de la Fuerza Aérea y la oposición, con respaldo de Estados Unidos.

“Los estados miembro de la Unión de Naciones Suramericanas manifiestan su rechazo al decreto ejecutivo del gobierno de los Estados Unidos de América, aprobado el 9 de marzo de 2015, por cuanto constituye una amenaza injerencista a la soberanía y al principio de no intervención en los asuntos internos de otros estados”, comienza el documento, que Cristina Fernández de Kirchner subió a su Facebook junto a la foto del encuentro. En el texto, los doce países de la región “reafirman su compromiso con la plena vigencia del derecho internacional, la solución pacífica de controversias y el principio de no intervención”.

Además, los cancilleres de la Unasur se anticiparon a la posibilidad de que Washington imponga sanciones a la economía venezolana e hicieron “un llamado a que los gobiernos se abstengan de la aplicación de medidas coercitivas unilaterales que contravengan el derecho internacional”. Por último, le piden a la Casa Blanca que “evalúe y ponga en práctica alternativas de diálogo con el gobierno de Venezuela, bajo los principios de respeto a la soberanía y autodeterminación de los pueblos”.

Por otra parte, en un segundo documento informaron la renovación del mandato de la comisión de cancilleres que supervisa el proceso de diálogo político en Venezuela, conformada por los ministros de Relaciones Exteriores de Brasil, Colombia y Ecuador. “Los estados miembro de la Unasur –continúa– expresan que la situación interna en Venezuela debe ser resuelta por los mecanismos democráticos previstos en la Constitución venezolana.”

Finalmente, “manifiestan su apoyo para la celebración de las próximas elecciones parlamentarias, convencidos de la importancia del mantenimiento del orden constitucional así como de la democracia y la más plena vigencia de todos los derechos humanos”, que son los “principios fundamentales de la Unasur”, según concluye el segundo documento.

La reunión significó también el cierre del entredicho diplomático entre Venezuela y Uruguay que causó la postergación y cambio de sede del encuentro, que iba a realizarse originalmente el jueves en Montevideo, sede durante este semestre de la presidencia pro tempore del bloque. El problema había surgido cuando Sendic, vicepresidente uruguayo, dijo que no tenía pruebas de la injerencia norteamericana. “Qué vergüenza –le contestó Maduro–. Chávez me decía que el mundo está lleno de cobardes.”

Ayer, dejando esto atrás, el canciller de Uruguay, Rodolfo Nin Novoa, pidió “una declaración clara, contundente” que demuestre “la unidad de los países de la región” ante la decisión de Estados Unidos, al dar comienzo al encuentro con sus partes. Allí mismo, el secretario general de la Unasur, el colombiano Ernesto Samper, recordó que “los principios capitulares que dieron origen” al bloque continental fueron “la preservación de esta región como una zona de paz, el fortalecimiento de la democracia y garantizar los derechos humanos”.

El “Escudo bolivariano”

El “ejercicio militar defensivo” ordenado por el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, arrancó hoy con la movilización de ochenta mil soldados y veinte mil civiles, anunció el ministro de Defensa y jefe de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), general Vladimir Padrino López. Los cien mil soldados están en el ejercicio “para potenciar la defensa integral” del país. Entre los militares se cuentan soldados de la Milicia Popular junto a los veinte mil “compatriotas del pueblo que se han sumado voluntariamente y que no son milicianos de la FANB”, destacó López. El denominado ejercicio “Escudo Bolivariano” se extenderá durante diez días y abarca todo el país.

“No tienen moral”

El presidente ecuatoriano Rafael Correa, anfitrión de la reunión extraordinaria de cancilleres de la Unasur, aseguró que los Estados Unidos buscan desestabilizar la región. “¿Se imagina la situación de Venezuela una amenaza para los Estados Unidos? ¿Quién puede creer esa tontería? Tal vez sea su política exterior, porque lo que busca Estados Unidos es desestabilizar a los gobiernos progresistas, y como no han podido desestabilizar a Maduro su resistencia sí es un peligro para su política exterior”, manifestó el mandatario horas antes de recibir a los ministros de Relaciones Exteriores del bloque. Además, respondió las acusaciones de Estados Unidos sobre violaciones de derechos humanos en Venezuela, asegurando que “no tienen moral” para hacer esa denuncia, “porque ellos incurren en violación” a través de la pena de muerte y “los asesinatos selectivos sin juicios previos, por medio de drones”. También mencionó como un atentado en contra de los derechos humanos el bloqueo que mantiene Washington sobre Cuba hace más de medio siglo. “Me dicen antiestadounidense, pero yo no soy antiestadounidense. Yo soy antiimperialista, anti estas cosas, anti esta falta de ética”, concluyó su mensaje Correa.