Archivo de la etiqueta: Tribuna de La Habana

PARA EL BIEN DE TODOS

????????????????????????????????????

Amigos este es mi comentario de ayer domingo en TRIBUNA DE LA HABANA, ilustrado con excelentes fotos de Abel Rojas Barallobre

 paseo-maritimo-flotante-indisciplina-social-contaminacion-foto-abel-rojas-barallobre

POR MAGGIE MARIN

Regla y Casablanca están tendidas de cara a la Bahía y frente a la Habana Vieja, imprimiéndole a la rada su espíritu marinero y encanto. De Regla en lo personal, cuya historia empezó alrededor de 1573 y enlazada a la Virgen de Regla, Yemayá, la diosa del mar, podría resumir que es una villa pintoresca. Pero identifico el adjetivo pintoresco con el turismo, y mi visión esencial de esas poblaciones es la popular lanchita de Regla.
…El uso de botes de vela y remos que facilitaban el paso hacia esas villas era ya usual en el siglo XIX. Más tarde fue aumentando el número de pasajeros y comenzaron a usarse pequeñas lanchas y flotillas.
…Esos viajes de placer en mi infancia los tengo mezclados al miedo infantil ante lo desconocido y peligroso, como ese cruce entre el achacoso muelle y la lanchita sin quitar ojo a las inquietantes aguas turbias entrevistas entre los pies; a la travesura de sacar las manos para sentir la caricia del discurrir del agua mientras la embarcación cruzaba el “charco”…
…Aunque en honor a la verdad, de turismo también se trata. Se acerca la época alta de esa “industria” tan importante para la economía cubana, y ¿quién puede negar el orgullo que experimentamos cuando los visitantes ponderan las bellezas y otras cualidades de nuestra querida Habana?
…Justamente hace unos días y tras dos años de labores constructivas, quedó listo un embarcadero con inéditas facilidades para embarazadas, ancianos y personas con discapacidades, además de una edificación con atractivas cristaleras y una planta alta que amén de mirador tiene teléfonos, cajeros automáticos, baños, cafetería. A comienzos de marzo había sido abierto el acogedor Paseo Marítimo Flotante, inserto en la bahía, otro autentico regalo para los habaneros y desde el cual se puede observar esta urbe con perspectivas totalmente novedosas y atractivas; sitio donde se puede romancear y pasar agradablemente el tiempo.

????????????????????????????????????


…A poco, fotoreporteros a la caza de lo humano y lo divino mostraron latas de refrescos y otros desechos, candados del amor cuyo peso ya no resiste ni el pionero de tal costumbre, el célebre puente de las Artes sobre el Sena en Paris. También acciones claramente vandálicas sufrió ese hermoso lugar para que los habaneros disfrutemos, no para que algunos vengan a arruinar y destruir.
…Que en nuestra ciudad brillen luces y no manchas es responsabilidad de nosotros, quienes debemos derrochar urbanidades y normas sociales ante cubanos y foráneos, en y con estos sitios tan útiles como placenteros, y por supuesto, de los encargados de vigilar y cuidar estos lugares de todos que nadie debe dañar.

CONFIRMANDO LA MARAVILLA


10848620_1562423354031057_9059566770962078117_o

Por Maggie Marín

Publicado en Tribuna de La Habana

Cuando recién se supo que La Habana había sido elegida una de las siete ciudades Maravilla del Mundo, hubo comentarios suspicaces, haciendo mención de los problemas que tiene nuestra capital, y ciertamente, además de su cara bonita, esta urbe tiene otra que sin duda no quisiéramos ni ver, ni saber, lo cual no es beneficioso, ni útil, porque si bien cuando los ojos no ven el corazón no siente, mostrarse ajeno a situaciones que de alguna manera podemos combatir, denunciar o resolver, ayuda a que continúen los problemas. No a su solución.

