Archivo de la etiqueta: OEA

Discurso de Roy Chaderton Matos ante la OEA en el homenaje al presidente Chávez

Queridos Colegas, amigos y camaradas, en nombre del pueblo de Venezuela doy gracias por este noble homenaje a nuestro líder e inspirador el Comandante y Presidente Hugo Chavez Frías, a todos los jefes de estado y de gobierno reunidos en la cumbre súbita de la CELAC en Caracas y a todos los representantes de los países miembros de la OEA que enviaron delegaciones especiales, al Sr. Presidente del Consejo Permanente el Embajador Denis Moncada al Sr. Secretario General Jose Miguel Insulza a todos ellos, por acompañarnos ese día de los funerales de estado, en nuestro dolor, a los expresidentes Lula Da Silva, Manuel Zelaya, Fernando Lugo y Leonel Fernandez y al Ex primer Ministro de Canadá que simbolizo la solidaridad autentica del pueblo canadiense, gracias también a todas las personas individuales, líderes sociales, artistas, intelectuales, y héroes deportivos de todo el mundo que han marchado con nosotros en esta procesión luctuosa.

Sr. Presidente Chavez esta muerto, por ahora, Ali Primera citado oportunamente hoy en varias ocasiones, el trovador omnipresente de la Revolución Bolivariana en una de sus canciones dice que Los que mueren por la vida no pueden llamarse muertos, y si evocamos al Cid Campeador de la literatura española podemos decir que Chavez después de muerto seguirá ganando batallas y elecciones, nuestro invicto libertador del pueblo y desactivador de la violencia social, nos desgroso el camino hacia la justicia social, el bien común y la soberanía nacional, en paz y en democracia, millones de dolientes volcados sobre las calles y plazas de Venezuela, durante 10 días sin un solo incidente muestran y demuestran la conciencia cívica y política de un pueblo educado políticamente por Chavez. En verdad no necesitamos buscar el bronce ni el mármol, ya Chavez el estadista y militar que ruge, ríe, canta y sonríe, esta esculpido en carne viva en las pieles de todos los colores, en las cabelleras de todas las texturas y en los huesos de todos los venezolanos liberados por EL, su espiritud Bolivariano, y su visión comunitaria de inspiración socialista y cristiana lo hicieron un predicador de la integración regional, y junto con otros jefes de estado y de gobierno de America Latina y del Caribe, constructor de instrumentos de liberación como la CELAC la UNASUR, la ALBA, Petrocaribe y el Banco del Sur, así como ganador del ingreso de Venezuela al Mercosur.

Bolivar y Chavez enfrentaron a dos imperios diferentes, pero bajo una sola bandera, la libertad. Chavez aro y sembró sobre tierra fértil, Chavez es carisma pero carisma sin resultado no se sostiene en el tiempo, Chavez también es buen gobierno, el buen gobierno a dignificado a todas los venezolanos, en especial a los mas pobres, a los explotados, y excluidos de siempre, por eso nuestro pueblo cuando marcha en defensa de su democracia y su revolución, no lo hace con fusil, si no empuñando este librito azul, símbolo de la democracia de la libertad, de la justicia social y de los derechos humanos, de allí su insistente predica que ya no es tiempo de lucha armada para tomar el poder, que hay que bajar a la calle y confiar en el pueblo. Nuestra constitución es la mejor garantía al respeto de todos los derechos humanos, ella también consagra con propósito de inclusión los derechos de la mujer, de los ninos, y de los adolescentes, de los indígenas, de los ancianos y trabajadores, apuntalados por una extrema libertad de expresión y participacion.

Por eso el Presidente Lula para responder una vez a una feroz campana de difamación y vilipendio contra el presidente Chavez, Dijo que Venezuela mas bien tenia exceso de democracia. Bendita sea nuestra democracia Bolivariana y Chavista, Chavez fue un carisma pero un tsunami de lagrimas y ayes no alcanzan para explicar como durante 14 anos de su presidencia, pudo mantener bajo las mas difíciles circunstancia y amenazas su inmenso apoyo popular, Chavez insurgio contra el poder neoliberal que hizo de Venezuela un país en descomposición, empobrecido, con una vergonzosa historia de violaciones de derechos humanos y de corrupción masiva, causa rubor reconocerlo, pero la democracia representativa en Venezuela antecedente de la participativa, robo mato, torturo, y desapareció a mas opositores que la dictadura que la precedió.

Compungidos pero vencedores hoy los Venezolanos celebramos su vida, la vida que sacrifico por nosotros, celebramos al gigante que nos libero de las cadenas imperiales, de la sumisión mental y de la pobreza, Hoy los Venezolanos tenemos un mejor Pais, somos sobre todo un pueblo educado y bien informado, somos una sociedad altamente democrática y civilizada, unida y disciplinada en permanente debate, que también educa, junto a su brazo armado, la fuerza armada nacional Bolivariana. Ha muerto un educador El que nos enseño la historia represada u oculta de Venezuela de America y del mundo, El que rescato a nuestra cultura, opacada y apocada por la globalización, El que hizo de Venezuela un Pais donde todo el mundo estudia. Hoy son visibles los invisibles de antes, ya no sufrimos la desvergüenza de miles de compatriotas adultos o ninos tirados sobre las calles como desechos por causa de la pobreza. En mi Pais no se concibe el horrible fenómeno social neoliberal de gente sin vivienda y viviendas sin gente, Chavez El que dio al pueblo techo, alimentos, empleo, acceso gratuito a la salud y la educación, deporte y a la recreación cultural. El reconocimiento de los derechos de la mujer explica su participación tan intensa desde la base hasta la cúpula en la construcción de la nueva sociedad democratica. La revolución Bolivariana es una revolución feminista, tan cierto es y esto es una curiosidad y una lección, tan cierto es esto que mas de un personaje masculino relevante se ha quebrado y acobardado ante las amenazas, chantajes y presiones y agresiones de la ultraderecha nacional, internacional o imperial, en cambio no conozco y creo que nadie conoce porque lo he preguntado mil veces, ninguna mujer que se haya quebrado o haya traicionado la causa Bolivariana, Chavez podrá dar descanso a sus brazos y reposos a su alma, porque para acompañar al Padre Bolivar subió a los cielos aferrado a Cristo.

Ambos están en el reino de los justos, gracias a Dios en el cielo no hay dueños de miedos o banqueros, ni técnicos del fondo monetario internacional, ni terroristas, ni belicistas, ni narcos, ni fachista, tampoco están las brujas y matones de CNN en español Atlanta, haya les llegaran a ELLOS las oraciones de todos los pueblos del mundo, así es porque Bolivar y Chavez pertenecen al empidio pero no al imperio. Andrés Eloid Blanco, nuestro mayor poeta popular, al evocar tiempo tormentosos de nuestra historia, dijo que ha Venezuela el hijo malo se le eternizaba adentro y el hijo grande se le moría fuera. Bolivar, Miranda, Sucre, Bello, Urdaneta y Simon Rodriguez son nuestros mas grandes que murieron en el destierro o la lejania. Hugo Chavez es nuestro primera grande que muere en Casa y rodeado del amor de su pueblo y hoy por cierto se esta desarrollando la mas grande manifestación popular en toda la historia de venezuela.

Comandante Presidente Hugo Chavez, en nombre de mi pueblo, te reclamó un dano que nos hiciste, partiste en pedazos nuestros corazones, si, nos dejas el alma destrozada pero nuestra determinación sigue intacta. Sr. Presidente el futuro de Venezuela esta asegurado, protegeremos la democracia, la justicia social y la soberanía de nuestro país, construyendo el socialismo, cumpliendo todos nuestros compromisos democráticos con el pueblo y la comunidad internacional, pueden confiar en nosotros Venezuela es hoy un Pais Maduro. Hasta siempre Comandante, Sr. Presidente yo también soy Chavez, que Viva Chavez.

TOMADO DE TELESUR

Ecuador suma respaldos

CON LA OPOSICION DE USA Y CANADA, CASI TODA LATINOAMERICA Y PARTE DE LOS PAÍSES DEL CARIBE RESPALDARON EN LA OEA EL PEDIDO DE QUITO DE UNA REUNION DE CANCILLERES. FUE UNA VOTACION DISTINTA EN EL SENO DE “LA VIEJA DAMA INDIGNA”, PORQUE MUCHOS QUE SUELEN VOTAR JUNTO CON EEUU ESTA VEZ SE DIFERENCIARON. ECUADOR RECIBE MÁS APOYOS DEL ALBA, DE LA UNASUR, Y DE RUSIA. HASTA AHORA, SCOTLAND YARD DESPLEGÓ UN OPERATIVO DE SEGURIDAD QUE LE CUESTA 50 MIL LIBRAS ESTERLINAS DIARIAS, UNOS 79 MIL DÓLARES, PARA EVITAR QUE EL FUNDADOR DE WIKILEAKS SE ESCAPE DE LA EMBAJADA DE ECUADOR EN LONDRES. ASSANGE ANUNCIO POR SU PARTE QUE HARA UNA DECLARACION PUBLICA MAÑANA DOMINGO “EN VIVO” Y “FRENTE A LA EMBAJADA” ECUATORIANA EN LONDRES.

Pese a la oposición de Estados Unidos, la OEA aprobó ayer la iniciativa ecuatoriana de convocar para el viernes a una reunión de cancilleres para tratar el caso Assange. La propuesta de resolución, que requería una mayoría absoluta de 18 votos para ser aprobada, fue acogida por 23 votos a favor y tres en contra, los de Estados Unidos, Canadá y Trinidad y Tobago.

El tema a debatir en el próximo encuentro, que se producirá en la sede de la OEA en Washington, será la crisis entre el país andino y el Reino Unido por el caso del fundador de Wikileaks, Julian Assange, al que Ecuador le otorgó asilo político. Según el texto final del Consejo Permanente de la organización, los cancilleres del continente examinarán entonces “la situación concerniente a la inviolabilidad de los locales diplomáticos de Ecuador en el Reino Unido al amparo del derecho internacional”. El lenguaje de la propuesta de Ecuador se suavizó por indicación de México, ya que inicialmente se hablaba de las “amenazas” vertidas por el Reino Unido contra la embajada de Ecuador en Londres donde se encuentra refugiado Assange desde el 19 de junio. Entre los 23 países que votaron a favor estuvieron Guatemala, El Salvador, Ecuador, Costa Rica, Colombia, Chile, Brasil, Bolivia, Argentina, Venezuela, Uruguay, República Dominicana, Perú, Paraguay, Nicaragua, México y Haití. Cinco países se abstuvieron. Fueron Barbados, Bahamas, Panamá, Jamaica y Honduras, entre ellos, tres pertenecientes a la comunidad de países del Caribe, que normalmente vota en bloque y esta vez se dividió, ya que algunos se pronunciaron a favor, como Dominica o San Vicente y las Granadinas.

Tanto EEUU como Canadá señalaron que el asunto debía resolverse de forma bilateral entre Ecuador y el Reino Unido, y la representante estadounidense, Carmen Lomellin, afirmó que la reunión de cancilleres “no va a aportar valor y será, incluso, dañina para la fama de la institución internacional”. “Las acusaciones de que el Reino Unido estaba a punto de entrar por la fuerza en la embajada de Ecuador no tienen ningún fundamento”, subrayó el observador permanente del Reino Unido, Philip Barton. Además, aseguró que la nota enviada por Londres a la misión fue tomada fuera de contexto.

Ecuador recurrió además a la Alianza Bolivariana para Nuestra América (ALBA) y a la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur). El ALBA se reunirá hoy, mientras que mañana lo harán los cancilleres de la Unasur. “Sería una aberración en un mundo civilizado (que se ingrese a la embajada ecuatoriana en Londres). Esto debe concitar el más rotundo rechazo de todos los gobiernos del mundo, pero en particular de este bloque político contrahegemónico que es el ALBA”, manifestó Rodolfo Sanz, secretario ejecutivo del ALBA. Además, agregó que los ocho países miembros del bloque –Venezuela, Ecuador, Bolivia, Cuba, Nicaragua, Antigua y Barbuda, Dominica y San Vicente y las Granadinas– estudiarán el asilo a Assange, que consideró, es una buena persona que no ha delinquido. “El derecho de asilo está contemplado en la Convención de Viena. Eso está clarísimo”, destacó.

La oficina de prensa de la Unasur confirmó también su reunión de cancilleres del bloque. “Esta reunión ha sido solicitada por Ecuador, en forma urgente, a raíz de los acontecimientos de pública notoriedad”, indicó la oficina de prensa. La Unasur la conforman Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Guayana, Paraguay, Perú, Surinam, Uruguay y Venezuela.

