Archivo de la etiqueta: ONU

NO NECESITAMOS SUEÑOS AJENOS

61464-fotografia-g

Discurso del ministro del canciller Bruno Rodríguez Parrilla, en la presentación del Proyecto de Resolución «Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba», ante la Asamblea General de ONU. Nueva York, 26 de octubre de 2016

 Vista general de la 32 reunion plenaria de la Asamblea General que aprobo resolucion contra el bloqueo a Cuba.Señor Presidente;

Excelentísimos Señores Representantes Permanentes;

Señoras y Señores Delegados:

Han transcurrido casi dos años desde que el presidente Barack Obama anunciara su disposición a emplear sus facultades ejecutivas y a trabajar con el Congreso con el objetivo de levantar el bloqueo a Cuba.

En este período se produjo el regreso de los tres luchadores antiterroristas cubanos, la eliminación de la injustificable inclusión de Cuba en la llamada lista de Estados patrocinadores del terrorismo internacional, el restablecimiento de las relaciones diplomáticas y la reapertura de embajadas en las respectivas capitales; la visita a La Habana del Presidente de los Estados Unidos, del Secretario de Estado y otros miembros del Gabinete, junto a decenas de senadores, representantes y personalidades de amplios sectores.

Sin dudas, se han registrado avances en el diálogo y la cooperación en temas de interés común y se firmaron una docena de acuerdos que reportan beneficios recíprocos. Ahora acaba de anunciarse el voto de los Estados Unidos en abstención sobre este Proyecto de Resolución.

Sin embargo, el bloqueo económico, comercial y financiero persiste, provoca daños al pueblo cubano y obstaculiza el desarrollo económico del país.

Por su marcado carácter extraterritorial, el bloqueo también afecta directamente a todos los Estados miembros de las Naciones Unidas.

El mandatario estadounidense y otros altos funcionarios lo han calificado de obsoleto, inútil para hacer avanzar los intereses estadounidenses, fallido, sin sentido, inviable, de ser una carga para los ciudadanos, que daña al pueblo cubano y provoca aislamiento a Estados Unidos y el llamado a que sea levantado.

Ha tomado 24 años la rectificación del voto en solitario de los Estados Unidos de América en esta sala.  Han sido 24 años, como ha dicho la embajadora Samantha Power, de aislamiento y fracaso.  Cincuenta y ocho años de resistencia heroica de nuestro pueblo están en el fondo de lo que está ocurriendo. Pienso en este momento en mi pueblo, en Fidel y en Raúl, en los jóvenes cubanos herederos de esta larga lucha gloriosa.

Algunos me preguntaban por qué presentar otra vez esta Resolución a la Asamblea General. No puede subestimarse en modo alguno el poderoso mensaje político y ético que esta Asamblea envía a los pueblos del mundo. La verdad siempre termina por abrirse paso.  La justicia termina por imponerse. El voto en abstención anunciado constituye seguramente un paso positivo en el futuro de mejoramiento de las relaciones entre los Estados Unidos y Cuba.  Agradezco las palabras y los esfuerzos de la embajadora Samantha Power.

Sin embargo, la mayoría de las regulaciones ejecutivas y las leyes que establecen el bloqueo permanecen vigentes y son aplicadas con rigor hasta este minuto por las agencias del gobierno estadounidense.

Reconocemos que las medidas ejecutivas adoptadas por el gobierno de los Estados Unidos constituyen pasos positivos, pero de muy limitado efecto y alcance.

Las referidas al sector de las telecomunicaciones tienen, lamentablemente, declarados propósitos políticos e injerencistas, pero demuestran cuán amplias son las facultades del Presidente, quien podría mañana, si quisiera, autorizar operaciones comerciales, créditos privados e inversiones en todos los sectores de la economía.

Las medidas relativas a operaciones comerciales con pequeños negocios privados, también de manera infortunada con expresas motivaciones políticas, no funcionarán en escala apreciable mientras no se tengan en cuenta la organización económica y las estructuras del comercio exterior cubano. No obstante, también demuestran que en el ámbito del comercio podría avanzarse, aun en el caso de que las leyes del bloqueo permanecieran sin modificación.

Algunos voceros estadounidenses han expresado que el ordenamiento cubano dificulta la aplicación de dichas medidas. Ellos saben que no es cierto. Es el conjunto del bloqueo el que determina la realidad actual.

Es notorio y conocido que el Presidente de los Estados Unidos posee amplias prerrogativas ejecutivas que no ha empleado, como aún podría, para modificar sustancialmente la aplicación práctica del bloqueo y su impacto humanitario y económico.

¿Significa este cambio de voto que las utilizará con determinación?

Hace solo 12 días, los departamentos de Tesoro y Comercio anunciaron nuevas medidas, que aunque positivas, tienen muy limitado alcance. En su mayoría están dirigidas a ampliar transacciones autorizadas anteriormente y más que beneficiar a Cuba y al pueblo cubano, favorecen a los Estados Unidos.

Una noticia simpática: a partir de ahora, los ciudadanos estadounidenses que tengan autorización de su gobierno para visitar a Cuba, o que viajen a otros países, podrán comprar y llevar como parte de su equipaje personal, productos cubanos sin límite de valor, incluyendo ron y tabaco, todos los que quepan en su equipaje personal. Sin embargo, continúan prohibidas las exportaciones de esos productos a los Estados Unidos. ¿Por qué?

 

Salvo emisión de licencias específicas, las nuevas medidas tampoco permiten inversiones estadounidenses en nuestro país, ni empresas mixtas, ni créditos, siquiera para la producción farmacéutica y biotecnológica cubana, cuya comercialización y distribución en los Estados Unidos ha sido felizmente autorizada, siempre y cuando reciban la aprobación de la Agencia de Medicinas y Alimentos.

No se amplían tampoco las exportaciones de los Estados Unidos a Cuba, más allá de las limitadas ventas autorizadas anteriormente, que excluyen a los sectores clave de la economía cubana, ni se anunciaron tampoco otros cambios en el área financiera, por lo que se mantiene la prohibición a la apertura de cuentas corresponsales de entidades bancarias cubanas en instituciones similares estadounidenses.

Por su parte, el Congreso estadounidense no ha aprobado ninguna de las 20 enmiendas o iniciativas legislativas que, con apoyo bipartidista, han propuesto eliminar algunas restricciones del bloqueo o incluso la totalidad de esta política.  Por el contrario, se han presentado más de 50 iniciativas legislativas que amenazan con reforzar aspectos fundamentales de la aplicación del bloqueo, impedir al Presidente la aprobación de nuevas medidas ejecutivas o la implementación de las ya adoptadas.

Tampoco se han conocido esfuerzos específicos del gobierno en este sentido.

Es necesario, por tanto, juzgar por los hechos. Lo importante y concreto es el desmontaje del bloqueo, más que los discursos, las declaraciones de prensa o incluso el voto de una delegación en esta sala. Repito, es necesario juzgar por los hechos.

Señor Presidente:

Son incalculables los daños humanos producidos por el bloqueo. No hay familia cubana ni sector en el país que no sufra sus efectos: en la salud, la educación, la alimentación, en los servicios, los precios de los productos, en los salarios y las pensiones.

La imposición de condiciones discriminatorias y onerosas, unida a los efectos disuasivos del bloqueo, restringe las compras de alimentos y la adquisición en el mercado estadounidense de medicamentos, reactivos, piezas de repuesto para equipos e instrumental médicos y otros.

La empresa estadounidense Medtronic no pudo establecer contratos con empresas cubanas para la venta de estimuladores cerebrales profundos, que servirían para el tratamiento de los pacientes cubanos con enfermedad de Parkinson y otros trastornos neurológicos, alegando muy recientemente las restricciones del bloqueo.

Tampoco le fue posible a la multinacional SIGMAALDRICH proveer los medios de protección y productos químicos y biotecnológicos solicitados por la empresa cubana FARMACUBA, para la elaboración de medicamentos en el país.

En mayo de este año, la Comisión Regulatoria Nuclear de los Estados Unidos notificó a la sucursal en ese país de la compañía alemana Eckert and Ziegler, que se denegaría la solicitud de licencia para proveer a la compañía holandesa Philips, la fuente de calibración para un equipo médico adquirido por el Instituto de Oncología de Cuba en 2013, afectando un servicio vital para pacientes con cáncer.

El pasado 26 de septiembre, el proveedor italiano de equipos médicos EMILDUE notificó a la empresa cubana MEDICUBA que la compañía estadounidense Boston Scientific Corporation (BSC), se negaba a venderle un generador de radiofrecuencia marca COSMAN, para el diagnóstico de cáncer.

El bloqueo afecta, además, los intereses de los propios ciudadanos estadounidenses, quienes pudieran beneficiarse de varios servicios en Cuba, entre ellos, los de salud.

Agradezco y comparto las emotivas palabras de la embajadora Samantha Power sobre el caso emblemático, simbólico, del doctor Félix Báez Sarría.  Es un ejemplo de todo lo que podría hacerse cuando prevalece la cooperación internacional.

Sin embargo, no podría callar que en los momentos trágicos de la epidemia de ébola en África Occidental el despliegue de ayuda médica cubana fue obstaculizado por la negativa del británico Standard Chartered Bank a realizar transferencias entre la Organización Mundial de la Salud y las brigadas de médicos cubanos que integraba el doctor Báez Sarría y que arriesgaban sus vidas en el contacto directo con los pacientes, lo que requirió, aun en esas condiciones extremas, licencias específicas del Departamento del Tesoro.  La sucursal en Uganda de este banco acaba de cerrar las cuentas personales de los trabajadores de la salud cubanos en ese país y la filial del también británico Barclays Bank les impide hacer transferencias a Cuba.