Así, aunque parezca una sinrazón, nuestra Habana es una Ciudad Maravilla, después de Beirut, Doha y Durban, y a los tópicos evaluados por el jurado del certamen, organizado por la fundación suiza New7Wonders –los valores arquitectónicos, su cultura, idiosincrasia e historia, entre otros intangibles pero de gran valor—esta periodista sumaría el de su seguridad. Me explico: Visitantes de todo el orbe y de las más disimiles profesiones y rangos siguen llegando a La Habana, (y no solo por asuntos de negocios que claramente tienen una importancia capital tras el inicio de conversaciones con Estados Unidos y la posibilidad cierta de que el bloqueo siga aflojando amarras y termine) sino por la seguridad que les ofrece, y repiten las visitas porque ella sigue esperando a la gente como ninguna otra.

El más reciente informe sobre la prevención de la violencia, publicado, en Ginebra por la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y la Oficina de la ONU contra la Droga y el Delito (UNODC) describe una violencia generalizada decididamente espantosa. Solo en 2012 fueron asesinadas en el mundo casi medio millón de personas, de modo que a nivel planetario, la tercera causa de muerte en varones de entre 15 y 45 años es el homicidio.

Según otros datos espeluznantes del documento, más de la cuarta parte de esos homicidios ocurrieron en países de las Américas, y tres cuartas partes fueron con armas de fuego. No solo en las series policiales, detectivescas y judiciales hay cadáveres cocinados a balazos y muertos de la peor manera. Los datos fueron recopilados en 133 países del orbe, donde habitan 6 100 millones de personas, el 88 por ciento de la población mundial. En Las Américas, hay 28 homicidios cada 100 000 habitantes.
Expone asimismo el escrito citado, que aunque las tasas de homicidios han disminuido en el mundo entre los años 2000 y 2012, en no pocos países de la citada región son alucinantes los crímenes, en especial con armas de fuego, destacándose entre otros: Honduras, Guatemala, El Salvador, Colombia, Panamá y Trinidad Tobago. En Centroamérica, algunos países tienen tasas de asesinatos que semejan epidemias, e indicadores de criminalidad y de homicidios superiores a las de naciones en guerra. Pienso con dolor en México, cocida por los carteles de la droga.

Expertos advierten que si bien América Latina ha experimentado en los últimos años significativas reducciones de la pobreza y la desigualdad, logrando notables crecimientos económicos, y siendo hoy más fuerte en cuestiones de igualdad y democracia que hace una década, sigue teniendo fallos en el combate a la inseguridad, la violencia y la criminalidad.

Vale conocer que tanto en el orbe como en nuestra región, un altísimo por ciento de las naciones ha promulgado leyes para la prevención de la violencia, aunque solo algo más de la mitad notifica que esas leyes se aplican en su totalidad. Por otra parte, es preciso saber que la violencia se refleja en áreas de la salud y es una de las causas de enfermedades que llevan a la muerte, como el cáncer, problemas del corazón o el Sida, porque las víctimas tienen un mayor riesgo de adoptar comportamientos dañinos, como fumar, consumir alcohol, drogas o tener sexo inseguro, como advierte la directora general de la OMS, la doctora Margaret Chan.

En medio de este autentico aquelarre las mujeres y los niños pagan un tributo especialmente alto en el caso de los actos de violencia no mortales. Uno de cada cuatro niños han sufrido maltratos físicos; una de cada cuatro niñas, abusos sexuales; y una de cada tres mujeres, violencia física o sexual por parte de su pareja en algún momento de su vida, sostiene el informe.

Por fortuna, entre los cinco países más seguros de América está el nuestro, junto a Canadá, Antigua y Barbuda, Chile, Argentina y Costa Rica. No se asombre. Corresponsales extranjeros que viven junto a nosotros y lidian con nuestras maravillas y nuestras dificultades, admiten que los niveles de violencia aquí son ínfimos, que se vive sin miedo, que los niños juegan solos en los parques, que la gente se sube a un taxi sin pensar en un secuestro, y se puede conciliar el sueño aunque hijos o nietos adolescentes estén de noche, de paseo o compartiendo con amigos.

Y todavía algunos se preguntan por qué La Habana está ente las siete nuevas ciudades maravillas del mundo-

LA HABANA Y LA MOVIDA CUBANA

1426529023_647402_1426530445_noticia_normal

Por Maggie Marín

La capital, nuestra Habana, se halla ahora en el vórtice del intenso tráfico que está teniendo lugar entre nuestra nación y el coloso del Norte, y de los corolarios que justamente provoca lo que se pudiera llamar la movida cubana. No nos engañemos, la expectativa creada a partir de las pláticas entre Cuba y Estados Unidos para restaurar las relaciones, ha agitado a medio mundo. Y aquí, entre nosotros, tienen lugar importantes acontecimientos.