El gobierno ecuatoriano podría acudir también a la Corte Internacional de Justicia –principal órgano judicial de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y está encargada de decidir las controversias de orden jurídico entre Estados y de emitir opiniones consultivas respecto de cuestiones jurídicas–, según lo anunció ayer el secretario jurídico de la Presidencia, Alexis Mera. “Estamos abiertos a discutir con Gran Bretaña la solución de este problema y si no hay solución diplomática podremos recurrir a las instancias judiciales como la Corte Internacional de Justicia”, dijo.

La reunión con el órgano judicial de la ONU para evitar que Londres “perpetre el uso de la fuerza ingresando ilegalmente” en su representación diplomática, fue una de las recomendaciones que dio la Asamblea Nacional de Ecuador al gobierno. En este sentido, el Parlamento respaldó ayer los argumentos del Ejecutivo y condenó las amenazas del Reino Unido al calificarlas de un atentado a la soberanía nacional y una violación de los principios del derecho internacional consagrados en distintos instrumentos internacionales. Reunido de manera urgente, el cuerpo aprobó una resolución de 10 artículos con 73 votos de 80 presentes, de un total de 124 bancas. En el documento, el Legislativo resolvió “valorar y reconocer” todas las iniciativas diplomáticas de respaldo al Ecuador, como las anunciadas reuniones del ALBA, Unasur y de la OEA para tratar el caso.

También se pronunciaron la Unión Europea (UE) y Rusia. En su postura de considerar la cuestión como una disputa bilateral, la alta representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Catherine Ashton, manifestó que espera que ambos países entablen un diálogo para resolver su conflicto diplomático. Distinto fue el planteo de Rusia que, a través de su Ministerio de Asuntos Exteriores, señaló ayer que le extraña que el Reino Unido le niegue a Assange el derecho a asilo político cuando anteriormente Londres le negaba a Rusia la extradición de presuntos autores de crímenes graves.

El jueves, el gobierno ecuatoriano, según un comunicado que leyó el canciller Ricardo Patiño, calificó lo sucedido como “una acción que supone un peligrosísimo precedente para cualquier país de nuestro continente y del mundo”. Por ese motivo convocó a reuniones de los bloques regionales. El objetivo, dijo, era tratar esa amenaza y coordinar una respuesta que no deje en la impunidad semejante hecho para poder responder de forma clara y común ante este tipo de acciones. El mismo día, el ministro del Exterior del Reino Unido, William Hague, aseguró que su país no dará un salvoconducto a Assange para que viaje a Ecuador porque su obligación es entregarlo a Suecia. Cuarenta agentes armados hacen guardia las 24 horas en el perímetro que la rodea, incluyendo la terraza, la salida de emergencia y los edificios lindantes.

Gran Bretaña baja un cambio

DESDE MAYORCA EL PRIMER MINISTRO LE PIDIÓ A SU CANCILLER “BAJA EL TONO”. EN MEDIO DE SU ASUETO EN LA PLAYA ESPAÑOLA, PROBABLEMENTE CAMERON TEMA QUE LAS CRECIENTES TENSIONES QUE HAN GENERADO SU PELEA CON ECUADOR DANE LAS RELACIONES ENTRE LONDRES Y AMERICA LATINA. MAÑANA HABLA ASSANGE

Mientras el fundador de Wikileaks prepara su primera aparición pública desde que Ecuador le concediera asilo, el primer ministro británico, David Cameron, está de vacaciones en Mallorca Cameron, como también su viceprimer ministro, el liberal democrático Nick Clegg, se comunicaron de inmediato con el jefe de la Cancillería (Foreign Office), William Hague, a quien le exigieron que baje el tono a la pelea. Tanto Cameron como Clegg se encuentran desde el lunes de vacaciones en España y, debido a la ausencia del primer ministro y de su vice, Hague quedó al frente del gobierno británico.

“El mensaje de ambos para Hague fue: ‘Calma esta bronca ya’”, declaró una fuente de Whitehall al periódico Daily Mail. Hague admitió haber autorizado esta semana las negociaciones diplomáticas del Foreign Office con Ecuador, incluida la polémica nota en la que Gran Bretaña hizo referencia a una oscura ley de 1987 por la cual amenazaba con suspender la inmunidad diplomática a la embajada ecuatoriana en Londres, y de esa manera poder entrar para arrestar a Assange.

Dicha legislación, que generó fuertes críticas del gobierno ecuatoriano y de expertos legales, había sido aprobada por el Parlamento británico en respuesta al asesinato de la policía inglesa Yvonne Fletcher, quien recibió un disparo desde la embajada libia en 1984, desatando una crisis diplomática entre el Reino Unido y Libia que duró años.

Por su parte, fuentes diplomáticas británicas condenaron al gobierno ecuatoriano, que consideraron “tan populista como el venezolano de Hugo Chávez”, por alabar a Assange como un “héroe” al odiar a Estados Unidos. “Hay evidencia que indica que Assange no pidió asilo en la Embajada de Ecuador por accidente. Estaba todo planeado”, indicó la fuente diplomática en Londres.

La crisis diplomática con Ecuador llega en un momento en que el gobierno británico está prácticamente acéfalo. El primer ministro y su esposa, Samantha, viajaron el lunes a Mallorca, donde arribaron tras concluir los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Por su parte, los Clegg descansan en la localidad natal de la esposa del vicepremier, en Olmedo, Valladolid, donde se casaron en 2000.

Cameron tiene previsto regresar a Londres la próxima semana, donde retomará sus compromisos laborales. De acuerdo con fuentes allegadas al mandatario, éste quiere hacer todo lo posible para no tener que regresar antes de lo previsto a Inglaterra y hacerse cargo de la crisis por el caso Assange. Cameron tuvo que acortar de emergencia sus vacaciones de verano en 2011, luego de los disturbios, saqueos e incidentes que azotaron Londres y otras ciudades inglesas en agosto del año pasado, considerados los hechos de violencia más graves en Gran Bretaña en décadas.

Además de la ausencia de Cameron y Clegg al frente del gobierno, Ed Miliband, jefe del opositor Partido Laborista, también está de vacaciones de verano, luego de partir el lunes a Grecia, donde se quedará una semana.

Mientras tanto, Assange anunció que hará una declaración pública el domingo “en vivo” y “frente a la embajada” ecuatoriana en Londres, donde se encuentra refugiado para evitar ser extraditado a Suecia.

Si bien Wikileaks informó ayer a través de su cuenta de Twitter que Assange el domingo se dirigirá públicamente, no queda claro aún si aparecerá en persona frente al edificio. Assange lleva 59 días refugiado en una pequeña habitación “mal ventilada” de la Embajada de Ecuador en Londres, donde hay una lámpara solar y una cinta de correr, indicó hoy el diario británico The Times.

En esa habitación, según el diario, el periodista –que continúa con la pulsera electrónica como parte de los requisitos impuestos en su arresto domiciliario y tiene conexión a Internet y una cama– pasa sus horas “aburrido”.

RAFAEL CORREA DEFENDIO EL ASILO PARA ASSANGE: “No saben con qué pueblo tratan”

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó ayer que antes de otorgar el asilo al fundador de Wikileaks, Julian Assange, su gobierno ya sabía que el Reino Unido no iba a concederle el salvoconducto y que por tanto corría el riesgo de quedarse “indefinidamente” en la embajada ecuatoriana en Londres.

“El problema es que ellos (el gobierno británico) no van a dar el salvoconducto y el señor Julian A-ssange puede pasar indefinidamente en nuestra embajada”, señaló Correa en su primera declaración pública desde que el jueves 16 se anunció el otorgamiento del asilo.

En una entrevista con varias emisoras locales, el gobernante hizo hincapié, como hizo el canciller Ricardo Patiño ayer, en que tras casi dos meses de análisis “en profundidad” se aceptó la petición de Assange, fundamentalmente debido a la posibilidad de que fuera extraditado a un tercer país donde su vida podría correr peligro.

“El factor fundamental por el que se le ha otorgado el asilo diplomático al señor Julian Assange es que no se garantizó su no extradición a un tercer país, jamás para tratar de interrumpir las investigaciones de la Justicia sueca sobre un supuesto delito, jamás”, dijo Correa. Aunque no mencionó a EE.UU. en esa frase, sí dijo más adelante que se analizó “el contexto jurídico de lo que enfrentaba en Suecia, Inglaterra y potencialmente en EE.UU”.

Correa aseguró que “nadie, nunca” ha negado que se investigue a Assange por los supuestos delitos sexuales que se le atribuyen en Suecia y apuntó que el propio fundador de Wikileaks se ha manifestado dispuesto a responder a las indagaciones. Asimismo, recordó que el gobierno de Ecuador puso a disposición de las autoridades suecas la embajada en Londres para que el fiscal interrogase al periodista australiano, pero se negaron.

En cuanto al documento necesario para que Assange, responsable de la divulgación de miles de documentos oficiales secretos, principalmente de Estados Unidos, pueda salir del Reino Unido, subrayó: “Ya sabíamos que no iba a haber salvoconducto”.

Correa explicó que de acuerdo con el derecho latinoamericano, una vez que se da el asilo diplomático, el país donde se encuentra la embajada “tiene que dar obligatoriamente el salvoconducto, pero en Europa no es así, al menos en el Reino Unido,” señaló.

Correa criticó el comunicado del Reino Unido que amenaza con tomar la embajada ecuatoriana. “Creo que ahí se equivocaron del medio a la mitad. No saben con qué gobierno, con qué pueblo están tratando”, dijo Correa.

Assange se encuentra en la Embajada de Ecuador en Londres desde el 19 de junio pasado, cuando se refugió tras haber agotado todas las instancias legales para evitar su extradición a Suecia y estando entonces en arresto domiciliario.

Extractos de la cobertura de Página12 hoy al caso Assange.

ERA DE ESPERAR, ROBERTA, ERA DE ESPERAR

Vea usted mismo a la señora ROBERTA Jacobson, secretaria de Estado adjunta, con su carita de tafanario de carnaval triste. La doña  refutó ayer ante la OEA que Washington planea una base en El Chaco. Menos mal que ya sabemos que son unos mentirosos compulsivos ¿no cree? En la propia Voz de las Américas se admite hoy que EE UU no  apoya la suspensión de Paraguay de la OEA. ¿Quiere leer lo que ellos dicen en su versión on line? Aquí lo tiene, es muestra viva de la terrible encarnadura del Imperio. Las palabras en negrita, claro está, son mias………

———————————————————————————————

Paraguay no debería ser suspendido de la Organización de Estados Americanos (OEA) a pesar de la destitución del presidente Fernando Lugo, declaró este miércoles la secretaria de Estado adjunta para América Latina, Roberta Jacobson, durante una conferencia de prensa en el Departamento de Estado de EE.UU.

En rueda de prensa con periodistas hispanos Jacobson desmintió la acusación hecha la víspera por el embajador de Venezuela ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Roy Chaderton, quien afirmó que Paraguay permitirá una base militar de EE.UU. en el Chaco, y afirmó que la controversia de Paraguay debería ser aprovechada como una oportunidad para unir a la región.

“Yo veo a Paraguay, en cierto modo, como una oportunidad para unirnos en la región, para apoyar la democracia paraguaya. No como una excusa para separarnos”, dijo Jacobson reiterando que entre EE.UU. y Paraguay ha habido una cooperación muy transparente.

Señaló que EE.UU. ha acogido favorablemente el informe sobre la situación en Paraguay rendido por el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, quien recomendó no expulsar a ese país de la organización regional por la destitución del presidente Fernando Lugo.
Insulza también propuso fortalecer la gobernalidad en Paraguay, promoviendo el diálogo y la reforma política, para asegurar que las elecciones programadas para dentro de 10 meses se lleven a cabo de manera transparente.

Por otra parte, Roberta Jacobson defendió la política de Estados Unidos hacia Venezuela y reconoció que las relaciones bilaterales con ese país se mantienen congeladas por la negativa de cooperar.

La diplomática pidió al gobierno de Venezuela que invite y acepte la presencia en el país de observadores internacionales durante los comicios del 7 de octubre próximo, bien sean de la Unión Europea o de la OEA.

Jacobson, quien realizó a fines de junio una gira por Centroamérica, declaró haber regresado muy satisfecha de su visita a El Salvador, Honduras y Guatemala, donde dijo haber visto avances en la lucha contra el crimen organizado y a una sociedad civil vibrante y activa.

“El 90 por ciento de nuestra ayuda bilateral a Centroamérica es concentrada en asuntos básicos de desarrollo, salud, educación, y otros asuntos como apoyo a la sociedad civil, y crecimiento económico”, dijo.