Ocurre lo mismo con el personal cubano de cooperación en el sector educacional en otros países.

Son ejemplos que demuestran la complejidad de la realidad entre los Estados Unidos y Cuba, pero es, sin lugar a dudas, alentador el enfoque realizado esta mañana.  Con el cambio de voto de Estados Unidos podría preguntarse: ¿Cesarán estas prácticas?

En agosto de 2016, no se pudieron efectuar las transferencias asociadas a los servicios materno-infantil y oftalmológico prestados en Argelia, ante la negativa de los bancos corresponsales, el alemán Commerzbank y el belga KBC Bank.

Mediante el vergonzoso “Programa de Parole para el Personal Médico Cubano” que labora en otros países, Estados Unidos intenta impedir la cooperación médica y privarlos a ellos y a nosotros de indispensables recursos humanos altamente calificados.

El mes pasado, bancos radicados en Paquistán se negaron a abrir una carta de crédito solicitada por una compañía de ese país para la compra de 100 mil vacunas contra la Hepatitis B, por ser Cuba un país bajo sanciones de los Estados Unidos.

Permanece vigente la prohibición legal a los ciudadanos estadounidenses de viajar libremente a Cuba, lo que es una violación de sus derechos y libertades civiles, aunque se han facilitado los viajes, bajo licencias generales, solo en las 12 categorías autorizadas por la ley de ese país.

Un ciudadano estadounidense está bajo amenaza de ser multado por cien mil dólares, por haber viajado a Cuba con varios acompañantes.

El bloqueo sigue siendo una violación masiva, flagrante y sistemática de los derechos humanos de todas las cubanas y cubanos y califica como acto de genocidio a tenor de la Convención para la Prevención y Sanción del Delito de Genocidio de 1948. Es un obstáculo para la cooperación internacional en áreas humanitarias.

Entre abril de 2015 y marzo de 2016, los daños económicos directos provocados a Cuba por el bloqueo ascendieron a 4 mil 680 millones de dólares a precios corrientes, calculados con todo rigor y de manera prudente y conservadora.

Los daños acumulados durante casi seis décadas alcanzan la cifra de 753 mil 688 millones de dólares, tomando en cuenta la depreciación del oro.  A precios corrientes, equivalen a algo más de 125 mil millones de dólares.

El bloqueo es el principal obstáculo para el desarrollo económico y social de nuestro pueblo.

Constituye una violación flagrante al Derecho Internacional, la Carta de las Naciones Unidas y la Proclama de la América Latina y el Caribe como Zona de Paz.  Su aplicación extraterritorial añade una magnitud adicional a su naturaleza violatoria de la ley internacional.

 

¿Cómo objetar estas afirmaciones? Basta con leer los textos legales.

Fue una buena noticia el anuncio realizado por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos de permitir a mi país utilizar el dólar estadounidense en sus transacciones internacionales, pero, hasta este momento, Cuba no ha podido realizar pagos ni depósitos en efectivo en esta moneda, debido a las multas y a los efectos intimidatorios del bloqueo y se ha incrementado, en terceros países, el cese de operaciones, el cierre de cuentas bancarias cubanas en el extranjero, la negativa de otorgar créditos y el rechazo de transferencias desde o hacia Cuba.

Al tratar de acceder desde mi país al sitio web de la división Norton de la compañía Symantec que provee servicios de prevención y eliminación de software maliciosos, es decir, virus informáticos dañinos, etcétera, se lee: “en cumplimiento de las leyes aplicables de los Estados Unidos estamos impedidos de procesar su solicitud.”

Muchos otros responden que “el cliente no tiene permiso para obtener la dirección de un sitio en Internet desde este servidor” o, simplemente: “acceso denegado”.

 

Otras causas, además del bloqueo, determinan nuestras dificultades económicas, como el injusto orden económico internacional, la crisis global, las deformaciones históricas y debilidades estructurales provocadas por el subdesarrollo, la alta dependencia de las importaciones energéticas y alimentarias; los efectos del cambio climático y los desastres naturales, y también, no lo disimulamos en lo absoluto, nuestros propios errores. Pueblo y gobierno luchamos arduamente para superar esta realidad.

Señor Presidente:

El 16 de abril de 2016 el Presidente Raúl Castro Ruz, expresó “tenemos la voluntad de desarrollar un diálogo respetuoso y construir un nuevo tipo de relación con Estados Unidos, como la que nunca ha existido entre ambos países, porque estamos convencidos de que ello solo puede reportar beneficios mutuos”.

Y el pasado 17 de septiembre, hace pocos días añadió  “ratificamos la voluntad de sostener relaciones de convivencia civilizada con Estados Unidos, pero Cuba no va a renunciar a uno solo de sus principios, ni a realizar concesiones inherentes a su soberanía e independencia”. (Fin de la cita).

Históricamente, el gobierno de los Estados Unidos se propuso primero la anexión de Cuba y, en su defecto, ejercer su dominación sobre ella. Al triunfar la Revolución Cubana, se formuló el propósito y cito: “de provocar el desengaño y el desaliento mediante la insatisfacción económica y la penuria…, negándole a Cuba dinero y suministros, con el fin de reducir los salarios nominales y reales, con el objetivo de provocar hambre, desesperación y el derrocamiento del gobierno”.

La Directiva Presidencial de Política, publicada el pasado 14 de octubre, a la vez que afirma que el Gobierno de los Estados Unidos reconoce “la soberanía y autodeterminación de Cuba”, y que “corresponde al pueblo cubano tomar sus propias decisiones sobre su futuro”, no oculta en su lenguaje engañoso el propósito de alterar el orden constitucional y promover cambios en el sistema económico, político, social y cultural de Cuba, ni esconde la intención de continuar desarrollando programas injerencistas que responden a los intereses de los Estados Unidos, ni el intento de involucrar en ellos a sectores de la sociedad cubana.

Dice en la Directiva, que no buscarán un “cambio de régimen en Cuba” pero confiesa y cito: “que los Estados Unidos apoyaremos a la emergente sociedad civil en Cuba y alentaremos a los socios y a los actores no gubernamentales a sumarse a nosotros en abogar a favor de las reformas”. Dice: “mientras los Estados Unidos mantenemos nuestro compromiso de apoyo a los activistas democráticos, también participaremos con líderes comunitarios, blogueros, activistas y otros líderes en temas sociales que puedan contribuir al diálogo interno en Cuba sobre la participación cívica”.

Sigue diciendo la Directiva: “Los Estados Unidos mantendremos nuestros programas de democracia y radiodifusión, mientras que protegeremos nuestros intereses y valores, tales como la Base Naval de Guantánamo… el gobierno de los Estados Unidos” —dice— “no tienen intención de modificar el tratado de arrendamiento vigente y otras disposiciones relacionadas.”

Al presentar la Directiva, se declaró y cito: “no podemos quedarnos sentados a esperar que Cuba cambie sin involucrarnos.”

La Directiva reclama que Cuba y cito: “se mantiene en deuda con el Gobierno de los Estados Unidos respecto a deudas bilaterales contraídas antes de la Revolución Cubana.”

¿Acaso pretenden que la Revolución Cubana pague las deudas de la dictadura sangrienta de Fulgencio Batista? Debieran entender que ya somos libres, precisamente porque en 1959 nos liberamos del imperialismo estadounidense y de la dictadura impuesta por este.

A la “Iniciativa para una Nueva Cuba” de George W. Bush, del 19 de mayo de 2002, que pretendió condicionar una flexibilización de las prohibiciones en vigor, aún vigentes, sobre los viajes y el comercio, a la realización de cambios políticos y económicos internos, los cubanos respondieron el 26 de junio de ese año con ocho millones de firmas en respaldo a la Enmienda Constitucional que hace parte de la Constitución de la República de Cuba, que proclama el carácter irrevocable del socialismo en nuestro país.

Sería provechoso reconocer que cambiar a Cuba es solo asunto soberano de los cubanos y que Cuba es un país verdaderamente independiente. Lo es porque ganó su independencia por sí mismo y ha sabido y sabrá defenderla al precio de los mayores sacrificios y riesgos.  Debieran saber que nuestro pueblo conquistó el poder, se “empoderó” a sí mismo hace tiempo y cotidianamente ejerce el poder soberano, el poder popular, solo eso explica que estemos aquí esta mañana.

Estamos orgullosos de nuestra historia y de nuestra cultura que son el tesoro más preciado.  No olvidaremos jamás el pasado porque es la forma de no regresar nunca a él.  Ya decidimos nuestro camino al futuro y sabemos que es largo y difícil, pero no nos desviaremos de él por ingenuidad, por cantos de sirenas, ni por error.  No hay fuerza en el mundo que pueda obligarnos a ello.

Hemos convertido en realidades muchos sueños, propios y también comunes a otros pueblos. Estamos llenos de sueños por construir, pero son los nuestros. No necesitamos sueños ajenos a nuestra cultura ni a nuestra historia.

Por y para los jóvenes se ha hecho y se hace cotidianamente la Revolución Cubana. Los jóvenes cubanos, que se parecen tanto a su época, son tan patriotas y antimperialistas como sus padres y abuelos.

Tenemos y defenderemos nuestros propios valores y símbolos que iremos enriqueciendo, pero serán siempre cubanos. No los cambiaremos por otros extraños.