Hace unos días, Federica Mogherini, la alta representante de la Unión Europea (UE) para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, concluyó su visita muy satisfecha, tras confirmar acuerdos en numerosos temas y encontrar buen terreno para una cooperación más profunda. Hasta poco antes, avanzaban a paso de tortuga las conversaciones entre la Isla y el bloque del viejo continente en busca de un Acuerdo de Diálogo Político y de Cooperación que normalice vínculos de vieja data, la bicoca de 25 años.

Así las cosas, feliz, Federica ilustró a los periodistas en conferencia de prensa, de su “largo encuentro de dos horas con el presidente Raúl Castro”, con quien dialogó sobre una amplia gama de aspectos de la relación Cuba-UE y de la agenda internacional. De más está decir que rechazó el bloqueo de Estados Unidos a Cuba. Es obsoleto, dijo, y no tiene sentido en las circunstancias actuales, no solo por sus efectos extraterritoriales, que afectan las inversiones europeas, sino porque hace sufrir al pueblo cubano. La competencia, el temor a no “pisar base”, hacen milagros.

Mientras, desde el país norteño llegaban, conversaban, hacían acuerdos y partían, viento en popa, un sin número de misiones (desde empresariales hasta compuestas por dirigentes de coaliciones agrícolas, líderes políticos, y senadores demócratas y congresistas de diversos estados), así como célebres periodistas y muchas otras personalidades. Y al mismo tiempo iba creciendo el número de turistas que nos visitan, al punto de que según los reportes mensuales de la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI), en lo que va de año totalizan un millón los visitantes llegados a la mayor de las Antillas, lo cual, tomando en cuenta que en todo 2014 totalizaron 3 millones, significa que muy probablemente en este 2015 sobrepasen los 4 millones.

Aunque el bloqueo, aún intacto como tal y ello hay que seguirlo apuntando con fuerza, limita todavía los viajes con fines turísticos a nuestro país, algunas medidas adoptadas por Washington a ese respecto ampliaron a 12 las categorías bajo las cuales los estadounidenses pueden llegar a Cuba, de modo que compañías u organizaciones ofrecen tentadores “paquetes” turísticos sin las molestias de tiempos pasados. La actual temporada turística de invierno marcha, pues, con aumentos importantes en el arribo de viajeros.

Tras más de medio siglo de ruptura y tensiones, el panorama actual del que se derivan reales potencialidades de expandir relaciones económicas que contribuyan a crear oportunidades de hacer negocios y asimismo establecer, restablecer o fortalecer los vínculos académicos y culturales (entre muchas otras posibilidades), abre un abanico de acontecimientos que apenas comienzan.

Por demás, cuando escribo estas líneas Cuba y Estados Unidos terminaron en Washington un inédito debate de criterios y posturas sobre Derechos Humanos (al que hace tiempo ellos querían llevarnos, como al cadalso, y que ha tenido lugar a propuesta nuestra), demostrativo de que a pesar de las diferencias sustanciales que tenemos sobre el tema, es posible sostener un diálogo respetuoso y civilizado. De acuerdo con la embajadora de La Habana ante la ONU, Anayansi Rodríguez, durante el encuentro se discutieron las bases metodológicas para eventuales rondas futuras al respecto, y se abordaron temas de interés a incluir en esos foros. Hablábamos de bumerán la pasada semana, pues bien, si históricamente pretendieron siempre acusar a la isla caribeña de violar tales derechos, aquí tenemos otro de los varios golpes que han lanzado y que vuelven al punto de partida, ganados por ellos solitos, “en buena lid”.