Sin embargo, confesó estar alarmada por lo que escuchó durante la 42 Asamblea de la OEA en junio pasado en Bolivia, cuando sin mencionar por su nombre a los miembros del ALBA, señaló que algunos países declararon querer “acabar” con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Según Jacobson, eso es algo que bajo ningún concepto puede permitirse, y dijo que en todo caso la CIDH puede ser reformada pero para fortalecerla, puesto que se trata de se trata de un organismo que garantiza el respeto de los derechos humanos en el hemisferio.

Otra nota de la VOA reporta algo que ya esperábamos, la recomendación de Insulza de no expulsar a Paraguay del seno de esa vieja dama indigna que es la OEA. La organización lo que quiere, según Insulza, es acompañar a Paraguay a superar la situación política actual. ¿Será posible decir esas cosas y que no se les caiga nada o que no les crezca al menos la nariz? Veamos lo que dicen estos falsarios:

El Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) escuchó este martes el informe de su secretario general, José Miguel Insulza, en el que recomendó no expulsar a Paraguay de esa organización por la destitución de Fernando Lugo.

Insulza dijo que la OEA no debería tomar el camino de sanciones ni condenas, como lo han hecho Unasur y el Mercosur, ya que eso causaría “divisiones” y “sufrimiento innecesario” al pueblo de ese país, sino el de acompañar a Paraguay a superar la situación política actual.

“No olvidemos que existe una situación de normalidad política, social y económica que es conveniente preservar”, advirtió Insulza.

A cambio, el secretario general recomendó aprobar un plan de tres puntos que incluye, permitir que se lleve a término el proceso judicial que ha iniciado el ex presidente Lugo y que podría terminar en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y en la Corte Interamericana; fortalecer la gobernalidad en Paraguay, promoviendo el diálogo y la reforma política; y finalmente, asegurar que las elecciones programadas para dentro de 10 meses se lleven a cabo de manera transparente.

Eventuales  medidas

La OEA puede decidir entre varias posibilidades que van desde un simple “tomar nota” del informe del secretario general, lo cual implicaría una progresiva apertura al reconocimiento del nuevo gobierno de Franco, aceptar el plan propuesto por Insulza, o aceptar la expulsión de Paraguay del organismo, tal y como ocurrió con Honduras tras el golpe de Estado de 2009.

Pero las intervenciones de los representantes de Estados Unidos, Canadá, México y Haití, entre otros, dejaron ver que el siguiente paso será tomar en consideración el informe del secretario general, someterlo a la consideración de las capitales en cada uno de los países miembros y volverse a reunir “en el plazo más breve posible” en un nuevo Consejo Permanente para tomar la decisión de convocar a una sesión extraordinaria de cancilleres.

La misma posición tomaron los representantes de Argentina, Venezuela y Brasil, aunque éstos adelantaron que de haber asamblea extraordinaria mantendrán en ella las posturas que sostuvieron en el Mercosur y Unasur.

El representante de Brasil Breno Dias de Costa dijo que la OEA “está a prueba” porque “no podemos transmitir el mensaje de que una ruptura del orden democrático sea considerada como algo trivial“.

Pero Insulza recordó que la OEA ha enfrentado en el pasado casos similares en Ecuador, Nicaragua y Argentina, sin que se haya tomado medidas drásticas como la expulsión.

¡Lo que hay que ver y leer!!!!

 

La imagen más fiel de Marte

Vista parcial de la foto de un cráter en Marte, compuesta por 817 imágenes tomadas durante 120 días por el vehículo de exploración Mar Exploration Rover Opportunity, que según la NASA muestra lo que es “lo más cercano a estar” en el Planeta Rojo.

En esta imagen vemos el cráter Endeavour. Tiene un diámetro de aproximadamente 14 miles (22 kilómetros) y posee 25 veces el ancho del cráter más grande que el robot Opportunity ha capturado previamente en sus 90 meses en Marte.

Una combinación de 817 imágenes captadas por el vehículo Mars Exploration Rover Opportunity de la Agencia Espacial de Estados Unidos (NASA) muestra lo que es “lo más cercano a estar” en el Planeta Rojo, según detallaron en un comunicado.

La escena de 360 grados, “una vista espectacularmente detallada de un cráter que jamás hayamos visto en el curso de esta misión”, fue captada por una cámara panorámica (Pancam) empotrada en un mástil del vehículo durante 120 días. Ha sido presentada en falso color para enfatizar la diferencia entre los diversos materiales.

Aunque el Opportunity ha estado trabajando en Marte desde enero de 2004, las vistas fueron tomadas entre el 21 de diciembre de 2011 y el 8 de mayo de 2012, cuando el Opportunity permaneció estacionado en un lugar llamado Greeley Haven.

La divulgación de esta imagen, coincide los 3.000 días de misión de la mentada nave en el planeta rojo, y con los 15 años de la presencia robótica de la NASA en Marte, desde que aterrizara allí la nave ‘PathFinder’ en 1997.

“La escena nos ofrece el rico contexto geológico en el que se ha desarrollado el trabajo químico y mineral durante la última misión, a la vez que una espectacular imagen del cráter en el que hemos trabajado” declaró Jim Bell de la Universidad Estatal de Arizona y científico líder de la PANCAM.

La NASA busca señales de que Marte tuvo un medio ambiente habitable hace miles de millones de años. El conocimiento del clima marciano será importante para las futuras misiones tripuladas, que puedan arrojar luz sobre las fuerzas que conformaron el clima terrestre

La nave ‘Opportuniy’, junto con su gemela, ‘Spirit’, aterrizaron en Marte en enero de 2004, para lo que iban a ser 3 meses de misión. Sin embargo, ambas siguen funcionando. La siguiente generación de vehículo creada por la NASA, ‘Curiosity’, está preparada para ser enviada a Marte el mes que viene.

Extractado de VOA y fuentes cablegráficas

Cuatro naciones latinoamericanas abandonan el TIAR

“Nuestros países han tomado la decisión de enterrar lo que merece ser enterrado, o de tirar al tacho de la basura lo que ya no sirve”, dijo el canciller de Ecuador, Ricardo Patiño, quien en nombre de las cuatro naciones, explicó las razones de tal decisión

José Luis García, Elsa Bruzzone

Las Repúblicas de Bolivia, Venezuela, Ecuador y Nicaragua informaron durante la realización de la 42º Asamblea General de la OEA, realizada en la ciudad de Cochabamba, Bolivia, que abandonaban el llamado TIAR (Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca), alianza militar entre los países latinoamericanos con los EE UU firmada en Río de Janeiro el 2 de septiembre de 1947, por considerarlo inútil para los países de la Región. Las cuatro naciones, fueron los únicos integrantes del ALBA (Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América) que anteriormente lo habían firmado. Cabe recordar que integran también el bloque Cuba, Dominica, San Vicente y Granadinas y Antigua y Barbuda.

El Canciller de Ecuador Ricardo Patiño recordó las palabras del Presidente Rafael Correa tras volver a Quito, luego de intervenir en la Asamblea General y en la Cumbre de los Pueblos, simultánea con la reunión continental de la OEA en Cochabamba, quien había manifestado que el TIAR sólo sirvió a los intereses de EE UU y que cuando debió utilizarse a favor de la Argentina durante el conflicto del Atlántico Sur, EE UU junto con Chile y Colombia se alinearon con el agresor británico. Patiño anunció la retirada y advirtió que era hora de lanzar al TIAR “al tacho de la basura” en una posición que coincide con el mensaje dejado por el Presidente ecuatoriano al plenario de la Asamblea General quien también cuestionó el rol que ha desempeñado la OEA durante todos estos años y llamó a su refundación.

Los Cancilleres de Venezuela Nicolás Maduro, Ecuador Ricardo Patiño y Bolivia David Choquehuanca, además del representante permanente de Nicaragua ante la OEA Denis Ronaldo Moncada Colindres, realizaron una conferencia de prensa conjunta en Cochabamba para anunciar la determinación de sus países de abandonar el TIAR. Patiño, en nombre de las cuatro naciones, explicó las razones de tal decisión con los siguientes términos:

“Nuestros países han tomado la decisión de enterrar lo que merece ser enterrado, o de tirar al tacho de la basura lo que ya no sirve. El TIAR fue creado en condiciones en que se suponía que podría servir como un instrumento de protección mutua de los países de nuestra América en caso de supuestas agresiones extra continentales y que en el momento más importante en que debió haber sido utilizado, cuando el grave episodio de las Islas Malvinas en la década de los ochentas, no se aplicó. Y no sólo no se aplicó, sino que uno de los miembros, Estados Unidos, respaldo y apoyó a Inglaterra. Desde allí ha dejado de tener sentido y estaba prácticamente sin referencia alguna por parte de alguno de los países de América para utilizarlo contra todas esas supuestas agresiones de fuera del continente, mientras se producían problemas en el interior del Continente, nuestros países han tomado la determinación de denunciar el referido Tratado. Esta decisión la hemos pensado muy bien, la hemos consensuado muy bien con nuestros gobiernos para limpiar la hojarasca de esta institución de la OEA, que, como han dicho algunos presidentes, tiene la obligación de reinventarse”

Según Patiño, los países del ALBA reclaman una organización que pueda servir a los pueblos y no a intereses hegemónicos; que se convierta en defensora y propulsora de los derechos humanos de nuestros pueblos. Y agregó: “Los cuatro países aquí representados damos los pasos para la sepultura del TIAR, como un primer paso para esas transformaciones que la OEA necesita”.

El Artículo 4º del TIAR delimita su área de acción a todo el continente americano y a 300 millas a partir de sus costas y determina que “un ataque armado por cualquier Estado contra un Estado Americano, será considerado como un ataque contra todos los Estados Americanos aclarando que “…cada una de las Partes Contratantes se compromete a ayudar a hacer frente al ataque en ejercicio del derecho inmanente de legítima defensa individual o colectiva que reconoce el Artículo 51 de la Carta de las Naciones Unidas”.

Desde su instauración fue invocado en varias oportunidades, sobre todo en las décadas de los años 1950 y 1960, recordemos las invasiones a la Guatemala de Arbenz en 1954 y a la República Dominicana de Bosch en 1965, aunque siempre movido por intereses de EE UU. Fue invocado por última vez, y justamente por EE UU, el 11 de septiembre de 2001 en la reunión de la OEA en Lima, Perú, cuando el ataque a las Torres Gemelas.

En 1982 ante la agresión británica a las Islas Malvinas se intentó hacerlo efectivo; pero EE UU decidió validar su condición de miembro de la OTAN y se puso al lado del Reino Unido con el argumento que Argentina “había iniciado la guerra.” Los gobiernos de Chile (Augusto Pinochet) y Colombia (Julio César Turbay Ayala) lo respaldaron, ante la demanda del resto del continente que pidió apoyar a nuestro país. La consecuencia fue que el TIAR, como instrumento de defensa multilateral, resultó inútil, y esa situación fue una de las causas por las cuales México lo denunció el 6 de septiembre de 2002.

De los 34 países actualmente miembros de la OEA, sólo 23 firmaron el referido pacto, de los cuales hoy sólo quedan 18 tras la salida de México y de los cuatro miembros del ALBA; mientras que Perú, pese a que lo denunció en 1990 y 1991, se mantiene aún como uno de integrantes. Luego de la renuncia de México el gobierno norteamericano lamentó la posición de su país vecino, manifestó su “desilusión” y ratificó que para EE UU “continúa siendo una herramienta de vital importancia para la seguridad hemisférica” poniendo como ejemplo los ataques contra las Torres Gemelas, el año anterior a la partida de México. En realidad es sólo útil para su propia seguridad, comprometiendo en ella al resto de los signatarios

Luego del anuncio de los cuatro países del ALBA de abandonar el TIAR, el portavoz del Departamento de Estado William Ostick, consideró “desafortunado que los Gobiernos de Bolivia, Ecuador, Nicaragua y Venezuela hayan notificado su decisión de retirar el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca”; y recordó que esas naciones tendrán compromisos por los próximos dos años, tras los cuales, de acuerdo con la reglamentación, recién se hará efectivo su abandono. La forma en que esas palabras fueron expresadas sonó a una velada amenaza.

Nosotros consideramos que lo “desafortunado” es que EE UU haya olvidado los contenidos que enunció en su declaración de independencia los cuales colocaron a la incipiente nación de George Washington a la cabeza de los países en la protección de la libertad, de los derechos humanos y de las causas justas. Hoy bajo el dominio de un ”complejo industrial-militar” están a la cabeza de los que avasallan esos derechos junto a sus aliados depredadores los países integrantes de la OTAN y la decadente Gran Bretaña. Lo que parece poco explicable es que la Argentina, desde el año de la traición – 1982 – no haya denunciado este inútil instrumento de “AYUDA RECÍPROCA”, como lo han efectuado sus países amigos solidarios regionales. Tenemos fundadas esperanzas de que ello ocurrirá a la brevedad.