Lucharemos por construir una Nación soberana, independiente, socialista, democrática, próspera y sostenible. No volveremos al capitalismo.

Como dijo el líder de la Revolución Fidel Castro Ruz, el pasado 19 de abril: “perfeccionaremos lo que debamos perfeccionar, con lealtad meridiana y la fuerza unida, como Martí, Maceo y Gómez, en marcha indetenible.”

Señor Presidente:

Distinguidos Representantes Permanentes:

Estimados Delegados:

El levantamiento del bloqueo es el factor clave para avanzar hacia la normalización de las relaciones con los Estados Unidos y es lo que dará sentido, profundidad y solidez a lo alcanzado.

El bloqueo es injusto, inhumano, inmoral e ilegal y debe cesar unilateral e incondicionalmente.

El cambio de voto que la embajadora Samantha Power acaba de anunciar es una señal promisoria. Tenemos la esperanza de que se refleje en la realidad.

Agradecemos profundamente a todos los gobiernos y pueblos, parlamentos, fuerzas políticas y movimientos sociales, representantes de la sociedad civil, organizaciones internacionales y regionales que han contribuido con su voz o su voto, año tras año, a fundamentar la justeza y la urgencia de la abolición del bloqueo.

Extendemos nuestra sincera gratitud al pueblo estadounidense, por su apoyo creciente a este loable propósito.

Muchas gracias

Tomado de Juventud Rebelde

Fotos ONU: El canciller cubano en uso de la palabra, y Vista general de la 32 reunión plenaria de la Asamblea General que aprobó la resolución contra

Respaldo y desafío

Por Martín Granovsky

El patrocinio de Celac, Unasur y Mercosur parece confirmar una de las principales tesis del Gobierno: el de Malvinas ya no es un conflicto de la Argentina, sino un conflicto regional.

Cada uno de los organismos que coordinaron con el canciller Héctor Timerman la presentación de ayer ante Ban Ki-moon, secretario general de Naciones Unidas, tiene su propia matriz.

El Consejo de Estados de Latinoamérica y el Caribe, representado por el canciller cubano Bruno Rodríguez, es el único foro que reúne a todos los países ubicados al sur del Río Bravo. No están los Estados Unidos, situados al norte, y tampoco Canadá, pero en cambio sí figura Cuba. A tal punto figura que en este momento ocupa la presidencia pro témpore de Celac. Una referencia fresca del nuevo tablero de América latina fue el funeral de Hugo Chávez, que mostró juntos al presidente de Cuba, Raúl Castro, y al de Chile, Sebastián Piñera. Los dos polos ideológicos de Celac. Surgida como idea brasileña y relanzada luego con impulso argentino-brasileño, la Unasur estuvo representada ante Ban Ki-moon por José Beraún Araníbar, el vicecanciller del país que ocupa la presidente pro témpore, Perú. Sin cuestionar a México, Unasur lo colocó en su lugar natural, América del Norte. También dentro de Unasur hay proyectos diferentes, cosa palpable si se mira por ejemplo la convivencia del Ecuador de Rafael Correa y la Colombia de Juan Manuel Santos. Pero las ventajas de la estabilidad compartida y el aumento del comercio intrarregional terminan siendo, como suele sostenerlo el asesor de Néstor Kirchner Rafael Follonier, una ideología que surge de los objetivos prácticos.

La exclusión de México de Unasur tiene que ver con la geografía y en parte también con la historia. En la Cumbre de Mar del Plata de 2005, que dio por tierra con todo proyecto de área de libre comercio de las Américas, el México de Vicente Fox fue el alfil de Washington para torcer la oposición de cinco países: los del Mercosur (la Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay) y Venezuela.

Venezuela acaba de ser incorporada al Mercosur, representado ayer en la ONU por el canciller uruguayo, Luis Almagro; Mercosur, Unasur y Celac apoyaron el reclamo argentino por las Malvinas en su dimensión regional.

El mensaje es que la ocupación británica puede ser un problema también para la exploración de la gigante Petrobras.

El investigador Fernando del Corro acaba de recordar en el libro Malvinización y desmentirización que “a partir de 1993 también se iniciaron los trabajos para la obtención de hidrocarburos”. Dice Del Corro que según la Revista Geológica Británica el área explotable tenía unos 350 kilómetros. Y agrega: “Ya mediante estudios sismológicos hacia 1995 se había estimado la posibilidad de llegar a extraer unos 500.000 barriles diarios”.

Con la presentación de ayer ante Ban Ki-moon, la Argentina suma una iniciativa multilateral a la demostración británica de fuerza del referéndum por el que el 99 por ciento de los habitantes de las islas dijo que desea permanecer dentro de la bandera británica. Incluso si la Argentina considera que la consulta no tiene relevancia jurídica –como efectivamente lo considera–, el hecho existió.

Contra cada hecho, otro. Ante un hecho británico, uno argentino y regional. Esa es la lógica de la acción oficial mientras al mismo tiempo la presidenta Cristina Fernández de Kirchner busca instalar su idea de que Londres, capaz de negociar con la dictadura argentina, no puede negarse a tratar con una democracia que está por cumplir 30 años y no quiere ni puede atacar las Malvinas. En el medio, claro, estuvo la guerra de 1982. Un conflicto bélico, y sobre todo un conflicto bélico perdido, no otorga ni quita títulos jurídicos, pero hace retroceder el reloj unas cuantas décadas, por decir lo más piadoso.

Como no emerge en el escenario una negociación probable a corto y mediano plazo, la Argentina se ve obligada a reforzar su política en dos planos. Por un lado, las gestiones con apoyo multilateral para que se cumpla la resolución 2065 de la ONU que define a Malvinas como una cuestión colonial y exhorta a las partes a discutir en una mesa común. Por otro lado, la alimentación permanente de los vínculos con los aliados regionales. Tal como saben los lectores de este diario, el conflicto de intereses con Brasil por la suspensión indefinida del proyecto de explotación de Río Colorado por parte de Vale es el peor de los últimos diez años. En cuanto a Uruguay, la esposa del presidente José “Pepe” Mujica y senadora nacional, Lucía Topolanksy, dijo el viernes último que las decisiones proteccionistas argentinas “nos perjudican mucho porque Uruguay tiene una serie de empresas cuyo único destino es la Argentina”. Hasta los gobiernos con mayor afinidad con el argentino, como Brasil y Uruguay, sienten los chirridos por la forma en que cada uno administra el impacto de la crisis global.

En política sudamericana las convicciones existen, pero si la armonía de intereses a veces contradictorios lubrica esas convicciones, el resultado final puede ser más eficaz.

La reunión de ayer con Ban Ki-moon es, por ese motivo, simultáneamente un éxito y un desafío en terrenos diplomáticos que van allá del diferendo por las islas.

Tomado de Página/12

Estados Unidos no tiene la más mínima autoridad moral ni política para enjuiciar a Cuba

PALABRAS DEL MINISTRO DE RELACIONES EXTERIORES DE LA REPÚBLICA DE CUBA, BRUNO RODRIGUEZ PARRILLA, EN EL DEBATE GENERAL DEL 67 PERÍODO DE SESIONES DE LA ASAMBLEA GENERAL DE LA ONU. NUEVA YORK, 1RO. DE OCTUBRE DE 2012.

Felicito al Excelentísimo Señor Vuk Jeremic por su elección como Presidente de esta Asamblea

Señor Presidente:

Nunca antes, América Latina y el Caribe se habían expresado con tanta fuerza y unidad como en la llamada “Cumbre de las Américas”, que excluyó nuevamente a Cuba por imposición del gobierno de los Estados Unidos, celebrada en abril, en Cartagena de Indias.

La soberanía argentina de las Malvinas, que nuestro país apoya fervientemente, y el cese del bloqueo a Cuba fueron los ejes de un pronunciamiento que demostró que la Patria Americana de Bolívar, “Nuestra América” de Martí, ha entrado en una nueva época, en el siglo de su definitiva independencia.

Meses antes, precisamente en Caracas, había ocurrido la constitución de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC). “Ningún otro hecho institucional de nuestro hemisferio durante el último siglo refleja similar trascendencia”, escribió al respecto el líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz.

Sabemos que la CELAC aún deberá ser construida en los hechos para que nuestros pueblos puedan “andar en cuadro apretado como la plata en las raíces de los Andes”, pero definitivamente, América Latina y el Caribe han cambiado y se propone hacer una contribución mayor al “equilibrio del mundo”.

Sin embargo, no podrían subestimarse las amenazas, los peligros ni los obstáculos.

La política de Estados Unidos hacia nuestra región, con gobiernos demócratas o republicanos es, en esencia, la misma. Las promesas del 2009 que hizo el actual Presidente no se cumplieron. La voracidad por nuestras riquezas, la imposición de modelos, cultura, pensamiento y la injerencia en nuestros asuntos no cesan.

Aunque se hable del “poder inteligente” y se utilicen nuevas y fabulosas tecnologías, prevalecen el enfoque de seguridad y el despliegue militar, en vez de una relación democrática y de beneficio mutuo entre Estados soberanos e iguales.

En circunstancias de crisis económica global, agotamiento de recursos y nuevo reparto del mundo, la OTAN continúa percibiendo a nuestra región como periferia euro-atlántica, donde se puede intervenir para asegurar intereses, incluso ilegítimos.

Las inminentes elecciones en la hermana República Bolivariana de Venezuela serán decisivas para el destino común de la región. Al pueblo venezolano y a su líder, el Presidente Chávez, expresamos toda nuestra solidaridad ante los intentos de desestabilización que se avizoran.