DERRIBANDO MUROS

B70siAvCEAAsHnw

Amigas y amigos,

aquí va mi comentario sobre

EL TEMA, en la edición de hoy

de mi querido

Tribuna de La Habana

Por Maggie Marín

Contra los malos augurios de ciertas fuerzas opuestas a lo que viene ocurriendo desde el 17D, en sectores reaccionarios de Miami y Europa y también en la golpeada derecha latinoamericana, la segunda ronda de las históricas conversaciones entre Cuba y Estados Unidos transcurrió con normalidad, respeto, y hubo progresos en el camino de formalizar el restablecimiento de relaciones diplomáticas. Las cuales, al tratarse de dos vecinos que se conocen de toda la vida, deberían concretarse en beneficios mutuos, a pesar de las grandes diferencias ideológicas, políticas y económicas, y de que, lógico, el coloso norteño no va a dejar de ser lo que es.

De hecho, a la par de las pláticas en Washington, en La Habana una delegación de casi cien empresarios agrícolas estadounidenses admitieron trabajar duramente para que el Congreso elimine las restricciones que impiden el intercambio comercial entre ambos países, y abogaron por el cese del bloqueo. Por cierto, desde hace un tiempo, grupos empresariales y corporaciones de renombre cabildean con energía en procura de romper el cerco y negociar. Y no solo vender, también comprar.

Los rostros de las carismáticas jefas de las respectivas delegaciones, sosegados y sonrientes, dieron el tono que primó en los diálogos e intercambios, esta vez con asiento en el Departamento de Estado. Josefina Vidal, la Directora General de la Dirección de Estados Unidos en la cancillería cubana, confirmó: la atmosfera fue respetuosa y se lograron avances.

Sin duda, lo relativo a la eliminación de la lista de países promotores del terrorismo fue abordado por Cuba con fuerza. “Para nosotros se trata de una cuestión de ajustarse a la realidad y de hacer justicia”, aseveró Vidal. Cuba, dijo, nunca debió formar parte de esa nómina y su permanencia en ella “no se sostiene”.

¿A qué obedece el énfasis en dirimir la cuestión de la aludida lista si las conversaciones del 27 de febrero eran para debatir asuntos sobre al restablecimiento de las relaciones y la apertura de embajadas? Se trata de una cuestión de justicia, explicó a posteriori la directiva cubana: Además, mientras ello no se corrija, Cuba sufre un recrudecimiento adicional del bloqueo.

Por ejemplo, aseguró Josefina Vidal, los bancos se niegan a prestar servicios financieros no solo por temor a represalias, sino por el engorro de tener que fiscalizar y comprobar cada una de las operaciones que efectúa la misión cubana en Washington, por lo cual hace más de un año carece de este vital servicio.

El asunto, ya motivo de atención por los estadounidenses, pudiera lograr una solución en las próximas semanas.

Centro también de las conversaciones fue precisar que las embajadas se rijan por las Convenciones de Viena sobre Relaciones Diplomáticas y Consulares, y por los principios del derecho internacional refrendados en la Carta de las Naciones Unidas. ¿Una precisión innecesaria? Pues no, la historia de la relación del imperio con los países de Latinoamérica y con Cuba, es toda una advertencia.

Así las cosas, de nuevo Cuba demandó que ambas partes se relacionen sobre la base del respeto a la autodeterminación, la igualdad soberana y la reciprocidad, y asimismo llevó a la mesa otros principios inviolables como la no injerencia en asuntos internos, y su apego innegociable a la solución pacífica de los conflictos.

Aunque de momento no se ha fijado fecha para abrir las misiones diplomáticas, se conoce el interés del propio presidente Barack Obama para que las embajadas en La Habana y Washington estén listas antes de la Cumbre de las Américas del 10 de abril en Panamá, donde es sabido que los gobiernos hermanos esperan acciones positivas del vecino poderoso respecto a la Isla valerosa.

Sentadas las bases y ratificada nuestra postura, mientras en el plano mayor de las conversaciones se logran entendimientos, y en otro nivel equipos de expertos siguen dilucidando asuntos de interés mutuo (entre otros, la seguridad aérea, la preservación de las aéreas marinas, la trata de personas, las telecomunicaciones, la prevención de fraude migratorio), muchos se preguntan, ¿Y del bloqueo que?.

