Archivo de la etiqueta: Raúl Castro

¿QUIÉN ES TABARÉ VÁZQUEZ ?

RaulUruguay-display

El presidente Raúl Castro ya está en Uruguay para asistir a la toma de posesión del mandatario electo, Dr. Tabaré Ramón Vásquez Rosas, que comenzó hace apenas dos horas.

 

Fórmula-presidencial-del-Frente-Amplio-Tabaré-Vázquez-der.-y-Raúl-Sendic.

El mandatario electo, junto a su compañero de fórmula Raúl Sendic

 El reconocido oncólogo y político uruguayo Tabaré Vázquez asumirá hoy como nuevo Presidente del Uruguay, sustituyendo a José “Pepe” Mujica, quien terminó su mandato con apreciables niveles de popularidad.

Tabaré Vázquez, de 74 años de edad y líder del gobernante Frente Amplio (FA), fue electo el presidente número 39 de Uruguay, en 185 años de historia republicana.

Vázquez fue presidente de 2005 a 2010, por lo que este será el tercer gobierno consecutivo del FA, colectividad que además obtuvo mayoría en la Cámara de Diputados de 99 miembros y del Senado, de 30 integrantes.

Después de la dictadura uruguaya (1973-1985), hubo seis presidentes electos.

El primer presidente del Uruguay, Fructuoso Rivera, gobernó a partir del 6 de noviembre de 1830 y, de allí en adelante, hubo mandatarios electos por el Parlamento, otros directamente en las urnas y aquellos que se autoproclamaron ilegalmente.

El primero en ser electo mediante voto popular fue el número 21, José Serrato (1923-1927).

En 1959, después de 93 años de administraciones del Partido Colorado (PC), el PN retornó al Gobierno.

Tras la dictadura militar, Julio María Sanguinetti, del PC, fue presidente durante dos mandatos (1985-1990 y 1995-2000), seguido por Luis Lacalle de Herrera (PN), de 1990 a 1995, y Jorge Luis Batlle (PN), de 2000 a 2005.

Luego, estos fueron seguidos por Tabaré Vázquez (2005-2010) y José Mujica (2010-2015), ambos del FA, que seguirá gobernando en el período 2015-2010.

Con información de Prensa Latina

 

POLÍTICA IMPERIAL Y DEMOCRACIA: Entrevista a Alejandro Castro Espín

Alejandro-Castro-Espin

Alejandro Castro Espín, Doctor en Ciencias Políticas e investigador social comparte abiertamente sus consideraciones acerca del restablecimiento de las relaciones de Cuba-Estados Unidos, explica cómo funciona la democracia participativa cubana y ofrece su percepción sobre el futuro de Cuba.

Enlace al video de la entrevista en español: https://www.youtube.com/watch?v=fR65Fr71yGM&feature=youtu.be

Durante la primera quincena de enero se presentó en Atenas la segunda edición europea del libro “El Imperio del Terror”, del Doctor en Ciencias Políticas, Master en Relaciones Internacionales e investigador cubano Alejandro Castro Espín (La Habana 1965), publicada en Cuba en su versión original en el 2009. La edición griega con el título “El precio del poder y el imperio del terror” realizada por la editorial New Star, fue precedida por las publicaciones en idioma ruso y árabe, con excelente acogida tanto en la Federación Rusa (octubre de 2012) como en Líbano (enero de 2012). La obra traducida al idioma chino y francés se presentará próximamente.

 La temática abordada con profundo rigor en el libro es resultado de la investigación y el análisis realizado por su autor, en más de dos décadas de estudio acerca del ideario de las elites de poder que han conducido los hilos de la política imperial de EE.UU. desde su surgimiento como nación y sus proyecciones geopolíticas en el siglo XXI. Explica los fundamentos históricos y las bases científicas que constituyenla esencia del imperialismo, con la Doctrina de la Seguridad Nacional como eje principal de su agresiva política exterior.

 La exitosa presentación del libro en Grecia se realizó gracias a los esfuerzos del Movimiento de Solidaridad con Cuba en esa nación.

 Resumen Latinoamericano tuvo acceso a las entrevistas que diversos medios de comunicación realizaron al autor.

Por la importancia de sus conceptos en la actual coyuntura, damos a conocer la transcripción de la entrevista del periodista peruano-griego Iasonas Pipinis Velasco realizada en Acrópolis el 16/01/2015.

Periodista: ¿Es la primera vez que usted visita Acrópolis?

Alejandro: Bueno, es la primera vez que visito Grecia y era un viejo anhelo que se está haciendo posible gracias a la solidaridad con mi pueblo, porque estoy aquí invitado por la solidaridad, sin gastarle ni un centavo al Estado cubano, lógicamente, no lo haría, y solamente por ese detalle quiero hacerlo patente aquí, vine invitado por ellos y ha sido una visita excelente, hemos podido intercambiar con el pueblo griego de manera cercana en los barrios, en las localidades y lo que hemos descubierto aquí es un gran aprecio por Cuba, un gran respeto y admiración por Fidel y por Raúl.

En todos los encuentros sostenidos, hemos tenido la oportunidad de agradecerle al pueblo griego la solidaridad con mi país en más de 50 años de enfrentamiento al Imperio norteamericano y en una circunstancia como esta en la que por primera vez en cincuenta años el presidente de Estados Unidos Barack Obama reconoció el error que habían cometido los diez presidentes que le antecedieron en los últimos 50 años, diciendo que había sido una política errada, fracasada y que había que cambiarla; ha sido un momento, muy significativo viajar a este país en estas circunstancias 

Periodista: Vemos que están cambiando muchas cosas en Cuba, referentes a las relaciones diplomáticas con Estados Unidos,  ¿Cuál cree que será el futuro de Cuba?

Alejandro: El futuro de Cuba es el que se ha ganado un país que ha resistido más de cincuenta años al imperio más poderoso sobre la tierra. Que la resistencia de su pueblo marcó este triunfo, este éxito que estamos hoy asistiendo desde el punto de vista de la política internacional, o sea estoy diciendo que el pueblo cubano junto con la solidaridad internacional, derrotaron una posición imperial en pleno siglo XXI, y ha demostrado  los potenciales que tiene una nación, que si bien en más de 50 años con ese férreo bloqueo, con esas medidas, con permanentes agresiones de todo tipo, incluyendo el terrorismo de Estado contra Cuba desde ese país, pues en las nuevas circunstancias tenemos la convicción absoluta que avanzaremos mucho más de lo que hemos avanzado 

Porque como se conoce, mi país ha avanzado mucho con relación a todos los parámetros de desarrollo social y tiene índices comparables con países del primer mundo, pensamos que sin esta carga onerosa del bloqueo, pues avanzaremos mucho más y llegaremos a construir el  socialismo próspero y sustentable que estamos aspirando a construir, que ha sido la voluntad del pueblo cubano, expresada en el último Congreso del Partido, pero que tuvo un proceso previo de consulta popular de más de 8 millones de cubanos, que se pronunciaron y apoyaron los Lineamientos de política económica y social del Partido y la Revolución y que después fueron consagrados por la Asamblea Nacional como máximo órgano del poder del Estado en Cuba y hoy son los Lineamientos estratégicos de la nación para alcanzar ese socialismo próspero y sostenible al que aspiramos.

Periodista: Se sostuvo insistentemente que tras la  muerte de Hugo Chávez, en América Latina podrían producirse cambios involutivos. O sea, que el socialismo que se aplicó en Venezuela y en otros países como Bolivia o Ecuador, podría desaparecer y también afectar a Cuba 

Alejandro: El análisis nuestro es totalmente inverso a ese, porque la lógica de la historia lo enseña. Los países de los que hablas, vivieron épocas de capitalismo cruel y despiadado donde prácticamente los trabajadores, las grandes masas de la población, se vieron afectadas de manera severa en sus condiciones de vida, en la precariedad del empleo, en sus condiciones de subsistencia. Donde el desempleo se fue apropiando cada vez más del espacio político como elemento de mayor peso, que ha incidido sobre todo en la evolución de la situación social en esos países y de la posición que han ido asumiendo diversos sectores, que si bien no es política netamente, o sea, no han sido movimientos políticos, sino movimientos sociales 

Si vamos a hablar de lo más reciente, de los movimientos de los indignados en varios países del mundo, incluyendo los  de Europa, son movimientos sociales, pero que poco a poco van a devenir en movimientos políticos, en la medida en que han perdido credibilidad los partidos burgueses tradicionales, los que han tenido el peso político principal en la mayoría de los países de América Latina y de Europa en los últimos 50 ó 60 años. Lo más significativo es que estos países que mencionaste, los que hoy constituyen el núcleo del Alba: Venezuela, Ecuador, Bolivia y Nicaragua, rompiendo con el orden injusto que habían impuesto las políticas de ajuste neoliberales promovidas por Washington y las potencias occidentales, ya tienen un desenvolvimiento económico muy favorable y social.

Países que han dado un salto tremendo, nada más rechazando las políticas de ajuste neoliberales, haciendo un planteamiento desde una perspectiva social, no se ha defendido de modo alguno el capital, que es lo que defiende el neoliberalismo y la no injerencia del Estado. Al contrario, han buscado las políticas sociales, primero desde los movimientos políticos y después, cuando han adquirido el poder estos movimientos políticos han asumido como política de Estado, una política social. Varios de ellos con organización socialista, como es el caso por ejemplo de Bolivia o de Ecuador, donde los resultados son significativos. Si hablamos de Venezuela: ¿qué era ese país antes  después de Chávez?.

 Periodista: ¿Usted cree que el capitalismo jamás ha de aplicarse en Cuba?

Alejandro: No, es que en Cuba se aplicó un capitalismo feroz, 60 años de capitalismo, que llevó a la nación a las situaciones sociales más precarias, a un proceso de dominación en todos los terrenos.

 Periodista: ¿Piensa que en el futuro sería imposible una involución en ese sentido?

Alejandro: Totalmente, porque es un pueblo que vivió eso, es un pueblo que sufrió, y lo sufrió de manera muy cruenta, no sólo en el orden social, en el orden económico, en el orden político, sino también en el tema de la represión. La represión simple y llanamente, que fue a lo que acudió el imperio norteamericano cuando empezó a perder protagonismo en América Latina: lo que se dio con las dictaduras militares 

Tenemos un caso, por ejemplo, como es el del Premio Novel de la Paz , Kissinger conocido intelectual norteamericano que fuera asesor de Seguridad Nacional del presidente Nixon, que después fuera Secretario de Estado también, y que se le dio el Premio Nobel de la Paz por haber jugado un papel en el restablecimiento de las relaciones de Estados Unidos con China, y sin embargo, fue uno de los que más estimuló todas las acciones de guerra encubierta contra Cuba y asesinatos políticos. Son las contradicciones que no son entendibles 

Por eso Cuba no podrá volver al capitalismo, porque conoce todas esas experiencias funestas y lo que han generado para América Latina y para el mundo. También conoce experiencias positivas exitosas de socialismo, no sólo en nuestro entorno geográfico. Así estamos viendo a China, que es la primera economía mundial, o sea, la primera en términos de desarrollo. La economía norteamericana sigue siendo superior en términos de Producto Interno Bruto, pero es una economía quebrada.