Los poderes que gobiernan en los Estados Unidos cometerían un gravísimo error, de consecuencias impredecibles, si alentaran revertir por la fuerza las conquistas sociales de nuestros pueblos.

Con discreción y modestia, Cuba siempre ha contribuido a la paz en Colombia, dio todo su apoyo a las conversaciones exploratorias confidenciales realizadas a lo largo del año en La Habana y así lo hará como Garante y Sede del proceso de diálogo entre el Gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia que se avecina.

“Nuestra América” permanecerá mutilada mientras Puerto Rico, nación latinoamericana y caribeña, no sea independiente, causa que tiene nuestro mayor apoyo.

Señor Presidente:

No se parece el mundo de hoy a aquel que auguraban los redactores de la Carta de las Naciones Unidas, sobre las cenizas de la Segunda Guerra Mundial, cuando resolvían preservar a nuestras generaciones del flagelo de la guerra, proteger los derechos fundamentales del ser humano y la igualdad entre naciones grandes y pequeñas; fomentar la justicia, la dignidad y el progreso social.

Ahora se promueve, sin disimulo, el derrocamiento de gobiernos mediante el uso de la fuerza y la violencia, se impone el “cambio de régimen” desde Washington y otras capitales de la OTAN, y se libran guerras de conquista por el control de recursos naturales y zonas de importancia estratégica.

El gobierno de los Estados Unidos y algunos de Europa han decidido el derrocamiento del gobierno sirio, para lo cual han armado, financiado y entrenado a los grupos opositores, incluido el uso de mercenarios.

Gracias, fundamentalmente, a la firme oposición de Rusia y China, no ha sido posible manipular al Consejo de Seguridad, para imponer la fórmula intervencionista aplicada en aventuras bélicas recientes.

Cuba reafirma el derecho del pueblo sirio al pleno ejercicio de la autodeterminación y la soberanía, sin injerencia ni intervención extranjera de ningún tipo. Para ello, han de cesar la violencia, las masacres y los actos terroristas que han ocasionado un alto número de pérdidas de vidas inocentes. Tiene que terminar también el trasiego de armas y dinero a los grupos insurgentes y la vergonzosa manipulación mediática de la realidad.

Corresponde a la Asamblea General usar todas sus facultades para promover una solución pacífica a la situación que desgarra a la nación árabe e impedir que se desate una agresión militar extranjera con graves consecuencias para todo el Medio Oriente.

La Asamblea General debe actuar resueltamente en el reconocimiento del Estado palestino, como miembro pleno de la Organización de las Naciones Unidas, con sus fronteras anteriores a 1967 y su capital en Jerusalén Oriental; y ha de hacerlo ya, con o sin el Consejo de Seguridad, con veto estadounidense o sin él, con o sin nuevas negociaciones de paz.

Señor Presidente:

La crisis económica global, que hoy se manifiesta con particular crudeza en Europa, refleja la incapacidad de los gobiernos y las instituciones para resolver un problema que requiere replantearnos los fundamentos del actual sistema de relaciones económicas internacionales que solo sirve para expoliar a los países subdesarrollados.

Las duras consecuencias de la crisis en el mundo desarrollado y de las fallidas políticas hasta ahora adoptadas para intentar detenerla, siguen descargándose sobre los trabajadores, la creciente masa de desempleados, los inmigrantes y los pobres, cuyos movimientos de protesta son brutalmente reprimidos.

Los augurios de una nueva espiral en los precios de los alimentos, como resultado de la sequía que afecta a gran parte de América del Norte, amenaza con hacer todavía más crítica la situación de inseguridad alimentaria mundial.

Avanza también la destrucción del medio ambiente, se acelera la pérdida de la biodiversidad y el equilibrio natural de los ecosistemas, mientras que la agudización de los patrones de producción y consumo irracionales, la marginación de más de la mitad de la población mundial y la ausencia de medidas globales para detener el avance del cambio climático, suponen un riesgo cada vez mayor para la integridad física de naciones enteras, particularmente los pequeños Estados insulares.

Frente a estos colosales retos, cabría preguntarse qué puede justificar que, veinte años después de concluida la llamada “Guerra Fría”, el gasto militar se haya casi duplicado para alcanzar la astronómica cifra de 1.74 millones de millones de dólares. Como ha advertido el Presidente Raúl Castro Ruz, ¿contra qué enemigo se usarán esas armas? ¿Servirán para eliminar a las masas de pobres que no soporten más su pobreza o para enfrentar incontenibles migraciones de sobrevivientes?

En estas circunstancias, urge salvar la Organización de las Naciones Unidas y, al mismo tiempo, someterla a profunda reforma para ponerla al servicio de todos los Estados igualmente soberanos y sustraerla de las arbitrariedades y doble rasero de unos pocos países industrializados y poderosos.

Deben hacerse prevalecer con determinación el Derecho Internacional y los Propósitos y Principios de la Carta, restablecer el papel central de la Asamblea General y refundar un Consejo de Seguridad democrático, transparente y verdaderamente representativo.

La Cumbre del Movimiento de Países No Alineados se celebró exitosamente en Teherán y reafirmó sus posiciones en la defensa de la paz, la independencia y la igualdad soberana de los Estados, la justicia, el derecho al desarrollo, la soberanía sobre los recursos naturales, el desarme general y completo, en particular el desarme nuclear; y reafirmó el derecho al uso de la energía nuclear con fines pacíficos. A la Presidencia del Movimiento daremos todo nuestro concurso.

Señor Presidente:

El 31 de julio pasado, el Departamento de Estado de los Estados Unidos incluyó nuevamente a Cuba en su lista unilateral y arbitraria de Estados patrocinadores del terrorismo internacional.

El verdadero propósito de mantener a Cuba en ese listado espurio es fabricar pretextos para endurecer la persecución de nuestras transacciones financieras y justificar la política de bloqueo, que ha provocado invaluables daños humanos y económicos por un millón de millones de dólares, al valor actual del oro.

Los Estados Unidos no tienen la más mínima autoridad moral ni política para enjuiciar a Cuba.

Es conocido que el gobierno norteamericano ha utilizado el terrorismo de Estado como un arma de su política contra Cuba, que ha provocado 3 478 muertes y 2 099 discapacitados entre nuestros compatriotas, al tiempo que ha cobijado a decenas de terroristas, algunos de los cuales aún hoy viven libremente en ese país, mientras mantiene en prolongado e inhumano encarcelamiento o retiene cruel y arbitrariamente en su territorio a los cinco luchadores antiterroristas cubanos.

Cuba rechaza enérgicamente la utilización de un tema tan sensible como el terrorismo con fines políticos y demanda que el gobierno de los Estados Unidos deje de mentir y ponga fin a este vergonzoso ejercicio, que ofende al pueblo cubano, a la comunidad internacional y desacredita la causa de la lucha contra el terrorismo.

Reiteramos a los Estados Unidos, en vísperas de sus elecciones, nuestra indeclinable vocación de paz y el interés de avanzar hacia la normalización de las relaciones mediante el diálogo, en pie de igualdad y con pleno respeto a nuestra independencia.

Con toda certeza, ocurra lo que ocurra, nuestro pueblo, “con todos y por el bien de todos”, persistirá en el camino escogido hasta “conquistar toda la justicia”.

Muchas gracias.

Tomado de Cubadebate

Discurso completo de Julian Assange ante la Asamblea General de la ONU

“El Gobierno de Estados Unidos está tratando de construir un régimen nacional de secretismo”

Buenos días, señores delegados, señoras y señores,

Hoy hablo con ustedes como un hombre libre porque a pesar de que estoy detenido desde hace 659 días sin cargos, soy libre en el sentido básico y más importante, soy libre para decir lo que pienso.

Esta libertad existe porque la nación de Ecuador me ha concedido el asilo diplomático. Y otras naciones tuvieron la voluntad de apoyar esta decisión. Es por el artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de la ONU, gracias a la cual WikiLeaks fue capaz de recibir y difundir informaciones e ideas de toda índole, sin consideración de fronteras. Y es por el artículo 40.1 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que estipula el derecho de buscar asilo de la persecución y la 1951 Convención sobre el Estatuto de los Refugiados y otras convenciones producidas por Naciones Unidas, con las cuales puedo ser protegido igual que otros, de la persecución política.

Gracias a las Naciones Unidas puedo realizar en este caso, mi derecho inalienable a buscar protección de las acciones opresoras que algunos gobiernos emprenden en mi contra, contra los empleados y los seguidores de mi organización. Es gracias a la prohibición absoluta de la tortura, estipulada por la norma ordinaria internacional y la Convención de la ONU contra la Tortura, que seguimos firmemente denunciando las torturas y crímenes de guerra, sin importarnos quiénes son los perpetradores. Quisiera agradecer la cortesía del Gobierno de Ecuador, de facilitarme la posibilidad de hablar otra vez ante la ONU en unas circunstancias muy diferentes a las que tuve durante el “Universal Periodic Review” en Ginebra en 2010.

Hace casi 2 años hablé ante la ONU sobre nuestro trabajo de descubrir las torturas y los asesinatos de casi 100.000 ciudadanos en Irak. Pero hoy les quiero contar una historia estadounidense. Les quiero contar una historia sobre un joven soldado estadounidense en Irak. El soldado nació en Oklahoma, de madre galesa y padre de la Armada de EE.UU. Sus padres se enamoraron. Su padre fue enviado a una base militar estadounidense en Gales. Desde la niñez, el soldado parecía que iba a tener un futuro muy prometedor, ganó varios premios principales en las ferias de ciencias locales, durante tres años seguidos. Creía en la verdad y le gustábamos todos nosotros. Él odiaba la hipocresía.