Informe recopilado por los miembros del CEMIDA Cnl (R) José Luis García y Prof. Elsa Bruzzone.

Tomado de Alainet.org

OEA: ¡Fuera de Paraguay!

Roberto Regalado. Doctor en Ciencias Filosóficas, profesor del Centro de Estudios Hemisféricos y sobre Estados Unidos de la Universidad de La Habana y coordinador de varias colecciones de la editorial Ocean Sur.

Si el golpe de Estado militar contra el presidente Manuel Zelaya en Honduras, en junio de 2009, fue una acción contra el «eslabón más débil» de la cadena de los gobiernos latinoamericanos de izquierda y progresistas, el reciente golpe de Estado legislativo contra el presidente Fernando Lugo en Paraguay, es una acción contra el segundo «eslabón más débil» de la misma cadena. En el primer caso, la OEA, a través de la «mediación» de Oscar Arias, le permitió ganar tiempo a los golpistas para que consumaran el hecho. En el caso que hoy nos compete, hay que evitar que eso se repita.

El imperialismo norteamericano estrenó un nuevo sistema de dominación continental a raíz del derrumbe del bloque europeo oriental de posguerra, cuando suponía que las fuerzas populares latinoamericanas habían sido históricamente derrotadas. En esas condiciones, impuso una reforma del Sistema Interamericano, basada en la implantación de la democracia neoliberal como forma de gobierno, en el intento de construir un Área de Libre Comercio de las Américas y en el aumento de su presencia militar directa en la región.

En parte por prepotencia, pero también por ignorancia, el imperialismo asumió que podía implantar un esquema único de alternancia democrático burguesa, en el que los políticos neoliberales de distinta filiación partidista se sucedieran en el gobierno, en la medida que el agravamiento de la situación socioeconómica desencadenase el voto de castigo contra uno u otro de ellos. Fue incapaz de prever que el voto de castigo llegaría a ser contra la democracia neoliberal como sistema, no solo contra una u otra de las personas y fuerzas políticas que participan en él. Tampoco logró anticipar que los pueblos ejercerían su derecho al voto para elegir gobiernos de izquierda y progresistas de diversa composición y modulación. Por ello forzó la aprobación de la llamada clausula democrática, no solo en la OEA, sino en todos los mecanismos regionales y subregionales del continente. Esa clausula, destinada a condenar y sancionar toda interrupción al orden constitucional, se le convierte ahora en un obstáculo para derrocar a los gobiernos que no son de su agrado.

Al imperialismo norteamericano le sucedió como a quien compra un auto sin garantía, pensando que le durará a perpetuidad, pero pronto se da cuenta de que no sirve. Sus opciones son comprarse otro auto, hacerle al auto inservible una reparación de gran envergadura o llevarlo al mecánico de la esquina para que se lo «remiende» como pueda. Revisemos las opciones:

  • «Comprarse otro auto» sería implantar otro sistema de dominación continental, tal como hizo la administración de George H. Bush entre 1989 y 1993. Esto es impensable tanto por el agravamiento de sus contradicciones con América Latina y el Caribe, como por las divergencias existentes en las clases dominantes de su propio país, que le impiden sustituir las políticas obsoletas que viene arrastrando desde hace años, no solo hacia el resto del continente sino en casi todos los temas de política interna y política exterior.
  • «Una reparación de gran envergadura» implicaría adoptar una posición constructiva ante los temas de la denominada agenda interamericana: respeto a la soberanía, la autodeterminación y la independencia de los pueblos; eliminar el bloqueo a Cuba; reconocer el derecho a la independencia del pueblo puertorriqueño; dar una solución integral y justa a los problemas de la migración que va en busca de los capitales y empleos succionados de la región; combatir el consumo de drogas en su propio país, como elemento indispensable para dar una solución efectiva al flagelo del narcotráfico; combatir el tráfico de armas estadounidenses que abastece al crimen organizado, en especial, en México; prescindir de su política económica y comercial unilateralista; y otros. Todo eso es impensable. ¿Qué pasó con el «new begining» anunciado por Obama en la Cumbre de las Américas de Trinidad y Tobago? ¿Qué le pasó a Obama en la Cumbre de las Américas de Cartagena con los temas de Cuba, las Malvinas y otros?
  • «El remiendo del mecánico de la esquina» es tratar de restablecer la democracia neoliberal, caso por caso, por cualesquiera medios y métodos, en los países de América Latina y el Caribe gobernados por fuerzas de izquierda y progresistas. Aunque los gobiernos progresistas no han roto con el neoliberalismo, sino solo lo han atenuado, incluso en esos países el imperialismo y la derecha local aspiran a volver a los «buenos tiempos» de la «ortodoxia»: los de Menem, Salinas, Carlos Andrés, Fujimori, Sanguinetti y otros.

El imperialismo norteamericano y la derecha latinoamericana han intentado «el remiendo del mecánico» en Venezuela, Bolivia, Ecuador, Honduras y Paraguay. Ya «remendaron» la democracia neoliberal en Honduras, en este momento «están tratando de remendarla» en Paraguay –es decir, en los dos «eslabones más débiles» de la cadena–, y siguen intentando hacerlo en Venezuela, Bolivia y Ecuador, y también en Brasil, Uruguay, Argentina y otros países. En todos ellos buscan encontrar un tercer, un cuarto, un quinto eslabón débil, y así sucesivamente, hasta «remendar» a todo el continente con el esquema de democracia neoliberal que ya demostró ser estructuralmente insostenible.

  • ¿Por qué era Honduras el «eslabón más débil» de la cadena? Porque el giro progresista del presidente Zelaya fue un acontecimiento sorpresivo; porque ese giro incluyó una política social que despertó la ira de los poderes fácticos que siguieron intactos; y porque no se fraguó una interacción orgánica y constructiva entre su gobierno y el conjunto de las fuerzas populares hondureñas. El imperialismo norteamericano y la oligarquía hondureña se unieron contra Zelaya, antes que Zelaya y los sectores populares se unieran entre sí.
  • ¿Por qué se convirtió Paraguay en el segundo «eslabón más débil» de la cadena? Porque para alcanzar el titánico éxito de haber puesto fin al monopolio del poder político ejercido por el Partido Colorado, Fernando Lugo se vio en la necesidad de asimilar en su coalición electoral a la otra fuerza tradicional de la derecha paraguaya, el Partido Liberal Radical Auténtico, que boicoteó su gestión desde la legislatura y desde su propio gabinete; porque las fuerzas populares paraguayas apoyaron a Lugo en bloque, pero fueron divididas a las elecciones legislativas y municipales, lo que redujo su representación institucional a la mínima expresión; y porque esos factores crearon una situación ambivalente.

Con respecto a la ambivalencia del gobierno de Lugo, un líder de la izquierda paraguaya citaba las palabras de un dirigente social en una asamblea: « nosotros, los dirigentes sociales, a esta altura no sabemos si somos oficialistas u opositores; antes éramos opositores y construimos nuestra fuerza social y política; ahora, nuestra gente cree que somos del gobierno, nos piden cosas y los ministros desconocen nuestra reivindicaciones »1. La historia se repite: el imperialismo norteamericano y la oligarquía paraguaya se unieron contra Lugo, antes que Lugo y los sectores populares se unieran entre sí.

Ahora bien, ¿qué cabe esperar ahora del imperialismo norteamericano y la derecha paraguaya?

Cabe esperar que Federico Franco, igual que hizo Roberto Micheletti, trate a toda costa de mantenerse en el gobierno hasta los próximos comicios presidenciales. La elección de quienquiera que triunfe será espuria, igual que lo fue la de Porfirio Lobo en Honduras, pero el mandato constitucional de Lugo habrá expirado, como ocurrió con el de Zelaya.

La apuesta del imperialismo y la derecha local es que, una vez creada una situación de facto, irreversible, el candidato presidencial triunfante, Colorado o Liberal, termine siendo reconocido, aceptado o tolerado, aunque sea a regañadientes, tanto dentro del país como fuera de él. ¿No es eso lo que ocurrió, al menos parcialmente, con Porfirio Lobo? Así se habrá «restablecido la democracia», entiéndase, la democracia neoliberal, y quedará sentado un segundo precedente de que se puede derrocar a los gobiernos progresistas y de izquierda. Así se abre el camino para seguir golpeando, uno a uno, a los próximos gobiernos que resulten ser el «eslabón más débil» de la cadena.

¿Por qué derrocar a los presidentes Zelaya y Lugo, cuando entran en la recta final de sus mandatos constitucionales, en países donde no existe la reelección y donde no había otras figuras presidenciables con perfiles políticos similares a los de ellos? De las fuerzas de derecha hondureñas y paraguayas no esperemos razonamientos sofisticados: son primitivas. Para ellas, el poder siempre ha sido y siempre será suyo: ¡basta ya de tolerancia con estos «izquierdistas»! Para el imperialismo, los móviles son más estratégicos: tiene mucho más valor político sentar todos los precedentes posibles de que los gobiernos de izquierda y progresistas son «derrocables», a seguir obstruyendo su gestión hasta que expiren sus respectivos períodos. Los derrocamientos de Zelaya y Lugo son precedentes para el derrocamiento de otros presidentes, que sí pueden ir a reelección o sí cuentan con un relevo seguro.

Evitar a toda costa la interferencia de la OEA

Honduras está ubicada en Centroamérica y el golpe contra el presidente Zelaya ocurrió cuando no existía la CELAC. Eso hizo que la «negociación» para «restablecer la democracia» fuese competencia de la OEA. Debido a que la correlación de fuerzas dentro de esa organización era favorable a la restitución de Zelaya, la malévola política imperialista y la ingenuidad del derrocado mandatario, llevaron a «secuestrar» el debate y a que fuera designado como «mediador» el entonces presidente costarricense Oscar Arias, quien dos décadas antes había recibido un Premio Nobel por descarrilar el proceso de paz en Centroamérica que auspiciaba el Grupo de Contadora.

A diferencia de Honduras, Paraguay está ubicado en el corazón de América del Sur, y está sujeto a los compromisos adquiridos como Estado ante MERCOSUR, UNASUR y CELAC. En particular, está obligado a cumplir la clausula democrática que el imperialismo norteamericano impuso como instrumento de su política injerencista, y que hoy, en circunstancias como ésta, se vuelven contra él.

No hay siquiera que imaginar la posibilidad de que la OEA sea el foro regional para debatir y adoptar medidas respecto a lo ocurrido en Paraguay, una OEA incluso más desprestigiada e inoperante que la de 2009. MERCOSUR, UNASUR y CELAC, esos tres anillos de concertación política, dos de ellos sudamericanos, y uno latinoamericano y caribeño, son más que suficientes.

A la OEA nada hay que ir a hacer, pero, en todo caso, si alguien, con mala o buena voluntad, cita a una reunión del Consejo Permanente sobre el tema, lo que le compete a los miembros de MERCOSUR y UNASUR es informar allí las sanciones, irrevocables, adoptadas contra el gobierno usurpador.

¡Ni pensar en convocar a una Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores de la OEA, porque para ello el imperialismo necesitaría dos tercios de los votos, una cifra inalcanzable si la concertación política funciona bien en la UNASUR y la CELAC!

¿Qué esperamos del presidente Lugo?

Que no cometa el mismo error que Zelaya, que no confíe, en lo más mínimo, en el discurso de la supuesta defensa de la democracia del imperialismo, ni de la OEA como institución. La «democracia» del imperialismo y de la OEA no lo incluye a él, como no incluía a Zelaya.

¿Qué esperamos de las fuerzas populares paraguayas?

Que lo ocurrido sea un poderoso incentivo para forjar la unidad que no lograron en el momento de la elección del presidente Lugo, ni durante el tiempo transcurrido de su mandato aún inconcluso. No es momento de recriminaciones, sino de reflexión, maduración y acción. Si durante esos años no quedaba claro para ellas si eran oficialistas u opositoras, es evidente que hoy son opositoras, y que la derecha las consideraba una parte indeseada del oficialismo.

¿Qué esperamos de los gobiernos de izquierda y progresistas de América Latina y el Caribe?

Esperamos que, una vez suspendido el Estado paraguayo de su condición de miembro del MERCOSUR –un Estado cuya derecha vetaba el ingreso de Venezuela en ese mecanismo de integración–, sus miembros activos, Argentina, Brasil y Uruguay, desbloqueen ese ingreso, algo que, seguramente, ni el imperialismo ni la derecha paraguaya previeron

Confiamos en que adoptarán las más enérgicas e indeclinables medidas contra los usurpadores en el MERCOSUR, en la UNASUR y, si fuese necesario y conveniente, en la CELAC. También confiamos en que promuevan la más enérgica condena internacional contra el golpe de Estado ocurrido en Paraguay, todo ello, para evitar que se convierta en un remake del hondureño.