Estados Unidos es el país más endeudado del mundo. Tiene casi 17 millones de millones de dólares de deuda con el resto del mundo. Entonces vive del ahorro del planeta, del ahorro del pueblo griego, español, o francés.

Todos los países que guardan sus monedas de reserva en los bancos en dólares están financiando la economía norteamericana, y por eso el ciudadano norteamericano medio consume dos veces y medio sus ingresos. ¿Cómo se entiende eso? ¿Cómo una sociedad puede prosperar así? Solamente porque tiene la máquina de imprimir monedas. Cuando la situación económica es difícil, como ha pasado en los últimos eventos depresivos, el más reciente, el verano del 2008, la crisis financiera que después devino en crisis económica, se resolvió emitiendo monedas.

Ese es el negocio, el privilegio que le otorgó la famosa conferencia de Bretton Woods en el año 1944, cuando Estados Unidos emerge como la superpotencia después de que Europa y el resto del mundo, sobre todo Europa, está colapsada de la guerra. Básicamente con el financiamiento de toda la economía de guerra, emergió como gran potencia y lógicamente después se mantuvo como superpotencia 

Allí está la historia de la guerra fría, sin entrar en detalles. Hoy entendemos que es una potencia que va en declive desde ese punto de vista y vemos otra, que es el caso de China, una potencia económica que va  en ascenso, en puro avance.                  

Periodista: Muchos políticos en Estados Unidos dicen que el bloqueo contra Cuba tiene que continuar, “porque Cuba no celebra elecciones”.

Alejandro: Es muy interesante que me hagas esa pregunta aquí en la cuna de la democracia occidental, viendo el Partenón como fondo de este encuentro.

Como sabes, antes surgió en las ciudades estados del actual territorio de Grecia ese concepto moderno de democracia, que partía de una sociedad en la que había 30 mil ciudadanos que tenían derechos, y había 300 mil que eran entre esclavos y ciudadanos sin derechos que vivían en este territorio. Entonces esa era la democracia occidental, los ciudadanos tenían la prerrogativa de ejercer los derechos civiles y políticos, pero los demás no tenían ninguno. Eran esclavos a los que básicamente ni siquiera se les pagaba, simple y llanamente vivían por un plato de comida y aparte sometidos a la represión brutal de una democracia que se imponía sobre la base de la fuerza, del poder económico de las élites del poder, que al final decidían esa democracia.

Después vino la evolución de la democracia en el mundo y tomaron como referencia esta experiencia griega.

Esa es la evolución del concepto de democracia que después cuando surge, cuando la burguesía la siente en Europa, sobre todo a partir de pensadores como John Locke o Charles Louis de Secondat, conocido  con el nombre del Barón de Montesquieu, que es el que plantea o esboza las nuevas visiones políticas revolucionarias, porque la burguesía en ese entonces fue revolucionaria, considerando que había un régimen feudal prevaleciente en Europa en condiciones de mucha precariedad. Los ciervos tenían un poco más de prerrogativas que los esclavos, pero con relación a la burguesía naciente, vieron en ese régimen social que no le convenía, sobre todo al desarrollo del capital, que era el fin de esa burguesía naciente. Estamos hablando en la Europa de la etapa de la ilustración, del desarrollo de la ciencia, de las artes, que empiezan a tomar fuerza, sobre todo a partir del siglo XV, XVI, XVII, y  coincide inclusive con el descubrimiento y la conquista por los europeos de América.

América no había que descubrirla, porque simple y llanamente América tenía a los indoamericanos, tenía a las personas que ya vivían allí, los originarios de la región que venían de sociedades muy desarrolladas: los incas, los aztecas, los mayas. Tenían realmente sociedades desarrolladas, pero llegó la visión europeísta, la conquista devino entonces en una fuente supuestamente de avance y de crecimiento para la Europa medieval  y en esas circunstancias estas nuevas corrientes revolucionarias burguesas plantean una nueva perspectiva de democracia. Vamos a decir que intentan perfeccionar la democracia griega, y entonces se imponen la distribución de  poderes de Montesquieu, la separación de poderes entre ejecutivo, legislativo y judicial, a fin de buscar los balances y las contrapartidas necesarias para lograr que fuera efectivo el ejercicio del gobierno, el ejercicio de la democracia y que representara a los gobernados.

Ahora ¿eso pasó en la realidad?, ¿en la democracia burguesa fue realmente el ejercicio popular el que prevaleció? . Se puede decir que en el siglo XXI esa democracia se intentó poner como referente la democracia norteamericana como la última y más acabada de las democracias, después de las experiencias europeas. Te voy a decir mi punto de vista sobre esa democracia que hoy vemos en estos países 

¿Podemos decir que las monarquías constitucionales europeas, esas que están en España o en Bélgica o en Inglaterra son democráticas? Esas que tienen cámaras superiores como la Cámara de los Lores en Inglaterra, que siguen representando todavía a la nobleza feudal inglesa en términos de atributos por encima de los representantes de las regiones, que son al final los representantes supuestamente electos por la población.

Entonces existen muchos mecanismos para preservar el poder de las clases pudientes, de las clases burguesas por encima de los poderes y los derechos del resto de la sociedad. Es una realidad. Eso se expresa de diversas maneras.

¿Cómo es posible que pueda ser un proceso democrático cuando se basa en el empleo del dinero?. Si hay dinero entonces puede ser electo un senador o un representante. ¿Tú sabes cuánto cuesta ser electo un presidente en Estados Unidos? Las cifras record ya se han ido alcanzando, miles de millones, 2 mil, 3 mil, 4 mil millones, es lo que cuesta una campaña presidencial. ¿Cuánto cuesta la campaña de un senador? 80 o 90 millones de dólares o de un representante, 40 o 50 millones. ¿Eso es democracia realmente?

 LA EXPERIENCIA CUBANA

Entonces nosotros hemos estado haciendo la experiencia cubana, que entendemos es la nuestra, no es que sea perfecta, pero ha sido ante todo contando con el pueblo de verdad, yendo a los orígenes de la verdadera democracia, que es la democracia que representa a los humildes, a los desposeídos, aquellos que son la inmensa mayoría de la población, aquellos que tienen el peso principal de la carga de la sociedad en cuanto al sentido de la producción, del sostenimiento de la producción de bienes y de servicios. No son los que viven de la especulación financiera.

¿Cómo hoy está estructurada la economía mundial? ¿Qué peso tiene hoy la especulación financiera en el desenvolvimiento económico del mundo? ¿Qué incidencia tiene en las crisis financieras que se han ido desatando cada vez con mayor severidad y ha afectado la mayor parte de los países del mundo?  El gran capital financiero, que ya no sólo es de un país, es transnacional, por eso responde a élites de poder y cuando hablo de élites de poder imperial en Estados Unidos, no me estoy refiriendo en modo alguno al pueblo norteamericano, ese pueblo noble, ese pueblo que siempre se ha movido por razones humanas, muchas veces ha estado dispuesto a entregar su sangre por ayudar a una causa justa, que ayudó contra el fascismo en alguna medida. Participaron  cientos de miles de norteamericanos en la lucha contra el fascismo en Europa o en otras causas.

Hay muchas personas muy buenas, y el pueblo cubano conoce al pueblo norteamericano, tuvimos expresiones de solidaridad del pueblo norteamericano en todas las etapas de la gesta independentistas del pueblo cubano 

Decíamos entonces que ese gran capital transnacional, en el que el gran capital norteamericano tiene un peso prominente, sobre todo por los flujos de capitales que maneja, es el que al final paga a los políticos que asumen el poder en ese país y en los países de occidente. ¿Qué Partido obrero, popular, campesino, puede pagar 80 o 90 millones de dólares por elegir a un senador, o 4 mil millones para elegir a un presidente?. Solamente el gran capital puede pagar eso.

Por eso decimos que la democracia burguesa, tal y como se presenta, ha ido evolucionando en los últimos años en la democracia del dinero, y el dinero no es la expresión del sentido del soberano, que es el pueblo, el pueblo es el que tiene que decidir. La democracia cubana, es una democracia participativa, esa es la diferencia entre la democracia representativa burguesa y la democracia participativa cubana. Es una democracia en la que todo se le consulta al pueblo, es una democracia en la que cada aspecto que tiene decisión importante, que en la vida de la sociedad, del pueblo  tiene  impacto, se consulta.

En Cuba, pese a que hemos vivido los momentos más difíciles, no han existido políticas de ajuste neoliberales. 

No he hablado con una sola persona en esta visita que no tenga opiniones muy serias sobre lo que están viviendo, que es el capitalismo moderno en Europa y la crisis general que ha provocado y la situación de precariedad social y de pobreza que ha generado. Hay un dato: más de la mitad de los jóvenes que están hoy en la poderosa Unión Europea no tienen trabajo.

¿Cómo se explica eso, cómo se le puede explicar eso a una familia que trabaja, que produce bienes y servicios?. Los que producen el aceite de oliva que es una fuente de alimento principal en varios países europeos, que trabajan humildemente en la tierra, con un gran esfuerzo, y que sus poquitos recursos que tenían guardados en los bancos se le han hecho polvo. Esto ocurre debido a la inflación, a las políticas de ajustes. Simple y llanamente se ha depreciado sus pocas posesiones, han perdido sus propiedades, han perdido sus viviendas 

Nosotros tenemos mucha fe y mucha confianza en la democracia cubana, en la que hemos experimentado y repito, no decimos que es la mejor, no decimos que es el referente de nadie, es la nuestra. A nosotros nos ha funcionado y la mayor evidencia de ello es que hay una Revolución después de más de medio siglo enfrentando al imperio más poderoso, eso no ha pasado muchas veces en la historia.

Hay que decirlo así, nosotros tenemos la posición de total respeto por la historia, tenemos respeto por todas las experiencias de todos los países y nosotros tenemos la nuestra, pero lo cierto es que si la Revolución cubana no hubiese sido una gran democracia no hubiese subsistido ni un día en esa circunstancia.

Eso es posible con la consulta popular, con el intercambio con el pueblo. El ejemplo más reciente es cuando se discutieron en el último congreso del Partido Comunista de Cuba los Lineamientos de política económica y social que iban a trazar la dirección estratégica del país en los próximos años, para alcanzar ese socialismo próspero y sostenible que estamos aspirando. Eso fue discutido con toda la población.

En Cuba somos 11 millones de cubanos y alrededor de 8,7 millones participaron en los intercambios sobre esas proyecciones, para dar opiniones, criterios. Esas opiniones y criterios fueron tenidos en cuenta.

Periodista: ¿Si se dieran elecciones se pone fin al bloqueo contra Cuba?, ¿se podrían realizar elecciones en Cuba?. Porque dicen que no se celebran elecciones, y que existe también el bloqueo contra Cuba. 

Alejandro: Te das cuenta que es un contrasentido. El argumento de la agresión a un país para imponerle un sistema político que además es precario, que no ha dado ningún resultado, es un contrasentido. Entonces, el argumento es yo te bloqueo, porque tú no haces elecciones directas. Te estoy diciendo que más directas las nuestras no pueden ser y te las explico para que las conozcas y aparte son importantes para romper el estigma que ha creado justamente el imperialismo norteamericano y sus aliados con relación al sistema político cubano, eso hay que romperlo.