Él creía en la libertad y en el derecho para todos nosotros de buscar felicidad. Él creía en los valores que fundaron el país independiente de Estados Unidos. Él creía en Madison, en Jefferson, creía en Paine. Igual que muchos adolescentes era inseguro en qué hacer con su vida pero sabía que quería defender a su país y sabía que quería conocer el mundo. Ingresó en el Ejército de EE.UU. y como su padre se hizo un analista de inteligencia.

A finales de 2009 cuando tenía 21 años fue enviado a Irak. Allí supuestamente fue donde vio que el Ejército estadounidense no sigue la ley de manera estricta, de hecho está involucrado en homicidios y apoya la corrupción política. Se supone que esto fue en Bagdad en 2010 cuando envió a WikiLeaks, me entregó a mí y de hecho al mundo, los detalles que mostraban torturas de iraquíes, los asesinatos de periodistas y las cintas con la información sobre más de 120.000 homicidios de civiles en Irak y en Afganistán. Está acusado de haber entregado a WikiLeaks 251.000 cables diplomáticos de EE.UU., con ayuda de los cuales luego se encendió la Primavera Árabe. El nombre de este joven soldado es Bradley Manning.

Presuntamente fue arrestado en Bagdad tras ser traicionado por un informante, primero fue encarcelado en Kuwait y luego llevado a Virginia, donde fue recluido durante 9 meses en régimen de aislamiento y fue donde sufrió severos abusos. Abusos que el relator Especial de las Naciones Unidas sobre la Tortura, Juan Méndez, investigó y denunció ante EE.UU. Un portavoz de Hillary Clinton rechazó estas acusaciones.

Bradley Manning, el que fuera estrella de las ferias de ciencias, soldado y patriota… fue degradado, maltratado y torturado psicológicamente por su propio Gobierno. Fue acusado de delitos penales. Todo esto le sucedió porque el Gobierno de EE.UU. intentó romper su voluntad y forzarle a testificar contra WikiLeaks y contra mí.

Hasta el día de hoy, Bradley Manning lleva detenido sin juicio 856 días. El máximo legal para el Ejército de los Estados Unidos es de 120 días.

La Administración de los Estados Unidos está tratando de erigir un régimen nacional de secretos, un régimen de ofuscación. Un régimen donde cualquier empleado público que revele información delicada a una organización de la prensa puede ser sentenciado a muerte, a cadena perpetua por espionaje, y a la organización mediática junto al informante.

No debemos subestimar la investigación a la cual ha sido sujeta WikiLeaks por el FBI. Lo único que desearía decir es que Bradley Manning ha sido la única víctima de toda esta situación, pero el asalto a WikiLeaks en relación a ese asunto y a otros ha producido una investigación a la que un diplomático australiano se ha referido como “sin precedentes” en su naturaleza. Eso es lo que el Gobierno de EE.UU. llamó “toda la investigación gubernamental”. Las agencias de inteligencia identificadas que se han visto involucradas en esta investigación incluyen la Agencia de Inteligencia de la Defensa, la división de investigación contra el crimen del Ejército de los EE.UU., las fuerzas aliadas en Irak, la primera división del Ejército, la unidad de investigación del Ejército de crímenes cibernéticos, la CCIU, el segundo cibercomando del Ejército.

En el marco de estas tres investigaciones que se llevan a cabo, hay una del departamento de Justicia que es la más significante, y la del jurado de EUU en Alexandria, Virginia. La oficina Federal de Investigación (FBI), según el testimonio en la Corte, elaboró un archivo de 42.135 páginas sobre WikiLeaks. De las que casi ocho mil, están dedicadas a Bradley Manning. El departamento de Estado y los servicios de seguridad diplomáticos realizan sus indagaciones. Adicionalmente fuimos investigados por la Oficina del director general del Servicio de Inteligencia Nacional, la Oficina del ejecutivo del servicio de contraespionaje, la CIA, el comité de supervisión doméstica, además de la plantilla del Servicio de Seguridad Nacional, el comité interdepartamental de inteligencia y por La Junta Asesora de Inteligencia exterior del Presidente.

El portavoz del departamento de Justicia, Dean Boyd, confirmó en julio del 2012 que la investigación de su oficina contra WikiLeaks continúa. Ayer Barack Obama pronunció muchas palabras buenas. Pero es precisamente su Administración la que publica en su sitio dedicado a la campaña electoral, más espacio sobre la criminalización de la libertad de expresión que todos los presidentes anteriores.

Yo recuerdo la frase sobre la audacia de la esperanza. ¿Quién puede decir que el presidente de EEUU no es audaz? No fue un paso audaz por parte del Gobierno norteamericano, atribuirse el progreso de los últimos dos años. ¿Fue audaz por su parte declarar el martes que EEUU respaldó a las fuerzas de cambio, durante la Primavera Árabe? La historia de Túnez no comenzó en diciembre del 2010, y Mohamed Bouazizi no se incendió para que Barack Obama tuviera posibilidad de ser reelegido. Su muerte fue fruto de la desesperación que soportaba viviendo bajo el régimen de Ben Ali. El mundo conoció tras leer las publicaciones de Wikileaks, que Ben Ali y su Gobierno, disfrutaron durante muchos años de la indiferencia o quizá hasta del respaldo de EEUU que era consciente de sus crímenes y sus desmanes. Así que para los tunecinos sería una sorpresa conocer que EEUU respaldó a las fuerzas de cambio en su país. Y sería una sorpresa para los jóvenes egipcios, que limpiaban de sus ojos el gas lacrimógeno norteamericano, que la Administración estadounidense apoyaba los procesos de cambio en Egipto.

Debería ser una sorpresa para aquellos que escucharon a Hillary Clinton insistir en que el régimen de Mubarak era “estable”, y cuando estaba claro para todos que no era así, que su odiado jefe de inteligencia, Suleiman, de quien nosotros demostramos que EE.UU. sabía que era un verdugo, debería tomar el cargo. Debería ser una sorpresa para todos los egipcios que escucharon al vicepresidente Joseph Biden que declaró que Hosni Mubarak era un demócrata y Julian Assange era un terrorista informático. Es irrespetuoso para los muertos y encarcelados en la revuelta de Bahréin que reivindican a EE.UU. “apoyo a las fuerzas de cambio”.

De hecho esto es atrevido. ¿Quién puede decir que no es atrevimiento que el presidente que trata de comparecer como líder mira hacia atrás en este gran cambio, el cambio de la gente, y después lo llama a su manera? Pero podemos animarnos aquí también porque eso significa que la Casa Blanca vio que este progreso es inevitable. En este “tiempo de progresos” el presidente ha visto en qué dirección sopla el viento. Y ahora él debe fingir que es su Administración la que lo hizo estallar. Muy bien, esto es mejor que la alternativa: inclinarse hacia la irrelevancia mientras el mundo sigue adelante. Tenemos que ser claros aquí: EE.UU. no es el enemigo. Su Gobierno no es uniforme. En algunos casos gente buena en Estados unidos apoya las fuerzas de cambio. Y quizá Barack Obama personalmente fue uno de ellos. Pero en otros, y en masa, en etapas tempranas, se opusieron activamente. Este es un problema histórico y no es justo y no es apropiado para el presidente distorsionar esa cuestión para obtener ganancias políticas o por pronunciar buenas palabras.

Y en cuanto a las palabras buenas, son solo las palabras buenas. Nosotros las alabamos y estamos de acuerdo con estas palabras. Estamos de acuerdo con lo que el presidente Obama dijo ayer de que las personas pueden resolver sus divergencias pacíficamente. Estamos de acuerdo con que la diplomacia puede sustituir la guerra y estamos de acuerdo que esto es un mundo independiente. Estamos de acuerdo en que la libertad y la libre determinación de las personas no son valores meramente estadounidenses u occidentales, sino valores universales. Y estamos de acuerdo con el presidente cuando dice que debemos hablar con honestidad si somos serios sobre estos ideales. Pero las palabras buenas languidecen sin acciones proporcionales. El presidente Obama habló con firmeza a favor de la libertad de expresión. “Los que están en el poder”, dijo, “tienen que resistir la tentación de reprimir a los disidentes”.

Hay tiempo para las palabras y hay tiempo para las acciones. Ya el tiempo de las palabras se ha agotado. Es hora de que EE.UU. cese la persecución de WikiLeaks, cese la persecución de nuestro pueblo y cese la persecución de otras fuentes. Es hora de que el presidente Obama haga lo correcto y se una a los cambios en el mundo no con buenas palabras, sino con buenos hechos.

Gracias.

Tomado de Rebelión

¿Por qué Brasil siempre inaugura la Asamblea General de la ONU?

El año pasado, Dilma Rousseff se convirtió en la primera mujer en inaugurar la Asamblea General de la ONU

Si usted sigue los discursos de la Asamblea General de Naciones Unidas (ONU) que se pronuncian cada año en la sede de ese organismo en Nueva York, quizás se haya percatado de que siempre son inaugurados por el representante de un país latinoamericano: Brasil.

Si es así, puede que tenga en mente la imagen de Luiz Inácio Lula da Silva o más recientemente la de Dilma Rousseff ofreciendo el discurso inaugural en ese foro. Pero no crea que es un fenómeno nuevo.

Sucede así desde 1947, cuando el entonces jefe de la delegación brasileña Osvaldo Aranha habló en la apertura de la primera sesión especial de la Asamblea General y dio inicio a una tradición que se ha mantenido hasta hoy.