Nota:

1 Véase a Hugo Richer: «Paraguay: un momento crucial en medio del laberinto», en La izquierda latinoamericana a 20 años del derrumbe de la Unión Soviética, Roberto Regalado (coordinador), Ocean Sur, México D.F., 2012, p. 355.

GOLPE DE ESTADO EN PARAGUAY: COBERTURA COMPLETA DE PÁGINA 12 HOY LUNES

En la foto, Franco con su primer invitado, el nuncio apostólico

EL MERCOSUR NO INVITA A FRANCO A LA CUMBRE

Paraguay con tarjeta amarilla

Por decisión de la Argentina, Brasil y Uruguay, el reemplazante de Fernando Lugo no podrá participar de la reunión de Mendoza del Mercosur. Es el comienzo de aplicación de la cláusula democrática.

Por Martín Granovsky

El Mercosur ya comenzó el Operativo Cerrojo sobre el gobierno paraguayo de Federico Franco y anunció el primer derecho que perdió Paraguay: no participará de la reunión del Consejo del Mercado Común y Cumbre de Presidentes del Mercosur que se realizará esta semana en Mendoza.

La información surgió de un comunicado de la Cancillería argentina, porque el país tiene hoy la presidencia pro témpore del bloque que integran, además de Paraguay y la Argentina, Brasil y Uruguay.

El texto dice que en Paraguay se produjo una “ruptura del orden democrático”. La frase ya fue utilizada por el canciller argentino Héctor Timerman en un reportaje publicado ayer por este diario y está tomada de la cláusula democrática firmada en Ushuaia por los cuatro miembros plenos, en compañía de Bolivia y Chile en 1997.

También se realizará una cumbre de Unasur, aunque los presidentes todavía no decidieron si coincidirá con la de Mercosur o no. La presidencia pro témpore, en este caso, la tiene Paraguay.

Lugo fue invitado a la reunión del Mercosur. Una alternativa bajo análisis es si en el caso de Unasur será él quien entregue la presidencia pro témpore a Ollanta Humala, el jefe del Estado peruano que ya estaba designado para desempeñarla.

Federico Franco y su canciller, José Félix Fernández Estigarribia, comenzaron una estrategia de presentar a Lugo como el eventual responsable de un aislamiento de Paraguay por parte de la región.

Franco dijo que Lugo es la persona clave del conflicto internacional y el canciller fue aún más lejos: “Como ex presidente y como ciudadano paraguayo, Lugo tiene la obligación de contribuir a construir los puentes necesarios para las relaciones diplomáticas de Paraguay”. De ahí a culpabilizarlo habría solo un paso. Fernández Estigarribia fue también el que calificó la masacre de once campesinos y seis policías que sirvió como argumento para desatar el juicio político decisivo tras 23 intentos anteriores por parte del Congreso como “la más grande de la historia del Paraguay”. Aunque la supresión de una sola vida es un hecho absoluto en términos individuales, en la historia paraguaya del Siglo XX, por tomar solo un período, Alfredo Stroessner gobernó bajo un régimen dictatorial entre 1954 y 1989. Una de las etapas fue la del Plan Cóndor, que coordinó la represión, el intercambio de secuestrados y el espionaje en el Cono Sur. Stroessner fue derrocado por el general Andrés Rodríguez en un movimiento con participación decisiva del gobierno de Raúl Alfonsín, que todavía era presidente. Allí comenzó un proceso de transición democrática con presidentes colorados y opositores liberales. El mandato de Lugo, iniciado en 2008, alteró esa fórmula. Hasta el viernes fue un presidente no colorado, aunque gracias a su alianza con sectores blancos y con sectores colorados. De todos modos, es el presidente no colorado al que le fue impedida la chance de llegar al final del mandato aunque faltaran solo nueve meses para las elecciones de 2013.

Ayer, Carlos Filizzola, ex ministro del Interior de Lugo, dijo en un planteo de máxima que la única posibilidad de salida es “que Lugo retome el poder”.

Para Filizzola, la destitución de Lugo fue “un hondurazo”. Se refirió al derrocamiento de Manuel Zelaya, el presidente de Honduras electo constitucionalmente.

El 28 de junio de 2009, luego de un golpe militar, Zelaya fue deportado. La Organización de los Estados Americanos repudió el golpe. La Argentina y Brasil fueron más allá. Dijeron que sentaba un precedente peligroso luego de una etapa inédita de estabilidad institucional en la región. El entonces presidente Lula acompañó la declaración con un gesto concreto: Zelaya volvió a Honduras y utilizó la hospitalidad extraterritorial de la embajada brasileña. Cristina Fernández de Kirchner, que iba por su primer mandato, viajó a América Central para seguir la suerte de Zelaya y la Argentina actuó en coordinación con el gobierno brasileño.

Sin que cada país haya hecho exactamente lo mismo, porque la Argentina retiró a su embajador y Brasil llamó al suyo en consulta, una forma de protesta diplomática, los dos Estados más grandes de Sudamérica funcionaron otra vez en sintonía ante la destitución de Lugo. La Presidenta dijo que “fue un golpe” y la presidenta brasileña Dilma Rousseff advirtió de entrada que Paraguay podría ser separado de Unasur.

El cuadro amplio de la región muestra que Venezuela retiró embajador y Uruguay y Chile llamaron a los suyos en consulta.

Como informó ayer este diario, la Argentina, Brasil y Uruguay están discutiendo el modo de llevar a cabo la incorporación de Venezuela como miembro pleno de Mercosur. Lo impedía la bolilla negra del Senado paraguayo, la única cámara de las ocho del Mercosur que no aprobó el acuerdo de ratificación de la medida. Ya en la última cumbre del Mercosur, los presidentes discutieron un cambio de reglamento que permitiese sumar a Venezuela. El comunicado de la Cancillería de ayer supone la aplicación de una cláusula que suspende derechos y obligaciones de uno de los Estados miembros. Uno de esos derechos y obligaciones es, precisamente, la ratificación de la entrada de un miembro pleno. En el caso argentino, la Presidencia recibió de la Cancillería el fin de semana un menú completo de opciones sobre este tema.

Venezuela no sólo retiró al embajador sino que anunció el corte de las exportaciones de hidrocarburos y derivados a Paraguay. Según el diario ABC Color, el 30 por ciento del gasoil que se consume es venezolano y Paraguay tiene una deuda de 300 millones de dólares con la petrolera estatal venezolana Pdvsa.

El artículo cuarto de la cláusula democrática del Mercosur estipula que “en caso de ruptura del orden democrático en un Estado Parte del presente Protocolo, los demás Estados Partes promoverán las consultas pertinentes entre sí y con el Estado afectado”. El artículo quinto dice que “cuando las consultas mencionadas en el artículo anterior resultaren infructuosas, los demás Estados Partes del presente Protocolo, según corresponda de conformidad con los Acuerdos de integración vigentes entre ellos, considerarán la naturaleza y el alcance de las medidas a aplicar, teniendo en cuenta la gravedad de la situación existente”. Las medidas “abarcarán desde la suspensión del derecho a participar en los distintos órganos de los respectivos procesos de integración, hasta la suspensión de los derechos y obligaciones emergentes de esos procesos”.

PERU, CHILE, HONDURAS Y EL SALVADOR SE MOSTRARON SOLIDARIOS

Latinoamérica firme con Lugo

Mientras los países de la región expresaban rechazo a la destitución del mandatario, España, Alemania, Canadá y el Estado Vaticano aceptaban el nuevo escenario en Paraguay bajo el argumento de que respetaban la institucionalidad.

La abrupta salida del presidente Fernando Lugo despertó reacciones solidarias de apoyo y otras que reconocen la decisión adoptada por el Parlamento paraguayo. La alta representante de la Unión Europea, Catherine Ashton, dijo estar alarmada por la destitución del presidente. En un comunicado, Ashton mencionó la rápida reacción de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y expresó su preocupación por la gestión del proceso, en referencia a la crisis política de Paraguay. “La UE apoya al pueblo paraguayo y llama a todas las partes a respetar su voluntad democrática”, señaló la jefa de la diplomacia europea. Ashton dijo haber seguido el debate en la Organización de Estados Americanos (OEA) y reconoció que apoya la decisión de enviar un equipo a Paraguay para seguir la situación en el terreno. Por su parte, Estados Unidos pidió a los paraguayos que reaccionen con calma y responsabilidad tras la separación de Lugo del Ejecutivo. “Instamos a todos los paraguayos a que actúen de forma pacífica, conforme al espíritu de los principios democráticos de Paraguay”, dijo una portavoz del Departamento de Estado.

En tanto, el gobierno español se expresó a favor del pleno respeto a la institucionalidad democrática y el Estado de derecho y confió en que Paraguay logrará encauzar la actual crisis política que atraviesa, así como salvaguardar la convivencia pacífica del pueblo paraguayo. El Ejecutivo en manos de Mariano Rajoy sostuvo en un comunicado que siguió con atención el desarrollo del juicio político a Lugo y aseguró haber tomado nota de su decisión de acatar la resolución del Senado. También informó sobre el contacto que mantiene con los países de la Unasur, de la OEA y que desea colaborar con ellos para ayudar a Paraguay a superar esta situación.

Tras reunirse en el palacio de gobierno con Federico Franco, el ministro alemán de Cooperación Económica y Desarrollo, Dirk Niebel, dijo que no existen señales de que el cambio de mando haya sido inconstitucional. “Los resultados de las votaciones en el Congreso, que llevaron a la destitución del presidente Fernando Lugo, son un mensaje político claro”, opinó Niebel. El encuentro con Franco, agregó, no significa sin embargo un reconocimiento formal de su gobierno. “Eso no es de mi incumbencia”, dijo Niebel al respecto. Su viaje a Paraguay había sido planeado hace tiempo, al igual que la reunión con Franco, quien hasta anteayer ejercía la vicepresidencia. Niebel es el primer alto funcionario europeo en reunirse con Franco después de la destitución de Lugo.

La secretaria de Estado para el continente americano, Diane Ablonczy, dijo a través de un comunicado que “Canadá observa que Fernando Lugo ha aceptado la decisión del Senado paraguayo de impugnarlo y que un nuevo presidente, Federico Franco, ha tomado posesión (del gobierno)”. Canadá, a través de Ablonczy, se limitó a señalar: “Solicitamos la calma en Paraguay y continuaremos siguiendo los desarrollos de forma estrecha”. La funcionaria añadió que la estabilidad y respeto por la democracia que actualmente existe en la región ha sido ganada de forma trabajada y debe ser protegida. En 2009, tras el golpe de Estado en Honduras contra el presidente Manuel Zelaya, Canadá también se apartó de la posición adoptada por otro países americanos, que solicitaron la restitución del presidente constitucional.

La Iglesia Católica también dijo lo suyo. El nuncio apostólico del Vaticano, Eliseo Ariotti, se reunió el fin de semana con Franco. Ariotti dijo haber ido a honrar a las autoridades paraguayas, según declaraciones a la prensa difundidas por el diario paraguayo ABC. “Fue una conversación muy personal”, reconoció. El nuncio remarcó: “La paz es un don de Dios y sobre todo un don de los hombres”. También participó en una misa que se realizó en la tarde de ayer en la Catedral de Asunción, convocada por los obispos católicos de Paraguay para rezar por la pacificación del país.

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, llamó a su embajador en Asunción y afirmó que respetará los acuerdos que se alcancen en el seno de la Unasur acerca de la situación en Paraguay y sostuvo que en el juicio político a Lugo “no se respetaron las normas del debido proceso”. La decisión de convocar al embajador Cristian Maqueira para analizar la situación en Santiago es similar a la que adoptaron los gobiernos de la Argentina, Brasil y Uruguay. Perú hizo lo propio con Jorge Antonio Lázaro, su embajador en Paraguay. El presidente Ollanta Humala estimó que su gobierno evaluaba el retiro de su embajador como parte de un conjunto de medidas a nivel regional para expresar el rechazo de la comunidad internacional a la infeliz decisión paraguaya.

“La salida de Lugo ha sido una profunda herida a la democracia entre los pueblos, donde el desenlace no es bueno para los pueblos”, indicó el presidente de Honduras, Porfirio Lobo, quien pidió a la OEA que medie en ese conflicto. El presidente de El Salvador, Mauricio Funes, desconoció al nuevo gobierno paraguayo y pidió a los países del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA) tomar una posición en la misma línea.