Tú mismo tienes una percepción no directa, no conoces los detalles y puedes pensar que no hay elecciones directas en Cuba. Sí, son directas y tu compáralas con la de los Estados Unidos o con el país que tu desees.

En Cuba la elección de los poderes del Estado emana del pueblo, primero de la reunión de los ciudadanos en la base. En Cuba se le dicen cuadras digamos a las cuadriculas de una  ciudad que son 100  por 100 metros, este es el término. Varias cuadras de vecinos que  viven en un mismo lugar se reúnen en asambleas, eso está dispuesto por Ley, esos  vecinos de manera libre escogen entre los propios vecinos quienes lo pueden representar, por sus atributos, porque son gente trabajadora, porque son gente buena, porque son gente limpia, pero no porque tienen dinero.

Lo más importante, es que los candidatos no son postulados por ningún partido, los postula el pueblo, no es como sucede hoy en la democracia burguesa que son los partidos políticos que hacen la lista de nominación. No, el pueblo que a nivel de base en una asamblea de vecinos sin que medie ningún centavo, se escoge,…mira este es el que más nos representa y siempre tiene que haber como mínimo dos candidatos y tantos como el pueblo proponga. Después, por elección popular es escogido el que queda , que lo llamamos delegado de circunscripción, y después se reúnen entre ellos y conforman lo que es la  Asamblea Municipal. Vamos a decir: un estadio superior político-administrativo, la Asamblea Municipal del Poder Popular, y esos electos por el pueblo conforman esa Asamblea y esa Asamblea es la que escoge los poderes del nivel municipal.

Se seleccionan todos los electos por el pueblo, quienes lo pueden representar a nivel de municipio. Asímismo pasa a nivel de provincia y cuando llega a nivel de nación se conforma la Asamblea Nacional del Poder Popular, por elección popular, en las que están nominados todas las personas que el pueblo considere que tienen los atributos, el prestigio y la autoridad para poderlos gobernar.

La Asamblea Nacional elige los poderes superiores del Estado que es el Consejo de Estado, y el Consejo de Estado elige a los que dirigen la sociedad, al Presidente del Consejo de Estado y del Consejo de Ministros, a los Vicepresidentes del Consejo de Estado y de Ministros, esa es la máxima instancia del Estado que nombra el Gobierno, a partir de los electos por el pueblo que han sido electos en diversos niveles, porque vienen desde la base todos esos cargos que son electos a nivel nacional.

El Presidente del país, tiene que ser nominado en la base, en un municipio, no es que allá arriba se pone en una lista como ocurre en otros países. En la democracia burguesa los partidos introducen en su lista a cualquiera. Esa misma “democracia” que tiene que bloquear a Cuba para que cambie, para que haga elecciones directas.

Es importante que divulguemos esto, porque hay que romper ese estigma del que estamos hablando y es lo que pretende justificar la agresión contra mi país y ha permitido, durante 50 años, agredir a un pueblo que lo único que ha decidido, es escoger su destino, ha  querido dirigirse y ser soberano, ha querido ser independiente y no ha aceptado el dominio y la imposición de un imperio que ha intentado dominarlo más de medio siglo.

Por eso cuando se llega a este país, se lleva la admiración de cada ciudadano, porque hemos hablado con personas de derecha, de izquierda, de centro. Tanto a nivel de calle, como estructuras de localidades, varios alcaldes, varios gobernadores de regiones, como es el caso de Lamía y fue muy interesante hablar con ellos. Le dijimos que nosotros también estamos perfeccionando nuestra democracia, nuestro ejercicio del poder popular, porque entendemos que todo es perfectible  y  que todo es mejorable.

Lo que no aceptamos es que comparen nuestra democracia participativa con la democracia burguesa, que no ha resuelto nada a la humanidad y lo único que la ha llevado a situaciones de precariedad tremenda. Son conocidas   las crisis medioambientales, alimentarias, hídricas, producto de la contaminación de las aguas, las pandemias que se van desatando en el mundo. ¿Producto de qué es eso?: de que no se destinan recursos para esas cosas y se destinan recursos a la carrera armamentista que es la que pagan las potencias occidentales y derivan en un gran negocio.

Periodista:¿El comunismo se ha aplicado en Cuba?

Alejandro: No, el comunismo es una aspiración aplicarlo, de hecho no se ha aplicado en ningún lugar. Es realmente una utopía todavía, es algo que cuando se concibió, los clásicos del marxismo hablaron del comunismo como una sociedad a la que debería aspirar la sociedad moderna. Una sociedad que realmente fuera totalmente justa, donde lo que mediara no fueran las relaciones de intercambio monetario, sino lo que primara fuera la necesidad de las personas, donde se pudieran satisfacer esas necesidades, donde existieran realmente condiciones de igualdad social, donde las personas no valieran más o menos según el dinero o la fortuna que detentaran, sino por el aporte a la sociedad.

O sea, que realmente prevalecieran aquellos que más aportaran a la sociedad y que la sociedad recibiera de las personas según sus capacidades, según el potencial de las personas para poder aportar a la sociedad, pero que no hubiera nadie desclasado, que no hubiera nadie realmente viviendo en condiciones precarias como lo ha impuesto el capitalismo, donde la gran parte de la humanidad vive en condiciones realmente graves.

Dentro de ello hay que decir que en los países del Sur o en continentes como África, existe una deuda tremenda de la humanidad ya que es uno de los más atrasados, de los que tienen hoy las pandemias peores.

Muchas veces las propias potencias europeas que los colonizaron no son capaces ni de ayudarlos. Cómo se entiende, que por ejemplo ahora con la crisis de la epidemia del Ébola en Liberia, en Sierra Leona, en Guinea Conakry, las potencias aquellas que los esquilmaron, que los colonizaron, no han tenido ni siquiera la capacidad de mandar médicos allí 

En algunos lugares han tenido que mandar militares, porque no han tenido ni siquiera médicos con la disposición de ir a arriesgar sus vidas para poder ayudar a esas personas que injustamente están pagando hoy las consecuencias de años de colonización.

Entonces, ¿cómo se entiende eso? Sin embargo,  países como Cuba, que tenemos situaciones difíciles a partir de la propia imposición del bloqueo y estos 50 años de agresión, cuando se dijo de ayudar a esos países ¿cuántos médicos levantaron las manos en Cuba para ayudar? 15 mil médicos, 15 mil, en sus casas han dicho “Estamos dispuestos a ir a jugarnos la vida para ayudar a esos países”.

Ese es el verdadero ejercicio de la medicina, ese es el cumplimiento del verdadero juramento hipocrático que hacen los médicos por defender la vida humana en cualquier circunstancia y no por razones políticas ni de ningún tipo, es por ayudar de verdad, eso es solidaridad de verdad. Por eso fue la presencia militar de Cuba en Angola, para ayudar a esos países a los que el neocolonialismo no quería quitarle las garras de encima, en muchos de ellos todavía en pleno siglo XX

Después de que esos países lucharon al concluir la Segunda Guerra Mundial por su liberación, por quitarse las garras del colonialismo, de los mismos países que habían estado en la guerra, que habían sufrido el escarnio del fascismo en su propio pueblo, como Francia, como Inglaterra, en España, y que sin embargo seguían preservando sus colonias en África, a unos pocos kilómetros de ahí de la culta Europa, ¿Cómo se entiende eso, qué clase de sociedad, qué clase de democracia estamos viviendo o se estaba defendiendo?

Esas naciones ,y digo los gobiernos y no los pueblos que sí son solidarios, los gobiernos casi todos de derecha no tuvieron ninguna actitud de apoyo real a esos países en el momento en que estaban saliendo de esa situación, que se estaban emancipando esas colonias, de la actitud colonial de esas potencias. En esas circunstancias es que se presenta la ayuda internacionalista cubana a África y murieron dos mil setenta y siete cubanos, ayudando a eliminar los rezagos del neocolonialismo en esas naciones y contribuyendo a acabar con el fin del apartheid, que era el régimen segregacionista y racista ese que tuvo a Mandela casi treinta años preso. 

Lo mismo pasa hoy con los gobiernos de Israel. Estados Unidos era el que vetaba cualquier intento en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas por sancionar a esos gobiernos fascistas realmente, segregacionistas, racistas. Como ahora hace con Israel lo hacía entonces con Sudáfrica y llegaron a tener siete armas nucleares, ¿cómo las desarrollaron?, ¿Por qué Estados Unidos no actuó, como sí lo hizo con las famosas armas de destrucción masiva en Iraq, durante el gobierno de Bush, que después nunca aparecieron? Y provocaron la muerte a más de un millón de iraquíes, .

Esas cosas no se han escrito, esas cosas hay que decirlas, la realidad de la historia es lo más importante, no que se cuente o se distorsione que es lo que tienden a hacer los historiadores que tienen ante todo compromisos con las élites de poder.

En esas circunstancias el papel de Cuba contribuyó,  con la vida de esos dos mil setenta y siete internacionalistas cubanos, con madres y familias enlutadas por haber perdido sus hijos en África, se logró la verdadera seguridad e independencia de Angola, se contribuyó, porque al final el pueblo angolano fue el que decidió eso, pero se contribuyó de manera determinante. Se logró asegurar la independencia de Namibia que después de años de una Resolución de Naciones Unidas indicándolo, siempre había sido desconocido por Sudáfrica y nunca las potencias occidentales habían presionado con eso.

Con la presencia cubana se contribuyó también a la seguridad y a la verdadera independencia de Namibia y el fin del apartheid en Sudáfrica, que es el modesto aporte que pudo hacer la presencia internacionalista militar cubana en África.

Entonces, la pregunta inicial, me preguntabas por el comunismo. El comunismo es una aspiración, es un ideal, es un sueño, es como cuando tú tienes un anhelo de algo que es muy deseado y que sería lo mejor, perfecto, pero es difícil construirlo, porque tiene que chocar todavía contra la naturaleza humana, contra el propio egoísmo humano, contra el egoísmo de esas élites que generalmente lo que buscan es asegurar sus intereses por encima de los intereses de sus naciones, de sus propios pueblos. Pero que son los que prevalecen, tienen poder económico, tienen poder político, tienen poder militar.

Por eso es que el comunismo sigue siendo una aspiración, pero en Cuba se está construyendo una sociedad socialista, vamos a decir que es una antesala de esa sociedad comunista que es una aspiración, difícil de lograr, pero es un anhelo que vale la pena luchar por él. Pero el socialismo va superando determinadas dificultades, trabajando en función de tratar de lograr complementariedad social, avances sociales, que realmente sea una sociedad donde todos mejoren, no que sólo mejoren unas élites y empeoren los demás.

Es sabido lo excluyentes que son las sociedades modernas y la diferencia de ingresos de los países del primer mundo. Alli está el caso de  Estados Unidos, donde un pequeño por ciento de la población detenta más del 60 por ciento del producto interno bruto en ese país. Lo mismo se da en la distribución de las riquezas en los demás países desarrollados, en Inglaterra, en Francia, en España, en Alemania.