“No está escrito en ninguna carta o documento, pero se creó la tradición y a partir de entonces todas las sesiones de la Asamblea General de Naciones Unidas son abiertas por el discurso del representante de Brasil”, le explicó a BBC Mundo el director del Centro de Información de la ONU en el país sudamericano, Giancarlo Summa.

Frente a la versión de la tradición, que defiende la cancillería brasileña, la prensa local también apunta en ocasiones la versión de que ese país “fue elegido como alternativa a que la Asamblea General fuera abierta por uno de los dos enemigos de la Guerra Fría que pretendían hacerlo: Estados Unidos o la Unión Soviética”, comenta el corresponsal de BBC Mundo en Brasil, Gerardo Lissardy.

Pero esta versión no ha sido confirmada oficialmente.

“Estatus diferenciado”

A juicio de Giancarlo Summa, con la tradición de que Brasil abra las sesiones de la Asamblea General se le otorga un “estatus diferenciado” a la nación sudamericana y se reconoce su importancia en el organismo “desde el punto de vista geográfico, demográfico y político”.

Y es que, pese a que Brasil no consiguió su incorporación como miembro permanente en el Consejo de Seguridad, como intentó en un primer momento, fue uno de los Estados fundadores de la ONU y el primer país en adherirse en 1945.

Además, junto a Japón, ha sido la nación que más veces ha ocupado un asiento no permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU.

La tradición de que Brasil inaugure la Asamblea General se mantuvo incluso durante los gobiernos militares (1964-85), período en el que, por lo general, quien pronunciaba los discursos era el canciller, recuerda Summa.

Según el funcionario de la ONU, pese a que entonces “había organizaciones de derechos humanos que naturalmente protestaban contra las violaciones de derechos humanos (…) la diplomacia brasileña aún en los años duros de la dictadura mantuvo una capacidad de diálogo internacional”.

Primera mujer

Y precisamente a la tradición de diálogo de la diplomacia brasileña han apelado varios países de cara al discurso que pronunció este martes la presidenta Dilma Rousseff en la inauguración de la 67 sesión de la Asamblea General de la ONU, que tuvo como temas centrales la prevención y la solución pacífica de los conflictos internacionales.

La mandataria condenó la pérdida de vidas en el conflicto en Siria y dijo que el Consejo de Seguridad de la ONU debe ser “urgentemente reformado”.

Según el portavoz de Itamaraty -la cancillería brasileña-, Tovar Nunes, varios países habían expresado su “deseo” de que Brasil se convirtiera en la “voz del diálogo” de cara a los conflictos actuales, principalmente sobre dos de los temas que -se espera- estarán en el centro de la agenda de las sesiones: además de la crisis siria, la disputa por el programa nuclear iraní.

Por otra parte, Rousseff criticó este martes la política monetaria expansionista de algunos países desarrollados, porque -aseguró- encarece la moneda de las naciones emergentes y afecta su competitividad.

“Hay un sentimiento de que Brasil tiene una contribución que dar, y la presidenta tendrá un recado en ese sentido”, explicó Tovar, quien apeló a la tradición diplomática brasileña.

“Nosotros hemos insistido en que no vemos una solución militar a los conflictos actuales en el ámbito internacional, de modo que lo natural sería que (el discurso) vaya por ahí”.

La voz de Rousseff fue la primera de los 193 países miembros en escucharse en la sede de la ONU en Nueva York, aún antes que la del mandatario estadounidense, Barack Obama.

El año pasado, el discurso inaugural de la presidenta brasileña recibió una gran ovación. No en vano, fue la primera mujer en inaugurar la Asamblea General en la historia del organismo.

Tomado de BBC Mundo

Una auténtica explosión

El indio Ziona Chana y su clan familiar

Danica May Camacho, la habitante 7 mil millones

Somos 7 mil millones. Lento durante buena parte de la historia humana, el incremento poblacional se intensificó en los últimos 50 años triplicando casi el número de personas

Por MAGGIE MARÍN

Con 38 mujeres, 97 hijos, 14 nueras y 33 nietos, Ziona Chana debe sentir en los hombros el peso del mundo. En cien habitaciones de un edificio de cuatro plantas aloja a su estirpe este hombre de 67 años, vecino de Baktawng, estado de Mizoram, una zona montañosa en el noreste de la India, colindante con Myanmar y Bangladesh. Justamente allí estableció este patriarca a su gran familia, la más numerosa del mundo y que, por cierto, en un almuerzo consume 30 pollos, 60 kilos de papas y 100 de arroz.

Aunque con cara de pocos amigos, Ziona accedió recién a posar para los fotógrafos. Se negaba hace unos años, cuando se componía el expediente para inscribirlo en los record Guinness como el hombre con más mujeres del planeta, quizá a sabiendas de lo que vendría: fue centro de encendidos debates, sobre todo de carácter ético y moral. Pero él justifica su surtida y fructífera vida conyugal alegando que practica un culto presbiteriano que pone bajo su responsabilidad la vida espiritual, económica y social de la comunidad.

Según se dice, es líder de la secta Chana, un grupo religioso que fundó su padre en los años cuarenta y que admite la poligamia.

Esta familia requiere de recia disciplina para funcionar. De modo que mientras las esposas se alternan en la cama del marido, la más anciana organiza las faenas domésticas Y cuentan que lejos de sentir celos, la mayoría está orgullosa de servir al consorte. Son 182 personas en total, objeto de gran atención mediática de nuevo, porque la población mundial alcanzó los 7 mil millones de seres.

Danica, la beba 7 mil

Por supuesto que Danica May Camacho, la bebita de 2,5 kilogramos de peso que nació poco después de la medianoche del lunes 31 de octubre en el Hospital José Manila Fabell, de la capital de Filipinas, no conoce que según cálculos del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), el año primero d.n.e. la población mundial era de 200 millones de almas, llegó a mil millones en 1804, creció vertiginosamente los años que siguieron, y que entre 1930 y 2011 nacieron 5 mil millones de personas.

Danica no sabe que ella justamente representa el habitante 7 mil millones, y personifica la velocidad que exhibe el incremento poblacional. Ignora que también han prosperado las carencias e injusticias, y hoy un séptimo de la población mundial pasa hambre.

A la nena, hija de Camille y Florante, la visitaron ministros, funcionarios, y Lorrize Mae Guevara, declarado en 1999 por esa república del archipiélago Malayo el bebé 6 mil millones, aunque el elegido por la ONU fue Adnan Mevic, nacido el 12 de octubre de ese año en Sarajevo, la capital de Bosnia-Herzegovina

Un dato muy serio es que 12 años después Mevic vive en la pobreza, sus progenitores no tienen empleo, y el padre, que padece cáncer, apenas puede pagarse el tratamiento médico. Un apunte chispeante: para las autoridades de Kaliningrado y Kamchatka el ser humano 7 mil millones se llama Piotr o Alexandr, respectivamente, y para la ONG Plan Internacional lo es el indio Nargis.

Porque esta elección es simbólica, de modo que expertos en estudios demográficos y censos en Estados Unidos y Europa reconocen un margen de error de entre uno y dos por ciento, por lo que en esa fecha la población mundial pudo ser mayor o menor de 7 mil millones –y !vea que interesante!–, de ellos, 900 millones tienen más de 60 años, y 43 de cada cien, menos de 25 abriles.

Gerhard Heilig, jefa del departamento de estimación de población de la propia ONU asegura que el margen de error es de al menos seis meses antes y después de la fecha.

“De hecho –leo en la Web de la División de Población de ese organismo multilateral– debido a las pobres estadísticas demográficas en un significativo número de países en desarrollo, la falta de certeza puede ser aún mayor”. Por otra parte, la Oficina de Censos de EE UU, y Sergei Scherbov, del Instituto Demográfico de Viena, sostienen que será en 2012 que se alcancen efectivamente los 7 mil millones. Será entre marzo y abril, dicen los gringos; entre enero y julio, puntea el europeo. Y Scherbov añade que igual la cifra podría ocurrir en 2013 o 2014. “La gente no tiene idea de cuántos somos”. También dice que como juegan factores casi adivinatorios “nunca tendremos una cifra verdadera, definitiva”.

Desde 1980 el mayor crecimiento de población se ha concentrado en los países más pobres. Así que ONU escogió al superpoblado continente asiático para el nacimiento simbólico del humano 7 mil millones en nuestro planeta, pero pudo ser India, donde ocurren 51 nacimientos por minuto. O África subsahariana, la región que más ha crecido en población, al punto de que en 30 años pasó de 390 millones a 883, y en 40 años podrá alcanzar 2 mil millones.

Superpoblación o súper avaricia

Este último día de octubre se alzaron muchas voces para demandar que en vez de inquietud por la cantidad —el planeta no está superpoblado aunque hay zonas desiertas y otras pobladas en exceso— las preocupaciones deben centrarse en cómo vivimos, cómo producimos, cuánto consumimos, cómo enfrentaremos el envejecimiento poblacional, de dónde saldrá la energía que vamos a necesitar. También debe preocuparnos las tendencias demográficas globales suponen un grave riesgo para la estabilidad social y ecológica del planeta. Ignorarlo seria sería suicida.

En su frialdad habitual, algunas cifras son elocuentes. Por ejemplo, estadísticas fiables elaboradas en base a una población mundial de seis mil 800 millones, cifraban en dos mil millones los individuos sin acceso a medicamentos, en mil 600 millones los que no tienen electricidad, en mil 20 millones los desnutridos crónicos, en 924 millones los que carecen de vivienda o habitan en condiciones precarias, y en 884 millones los que no disponen de agua potable.