Venezuela suspendió el envío de crudo

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, anunció el retiro de su embajador en Paraguay y ordenó el cese del envío de petróleo a ese país, tras la destitución del mandatario Fernando Lugo, el viernes pasado. “Esto lo lamentamos mucho, pero nosotros no vamos a apoyar para nada ese golpe de Estado, ni directa ni indirectamente”, subrayó Chávez durante su intervención en los actos conmemorativos por el 19º Aniversario de la Batalla de Carabobo y el Día del Ejército. El mandatario afirmó que la destitución de Lugo fue orquestada por una “burguesía obtusa”, y criticó el hecho de que “lo enjuiciaron sin una prueba y, además, de la noche para la mañana”, señaló a la agencia noticiosa estatal AVN.

El líder bolivariano agregó que “(los golpistas) son los mismos que convirtieron a Paraguay en una colonia yanqui durante muchos años, y apoyaron la dictadura, masacres, torturas y desapariciones. Siempre que gobiernan las burguesías y la derecha ocurren estas cosas; ésas son las burguesías, acostumbradas a humillar a los pueblos, acostumbradas a atropellar la Constitución y las leyes”, remarcó Chávez. Asimismo, advirtió sobre posibles desestabilizaciones en otras naciones de la región. “Lo de Paraguay no podemos desconectarlo de los planes que se están montando contra Venezuela y contra otros países de nuestra América”, afirmó Chávez. Y señaló como organizadores de esos supuestos planes al “imperio y sus lacayos en estas tierras”.

Chávez llamó a los organismos de seguridad del Estado y el pueblo todo a prepararse “para neutralizar los planes del imperio”, al advertir sobre las elecciones presidenciales que se celebrarán el 7 de octubre en Venezuela. En ese contexto, acusó a la burguesía venezolana de tratar de de-sestabilizar al país y contar con la posibilidad de un fraude con miras a esos comicios, en los que el gobernante aspira a su tercera reelección para el período 2013-2019. “Por eso, les decía, la Batalla de Carabobo no ha terminado, es la batalla por la independencia, la batalla por la vida, la vida de la patria”, añadió Chávez.

TRAS LA INTERVENCION DEL MEDIO, UNA DE LAS PRIMERAS RESOLUCIONES DE FEDERICO FRANCO

Toma de los trabajadores de la TV Pública

Mientras desde el Frente para la Defensa de la Democracia se anuncian movilizaciones y cortes de ruta para hoy, millares de personas se reunieron ayer en Asunción frente al edificio de la emisora estatal.

Por Washington Uranga

Desde el pasado viernes la televisión pública de Paraguay se encuentra tomada por los trabajadores, con el apoyo del Sindicato de Periodistas, la Organización de Audiovisualistas del Paraguay y el recientemente constituido Frente de Defensa de la Democracia. La medida fue adoptada como reacción a la decisión de intervenir los medios públicos, una de las primeras resoluciones adoptadas por el gobierno de Federico Franco después del golpe institucional que derrocó a Fernando Lugo. Grupos de jóvenes construyeron dos barricadas en las calles de acceso. El sistema de medios públicos está en la órbita de la Sicom (Secretaría de Comunicación para el Desarrollo), creada con rango ministerial por el derrocado Fernando Lugo en uno de sus primeros actos de gobierno. De allí dependen, entre otros, la Radio Nacional del Paraguay, la TV pública del Paraguay y la agencia de noticias IP Paraguay.

Mientras desde el Frente para la Defensa de la Democracia se anuncian para hoy movilizaciones sociales que incluyen cierres de rutas y manifestaciones frente a los edificios del gobierno para repudiar a los nuevos funcionarios designados por Franco, millares de personas se reunieron ayer en Asunción frente al edificio de la televisión pública, en Alberdi y Haedo de la capital paraguaya, para expresar su repudio al golpe y su respaldo a las autoridades destituidas. Hasta allí llegó el propio Fernando Lugo, aunque no formuló declaraciones en el lugar. “Todo está controlado aquí. No queremos infiltrados. No permitimos consumo de bebidas alcohólicas, ni portación de ningún tipo de armas. Controlamos todo, porque no queremos que este acto ciudadano sea infiltrado por nadie que quiera destruir este ambiente”, manifestó uno de los jóvenes de la barricada.

Ante los manifestantes el director de la televisión, el cineasta Marcelo Martinessi, se alegró que “la gente esté tomando este proyecto como suyo”. Y agregó que “la ciudadanía está tomando su lugar”, recordando que durante el gobierno de Lugo “nunca hemos recibido ningún tipo de sugerencia de censura. Sin embargo, anoche, casi a la medianoche, hemos recibido a alguien que dijo venir de parte del presidente Federico Franco pidiendo que no se emitan ciertos programas producidos por el canal durante el juicio político al presidente Fernando Lugo”.

Al grito de “dictadura nunca más” y mostrando carteles que referían el rechazo ciudadano al gobierno instalado tras el golpe institucional, los manifestantes se expresaban pacíficamente observados a la distancia por fuerzas de seguridad. En el lugar, el ex ministro de la Sicom, Augusto Dos Santos, afirmó que “con la ciudadanía no se juega, con la soberanía de la ciudadanía no se juega. Este es un espacio que hemos construido y seguiremos construyendo. Esta televisión es de la ciudadanía” y pidió “que se respete la TV pública, que se respete el proyecto de los medios públicos”.

Milva Rivarola, politóloga, analista, quien hasta hace unos días conducía un programa de análisis en la televisión pública, manifestó que las autoridades deben “entender estas manifestaciones como apropiaciones que la ciudadanía está haciendo de un medio público”. Cecilia Vuick, de la Juventud del Partido Popular Tekojoja, advirtió en un momento queno “se les antoje a las autoridades sacarnos lo que a la ciudadanía corresponde”.

Los trabajadores de la televisora instalaron frente al local del canal un micrófono abierto a través del cual se escucharon manifestaciones a favor de que “los medios públicos sigan siendo públicos y no gubernativos o estatales o propagandísticos”. Durante la tarde, la energía eléctrica de la televisora fue cortada por técnicos de la ANE (Administración Nacional de Electricidad) actuando por “órdenes superiores”, pero el servicio fue rápidamente repuesto cuando la maniobra fue advertida por los manifestantes.

El cantautor Ulises Silva dijo, dirigiéndose a sus conciudadanos, que “así como gritamos por la albirroja les pido que vengan a defender la democracia aquí frente a la televisión pública”. Entretanto los manifestantes coreaban “Galaverna, queremos tu cabeza”, aludiendo al senador colorado Juan Carlos Galaverna, uno de los primeros impulsores del juicio político a Lugo. Silva, un músico popular, preguntó en un momento mientras cantaba: “¿Cómo se dice golpista en Paraguay?”. El público respondió: “Franco, Franco”, aludiendo a Federico Franco. “Defendamos la democracia”, dijo al final de su canción.

“Todavía no estamos asimilando bien lo que pasó. Hay gente muy poco crítica y a veces, con tonos triunfalistas, están festejando lo hecho en el Paraguay. Es grave lo que aquí sucedió. No estamos dimensionando el hecho. Esta parte de la historia será recordada como un capítulo negro. Me preocupa la intolerancia”, manifestó Andrés Colmán Gutiérrez, periodista del Diario Ultima Hora y Presidente del Foro Permanente de Periodistas, Fopep.

El senador Luis Alberto Wagner, del Partido Liberal Radical Auténtico y uno de los pocos que se mantuvo fiel a Lugo, denunció que fue censurado en el Congreso. “No me dejaron hablar y vengo a sumarme a la manifestación para decir mi verdad”. Wagner denunció que los hechos de Kuruguaty “fueron montados y que el diputado Oscar Tuma, del Partido Colorado y principal acusador de Lugo, lo sabía”. Mencionó también la existencia de un documento en el que el diputado solicitó a la Comisión del Senado se ordene el desalojo de las tierras donde está establecida la Estancia Morombi, del ex senador colorado, Blas N. Riquelme, en Kuruguaty donde murieron 17 personas, diez días atrás.

Maggiorina Balbuena, de la Coordinadora de Mujeres Indígenas, denunció que “por causa de un plan nefasto fueron asesinados varios compañeros en Curuguaty”. Calificó al Congreso Nacional de nido de mykurê ha anguja (comadrejas y ratas). Y dijo que “éste es un gobierno de facto, de un sector minoritario, que está empezando a ser castigado por la comunidad internacional. Después de que mucha gente haya derramado su sangre en América latina, se va construyendo un nuevo modelo, para que, como pueblo, demos otra cara a la humanidad, una humanidad que no puede convivir con las violencias, desapariciones y desalojos violentos”, manifestó al condenar el golpe de estado producido por el Congreso.

Esperanza Martínez, ex ministra de Salud, dijo que “el nuevo modelo se llama golpe parlamentario”, unos meses antes de que el pueblo ejerza su derecho al voto. “Vamos a salir pacíficamente a dar nuestros votos de apoyo a la ciudadanía que quiere la democracia. Prendamos velas, cantemos en las calles, en cualquier idioma, estemos juntos, solidariamente y luchemos pacíficamente”, dijo y agradeció “las decisiones de los países que apoyan nuestra lucha”.

Una herida profunda a la democracia

Por Liliana M. Brezzo *

Cuando se divulgó la noticia del inminente juicio político al presidente Fernando Lugo llamé por teléfono a uno de los intelectuales más reconocidos en Paraguay para preguntarle su parecer sobre el desenlace de la crisis política. Me dijo: “En mi opinión, Lugo dejará de ser presidente mañana por la tarde, no precisamente por malo (lo es) sino porque nunca ha tenido mayoría en el congreso…Entiendo que, desde hacía tiempo, se tenía la mayoría parlamentaria necesaria para el juicio, pero los parlamentarios no querían asumir la responsabilidad política. Es una lástima, porque lo que viene no será mejor”. Conociendo su inclinación al escepticismo, no me convencí del todo. El viernes, en horas de la tarde, el presidente Fernando Lugo fue destituido por el Congreso por 39 votos condenatorios contra 6 absolutorios.

Mientras leía los correos que me iban llegando de colegas y amigos paraguayos vinieron a mi memoria dos circunstancias que pude presenciar en el país vecino. La primera fue cuando el 15 de agosto de 2008 tomó posesión de su cargo de presidente. Lugo, obispo católico, suspendido a divinis y líder de la Alianza Patriótica para el Cambio, había sido democráticamente elegido el 20 de abril ese año. Se descontaba que hacer de Paraguay un país más justo y menos desigual no iba a resultar una tarea para nada fácil. Entre mil prioridades tenía que llevar a cabo una reforma agraria y enfrentarse a los poderosos latifundistas, consolidar el régimen democrático que dejó atrás definitivamente la hegemonía política del Partido Colorado asociada al régimen dictatorial encabezado por Alfredo Stroessner (1954-1989) y renegociar los acuerdos sobre la represa hidroeléctrica de Itaipú para conquistar la soberanía energética. Sólo mediante avances efectivos en esos ejes, el Paraguay podría entrar en una nueva era.

La segunda circunstancia que vino a mi memoria fue la reciente algarabía que rodeó los festejos, en 2011, del bicentenario de la independencia de Paraguay. Precisamente, en el acto inaugural de las celebraciones, el presidente Lugo hizo explícito el compromiso del gobierno con el aniversario a través de un discurso en el que el Bicentenario aparecía como un momento crucial para la “construcción de un nuevo Paraguay”, un “proyecto de país que pretende reconquistar su dignidad” y diseñar el futuro compartido, acabando con los síntomas de “sometimiento, pobreza, miseria y ausencia de conciencia crítica”. En esa trama se proponía al año 2011 no como una conmemoración ritual, centrada en la exaltación de los hechos y de los protagonistas considerados nucleares para el nacimiento de la nueva nación, sino, al igual que en otros casos latinoamericanos, como un espacio para legitimar un proyecto político. Todo eso aparece hoy diluido.

Aun cuando la semana pasada, al conocerse los dolorosos acontecimientos ocurridos en Curuguaty como resultado del enfrentamiento entre campesinos y la policía, se coincidía en que se diseñaba un escenario político delicado, nadie presagiaba que con tanta celeridad se produciría la destitución de un presidente, por primera vez en la historia paraguaya. Paraguay se enfrenta a una coyuntura histórica que violenta su institucionalidad democrática. En un país en el que han prevalecido, desde comienzos del siglo XIX hasta finales del XX, sistemas políticos autoritarios, no es Fernando Lugo el que hoy ha recibido un golpe sino, nuevamente, la historia paraguaya; su democracia, la que ha sido herida profundamente.