¿Esa es la verdadera democracia?, no utilicemos el término democracia como un juego de palabras que es lo que se suele hacer, o como han pretendido hacer con los derechos humanos y los han utilizado como pretexto; esos mismos que violan los derechos humanos desde todas las perspectivas que te acabo de explicar, y entonces utilizan el recurso manido de los derechos humanos para decir sobre las naciones del Sur y sobre Cuba que … “no son sociedades democráticas, no se respetan los derechos humanos, no se respeta la libertad de expresión”. Oye, no hay nadie que hable más que los cubanos, que expresen lo que sienten que los cubanos, que sean más rebeldes y más revolucionarios que los cubanos.

Lo digo sin ningún tipo de chovinismo, porque soy cubano y me duelen las cosas que se dicen de mi pueblo, me siento con la responsabilidad de hablar con esta claridad y con franqueza. Estamos hablando dos latinoamericanos aquí en Grecia en estas circunstancias, ante un monumento de esa talla que ilustra lo que aspiró la humanidad en un momento determinado, a construir un modelo democrático y pienso que lo que hemos aportado poquito a poquito en esa democracia participativa ha contribuido a aproximarnos más al ideal de aquellos filósofos, de aquellos griegos que pensaron en cómo podía ser una sociedad justa, una sociedad que realmente representara los intereses del pueblo, nosotros nos hemos tratado de acercar desde la perspectiva latinoamericana y desde la perspectiva cubana.

Tomado de Resumen Latinoamericano/ 01/02/2015

 

LA PICA EN FLANDES: Raúl Castro en la CELAC

raul celac 1

Por ESTEBAN MORALES

UNEAC

Como decimos en buen cubano, Raúl Castro le “ha subido la parada “al Presidente Obama en su discurso de la reciente reunión de CELAC en Costa Rica. No es que sobre estos asuntos no hubiera hablado la delegación cubana durante las negociaciones, sino que ahora el Presidente Raúl las declara como condiciones, reconociendo explícitamente que no tendría sentido sentarse a negociar nada, si estos asuntos no se solucionan.

Todos los problemas a que se refirió Raúl, son de una fuerza histórico política incuestionable.

-Levantar el bloqueo.

-Devolver la Base Naval de Guantánamo.

-Sacar a Cuba de la lista de Países terroristas.

-Compensar a los cubanos por los daños que les ha causado la política norteamericana en todos estos años.

Los problemas acumulados entre Cuba y Estados Unidos exigen determinación y paciencia para solucionarlo. Se trata de que el bloqueo es un conjunto de leyes, regulaciones, proclamas, etc. que no son fáciles de abordar. Pero el Presidente tiene en sus manos los hilos principales de la madeja, de los que pudiera tirar si realmente desea solucionar los problemas.

Tirar de esa madeja, por medio de las facultades ejecutivas que el presidente tiene, significa que del bloqueo solo quedaría su núcleo central, el entrelazamiento de las leyes Torricelli y Helms Burton. Las que podrían hacer muy poco daño a Cuba ya, si el Presidente les va cortando los tentáculos. Pues hay muchos asuntos que el Mandatario pudiera solucionar por facultades ejecutivas No son pocos los que se han encargado de decírselo.

De los reclamos plateados por el Cro. Raúl, en realidad, solo el bloqueo es el más difícil, los demás, salvo las compensaciones, que requerirían una más compleja negociación, los otros dos se van de un plumazo presidencial. Pues no existe justificación alguna para que Cuba esté en la lista de países terroristas; ni hay como defender la persistencia de la Base Naval de Guantánamo. Los asuntos migratorios pendientes con Cuba tampoco son difíciles de resolver. Sobre todo, tomando en consideración, lo que ciertos privilegios que le son otorgados enrarecen el ambiente de los problemas migratorios con el resto de los hispanos.

Relaciones diplomáticas, ya prácticamente tenemos, desde el momento en que decidimos sentarnos a la mesa de negociaciones; pero una normalización de las relaciones diplomáticas, no tendremos, hasta que sean solucionados los asuntos planteados por Raúl.

Tal y como fueron organizadas las primeras rondas de conversaciones, parecía que Obama pensaba, que al menos tener las embajadas, sería un proceso rápido.

De modo que ya J. Kerry había también anunciado su posible viaje a Cuba para inaugurar la embajada norteamericana. Conociendo la mentalidad de la burocracia gubernamental norteamericana, que por muchos años ha tenido que ver con Cuba, nos resulta licito imaginar, que se pensara, que Cuba desesperada, estuviese dispuesta a aceptar cualquier cosa. No pocas veces lo han pensado y hasta dicho, aunque siempre les pasa lo mismo. Se quedan colgados de los deseos.

Obama está obligado a reflexionar seriamente sobre lo reclamado por Raul Castro y ante todo, acerca de cuanto se perdería si tales reclamos detuvieran la marcha de las negociaciones. Las cosas que Cuba está reclamando son demasiado de principios, para que Estados Unidos pueda imaginar que La Isla cederá, sobre todo, cuando Cuba no ha cedido nunca.

Este planteamiento de Raúl Castro, además, echa por tierra toda esperanza de que la llamada disidencia pueda lograr algo de las negociaciones. Y mucho menos que Estados Unidos logre articularla para convertirla en una “quinta columna”, que ahora actúe desde adentro, respondiendo a los planes del “cambio de Régimen “.

No hay que hacer mucho esfuerzo de interpretación, para percatarnos de que Obama, desde el 17 de diciembre, pasando por las medidas adoptadas del 18 de enero y llegando al discurso del Estado de La Unión del 22 de enero del 2015, ha sido muy claro y consecuente al decir, que su cambio de política responde a la necesidad de utilizar nuevos métodos con las mismas estrategias.

Es decir, que sus medidas buscan empoderar a la sociedad civil cubana, para que cada día dependa menos del estado cubano; fortalecer la propiedad privada y llegar a una sociedad cubana democrática, de derechos humanos y libertades individuales, cercana a Estados Unidos. Por lo que sería absurdo, como dijo Raúl, ni soñar que Estados Unidos esté dispuesto a tener una sociedad socialista a 90 millas de su territorio. Un nivel de tozudez, que le hace mantener a Obama los mismos objetivos que a principios del siglo XIX. Han reconocido que la política seguida con Cuba por 54 años ha sido un fracaso y que los ha aislado. Pero su mentalidad y objetivos imperiales no les permitirían otra cosa, pues sería como negar su propia naturaleza.

Luego, me parece que con la buena voluntad de Estados Unidos no podremos contar; por lo que este segundo round se decidirá a favor de Cuba, solo si esta última, junto a los mismos factores que Raúl menciona en su discurso y que impusieron el cambio de política a Obama, son capaces de presionar hacia las soluciones.

29 de enero del 2015.

Dialogar, dialogar 

 

Raúl dijo que el proceso iniciado entre Cuba y Estados Unidos para restablecer relaciones diplomáticas fue posible gracias a la nueva época que vive nuestra región

44065-fotografia-g

Discurso pronunciado por el General de Ejército Raúl Castro, presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, en la III Cumbre de la Celac.

Dijo que los cambios entre las dos naciones son resultado de siglo y medio de heroica lucha y fidelidad a los principios del pueblo cubano 

Tomado de Granma

Estimado Presidente Luis Guillermo Solís;

Estimadas Jefas y Jefes de Estado o de Gobierno de América Latina y el Caribe;

Estimados Jefes de Delegaciones e invitados que nos acompañan:

Nuestra América se ha adentrado en una época nueva y ha avanzado, desde la creación de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, en sus objetivos de independencia, soberanía sobre sus recursos naturales, integración, construcción de un nuevo orden mundial, justicia social y democracia del pueblo, por el pueblo y para el pueblo. Existe hoy un compromiso con la justicia y el derecho de los pueblos superior al de cualquier otro período histórico.

Juntos, somos la tercera economía a nivel mundial, la zona con la segunda mayor reserva petrolera, la mayor biodiversidad del planeta y con una alta concentración de los recursos mineros globales.

Desarrollar la unidad en la diversidad, la actuación cohesionada y el respeto a las diferencias seguirá siendo nuestro primer propósito y una necesidad ineludible, porque los problemas del mundo se agravan y persisten grandes peligros y recios desafíos que trascienden las posibilidades nacionales e incluso subregionales.

En el último decenio, las políticas económicas y sociales y el crecimiento sostenido, nos permitieron enfrentar la crisis económica global y posibilitaron una disminución de la pobreza, el desempleo y la desigual distribución de ingresos.

Las profundas transformaciones políticas y sociales llevadas a cabo en varios países de la región han traído la dignidad a millones de familias que han salido de la pobreza.

Pero la región de América Latina y el Caribe es aún la más desigual del planeta. En promedio, el 20% de los hogares con menores ingresos capta el 5% de los ingresos totales; 167 millones de personas sufren todavía de la pobreza, uno de cada cinco menores de 15 años vive en la indigencia y la cifra de analfabetos supera los 35 millones.

La mitad de nuestros jóvenes no tienen educación secundaria o noveno grado de enseñanza, pero en el sector de menos ingresos no la completa el 78%. Dos tercios de la nueva generación no llegan a la universidad.

Crecen las víctimas del crimen organizado y de la violencia que amenazan la estabilidad y el progreso de las naciones.

¿Qué pensarán las decenas de millones de marginados acerca de la democracia y los derechos humanos? ¿Cuál será su juicio sobre los modelos políticos? ¿Qué opinarán acerca de las leyes electorales? ¿Es esta la sociedad civil que toman en cuenta los gobiernos y las organizaciones internacionales? ¿Qué dirían si se les consultara sobre las políticas económicas y monetarias?

Poco tienen que mostrar a nuestra región, en estos aspectos, muchos de los Estados industrializados donde la mitad de sus jóvenes están en el desempleo, se descarga la crisis sobre los trabajadores y los estudiantes a los que se reprime, mientras se protege a los banqueros, se impide la sindicalización, se paga inferior salario a las mujeres por trabajo igual, se aplican políticas inhumanas contra los inmigrantes, crece el racismo, la xenofobia, el extremismo violento y tendencias neofascistas, y donde los ciudadanos no votan porque no ven alternativa a la corrupción de la política o saben que las promesas electorales se olvidan muy pronto.

Para alcanzar la llamada inclusión social y la sostenibilidad ambiental, tendremos que crear una visión propia sobre los sistemas económicos, los patrones de producción y consumo, la relación entre el crecimiento económico y el desarrollo y, también, sobre la eficacia de los modelos políticos.

Debemos superar las brechas estructurales, asegurar educación gratuita y de alta calidad, cobertura universal y gratuita de salud, seguridad social para todos, igualdad de oportunidades, lograr el ejercicio pleno de todos los derechos humanos por todas las personas.

Dentro de tales esfuerzos, será elemental deber la solidaridad y la defensa de los intereses del Caribe y, en particular, de Haití.

Se precisa un nuevo orden económico, financiero y monetario internacional, donde tengan cabida y prioridad los intereses y necesidades de los países del Sur y de las mayorías, donde no prevalezcan los que impone la concentración del capital y el neoliberalismo.

La Agenda de Desarrollo después del 2015 debe ofrecer soluciones a los problemas estructurales de las economías de la región y generar los cambios que conduzcan al desarrollo sostenible.

Es también imprescindible construir un mundo de paz, sin el cual es imposible el desarrollo, regido por los Principios de la Carta de las Naciones Unidas y del Derecho Internacional.