De acuerdo a otros dígitos igualmente siniestros, el Fondo de Población de la ONU estima que en promedio general la esperanza de vida es de 68 años, en EEUU es de 78, y en España, Francia y Suiza, de 82. Pero en Zambia, Angola o Suazilandia no llega a los 39 años. La peor esperanza de vida la tiene hoy Afganistán.

Vale asimismo comparar los salarios promedio anuales: mientras un habitante del Congo gana 300 dólares y un nigeriano obtiene 680, un noruego devenga 55 mil y un luxemburgués 60 mil. Encima, las cifras de la pobreza y la concentración de la riqueza son realmente trágicas: mientras hay más de mil millones de seres humanos en la línea de la pobreza (lo que causa al año unos 18 millones de muertes, en su mayoría niños) menos del 20 por ciento de los terrícolas disponen del 80 por ciento de las riquezas.

Y lo mejor –o lo peor, ya que es sinónimo de codicia y egoísmo–, lo asegura la FAO, que la gran cantidad de alimentos que produce hoy el planeta ¡alcanza para sustentar a 12 mil millones de personas!. Así pues, el mismo Ban Ki-moon, secretario general de la ONU, declaró a la revista Time que tener 7 mil millones de habitantes no es motivo de alegría, porque los recién nacidos llegarán a “un mundo contradictorio”, en el que habiendo mucha comida, mil millones de humanos se acuestan hambrientos cada noche.

Entonces, el desafío de las próximas décadas es, además de que las riquezas que se producen deben ser mejor repartidas, compartir mejor también el acceso a servicios y recursos escasos o no renovables como el agua potable y la energía. Luego la gran pregunta, inevitable, es si los más ricos consentirán moderar su estilo de vida y hábitos de consumo. Aunque es sabido que hasta ahora ha sido todo lo contrario. Guerras y más guerras para asegurarse el control y disfrute de todo, donde sea.

Una última precisión sería que Danica llegó a un mundo donde el Consejo de Seguridad de las ONU, un grupo con cinco miembros permanentes supuestamente a cargo de garantizar la paz y seguridad de la humanidad, está formado por los países con más armamento nuclear. Con Estados Unidos a la cabeza, son los que provocaron o consintieron la mayor parte de los conflictos armados ocurridos durante el siglo pasado y lo que va del actual.

Porque el planeta, Danica, es víctima de sus propias apetencias y violencia, y ejemplo vivo de la depredación de los seres humanos por otros. Crecerás en un mundo donde los habitantes de EE UU queman 5 veces más petróleo que los de China y 91 veces más que los de Bangladesh, una tierra computarizada hasta la locura, pero donde cientos de niños son explotados desde los cuatro años en países como Ruanda y Uganda, para extraer el coltán necesario para la fabricación de celulares, iPods, iPads y otros lujosos juguetes digitales que contentarán a niños en Gringolandia, Inglaterra, Francia, Noruega, y a los peques privilegiados de América Latina.

Y de Asia, claro, donde siendo mujer y filipina, puedes ser víctima fácil de discriminación, abusos e intolerancia. Porque lamentablemente te damos la bienvenida, Danica, a un mundo al revés.

RECUADRO

Los 10 países más poblados del mundo

De acuerdo con datos de la Oficina del Censo de Estados Unidos, estos son los países y ciudades más poblados del planeta

China: 1,336,718,015

2. India: 1,189,172,906

3. Estados Unidos: 313,232,044

4. Indonesia: 245,613,043

5. Brasil: 203,429,773

6. Pakistán: 187,342,721

7. Bangladesh: 158,570,535

8. Nigeria: 155,215,573

9. Rusia: 138,739,892

10. Japón: 126,475,664

Les siguen México, Filipinas, Etiopía, Vietnam, Egipto, Alemania, Turquía, Irán, Congo (Kinshasa) y Tailandia.

Las ciudades más pobladas

1. Tokio, Japón: 34,000,000

2. CIUDAD DE MÉXICO, México: 22,350,000

3. Seúl, Corea: 22,050,000

4. Nueva York, Estados Unidos: 21,800,000

5. Sao Paulo, Brasil: 20,000,000

6. Mumbai, India: 19,400,000

7. Nueva Delhi, India: 19,000,000

8. Los Ángeles, Estados Unidos: 17,750,000

9. Yakarta, Indonesia: 16,850,000

10. Osaka, Japón: 16,750,000

Impactante

Tomado de: http://www.diariouno.com.ar/mundo/Impactante-tapa-20110802-0088.html

El New York Times puso en su tapa de este martes la foto de un niño somalí en primera plana. El nene aparece desnudo y desnutrido en un hospital local.

La catástrofe humanitaria que está pasando África, especialmente Somalía, Kenia, Yibuti y Etiopia amenaza a por lo menos 10 millones de personas que están en peligro de morir de hambre. Las causas de esta carencia alimentaria hay que buscarlas en los años con guerras civiles, en la corrupción de un país que encumbra la lista de Transparencia Internacional y en las peores sequías en 60 años.

El año pasado, las Naciones Unidas declararon el estado de hambruna en el sur de Somalia, en medio de una de las peores crisis humanitarias de las últimas décadas. Casi la mitad de la población de Somalia, es decir, 3.700.000 personas, estan en estado de “crisis”.

Además, el control de gran parte de Somalia por parte de la milicia islámica Al Shabab y la corrupción, descubierta en el Programa de Mundial Alimentos (PAM) de la ONU, está provocando una crisis que dejaría sin comida, agua y medicamentos millones de personas.

El diario The Huffington Post recogió las declaraciones del director de NYT, Bill Keller, quien aseguró que la foto fue elegida “con más o menos consenso en la sala de editores”. Según explicó, se seleccionó esa imagen de decenas de fotos muy similares.

La historia sobre la deuda tiene cuatro páginas. Sin embargo, aclaró que “no hay razón para eclipsar una catástrofe humana en África. Nuestros lectores pueden seguir más de una historia importante”.

También contó que los periodistas del NYT llegaron muy lejos para conocer la calamidad que se vive en Somalia. “Nos enviaron una desgarradora historia y las fotos. Pusimos esa historia sobre la atención de nuestros lectores (la crisis). Ese es nuestro trabajo”, concluyó.

EL HAMBRE ATACA A LOS HIJOS DE AFRICA

La FAO (la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación) pidió con urgencia acelerar la ayuda humanitaria para auxiliar a los integrantes de comunidades que residen en varios países del llamado Cuerno de África, quienes debido a la intensa sequía que padece esa región sufren una fuerte hambruna.

Jacques Diouf, su director general, consideró el asunto durante una reunión de urgencia convocada a petición de Francia y que tuvo lugar en la capital italiana, ayer. Dijo el funcionario que se trata de una “situación catastrófica” que exige una ayuda internacional masiva y urgente. “Hay que salvar vidas y reaccionar“.

Según cifras manejadas el lunes se requieren al menos mil 600 millones de dólares en los próximos 12 meses y 300 millones de dólares en los próximos dos meses, para atender las emergencias del Cuerno de África. Sin embargo para Ban Ki-Moon –el secretario general de ONU– sólo Somalia, donde “niños y adultos mueren diariamente a un ritmo aterrador”, requiere ese dinero, sin embargo las donaciones que se han recibido hasta el momento solo llegan a la mitad de ese monto.

La actual es la peor sequía que sufren los países del cuerno africano desde hace seis décadas y amenaza a unas 12 millones de personas en Somalia, país en el que la hambruna se ha declarado en dos regiones de sur, Bakool y Baja Shabelle, al igual que en otros países como Kenia, Yibuti, Sudán y Uganda.

Vea la tragedia en imágenes:


Mujeres, mujeres

Juan Gelman

Englobar a todas las mujeres en la palabra mujer o su plural sería un empeño fútil, como dijera Juan Carlos Onetti. Es un hecho manifiesto que dimana de sus diferencias culturales, psicológicas, subjetivas y otras obvias. Pero hay parámetros sociales que permiten agruparlas bajo la etiqueta general, “la mujer”, “las mujeres”, en lo que hace a la discriminación, la desigualdad de los géneros y temas por demás urticantes.

La flamante Entidad de las Naciones Unidas para la Igualdad de Géneros y el Empoderamiento de la Mujer (UNW), que la Asamblea General, órgano máximo de la ONU, creó en julio del año pasado y que preside la ex presidenta chilena Michelle Bachelet, acaba de dar a conocer su primer informe sobre la situación de la mujer en todo el mundo (//progess.un women.org, junio de 2011). El estudio guarda objetividad, señala los progresos en la materia que se vienen dando desde comienzos del siglo XX y, a la vez, despliega un panorama en el que la desigualdad de géneros persiste tenazmente. Se podrá decir que se trata de una verdad perogrullesca, pero la investigación de UNW precisa detalladamente sus contornos.

En 117 países rigen leyes que garantizan la igualdad de salario de los géneros por el mismo trabajo, pero el promedio global indica que la mujer recibe del 10 al 30 por ciento menos que el hombre en todas las regiones y sectores. Ese desnivel alcanza el 23 por ciento en EE.UU., donde se acentúa para las afroamericanas (39 por ciento) y las latinas (48 por ciento). La discriminación racial agrava la económica.