* Conicet-Idehesi-IH. Es una de las principales historiadoras argentinas sobre el Paraguay; escribió, entre otros libros, La Argentina y el Paraguay e Historia de las Relaciones Internacionales del Paraguay. lilianabrezzo@conicet.gov.ar

DOS VISIONES SOBRE LO QUE IMPLICA EL GOLPE INSTITUCIONAL EN EL VECINO PAIS

Paraguay en su encrucijada

La mirada de dos investigadores y académicos argentinos que estuvieron en Asunción durante el juicio político que destituyó al presidente Fernando Lugo. La brutalidad de los acontecimientos es la brutalidad del realismo político explícito. Una conspiración guionada de antemano que daba por sentada la sentecia al ex obispo de San Pedro.

Opinión

La plaza de Las Armas quedó vacía

Por Lorena Soler *

Desde Asunción

Luego de dos días de convulsión política, Asunción despertó cobijada por una normalidad sorpresiva. Acaso no hay rastro alguno que indique que aquí ha sucedido un golpe de Estado. “Hoy por suerte ya estamos tranquilos”, susurró la chola en un extraño guaraní cuando compré mi religioso chipá diario.

Aquí no ha pasado nada. La brutalidad de los acontecimientos es la brutalidad del realismo político explícito. Quien gobierna con tanta normalidad en apenas horas de haber usurpado el poder, es porque lo gobernaba todo antes. En fin, Fernando Lugo no controlará los resortes básicos del Estado nacional, ni siquiera a una policía que hace apenas ocho días asesinó a varios campesinos, lo más querido de su origen y el último eslabón de su apoyo social.

Y así. Los canales locales de televisión, luego de 48 horas de transmisión en vivo, retomaron su programación habitual, una vez asumido el ahora nuevo presidente Federico Franco. El fin de la noticia es el final anunciado de un ciclo político que no deja de sorprender por la exactitud con la que se llevó a cabo, un guión en el que no hubo lugar para la improvisación. Y ahí tal vez radique la eficacia de las nuevas formas de ejercicio de los golpes de Estado en América latina. Un golpe de Estado en tiempos televisivos.

Las corporaciones del agronegocio (que el Estado paraguayo dejó crecer a falta de un proyecto regional de desarrollo económico alternativo) junto con una la clase política alienada borraron de un plumazo “legal” a un presidente constitucional. En aras de legitimidad de la legalidad, los golpistas se preocuparon por articular las tramas del sentido político en la utilización de las herramientas legales habilitadas por la Constitución y, con ellas, presentar una impecable continuidad institucional. En horas, Federico Franco ya tenía su nuevo gabinete y dos o tres medidas desempolvadas, entre ellas una alianza económica explícita con el mundo asiático.

La apelación a la legalidad para conservar el poder (incluso para violarlo) no es una novedad en el mundo occidental, pero mucho menos en estas tierras, donde gran parte del basamento y de la estabilidad stronista deben explicarse por ello. Sin embargo, la legalidad será el principal argumento con el que tendrá que batallar la Unasur, que adeuda al menos decir algo más de lo que implica no reconocer a Franco. Pues hasta hoy, los organismos regionales representan el único escollo a la gobernabilidad del nuevo presidente.

Sin embargo, la posibilidad de apelar a una legalidad abstracta, profundamente ideológica, pero disfrazada de imparcialidad, sólo es posible cuando no hay actores, sectores que disputen ese argumento. Por allí sólo quedan algunos ciudadanos de las redes sociales que son pura incógnita en su capacidad política.

Entonces, la normalidad se hace carne en una cotidianidad social. ¿Qué es lo que ha ocurrido para que los cambios políticos e institucionales, y su actual gravedad, no repercutan en la vida diaria de muchísimos paraguayos? Ahí se devela la gran deuda del luguismo. Por esa brecha amplísima entre dos mundos escindidos, desconectados, la vida política y la reproducción social, Lugo pudo ser presidente. Por la continuidad de esa misma brecha, es decir, una representación política hecha añicos, partió del gobierno, sin que su destitución interpele “la normalidad”.

Y como si no alcanzara, su por ahora último discurso desde el palacio presidencial exhibe precisamente la política en estado de tragedia: sólo se puede gobernar Paraguay si se pertenece a las mafias, la clase política o se pacta con el negocio del narcotráfico. En pocos minutos, la plaza de Las Armas quedó vacía. El sentido último de lo público ya no tenía derecho a existir.

* Socióloga Conicet-Iealc.


Opinión

Trauma

Por Rocco Carbone *

Desde Asunción

1844: Francisco Solano López lee los manuscritos de un tal Karl Marx. Londres en diciembre. Frío, entonces: comparte una cena con Elizabeth Lynch, su amante irlandesa, y el tal Marx: sopa de gallina. En un momento de ese viejo ritual, Marx mira a Elizabeth y le cuchichea: “Usted, que tendrá hijos paraguayos, debe saberlo: el futuro de América latina será socialista”. Se refiere, evidentemente, a este siglo XXI. López, que es medio sansimoniano, se irrita por el desplante de Marx y éste, palmeándolo, lo tranquiliza: “No se me preocupe, mariscal. Después de todo, ¿qué puede ser peor que Stroessner?”. En esta anécdota –que tomo de la novela paraguaya El invierno de Gunter (1987)— la clarividencia de Marx no llega hasta Franco. O “Federico”, tal como se lo nombra en el reducido cenáculo político paraguayo: “Federico presidente”, anunciaba la portada de Ultima hora de ayer.

El golpe institucional de Franco en Paraguay ha implicado la ruptura del orden democrático, ya no a la manera de las dictaduras clásicas, sino por medio de golpes parlamentarios (eco de la “dictadura” del capital, el narcotráfico, la violencia). Activado por un juicio de menos de 48 horas que ha reactualizado una gran constante dentro de la historia política paraguaya: el trauma. Producto de un estado de shock: lo que aconteció en Paraguay el viernes pasado con el juicio político a Lugo. Trauma que conmocionó a un importante y amplio sector de la ciudadanía: verificable el viernes en la Plaza de Armas frente al Congreso, integrada mayoritariamente por organizaciones campesinas, jóvenes, y una suelta y fragmentada clase media. Trauma que reactualiza los fantasmas de un régimen político como el stronato o, más acá, el marzo paraguayo de 1999.

El pretexto para activar el juicio sumario en contra del presidente constitucional fue la matanza de seis policías y once campesinos en Curuguaty (Departamento de Canindeyú) en un conflicto desatado por tierras malhabidas por parte de un colorado-stronista: Blas N. Riquelme. Pretexto muy próximo al complot –bastante ensayado– ya que, desde que Lugo asumió, los colorados lo amenazaron con la destitución parlamentaria en 23 ocasiones, que hasta ahora no había podido concretarse por falta de respaldo del PRLA (Partido Liberal Radical Auténtico) que responde a Franco. Conspiración calculada y con un libreto ajustadísimo en términos de temporalidad política: luego de asumir, las movidas de Franco fueron tan precisas que daba la impresión de medir el tiempo en fracción de segundos. Conspiración guionada de antemano que daba por sentada la sentencia a Lugo antes incluso de que la defensa completara su exposición ante un Senado carente de argumento y (casi) de discurso; ambas articulaciones puestas de manifiesto por el afiladísimo Adolfo Ferreiro, uno de los defensores del presidente en el Senado. Senado conformado por colorados, liberales, oviedistas y patriaqueridistas, que condenó a Lugo por un supuesto mal desempeño de sus funciones, destituyéndolo del cargo.

Tras la destitución del mandatario, en 30 minutos todo estuvo listo para que Franco jurara. Los primeros dos actos del nuevo mandatario por la fuerza de los hechos fueron: uno, reprimir con gases lacrimógenos la manifestación pacífica en la Plaza de Armas –fui uno de ellos– y, dos, un atropello a la TV Pública vía un interventor –Cristian Vázquez—, quien le exigió a su director, Marcelo Martinessi, la grilla de programación: “de parte del presidente de la República”. Ademanes ¿simbólicos? de la ideología de este nuevo gobierno.

En este contexto, el error político de Lugo quizá fuera no agotar las instancias que podía brindar la política internacional –la presencia de los cancilleres de Unasur, reforzable, eventualmente, por los presidentes reunidos en Brasil– y acatar la Constitución –hecho de por sí saludable y a saludar de forma categóricamente positiva—, pero cuya interpretación fue llevada a cabo por subjetividades políticas tendenciosas que practicaron una “ejecución sumaria”. Subjetividades que desde el viernes vectorizan hacia los cuatro vientos haber llevado a cabo un cambio absolutamente constitucional y ajustado a la ley y, vaya paradoja, en forma pacífica.

El juicio político a Lugo y la asunción de Franco ha alterado nuclearmente el equilibrio actual del sistema político paraguayo. El PLRA ha abandonado las negociaciones con el Frente Guasú, concertación de partidos de (centro)izquierda y, luego de 72 años –desde Estigarribia—, se ha vuelto a situar en la cúpula del sistema (compartida con el Partido Colorado, que gobernó con hegemonía absoluta hasta Duarte Frutos). PRLA que ahora (y probablemente de cara a 2013) estrecha sus filas con la Unión Nacional de Ciudadanos Éticos, de derecha, fundada por Lino Oviedo, militar golpista; pacto en conversación, también, con Patria Querida con vistas a la conformación de un frente del que surja un candidato para enfrentar al coloradismo en las próximas presidenciales.

Hay una elección presidencial al recodo del camino, dentro de apenas 14 meses: para capitalizar la experiencia política luguista, que quebró la hegemonía colorada (mérito innegable), y hacerla pesar en la dialéctica paraguaya, habría que solapar la ambigüedad y las medias tintas. Inclinar la balanza –con sagacidades, discusiones y otras paciencias que sitúen la reforma agraria en el centro de la agenda política, sin nada de asistencialismo Tekopora– hacia una izquierda de perfil nítido, con voluntad de poder. Que se preocupe, también, por operar políticamente en términos de negociaciones efectivas, de tener representación en las cámaras. Recuperar lo sido (el pasado) desde 2008 para garantizar la gobernabilidad en un futuro próximo y que la política paraguaya no vuelva a su antiguo sistema de predominancia.

* Universidad Nacional de General Sarmiento / Conicet.

UN GRUPO DE TRESCIENTOS PENSADORES, DOCENTES, DIRIGENTES POLITICOS Y SOCIALES DIFUNDIO UNA DECLARACION

Repudio de intelectuales y artistas

El texto firmado, entre otros, por Emir Sader y Alejandro Grimson rechaza la “maniobra golpista que realizan las fuerzas tradicionales de Paraguay”. Señala la destitución de Lugo como un “claro retroceso en la emancipación de su pueblo”.

Por Washington Uranga

Un grupo de más de trescientos intelectuales, docentes, artistas, dirigentes políticos y sociales de Argentina difundió una declaración en la que repudia “la maniobra golpista que realizan las fuerzas políticas tradicionales del Paraguay, llevando a cabo la destitución de un presidente elegido democráticamente por la voluntad popular en 2008 y cuyo mandato finalizaría tan sólo en nueve meses”. Los firmantes, entre los que se cuentan Gerardo Halpern, Alejandro Grimson, Emir Sader, Dora Barrancos, Alicia Azubel, Nicolás Panotto, Guillermo Ricca, Alejandro De Oto, Damián Pierbattisti, Diego de Charras, Sebastián Pereyra y Ricardo Rouvier, afirman que “la vergonzosa elevación a juicio político y la carencia de fundamentos y pruebas para la destitución de Fernando Lugo configuran la más evidente muestra de la presión y capacidad destituyente de los sectores ‘tradicionales’ del campo político del Paraguay”. Sostienen también que “lo que está ocurriendo en Paraguay es un claro retroceso en la emancipación del pueblo paraguayo” porque “se trata de un proceso destituyente y restaurador del stronismo, de las tradiciones golpistas y, por cierto, de las persecuciones contra quienes luchan por una sociedad más igualitaria”.

Dice la declaración que “la resistencia de la oligarquía terrateniente paraguaya, beneficiaria de la sojización del país y expulsora de miles de campesinos, a las políticas de Lugo fueron minando su gestión, impidiéndole el desarrollo de políticas sociales, inéditas en más de sesenta años de hegemonía del Partido Colorado” y que “la velocidad con la que ha decidido la elevación a juicio político, las precarias y lamentables exposiciones de los fiscales y la sordera ante las manifestaciones populares, tanto en Paraguay como fuera del Paraguay, forman parte de un golpe que se fue pergeñando desde la misma asunción de Lugo a la presidencia”. Recuerdan que “23 intentos de juicio político anteriores a éste son la demostración de los intentos golpistas que sufrió” Fernando Lugo.