La firma por los Jefes de Estado y Gobierno de la Proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz, significó un paso histórico y ofrece una referencia para las relaciones entre nuestros Estados y con el resto del mundo.

La solidaridad en Nuestra América será decisiva para hacer avanzar los intereses comunes.

Expresamos enérgica condena a las inaceptables e injustificadas sanciones unilaterales impuestas a la República Bolivariana de Venezuela y a la continuada intervención externa dirigida a crear un clima de inestabilidad en esa hermana nación. Cuba, que conoce todas esas historias profundamente por haberlas padecido durante más de 50 años, reitera su más firme respaldo a la Revolución Bolivariana y al Gobierno legítimo conducido por el presidente Nicolás Maduro Moros.

Nos unimos a la República Argentina en su reclamo de las islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur y los espacios marítimos circundantes. Apoyamos a la nación suramericana y a su Presidenta Cristina Fernández, que enfrenta los ataques de los fondos especulativos y las decisiones de cortes venales, violatorias de la soberanía de ese país.

Reafirmamos la solidaridad con el pueblo y gobierno de Ecuador, que preside Rafael Correa, en apoyo a sus demandas de reparación por los daños ambientales provocados por la trasnacional Chevron en la amazonia ecuatoriana.

Como hemos dicho en otras ocasiones, la Comunidad estará incompleta mientras falte Puerto Rico. Su situación colonial es inadmisible, y su carácter latinoamericano y caribeño no admite lugar a dudas.

En el proceso de paz de Colombia, son significativos los acuerdos alcanzados por el Gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia – Ejército del Pueblo en la Mesa de Conversaciones que se desarrolla en La Habana. Nunca antes se había avanzado tanto en la dirección de alcanzar la paz. Cuba, en su condición de garante y sede de estas conversaciones, proseguirá brindando las facilidades necesarias y contribuyendo en todo lo posible al fin del conflicto y la construcción de una paz justa y duradera en la hermana Colombia.

Daremos resuelto apoyo, como hasta ahora, al justo reclamo de los países del Caribe de reparación por los daños de la esclavitud y el colonialismo, así como nos opondremos resueltamente a la decisión de privarlos de recursos financieros imprescindibles con pretextos tecnocráticos al pretender considerarlos de renta media.

Saludamos los excelentes progresos alcanzados en el Foro CELAC-China y en los vínculos de la región con el grupo BRICS.

Reiteramos la preocupación por los enormes y crecientes gastos militares impuestos al mundo por Estados Unidos y la OTAN, así como el intento de extender la agresiva presencia de esta hasta las fronteras de Rusia, con la cual tenemos históricas y fraternales relaciones, mutuamente provechosas. Declaramos enérgica oposición a la imposición de sanciones unilaterales e injustas contra esa nación.

La creciente agresividad de la doctrina militar de la OTAN y el desarrollo de guerras no convencionales, que ya han tenido devastadoras consecuencias y graves secuelas, amenazan la paz y la seguridad internacionales.

Para Cuba, el principio de igualdad soberana de los Estados y de autodeterminación de los pueblos es irrenunciable.

La Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas debe usar sus facultades para preservar la paz y la seguridad internacionales ante los dobles raseros, excesos y omisiones del Consejo de Seguridad.

No debe esperar más para asegurar su plena membresía a Palestina, a la que expresamos la solidaridad del pueblo y gobierno cubanos. Debe cesar el veto en el Consejo de Seguridad para garantizar impunidad a los crímenes de Israel.

África, donde están también nuestras raíces, no necesita consejos ni intromisión, sino transferencia de recursos financieros, tecnología y trato justo. Siempre defenderemos los intereses legítimos de las naciones con las que luchamos hombro con hombro contra el colonialismo y el apartheid y con las que sostenemos fraternales relaciones y cooperación. Siempre recordaremos su invariable solidaridad y apoyo.

La voz de Cuba defenderá sin descanso las causas justas y los intereses de los países del Sur y será leal a sus objetivos y posiciones comunes sabiendo que Patria es Humanidad. La política exterior de la Revolución cubana seguirá siendo fiel a sus principios.

Estimadas y estimados colegas:

El pasado 17 de diciembre, regresaron a su Patria los luchadores antiterroristas cubanos Gerardo Hernández, Ramón Labañino y Antonio Guerrero, que junto a Fernando González y René González son para nosotros motivo de orgullo y ejemplo de firmeza.

El Presidente de Estados Unidos reconoció el fracaso de la política contra Cuba aplicada por más de cincuenta años y el completo aislamiento que ha provocado a su país; el daño que el bloqueo ocasiona a nuestro pueblo y ordenó la revisión de la obviamente injustificable inclusión de la isla en la Lista de Países Patrocinadores del Terrorismo Internacional.

También ese día, anunció la decisión de restablecer las relaciones diplomáticas de Estados Unidos con nuestro Gobierno.

Estos cambios son el resultado de casi siglo y medio de heroica lucha y fidelidad a los principios del pueblo cubano. Fueron también posibles gracias a la nueva época que vive nuestra región, y al sólido y valiente reclamo de los gobiernos y pueblos de la CELAC.

Han sido una reivindicación para Nuestra América que actuó en estrecha unidad por este objetivo en la Organización de las Naciones Unidas y en todos los ámbitos.

Precedidos por la Cumbre del ALBA en Cumaná, Venezuela, los debates sostenidos en el 2009 en la Cumbre de las Américas en Puerto España, Trinidad y Tobago, llevaron al Presidente Obama, recién electo, a plantear un nuevo comienzo con Cuba.

En Cartagena, Colombia, en el 2012, se produjo una fuerte discusión con un planteamiento unánime y categórico contra el bloqueo, ocasión en que incitó a un importante dirigente norteamericano a referirse a la misma como el gran fracaso de Cartagena o desastre —fue el término exacto—y se debatió sobre la exclusión de Cuba de estos eventos. Ecuador, en protesta, había decidido ausentarse. Venezuela, Nicaragua y Bolivia plantearon que no asistirían a otra Cumbre sin Cuba y recibieron el apoyo de Brasil, Argentina y Uruguay. La Comunidad del Caribe asumió igual postura. México y las restantes naciones se pronunciaron asimismo.

El presidente panameño, Juan Carlos Varela, antes de su toma de posesión, hizo saber con determinación que invitaría a Cuba, con plenos derechos e igualdad de condiciones, a la VII Cumbre de las Américas y así lo hizo. Cuba inmediatamente declaró que asistiría.

Se demuestra la certeza de Martí cuando escribió que “un principio justo, desde el fondo de una cueva, puede más que un ejército” (Aplausos).

A todos los presentes les expreso la más profunda gratitud de Cuba.

A los 188 Estados que votan contra el bloqueo en las Naciones Unidas, a los que hicieron similar reclamo en la Asamblea General, Cumbres y Conferencias internacionales y a todos los movimientos populares, fuerzas políticas, parlamentos y personalidades que se movilizaron incansablemente con ese objetivo, les agradezco sinceramente a nombre de la Nación.

Al pueblo de Estados Unidos que manifestó creciente oposición a la política de bloqueo y hostilidad, de más de cinco décadas, también le reitero nuestro agradecimiento y amistosos sentimientos.

Estos resultados demuestran que gobiernos que tienen profundas diferencias pueden encontrar solución a los problemas mediante un diálogo respetuoso e intercambios, basados en la igualdad soberana y la reciprocidad, en beneficio de sus respectivas naciones.

Como he afirmado reiteradamente, Cuba y Estados Unidos debemos aprender el arte de la convivencia civilizada, basada en el respeto a las diferencias entre ambos gobiernos y en la cooperación en temas de interés común, que contribuya a la solución de los desafíos que enfrentan el hemisferio y el mundo.

Pero no se debe pretender que, para ello, Cuba tenga que renunciar a sus ideales de independencia y justicia social, ni claudicar en uno solo de nuestros principios, ni ceder un milímetro en la defensa de la soberanía nacional.

No nos dejaremos provocar, pero tampoco aceptaremos ninguna pretensión de aconsejar ni presionar en materia de nuestros asuntos internos. Nos hemos ganado este derecho soberano con grandes sacrificios y al precio de los mayores riesgos.

¿Acaso podrían restablecerse las relaciones diplomáticas sin reanudar los servicios financieros a la Sección de Intereses de Cuba y su Oficina Consular en Washington, cortados como consecuencia del bloqueo financiero? ¿Cómo explicar el restablecimiento de relaciones diplomáticas sin que se retire a Cuba de la Lista de Estados Patrocinadores del Terrorismo Internacional? ¿Cuál será, en lo adelante, la conducta de los diplomáticos estadounidenses en La Habana respecto a la observancia de las normas que establecen las Convenciones Internacionales para las Relaciones Diplomáticas y Consulares? Es lo que nuestra delegación ha dicho al Departamento de Estado en las conversaciones bilaterales de la semana pasada y se requerirán más reuniones para tratar estos temas.

Hemos compartido con el Presidente de Estados Unidos la disposición de avanzar hacia la normalización de las relaciones bilaterales, una vez que sean restablecidas las relaciones diplomáticas, lo que implica adoptar medidas mutuas para mejorar el clima entre ambos países, resolver otros problemas pendientes y avanzar en la cooperación.

La situación actual abre, modestamente, una oportunidad al hemisferio de encontrar nuevas y superiores formas de cooperación que convienen a las dos Américas. Ello permitiría resolver acuciantes problemas y abrir nuevos caminos.

El texto de la Proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz constituye la plataforma indispensable para ello, incluido el reconocimiento de que todo Estado tiene el derecho inalienable a elegir su sistema político, económico, social y cultural, sin injerencia en ninguna forma por parte de otro Estado, lo que constituye un principio irrenunciable de Derecho Internacional.

El problema principal no ha sido resuelto. El bloqueo económico, comercial y financiero, que provoca enormes daños humanos y económicos y es una violación del Derecho Internacional, debe cesar.

Recuerdo el memorándum del subsecretario Mallory, de abril de 1960, que, a falta de una oposición política efectiva, planteaba el objetivo de crear en Cuba hambre, desesperación y sufrimiento para provocar el derrocamiento del gobierno revolucionario. Ahora, todo parece indicar que el objetivo es fomentar una oposición política artificial por medios económicos, políticos y comunicacionales.

El restablecimiento de las relaciones diplomáticas es el inicio de un proceso hacia la normalización de las relaciones bilaterales, pero esta no será posible mientras exista el bloqueo, no se devuelva el territorio ilegalmente ocupado por la Base Naval de Guantánamo (Aplausos), no cesen las trasmisiones radiales y televisivas violatorias de las normas internacionales, no haya compensación justa a nuestro pueblo por los daños humanos y económicos que ha sufrido.

No sería ético, justo ni aceptable que se pidiera a Cuba nada a cambio. Si estos problemas no se resuelven, este acercamiento diplomático entre Cuba y Estados Unidos no tendría sentido.

No puede esperarse tampoco que Cuba acepte negociar los aspectos mencionados por nuestros asuntos internos, absolutamente soberanos.

Se pudo avanzar en esta reciente negociación porque nos tratamos recíprocamente con respeto, como iguales. Para seguir avanzando, tendrá que ser así.

Hemos seguido con atención el anuncio del Presidente de Estados Unidos de algunas decisiones ejecutivas para modificar ciertos aspectos de la aplicación del bloqueo.