El informe aborda la presencia de la mujer en las instituciones y anota avances: la presencia femenina en el Congreso de EE.UU. aumentó del 11 por ciento en 1997 al 17 por ciento en 2010, mientras que en Ruanda asciende al 51 por ciento y en seis países de América Latina y el Caribe –Argentina, Bolivia, Costa Rica, Cuba, Ecuador y Guyana– cumple o excede el 30 por ciento fijado como meta mínima a nivel internacional. Las mujeres desempeñan un tercio de los cargos ministeriales estadounidenses, el doble del promedio mundial, y cuatro ocupan la presidencia (en Argentina, Brasil, Costa Rica y Trinidad Tobago).

Hay fenómenos nuevos, como la promulgación en Nepal de leyes que aseguran a la mujer la igualdad de derechos hereditarios, y otros que no cesan: la violencia hogareña, la violación dentro y fuera del matrimonio no cuenta con una verdadera protección legal y padece una condena social tácita. El informe de la UNW registra que las mujeres de todo el mundo denuncian más los robos que las violaciones: los resultados obtenidos en 57 países revelan que sólo el 11 por ciento del total acude a la Justicia en el primer caso, contra el 38 por ciento en el último. “La evidencia muestra –apunta– que en EE.UU. los jurados son especialmente proclives a cuestionar la credibilidad de las mujeres afroamericanas y latinas en los casos de violación.”

Esta lenidad o insolvencia judicial se repite en el Viejo Continente: un estudio de 2009 detectó que sólo un 14 por ciento de las denuncias por violación presentadas en países europeos desembocó en una condena del culpable y en alguno, apenas el 5 por ciento (//tigerbeatdown.com, 7-7-1). En Sudáfrica únicamente uno de cada seis casos llega a los tribunales y el 94 por ciento de los acusados sale indemne. Las mujeres indígenas de varios países latinoamericanos sufren una triple discriminación en las cortes por razones étnicas, de pobreza y de género. Pocas hablan español o portugués y los servicios de traducción son casi inexistentes. El acceso igualitario de la mujer a la justicia está en veremos todavía.

El estudio de la UNW centra su atención en el tema de la violencia marital contra la mujer, es decir, el de “la mujer golpeada”. El ordenamiento interno de 125 naciones ilegaliza la violencia doméstica, pero según encuestas que se realizaron en 20 países de Europa, del 8 al 35 por ciento de las mujeres la sufría en el hogar. En EE.UU., un 22 por ciento. Casi un 50 por ciento en Sri Lanka, 33 por ciento en Jordania y así de seguido. A la vez, se observa un suceso verdaderamente extraño: los niveles de consentimiento del maltrato.

Mentes occidentales prejuiciosas tal vez no se sorprendan de que el 30 por ciento de los interrogados y las interrogadas en Sri Lanka, más del 50 por ciento en Malasia y el 65 por ciento en Tailandia hayan manifestado que es aceptable a veces que un hombre le pegue a la mujer. Qué han de pensar cuando se enteren de que esa proporción es del 16 por ciento en EE.UU. El mito del machismo latinoamericano parece en decadencia: el 85 por ciento de los encuestados en siete países de la región opinó que es inadmisible pegarle a su mujer.

Los derechos de la mujer mucho adelantaron en el mundo desde que por primera vez se ejerció el voto femenino, en Nueva Jersey, en 1776, abolido 30 años después, y es evidente que ello se debe sobre todo a las luchas por la igualdad de las mujeres mismas. El informe de la UNW descubre hasta qué punto, dados los disímiles paisajes del mundo, hombres y mujeres no han llegado aún al cabo de la calle.

El agua, ¿de quién es?

Juan Gelman

Aunque el sentido común responde que es de todos, los hechos suelen contradecirlo: el calentamiento global y los cambios climáticos que conlleva han convertido el agua en algo tanto o más codiciado que el petróleo y grandes empresas se están convirtiendo en dueñas de ese recurso natural, extrañamente, con la ayuda de las Naciones Unidas, la organización creada para velar por los derechos de los habitantes del planeta entero. En este caso, y no sólo, parece inclinada a preservar más a los unos que a los otros. Con razón decía Bernard Shaw que el sentido común es el menos común de los sentidos.

Una de las primeras medidas que adoptó Ban Ki-moon, flamante secretario general de la ONU, fue el lanzamiento del CEO Water Mandate, “una iniciativa público-privada especial destinada a asistir a las empresas en el de-sarrollo, aplicación y difusión de políticas y prácticas sostenibles en la esfera del agua” (www.unglobalcompact.org). Un propósito loable, su trastienda no tanto. Megapolios como Marck&Co. o Siemens se acogen al Mandato para privatizar un bien común. Como sucede con otros proyectos importantes de la ONU, FMI, el Banco Mundial y bancos de desarrollo regionales en general se encargan de manejarlos.

El Banco Mundial acaba de asumir el control del Fondo Verde de la Conferencia sobre el Cambio Climático, financiado con 100 mil millones de dólares. Es notoria la poca o ninguna transparencia del BM en lo que hace a proyectos similares, pero estas iniciativas se reiteran “no sólo porque los Estados miembros más poderosos de las Naciones Unidas las empujan”, señaló Maud Barlow, presidenta del Consejo Nacional de Canadienses (CNC): también porque la ONU carece de fondos suficientes y sus organismos y programas “recurren al patrocinio privado para funcionar”. Barlow es autora, entre otros libros, de Oro azul y El Pacto Azul: la crisis mundial del agua y la lucha por el derecho al agua.

La ecologista canadiense ha subrayado, en el prólogo de un estudio del CNC sobre la influencia del sector privado en las Naciones Unidas, que el planeta está en vísperas de una crisis de proporciones aterradoras en materia de abastecimiento de agua (//blueplanetproject.net). Observa que el FMI “fuerza a las naciones endeudadas a vender bienes públicos, incluyendo los acuíferos, como condición para otorgar una ayuda financiera. Todo el sistema (de la ONU) está regido por estas corporaciones”. Que sólo buscan ganancias, naturalmente.

El informe del CNC detalla ese dominio en varias organizaciones del sistema, incluso anteriores a 2007. El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) concertó en el 2005 una asociación con la empresa Volvic, abastecedora de agua mineral, y llevó a cabo una campaña pública de proporciones en Alemania con el lema “1 litro por 10 litros”. La empresa se comprometió a contribuir monetariamente a un programa de Unicef en estos términos: por cada litro de agua Volvic que se vendiera en el país europeo, la empresa aportaría lo necesario para que los habitantes del distrito Amhara en Etiopía tuvieran acceso a 10 litros de agua potable. La iniciativa se repitió en otros mercados occidentales, lo que permitió que el programa se extendiera a zonas de Níger y Malí.

Volvic donó medio millón de dólares de sus ventas en EE.UU. y Canadá en el bienio 2008-2009 para financiar proyectos de Unicef (www.drink1give10.com). Bien, pero cabe señalar que las ventas de la sección Agua del grupo francés Danone, al que Volvic pertenece, ascendieron aproximadamente a 3700 millones de dólares sólo en el 2008 (www.danone.com, 24/6/10). El CNC manifiesta en el estudio que la vinculación explícita de Unicef con Volvic en grandes mercados consumidores como Francia, Japón, Canadá y EE.UU. es un valor agregado y estima que las ventas de los productos embotellados de Danone “bien pudieron haber excedido el valor (correspondiente) de la contribución de 500 mil dólares a Unicef”.

La Unidad de Inspección Conjunta de la ONU señaló en un informe del año pasado que esta clase de asociaciones carecen de “un sistema eficaz de supervisión para medir la implementación real de los principios (establecidos) por los participantes”, lo cual ha despertado las críticas de varios Estados miembros de Naciones Unidas y el riesgo de lastimar la reputación de la organización internacional (www.unjiu.org, septiembre de 2010). Sin embargo, aumenta su participación en estos emprendimientos “especiales”.

Un rasgo característico de estas tran-sacciones, reconocido por el Banco Mundial, es que las empresas se niegan a invertir en la infraestructura necesaria para mejorar el acceso a este recurso: sólo quieren recortar las operaciones para aumentar sus beneficios. Así, el precio del líquido aumenta y su calidad empeora. En Francia, considerado el impulsor más importante de la privatización del agua, hay marcha atrás: en junio, la alcaidía de París readquirió los servicios de agua manejados por las compañías Veolia y Suez. Pero no siempre la rapacidad encuentra freno.

Tomado de P/12

———————————————————————————————-

Por cierto amigos, vean algunos importantes e interesantes datos sobre el agua:

El agua es tan importante en el mundo que merece y necesita protección. Es fuente de vida, sin ella no pueden vivir ni las plantas, ni los animales ni el ser humano.

Un 70% de nuestro cuerpo está constituido por agua; encontramos agua en la sangre, en la saliva, en el interior de nuestras células, entre cada uno de nuestros órganos, en nuestros tejidos e incluso, en los huesos.

El agua se encarga de acarrear nutrientes por todo nuestro cuerpo, ayuda a la digestión, incrementa el nivel de energía y ayuda a controlar el peso metabolizando las grasas.

Dada su real importancia, el agua debe estar libre de substancias químicas y tóxicos, de lo contrario nuestro cuerpo filtraría estas toxinas que pueden causar efectos secundarios indeseables.

Es indispensable en la vida diaria:

· Uso doméstico: en la casa para lavar, cocinar, regar, lavar ropa, etc.

· Uso industrial: en la industria para curtir, fabricar alimentos, limpieza, generar electricidad, etc.

· Uso agrícola: en la agricultura para irrigar los campos.

· Uso ganadero: en la ganadería para dar de beber a los animales domésticos.