Pues sigue intacto. Pero debe cesar. Tarde o temprano. El propio Obama, con dos años de vecindad en la Casa Blanca por delante, tiene en sus manos herramientas para ir demoliendo muros

Más allá de jornadas

CULTURA CIUDADANA

Este es mi comentario de ayer domingo 11 de enero en Tribuna de La Habana

 Por Maggie Marín

El ser humano no ha podido desasirse de una lamentable propensión a la violencia y a la transgresión de las pautas, normas, leyes y decretos que los más civilizados de la especie han ido creando -desde siempre y de acuerdo a cada época-, en procura del progreso, la convivencia, la concordia y la tolerancia para poder alcanzar metas más altas de desarrollo económico, social, de civilidad, y de perfeccionamiento de nosotros mismos como entes sociales.

En el anverso de lo descrito, porque indefectiblemente siempre tienen dos caras las monedas, afloran los incivilizados – y mejor no llenemos estas cuartillas de otros improperios- que también han inventado y aplicado a sangre y fuego un rosario de normas y ordenanzas, pero para perpetuar rapacerías e injusticias.

La historia de la humanidad está llena pues de desobediencias insolencias, rebeldías, tormentos de todo tipo, crímenes, en fin de dolor y muertes. Quien tenga un ápice de duda que lea La Biblia, las dos obras monumentales de Homero, Noticia de un secuestro, de García Márquez o Bertillon 166, del cubano José Soler Puig, llamada con justeza la novela de la insurrección.
Porque, por supuesto, muchas de las rebeldías humanas han sido y son justas; en ellas han germinado y germinan todas las revoluciones que antes y ahora han buscado lo mejor de y para el ser humano. La nuestra, la Revolución Cubana, es un ejemplo paradigmático.

Con la acción ubicada en aquella Santiago de Cuba crucificada por la tiranía batistiana, justamente Bertillón 166, narra no solo la rebeldía, la solidaridad entre estudiantes y trabajadores, sino conflictos, altibajos sociales y humanos, los ambientes crudos, las situaciones tensas y la lucha de todos por abrirse paso hacia la libertad, como nos dice con justeza respecto a esa obra, Ecured, la enciclopedia cubana en Internet.

Precisamente por el grado de desarrollo que ha logrado alcanzar, desde los tiempos en que su cerebro empezó a crecer y los individuos se irguieron y comenzaron a usar sus manos, y etcétera, es que los humanos somos tan complejos, como complejos son nuestros comportamientos y los procesos sociales a los que damos vida y en los que nos hemos implicado con el alma y el corazón.

De modo que cuando como ahora en Cuba, llamamos a nuestra ciudadanía a combatir las indisciplinas sociales, las ilegalidades y otras deficiencias que entorpecen el desarrollo, contaminan a nuestros niños y jóvenes. Es preciso preguntarnos si de veras el asunto se soluciona con jornadas de enfrentamiento, como se acostumbra a denominar.

Por supuesto, una parte del trabajo que tenemos por delante es el de lograr que todo ciudadano conozca las normas cívicas, leyes, disposiciones y reglamentos existentes, y las penas establecidas para quienes las violenten, robando, malversando, cometiendo en fin cualquier tipo de contravención, delito e ilegalidad, hasta llegar a la violación de la tranquilidad ciudadana que tanto necesitamos para vivir y trabajar más y mejor.

Pero en primerísimo lugar y paralelamente tiene que llevarse a cabo, con profesionalidad y presteza, el trabajo mancomunado de organismos e instituciones sociales y estatales para las cuales esos asuntos están entre sus responsabilidades. Y asimismo en toda la estructura de la sociedad: familia, obreros, campesinos, estudiantes, maestros, periodistas, funcionarios y dirigentes en todos los niveles.

Esté donde esté y haga lo que haga, todo cubano digno debe enfrentar sin miedos lo que quebrante los valores éticos y morales, que taladran la seguridad, la tranquilidad e incluso la identidad cubana De esa manera, como los mosqueteros, si podremos poner freno a las indisciplinas e ilegalidades.

Ahora que comenzamos un nuevo año trabajemos, en primer lugar, con nosotros mismos. Que no afloren las irracionalidades ancestrales, sino la disciplina, la inteligencia, el orden y la urbanidad que nos llevarán hacia una nación desarrollada, próspera y feliz.