Las medidas publicadas son muy limitadas. Persisten la prohibición de créditos, del uso del dólar en nuestras transacciones financieras internacionales; se impiden los viajes individuales de norteamericanos bajo la licencia para los llamados intercambios “pueblo a pueblo”, se condicionan estos a fines subversivos y se impide también que viajen por vía marítima. Continúa prohibida la adquisición en otros mercados de equipos y tecnologías que tengan más de un 10% de componentes norteamericanos y las importaciones por Estados Unidos de mercancías que contengan materias primas cubanas, entre muchísimas otras.

El presidente Barack Obama podría utilizar con determinación sus amplias facultades ejecutivas para modificar sustancialmente la aplicación del bloqueo, lo que está en sus manos hacer, aun sin la decisión del Congreso.

Pudiera permitir en otros sectores de la economía todo lo que ha autorizado en el ámbito de las telecomunicaciones con evidentes objetivos de influencia política en Cuba.

Ha sido significativa su decisión de sostener un debate con el Congreso con el objetivo de la eliminación del bloqueo.

Los voceros del gobierno norteamericano han sido claros en precisar que cambian ahora los métodos, pero no los objetivos de la política, e insisten en actos de injerencia en nuestros asuntos internos que no vamos a aceptar. Las contrapartes estadounidenses no deberían proponerse relacionarse con la sociedad cubana como si en Cuba no hubiera un gobierno soberano (Aplausos).

Nadie podría soñar que la nueva política que se anuncia acepte la existencia de una Revolución socialista a 90 millas de la Florida.

Se quiere que en la Cumbre de las Américas de Panamá esté la llamada sociedad civil y eso es lo que Cuba ha compartido siempre. Protestamos por lo que ocurrió en la Conferencia de la Organización Mundial de Comercio en Seattle, en las Cumbres de las Américas de Miami y Quebec, en la Cumbre de Cambio Climático de Copenhague, o cuando se reúne el G-7 o el Fondo Monetario Internacional, donde se le situó detrás de cercas de acero, bajo una brutal represión policial, confinada a decenas de kilómetros de los eventos.

Claro que la sociedad civil cubana asistirá y yo espero que no haya restricciones para las organizaciones no gubernamentales de nuestro país que obviamente no tienen ni les interesa tener ningún estatus en la OEA pero sí cuentan con el reconocimiento de la ONU.

Espero poder ver en Panamá a los movimientos populares y las Organizaciones No Gubernamentales que abogan por el desarme nuclear, ambientalistas, contra el neoliberalismo, los Occupy Wall Street y los Indignados de esta región, los estudiantes universitarios y secundarios, los campesinos, los sindicatos, las comunidades originarias, las organizaciones que se oponen a la contaminación de los esquistos, las defensoras de los derechos de los inmigrantes, las que denuncian la tortura, las ejecuciones extrajudiciales, la brutalidad policial, las prácticas racistas, las que reclaman para las mujeres salario igual por trabajo igual, las que exigen reparación por los daños a las compañías trasnacionales.

Sin embargo, los anuncios realizados el 17 de diciembre han concitado reconocimiento mundial y el presidente Obama ha recibido por ello muy amplio apoyo en su país.

Algunas fuerzas en Estados Unidos tratarán de abortar este proceso que comienza. Son los mismos enemigos de una relación justa de Estados Unidos con América Latina y el Caribe, son los que entorpecen las relaciones bilaterales de muchos países de nuestra región con esa nación. Son los que siempre chantajean y presionan.

Sabemos que el cese del bloqueo será un camino largo y difícil que requerirá del apoyo, la movilización y la acción resuelta de todas las personas de buena voluntad en Estados Unidos y en el mundo; de la aprobación por parte de la Asamblea General de las Naciones Unidas, en su próxima sesión, de la resolución que reclama ponerle fin y, muy en particular, de la acción concertada de Nuestra América.

Estimadas Jefas y Jefes de Estado y Gobierno:

Estimados amigos:

Felicitamos a Costa Rica, al Presidente Solís y a su gobierno por la labor desarrollada al frente de la CELAC. Damos la bienvenida y prestaremos pleno apoyo al Ecuador y al Presidente Correa que presidirá la Comunidad en el 2015.

Muchas gracias (Aplausos).

Palabras de Raúl en Johannesburgo

South Africa Mandela Memorial

Raúl: “Mandela fue un ejemplo insuperable para América Latina y el Caribe”

Presidente Jacob Zuma:

Familiares de Nelson Mandela:

Altos Dignatarios:

Hermano pueblo de Sudáfrica:

Rendimos emocionado tributo a Nelson Mandela, a quien se reconoce como símbolo supremo de dignidad y de consagración inclaudicable a la lucha revolucionaria por la libertad y la justicia; como un profeta de la unidad, la reconciliación y la paz.

Junto a sus compañeros de lucha, dirigió a su pueblo en la batalla contra el apartheid, para abrir el camino hacia una nueva Sudáfrica, no racial y unida en la búsqueda de la felicidad, la igualdad y el bienestar de todos sus hijos, para superar las secuelas del colonialismo, la esclavitud y la segregación racial.

Ejemplo de integridad y perseverancia, encabezó luego el esfuerzo dirigido a la eliminación de la pobreza, la reducción de la desigualdad y la creación de oportunidades para todos.

Mandela es un ejemplo insuperable para América Latina y el Caribe, que avanzan hacia la unidad e integración, en beneficio de sus pueblos, respetuosos de su diversidad, con la convicción de que el diálogo y la cooperación son el camino para la solución de las diferencias y la convivencia civilizada de quienes piensan distinto.

La Humanidad no podrá responder a los colosales desafíos que amenazan su propia existencia, si no lo hace mediante una nueva concertación de esfuerzos entre todas las naciones, como la vida de Mandela preconiza.

Cuba, que lleva en sus venas sangre africana, surgió en la lucha por la independencia y por la abolición de la esclavitud y, posteriormente, ha tenido el privilegio de combatir y construir junto a las naciones africanas.
Jamás olvidaremos el emocionado homenaje de Mandela a nuestra lucha común, cuando nos visitó, el 26 de julio de 1991, y dijo: “el pueblo cubano ocupa un lugar especial en el corazón de los pueblos de África”.

Recuerdo su entrañable amistad con Fidel Castro, símbolo de la hermandad entre africanos y cubanos, quien expresó:

“Nelson Mandela no pasará a la historia por los 27 años consecutivos que vivió allí encarcelado sin ceder jamás en sus ideas; pasará porque fue capaz de arrancar de su alma todo el veneno que pudo crear tan injusto castigo; por la generosidad y la sabiduría con que en la hora de la victoria ya incontenible supo dirigir tan brillantemente a su abnegado y heroico pueblo, conociendo que la nueva Sudáfrica no podría jamás construirse sobre cimientos de odio y de venganza”.

¡Honor y gloria eternas a Nelson Mandela y al heroico pueblo de Sudáfrica!

Muchas gracias.

—————————————————————————————————————————–

Un centenar de jefes de Estado o de Gobierno, Obama y Castro entre ellos, participaron en el oficio religioso por Mandela, que falleció el pasado jueves.

 obama-castro

Tuvo lugar un gesto sin precedentes antes del comienzo del oficio religioso, cuando se dieron la mano el presidente Castro y el mandatario de Estados unidos, Barac Obama

Tomado de Cubadebate

Raúl viajará a funerales de Mandela

raul-castro

El presidente cubano, Raúl Castro, participará en los funerales del líder histórico sudafricano, Nelson Mandela, al frente de una delegación que integran además el ministro de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez, y el embajador de Cuba en Sudáfrica, Carlos Fernández de Cossío.

Más de 50 jefes de Estado y de Gobierno han confirmado su asistencia a la ceremonia de tributo póstumo que se celebrará mañana martes en el estadio Soccer City de Soweto, donde el íder hizo su última aparición pública, en la final de la Copa del Mundo de Fútbol de 2010.

La ceremonia coincidirá con el Día de los Derechos Humanos.

Según se ha informado hasta hoy lunes, el féretro con el cuerpo del líder anti-apartheid recorrerá en procesión las calles de Pretoria, entre el 11 y 13 de diciembre y luego reposará en la capilla ardiente instalada en la sede del gobierno sudafricano, los Union Buildings.

El sábado 14 tendrá lugar una ceremonia de despedida del Congreso Nacional Africano y posteriormente los restos mortales de Mandela serán trasladados a Qunu, donde pasó su infancia., donde el clan de los Thembu, su tribu, organizará una ceremonia tradicional de entierro el domingo día 15, a la que también se espera que asistan personalidades y representantes políticos del mundo entero.

Mandela falleció el pasado 5 de diciembre a los 95 años en su casa en Johannesburgo tras una larga infección pulmonar.

Ante la filosofía de dominación, todos los países del Sur estamos y continuaremos estando en peligro.

Intervención del Presidente y General de Ejército Raúl Castro Ruz, en la Primera Sesión Ordinaria de la VIII Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular, en el Palacio de Convenciones, el 7 de julio de 2013.

Compañeras y compañeros:

Me corresponde realizar las conclusiones de este, el Primer Período Ordinario de Sesiones de la VIII Legislatura de la Asamblea Nacional, marco en el cual, cumpliendo lo acordado, nuestros diputados recibieron una amplia explicación acerca del desempeño de la Economía en el primer semestre, así como de la marcha de la implementación de los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, asuntos que previamente fueron analizados en la reunión del Consejo de Ministros, efectuada el 28 de junio y en el Séptimo Pleno del Comité Central el pasado lunes.

Considerando la información brindada a nuestro pueblo por los medios de prensa, no es necesario abundar sobre estos asuntos y solo señalaré aquellos aspectos de mayor importancia.

La economía nacional ha continuado mostrando un comportamiento positivo en medio de las tensiones externas, los daños ocasionados por el huracán Sandy y nuestras propias insuficiencias.

Como ya fue divulgado, el Producto Interno Bruto (P.I.B) creció un 2,3 por ciento, que sin llegar a lo planificado, supera en dos décimas el alcanzado en el primer semestre del año pasado. Cierto es que todavía el comportamiento del P.I.B no se nota en la economía de la familia cubana promedio.

Se reafirma la tendencia creciente de las actividades productivas, al tiempo que se preservan en niveles similares los servicios sociales a toda la población.

También los diputados recibieron una detallada panorámica de la marcha de la implementación de los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución aprobados por el Sexto Congreso, proceso que constituye la principal tarea de todos, por cuanto de su éxito dependerá la preservación y el desarrollo del socialismo en Cuba, un socialismo próspero y sostenible, que a la vez que ratifica la propiedad social —como ya explicó el compañero Murillo— sobre los medios fundamentales de producción, reconoce el papel de otras formas de gestión no estatales; reafirma a la planificación como instrumento indispensable en la dirección de la economía, sin negar la existencia del mercado.

Deseo reiterar la convicción de que en este frente de significación estratégica ha continuado el avance y ya comienzan a observarse los primeros resultados alentadores, aunque también es verdad que falta un largo y complejo camino para actualizar nuestro modelo económico y social, asegurando el apoyo mayoritario de la población a este proceso, lo cual excluye la utilización de terapias de choque y el desamparo de millones de personas que caracterizan a las políticas de ajuste aplicadas en los últimos años en varias naciones de la rica Europa.

El fenómeno de la dualidad monetaria constituye uno de los obstáculos más importantes para el progreso de la nación, y tal como señala el Lineamiento número 55, deberá avanzarse hacia la unificación, teniendo en cuenta la productividad del trabajo. El propio Lineamiento reconoce la complejidad de este propósito, que exigirá una rigurosa preparación y ejecución, tanto en el plano objetivo como subjetivo.

Sobre el particular puedo comunicarles que han proseguido los estudios para la supresión de la dualidad monetaria de forma ordenada e integral, lo cual nos permitirá acometer transformaciones de mayor alcance y profundidad en materia de salarios y pensiones, precios y tarifas, subsidios y tributos. En pocas palabras, lograr que todos los ciudadanos aptos se sientan incentivados a trabajar legalmente a partir de restablecer la vigencia  de la ley de distribución socialista, “de cada cual según su capacidad, a cada cual según su trabajo”, lo que propiciará terminar con la injusta “pirámide invertida”, o lo que es lo mismo, a mayor responsabilidad, menor retribución.

Al propio tiempo, debemos otorgar la máxima prioridad al perfeccionamiento del sistema de producción agropecuaria, asegurando que los experimentos aprobados para liberar las trabas que frenan su desarrollo alcancen los objetivos propuestos.

Asimismo, con la introducción en los planes para el próximo año de las directivas aprobadas, las empresas estatales lograrán mayor autonomía en su gestión y en la distribución de los resultados —como fue más ampliamente explicado en la mañana de hoy.

Del mismo modo, apoyaremos decididamente la creación de cooperativas no agropecuarias, las cuales, de conjunto con el continuado despliegue del trabajo por cuenta propia, facilitarán liberar al Estado de actividades productivas y de servicios no fundamentales y concentrarse en el programa de desarrollo a largo plazo.

La implementación de los Lineamientos lleva implícita la necesidad de evaluar sistemáticamente los efectos de los cambios que se han venido introduciendo y corregir con prontitud cualquier desviación. También demanda el establecimiento de un clima permanente de ORDEN, DISCIPLINA Y EXIGENCIA en la sociedad cubana, premisa imprescindible para consolidar el avance de la actualización del modelo económico y no admitir retrocesos contraproducentes.

Precisamente, a este asunto dedicaré la mayor parte de mi intervención, tal y como les expresé a ustedes el 24 de febrero en la Sesión de Constitución de la actual Legislatura del Parlamento, ocasión en la que contamos con la presencia del compañero Fidel, quien sobre el particular expresó, cito: “la gran batalla que se impone es la necesidad de una lucha enérgica y sin tregua contra los malos hábitos y los errores que en las más diversas esferas cometen diariamente muchos ciudadanos, incluso militantes”, fin de la cita.

Este tema no resulta agradable para nadie, pero me atengo al convencimiento de que el primer paso para  superar un problema de manera efectiva es reconocer su existencia en toda la dimensión y hurgar en las causas y condiciones que han propiciado este fenómeno a lo largo de muchos años.

Imagino las noticias en los próximos días de la gran prensa internacional, especializada en denigrar a Cuba y someterla a un frenético escrutinio; ya nos hemos acostumbrado a vivir bajo el asedio y no debemos restringirnos a debatir con toda crudeza la realidad, si lo que nos motiva es el más firme propósito de rebasar el ambiente de indisciplina que se ha arraigado en nuestra sociedad y  ocasiona daños morales y materiales nada despreciables.

Hemos percibido con dolor, a lo largo de los más de 20 años de período especial, el acrecentado deterioro de valores morales y cívicos, como la honestidad, la decencia, la vergüenza, el decoro, la honradez y la sensibilidad ante los problemas de los demás.

Recordemos las palabras de Fidel en el Aula Magna de la Universidad de La Habana, el 17 de noviembre de 2005, cuando dijo que a esta Revolución no podría destruirla el enemigo, pero sí nosotros mismos y sería culpa nuestra, advirtió.

Así, una parte de la sociedad ha pasado a ver normal el robo al Estado. Se propagaron con relativa impunidad las construcciones ilegales, además en lugares indebidos, la ocupación no autorizada de viviendas, la comercialización ilícita de bienes y servicios, el incumplimiento de los horarios en los centros laborales, el hurto y sacrificio ilegal de ganado, la captura de especies marinas en peligro de extinción, el uso de artes masivas de pesca, la tala de recursos forestales, incluyendo en el magnífico Jardín Botánico de La Habana; el acaparamiento de productos deficitarios y su reventa a precios superiores, la participación en juegos al margen de la ley, las violaciones de precios, la aceptación de sobornos y prebendas, el asedio al turismo y la infracción de lo establecido en materia de seguridad informática.

Conductas, antes propias de la marginalidad, como gritar a viva voz en plena calle, el uso indiscriminado de palabras obscenas y la chabacanería al hablar, han venido incorporándose al actuar de no pocos ciudadanos, con independencia de su nivel educacional o edad.

Se ha afectado la percepción respecto al deber ciudadano ante lo mal hecho y se tolera como algo natural botar desechos en la vía; hacer necesidades fisiológicas en calles y parques; marcar y afear paredes de edificios o áreas urbanas; ingerir bebidas alcohólicas en lugares públicos inapropiados y conducir vehículos en estado de embriaguez; el irrespeto al derecho de los vecinos no se enfrenta, florece la música alta que perjudica el descanso de las personas; prolifera impunemente la cría de cerdos en medio de las ciudades con el consiguiente riesgo a la salud del pueblo, se convive con el maltrato y la destrucción de parques, monumentos, árboles, jardines y áreas verdes; se vandaliza la telefonía pública, el tendido eléctrico y telefónico, alcantarillas y otros elementos de los acueductos, las señales del tránsito y las defensas metálicas de las carreteras.

Igualmente, se evade el pago del pasaje en el transporte estatal o se lo apropian algunos trabajadores del sector; grupos de muchachos lanzan piedras a trenes y vehículos automotores, una y otra vez en los mismos lugares; se ignoran las más elementales normas de caballerosidad y respeto hacia los ancianos, mujeres embarazadas, madres con niños pequeños e impedidos físicos. Todo esto sucede ante nuestras narices, sin concitar la repulsa y el enfrentamiento ciudadanos.

Lo mismo pasa en los diferentes niveles de enseñanza, donde los uniformes escolares se transforman al punto de no parecerlo, algunos profesores imparten clases incorrectamente vestidos y existen casos de maestros y familiares que participan en hechos de fraude académico.

Es sabido que el hogar y la escuela conforman el sagrado binomio de la formación del individuo en función de la sociedad y estos actos representan ya no solo un perjuicio social, sino graves grietas de carácter familiar y escolar.

Esas conductas en nuestras aulas son doblemente incompatibles, pues además de las indisciplinas en sí mismas, hay que tener presente que desde la infancia la familia y la escuela deben inculcar a los niños el respeto a las reglas de la sociedad.

Lo más sensible es el deterioro real y de imagen de la rectitud y los buenos modales del cubano. No puede aceptarse identificar vulgaridad con modernidad, ni chabacanería ni desfachatez con el progreso; vivir en sociedad conlleva, en primer lugar, asumir normas que preserven el respeto al derecho ajeno y la decencia.  Por supuesto, nada de esto entra en contradicción con la típica alegría de los cubanos, que debemos preservar y desarrollar.

Me he limitado a hacer un recuento de los fenómenos negativos más representativos, sin el ánimo de relacionarlos uno por uno, ya que ello extendería innecesariamente estas palabras.

Con el concurso del Partido y los organismos del Gobierno, se efectuó un primer levantamiento que arrojó 191 manifestaciones de este tipo —conscientes estamos de que no son las únicas y de que hay muchas más—, separadas en cuatro categorías diferentes: la indisciplina social, las ilegalidades, las contravenciones y los delitos recogidos en el Código Penal.

El combate contra esas nocivas conductas y hechos debe efectuarse utilizando diversos métodos y vías.  La pérdida de valores éticos y el irrespeto a las buenas costumbres puede revertirse mediante la acción concertada de todos los factores sociales, empezando por la familia y la escuela desde las edades tempranas y la promoción de la Cultura, vista en su concepto más abarcador y perdurable, que conduzca a todos a la rectificación consciente de su comportamiento.  Este será, no obstante, un proceso complejo que tomará bastante tiempo.

El delito, las ilegalidades y las contravenciones se enfrentan de manera más sencilla: haciendo cumplir lo establecido en la ley y para ello cualquier Estado, con independencia de la ideología, cuenta con los instrumentos requeridos, ya sea mediante la persuasión o, en última instancia, si resultase necesario, aplicando medidas coercitivas.

Lo real es que se ha abusado de la nobleza de la Revolución, de no acudir al uso de la fuerza de la ley, por justificado que fuera, privilegiando el convencimiento y el trabajo político, lo cual debemos reconocer que no siempre ha resultado suficiente.

Los órganos estatales y del gobierno, cada uno en lo que les corresponde, entre ellos la Policía, la Contraloría General de la República, la Fiscalía y los Tribunales deben contribuir a este empeño, siendo los primeros en dar ejemplo de apego irrestricto a la Ley; reforzando así su autoridad ante la sociedad y asegurando el apoyo de la población, como ha quedado demostrado en el enfrentamiento reciente a bochornosos casos de corrupción administrativa, en los que se involucraron funcionarios de organismos y empresas.

Es hora ya de que los colectivos obreros y campesinos, los estudiantes, jóvenes, maestros y profesores, nuestros intelectuales y artistas, periodistas, las entidades religiosas, las autoridades, los dirigentes y funcionarios a cada nivel, en resumen, todas las cubanas y cubanos dignos, que constituyen indudablemente la mayoría, hagan suyo el deber de cumplir y hacer cumplir lo que está establecido, tanto en las normas cívicas como en leyes, disposiciones y reglamentos.

Cuando medito sobre estas lamentables manifestaciones, pienso que a pesar de las innegables conquistas educacionales alcanzadas por la Revolución y reconocidas en el mundo entero por los organismos especializados de las Naciones Unidas, hemos retrocedido en cultura y civismo ciudadanos.  Tengo la amarga sensación de que somos una sociedad cada vez más instruida, pero no necesariamente más culta.

En tal sentido, vale la pena recordar aquella frase que se ha atribuido a distintos autores, entre ellos al filósofo y escritor español Miguel de Unamuno, quien para resumir sus vivencias acerca de las normas de convivencia de unos campesinos de Castilla expresó: “¡Qué cultos son estos analfabetos!”

Nada es más ajeno a un revolucionario que la resignación, o lo que es lo mismo, la rendición ante las dificultades.  Por tanto, lo que nos corresponde es levantar el ánimo y el espíritu de combate y enfocarnos en la gigantesca y paciente tarea de revertir la situación creada.

En mi criterio, el denominador común de todo este fenómeno ha sido y es la falta de exigencia de los encargados de hacer cumplir lo establecido, la ausencia de sistematicidad en el trabajo a los diferentes niveles de dirección y el irrespeto, en primer lugar, por las entidades estatales de la institucionalidad vigente, lo cual, por otra parte, menoscaba su capacidad y autoridad para exigir a la población que se atenga a las regulaciones existentes.

Por solo citar un ejemplo: ¿cuántas violaciones de las normativas de Planificación Física han sido detectadas en el sector estatal a lo largo y ancho del país, algunas de ellas denunciadas en la prensa?  Hay que reforzar, como ya lo estamos haciendo, el orden y la disciplina en todos los organismos del gobierno.

Al propio tiempo, los dirigentes desde las instancias nacionales hasta la base, deben abandonar la pasividad y la inercia en su conducta; deben dejar de mirar al otro lado, cuando el problema está aquí, para no verlo.  Basta ya de tener miedo a buscarse problemas en el cumplimiento de nuestros deberes, y asumir como propia una mentalidad de orden, disciplina y exigencia, sin temor a buscarse problemas por reclamar el cumplimiento de lo establecido.

El enfrentamiento a la indisciplina social no puede convertirse en una campaña más, sino en un movimiento permanente cuya evolución dependerá de la capacidad de movilizar a la población y a los diferentes actores de cada comunidad, sin excluir a nadie, con rigor e intencionalidad política.

Hagamos balance de las fuerzas con que cuenta la Revolución y comprenderemos que son más que suficientes para alcanzar el éxito.

Las primeras acciones realizadas por el Partido, la Juventud y las organizaciones de masas para fortalecer la prevención y el enfrentamiento han evidenciado, en apenas cuatro meses, que a medida en que las instituciones políticas, sociales y administrativas han profundizado su actuación en esta esfera, la población ha patentizado su respaldo y se suma denunciando y combatiendo hechos y conductas violatorias de la legalidad.

Si queremos triunfar en esta tarea hay que incorporar al pueblo, a cada ciudadano, no mediante arengas y consignas vacías en encendidas reuniones, sino sembrando en cada uno la motivación por ser mejores y llevando por delante el ejemplo personal.

Ese era el tema central de mis palabras, aprobadas por el Buró Político en la mañana de ayer.  Sobre este tema que acabo de concluir se puede estar hablando varias horas, pero es suficiente lo que he dicho, lo demás se debe publicar.

Como es natural esto se publicará en toda nuestra prensa.  Yo les sugiero a todos ustedes y a los que me escuchan, que se lo lean con calma, y mediten individualmente,  solo les pido que mediten personalmente.

Pasando a otro tema, ayer nuestros diputados emitieron un Llamamiento a todos los parlamentos del mundo y a las personalidades comprometidas con la justicia para que reclamen a las autoridades de Estados Unidos la liberación y el regreso inmediato de Gerardo, Ramón, Antonio y Fernando, quienes el próximo 12 de septiembre cumplirán 15 años de injusta prisión.

También aplaudimos las emotivas palabras del Héroe de la República de Cuba, René González, quien ha venido a reforzar la lucha por esta noble causa, que no se detendrá hasta que todos retornen a la Patria.

Finalmente debo expresar que las recientes revelaciones del ciudadano norteamericano Edward Snowden permitieron confirmar la existencia de sistemas de espionaje global de Estados Unidos, que violan la soberanía de las naciones, incluso, de sus aliados, y los derechos humanos.

Cuba que ha sido históricamente uno de los países más agredidos y también más espiados del planeta, ya conocía de la existencia de estos sistemas de espionaje.

Lo nuevo e inusitado ha sido la manera en que se ha impuesto el control mediático y la censura para desviar la atención de lo fundamental, o sea, el enorme poder del gobierno norteamericano en el control masivo de las tecnologías de la información y de los medios de comunicación y centrarse, entonces, en la persecución internacional del denunciante.

Aprovechándose de su poderío mediático internacional supranacional ya porque estos medios se van por encima de las naciones se concentran ahora en la persecución internacional del joven denunciante de estas actividades.

Las amenazas de aplicar medidas económicas contra Ecuador y la acción concertada de varios países europeos para impedir el sobrevuelo o aterrizaje del Presidente Evo Morales, demuestran que vivimos en un mundo en el que los poderosos se sienten en condiciones de violentar el Derecho Internacional, vulnerar la soberanía de los Estados y pisotear los derechos de los ciudadanos.

Ante esta filosofía de dominación, todos los países del Sur estamos y continuaremos estando en peligro.

Apoyamos los legítimos reclamos y pronunciamientos de los Presidentes de Venezuela, Ecuador, Argentina, Bolivia, Nicaragua, Brasil, Uruguay y de otros líderes latinoamericanos y caribeños.

Llamamos a la movilización de la opinión pública internacional, a la enérgica denuncia y firme condena de las amenazas contra Ecuador y del atropello contra el Presidente de Bolivia, contra toda Nuestra América.

Respaldamos el derecho soberano de la República Bolivariana de Venezuela y de todos los Estados de la región de conceder asilo a los perseguidos por sus ideales o luchas por los derechos democráticos, según nuestra tradición.

No aceptamos dobles raseros, interferencias ni presiones de ningún tipo.  Como ha señalado el Presidente Nicolás Maduro, no se puede dar refugio y negar la extradición a Venezuela de un terrorista internacional como Posada Carriles, autor, entre otros crímenes, de la voladura en pleno vuelo de un avión de Cubana de Aviación con 73 seres humanos, y al mismo tiempo pretender que esta hermana nación no ejerza su derecho legítimo.

Hoy estamos a 7 de julio, nos separan pocos días para conmemorar el 60 aniversario del asalto a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes. Enfrentemos los nuevos retos con la misma decisión e inconmovible fe en la victoria que siempre nos ha inculcado el Jefe de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz.

Muchas gracias.

Tomado de Cubadebate

Foto de Ismael Francisco

Raúl en Venezuela

El Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba, General de Ejército Raúl Castro Ruz, asistirá a la toma de posesión de Nicolás Maduro. Un total de 61 delegaciones oficiales asisten a la ceremonia, que se realizará en la tarde de este viernes

Según informó el canciller de esa nación ya se encuentran en el país los presidentes Daniel Ortega (Nicaragua), Evo Morales (Bolivia), Cristina Fernández (Argentina), Dilma Rousseff (Brasil), José Mujica (Uruguay), Michel Martelly (Haití), Mahmud Ahmadineyad (Irán), Danilo Medina (República Dominicana) y Donald Ramotar (Guyana). También el primer ministro de San Vicente y las Granadinas, Ralph Gonsalves.

Asisten asimismo representaciones oficiales de Rusia, China, y España.

“La Revolución Bolivariana está en buenas manos”, aseveró Raúl y precisó que el pueblo cubano es solidario con los venezolanos en la lucha por la justicia, la democracia, la soberanía y la igualdad.

Raúl: Chávez se fue invicto e invencible

El General de Ejército Raúl Castro, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba destacó el legado del recién fallecido líder venezolano, Hugo Chávez, luego de su regreso a la Patria el sábado. En declaraciones al Noticiero Nacional de Televisión en el aeropuerto internacional Antonio Maceo de Santiago de Cuba, Raúl calificó al líder bolivariano de continuador de la obra de Simón Bolívar.

Chávez ha trazado pauta en el continente, se fue invicto, invencible,
afirmó poco después de su regreso a Cuba, procedente de Venezuela,
donde participó en las honras fúnebres del estadista, y afirmó que retorna a la isla seguro de la continuidad del proyecto impulsado por el líder de la Revolución Bolivariana.

”Regresamos satisfechos de ver como se va proyectando la continuidad de
la gran obra de Chávez”, dijo y mostró su seguridad de que los nuevos
dirigentes van a tener éxito, “fueron educados por Chávez, que les
enseñó a reinterpretar la historia”.

Raúl significó, igualmente, la movilización popular de los venezolanos
para rendir tributo a su Presidente, así como las muestras de dolor
expresadas por los cubanos en las diferentes actividades organizadas
en toda la isla para recordarlo.

Destacó la elevada presencia internacional y la gran unidad entre los
participantes a los actos oficiales realizados en Venezuela, a donde
acudieron más de 50 delegaciones de varios continentes, muchas de
ellas encabezadas por jefes de Estado y de Gobierno.

Las honras fúnebres mostraron la unidad dentro de la diversidad que
existe en América Latina y el Caribe, valoró el mandatario cubano y
sentenció que ese es uno de los objetivos de la Comunidad de Estados
Latinoamericanos y Caribeños, y fue el ambiente que predominó allí.

Fuente: AIN

RAUL EN CARACAS

El General de Ejército Raúl Castro Ruz acaba de arribar a tierras venezolanas para rendir tributo al Presidente Hugo Chávez en las exequias fúnebres que el pueblo y el gobierno bolivariano  le rinden a su líder.

Las imágenes de Telesur mostraron la llegada del Presidente cubano quien lleva el sentido mensaje de pesar y solidaridad del pueblo cubano, que ahora mismo encarnado en miles y miles de compatriotas le rinde homenaje en toda Cuba al querido amigo Hugo Chávez.

El Vicepresidente del Área Política y Canciller venezolano Elías Jaua le dio la bienvenida a Raúl en el Aeropuerto.

Raúl había abierto esta mañana el homenaje popular de los cubanos en la Plaza de la Revolución Antonio Maceo de Santiago de Cuba. En la base del monumento a Antonio Maceo, en la Plaza de la Revolución de la heroica ciudad oriental, Raúl depositó una flor ante una imagen del querido Comandante bolivariano.

Allí había declarado a la televisión cubana: “Lo más importante es que (Chávez) se fue invicto, se fue invencible, se fue victorioso y eso ya nadie lo puede quitar, eso está clavado en la historia, introducido en la historia”,

Enfatizó que “lo más importante es ahora que nuestro pueblo, lo que logramos avanzar con la influencia de él en estos pocos años, no retrocedamos, que luchemos por la unidad, la unidad de cada pueblo, del pueblo venezolano, del pueblo cubano”.

“Ya él entró por la puerta grande de la historia y nadie podrá cerrar esa puerta ni olvidar lo que ha sucedido, el pueblo venezolano sabrá defender sus conquistas, y nosotros, como hasta ahora, estaremos junto a ellos, rodilla en tierra”, agregó el presidente cubano.

Miles de santiagueros hacían filas en la Plaza para rendir también su homenaje al gran amigo de Cuba y fiel seguidor de las ideas independentistas y unitarias de Bolívar.

Encabezan Díaz Canel, Machado y Lazo homenaje del pueblo habanero al Presidente Hugo Chávez

El Primer Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros Miguel Díaz Canel Bermúdez, el Vicepresidente José Ramón Machado Ventura y el Presidente del Parlamento cubano Esteban Lazo, rindieron el primer homenaje en nombre del pueblo cubano al fallecido Presidente venezolano Hugo Chávez Frías en el tributo que se le rinde en el Memorial José Martí en la Plaza de la Revolución.

Junto al embajador venezolano en Cuba, los dirigentes depositaron flores ante una imagen del Comandante Bolivariano custodiada por una Guardia de Honor.

Miles de habaneros hacían fila desde temprano en la Plaza de la Revolución para expresar el sentido tributo y el eterno recuerdo del pueblo cubano al querido amigo.

En toda Cuba, a esta hora, se le rinde tributo en las plazas principales de cada ciudad al Comandante Presidente Hugo Chávez.

Con información de Cubadebate