Se sostiene también que “la reducción de la desigualdad en el Paraguay, ubicado entre los países más desiguales del mundo, ha sido uno de los objetivos centrales de las políticas de Lugo” y que “ninguna medida en función de ello fue acompañada por un parlamento que se ha nutrido, precisamente, de esa desigualdad”. Agrega además el documento que “un país que carece de impuestos a las riquezas personales y posee una casta política que se resiste a la redistribución del producto social no puede sostener un gobierno progresista sin llegar a otro destino que la confrontación directa entre esa casta y los sectores excluidos”. Para señalar que “este golpe da rienda suelta a una persecución ideológica, puesto que se está destituyendo a Lugo por tener ideas diferentes a las de esa casta oligárquica” porque “Lugo, aun con sus errores, es la expresión de la voluntad popular por revertir tanta injusticia y desigualdad”.

El texto que lleva también, entre otros, la firma de Aníbal Ibarra, Pablo Alabarces, Graciela Dufau, María Graciela Rodríguez, Mónica Petracci, Mirta Varela, Vanina Papalini, María Alicia Gutiérrez, Martín Becerra, Fernando Piana, Ana Longoni, Alberto Fernández De Rosa, Emilio Cartoy Díaz, Carolina Mera, María Cristina Mata, Rubén Levenberg, Teresita Vargas, Martín Zucchelli y Adriana Ghitia afirma que “no es casual que en este momento sean las clases populares y medias las que salen a las calles a manifestar su solidaridad con el mandatario” y que tampoco resulta casual que “la casta (política) se refugie en la velocidad de los trámites de dudosa legalidad para avanzar en su decidido golpe de Estado”.

 

ENTREVISTA DE PAGINA12 A FERNANDO LUGO: “Te escupen y te dicen que sos lindo”

En diálogo con Página/12, el presidente constitucional destituido el viernes se despega del abrazo de oso que le tiende su sucesor, Federico Franco, quien dijo que Lugo es la clave para destrabar el conflicto externo de Paraguay.

Por Martín Granovsky

Sus colaboradores ya le encontraron el título. “Es el presidente de los paraguayos”, lo llaman, para diferenciarlo del cargo de presidente del Paraguay que Fernando Lugo perdió con la destitución del viernes a manos del Congreso. Anoche, en diálogo con Página/12, Lugo resumió su plan de este modo: “Resistencia pacífica y no reconocimiento de la presidencia que se instaló después del golpe de Estado”.

Lugo parece más entonado que el viernes, cuando su entonces vice Federico Franco lo reemplazó en la Presidencia. Parte de su estrategia es interna y parte parece consistir en su instalación internacional para fortalecerse, también, entre los paraguayos.

Franco también se para en esos dos planos, a tal punto que ayer dijo que Lugo es la única persona que puede evitar el conflicto internacional. Es una forma de aludir a los problemas que experimenta el gobierno por las crecientes medidas de castigo, comenzando por la suspensión ya decidida por el Mercosur (ver aparte).

–Te escupen y al mismo tiempo te dicen que sos lindo –dijo Lugo a Página/12 tras la consulta por la posición de Franco.

–¿Usted percibe que Franco lo hace responsable de cualquier represalia que reciba Paraguay?

–Es que no son castigos a Paraguay. Estamos frente a un gran movimiento de solidaridad internacional en el que participa tu país. Argentina es un país hermano, vecino y muy cercano que conoce muy bien la realidad paraguaya.

–Retiró a Rafael Romá, el embajador.

–Hizo lo que dentro de su soberanía consideró que sería útil para la libertad y la soberanía de un país que quiere la democracia como Paraguay.

–Y si la solidaridad se convierte en problemas cotidianos, ¿cómo reaccionará usted?

–Lastimosamente podría haber muchos inocentes que sufran las consecuencias. Yo quiero lo mejor para el Paraguay. Y por eso rechazamos el régimen.

–En la madrugada del domingo, frente al edificio de la televisión pública, habló de resistencia pacífica. ¿Esa será la táctica?

–Sí. Ya empezamos la resistencia pacífica y un no reconocimiento de la presidencia que se ha instalado después del golpe de Estado parlamentario. Y ya se ven las manifestaciones de ciudadanas y ciudadanos. Las hay. Crecen. Son pacíficas. Se expresan en contra de lo que el Parlamento ha resuelto en el viernes negro. También vamos a hacer reunión de gabinete.

–¿Cuándo?

–A las seis de la mañana. Van a participar todos mis colaboradores que participaban del gabinete cuando estábamos en el palacio de gobierno.

–Al despedirse de los cancilleres de Unasur les dijo que volvería a su trabajo político en las bases. Así lo relató el canciller Héctor Timerman a Página/12.

–Y ya lo empezamos a hacer. Vamos a unir fuerzas con movimientos sociales y sindicales.

–¿Siempre dentro de la no violencia?

–Sí. Siempre.

–¿Por eso el viernes, cuando lo destituyeron, tuvo una actitud apacible?

–Efectivamente. Nos hemos sometido al juicio político parlamentario y hemos aceptado el veredicto para evitar derramamiento de sangre. Estamos contra todo tipo de violencia y ese día se presagiaba violencia y represión. Hoy, ya con el espíritu sereno, las manifestaciones ciudadanas son ejemplares, lo que puede verse en las calles o en las transmisiones del Canal 13 de Paraguay y como lo hace la televisión pública.

–¿Es una forma de acción política que repetirá la experiencia en el interior de Paraguay?

–Asimismo es. Y estamos serenos para esa tarea. Ese es el motivo por el cual nuestra actitud de viernes fue ponderada por mucha gente. En Paraguay hay mucha violencia. El viernes los mercaderes de la muerte estaban rondando. El juicio era injusto, descabellado y sin argumento, pero había que reaccionar como lo hicimos. Era lo mejor.

–¿El dinamismo de su actividad aumentará?

–Estamos saliendo y comunicándonos con la ciudadanía. Hoy mantuvimos una serie de reuniones con líderes sociales y políticos. El rechazo irá creciendo. Estoy seguro. Habrá una consolidación del rechazo a la presidencia que surgió de la destitución.

–Franco insiste en que el Congreso sólo aplicó un artículo de la Constitución, que habla de procedimientos y no de tiempos para el juicio político al presidente.

–Me interesa subrayar lo que dijo el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos. La herramienta del juicio político es válida desde el punto de vista jurídico y constitucional, pero los congresistas exageraron en la forma.

–Los congresistas le podrían decir que votaron con mayorías calificadas.

–Es un simple acuerdo de cúpulas. Lo hicieron los dirigentes de los partidos tradicionales.

–En su primera aparición pública después de haber sido destituido, usted dijo que había sectores políticos vinculados con el narcotráfico. ¿A quiénes se refirió?

–Hay muchos parlamentarios sindicados de tener una gran participación en negocios ilícitos. El narcotráfico está dentro de algunos sectores de la política. Hay investigaciones que fueron publicadas, denuncias…

Cómo sigue

“Nuestro proyecto es reforzar la presencia política de Fernando Lugo”, dijo a este diario luego de la entrevista un colaborador que pidió reserva de su identidad.

El análisis optimista de los partidarios de Lugo indica que Franco no conseguirá imponer la idea de que el responsable del eventual aislamiento de Paraguay es el presidente derrocado. “La gente lo tiene muy claro, no vemos un peligro en ese tema”, fue la opinión recogida.

Otro de los puntos que sopesan los dirigentes cercanos al ex presidente es que, como dijo uno de ellos, “vendrán tiempos difíciles para el sector importador y también para el sector exportador”.

“Los sectores fácticos se la verán mal, cada vez peor”, dijo. En Paraguay, igual que cuando en España alguien habla de los poderes fácticos, la expresión se utiliza en el mismo sentido usado en la Argentina con “establishment”.

El nuncio apostólico fue el primer representante diplomático extranjero que se entrevistó con Franco.

Dentro de la Iglesia Católica, pero en otro sector, monseñor Melanio Medina, que lleva la investidura de obispo de Misiones y Ñeembucú, ironizó ayer en su homilía sobre el nuevo presidente: “Pobre Franco, en qué lío está metido, porque la estructura parlamentaria y capitalista no le va a permitir hacer nada”.

Dijo que la destitución había sido “un golpe del Parlamento” y que Lugo fue echado por “querer luchar a favor de los pobres”.

También Medina incursionó en el análisis diplomático. “A lo mejor más adelante se arregla la relación bilateral, pero se cortarán gas y combustibles que el país compra de la Argentina”, dijo, y atribuyó el asesinato de once campesinos y seis policías en Curuguaty a la “angurria” de propietarios de tierras. Nombró a Blas Riquelme, con más de 40 mil hectáreas.

La frontera de la soja se expande a menudo, en Paraguay, como en Santa Fe o Santiago del Estero, con disparos para amedrentar o atacar directamente a los pequeños propietarios de tierras.

Según Medina, tanto en Paraguay como en América latina entera hay dos modelos: “El que busca la igualdad social y el capitalismo, que solo quiere amasar fortuna y al que no le interesa absolutamente nada de la situación de los pobres”.

Tanto las declaraciones de Lugo a Página/12 como los comentarios de sus colaboradores y el testimonio de Medina parecen marcar la búsqueda, por parte de Lugo, de la popularidad que tuvo en su primer año de gobierno, en el 2008, y que fue perdiendo incluso a pesar de las políticas sociales y el aumento del gasto en salud.

Desde que comenzó la serie de discursos, la mayoría de militantes de base, frente al edificio de la televisión pública, la cuestión de la salud fue una de las más repetidas entre los argumentos en defensa de Lugo. En ese mismo lugar se presentó, en la madrugada de ayer, el propio Lugo, y allí mismo hubo un indicio de la política que quiere desplegar Franco. También en la madrugada se presentó una persona de unos 35 años, de gesto sonriente, que dijo querer participar en las sesiones de micrófono abierto. Afirmó llamarse Cristian Saguier y comunicó que era el jefe de despacho de la nueva dirección de la televisión pública. Anunció que el gobierno no suprimiría el programa Micrófono Abierto y que él estaba allí “para celebrar la discusión pública”.

Ese lugar puede ser uno de los puntos de observación de la política paraguaya. Por un lado, y más allá del nivel de audiencia, más bajo que el de los canales privados, Franco quiere preservar la imagen de un Paraguay democrático, de un país que no incurrió en una ruptura del orden constitucional. Por otro, está embretado por la misma realidad: aun con audiencia menor, el micrófono es una referencia. El resto es lo que Lugo y los sectores que lo apoyan logren hacer de aquí a las elecciones de 2013.

América Latina tras la destitución de Lugo en Paraguay

CUBA

El Gobierno de la República de Cuba condenó enérgicamente el golpe de Estado parlamentario ejecutado contra el Presidente Constitucional Fernando Lugo y el pueblo hermano del Paraguay y declaró que no reconocerá autoridad alguna que no emane del sufragio legítimo y el ejercicio de la soberanía por parte del pueblo paraguayo.

Este golpe, aseveró una Declaración del Ministerio de Relaciones Exteriores, se suma a la larga lista de atentados contra la autodeterminación de los pueblos latinoamericanos, siempre realizados por las oligarquías con la autoría, la complicidad o la tolerancia del Gobierno de los Estados Unidos.

Cuba denunció que, después de décadas de sangrientas dictaduras militares que asesinaron cientos de miles de personas y ejercieron el terrorismo de Estado y la tortura con plena impunidad, esta estrategia violenta y antidemocrática ha sido retomada, con métodos clásicos o nuevos, en el golpe militar y luego petrolero contra la Revolución Bolivariana en Venezuela, el intento desestabilizador y secesionista contra el Estado Plurinacional de Bolivia, el golpe militar contra la fuerzas progresistas en Honduras y el intento de golpe contra la Revolución Ciudadana en Ecuador. Hechos como este pretenden frenar los procesos de cambios progresistas y de genuina integración latinoamericana y caribeña en “Nuestra América”.

ECUADOR

Ecuador retiró a su embajador en Paraguay en rechazo a la destitución del presidente Fernando Lugo, anunció el canciller Ricardo Patiño, quien reiteró que su país no reconoce al nuevo gobierno de Federico Franco.

“Ecuador retira su embajador en Paraguay en rechazo a la destitución del legítimo presidente Fernando Lugo y la instauración de nuevo régimen”, señaló el canciller en su cuenta de Twitter. Quito “llama a su embajador en Paraguay, Julio Prado, reiterando que no reconoce al ilegítimo gobierno de Franco”, indicó el ministro en otro mensaje.

Patiño sostuvo que lo ocurrido en Paraguay “fue un golpe de estado disfrazado. Es una vergüenza para América Latina que luego de un proceso de consolidación de la democracia en los gobiernos nuestros, se termine un período presidencial de esta manera. No reconoceremos a este gobierno ilegítimo que han instaurado”, afirmó el canciller.

VENEZUELA

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, ordenó retirar al embajador venezolano en Asunción y cesar el envío de petróleo, tras la destitución el viernes del presidente Fernando Lugo por el Senado paraguayo.

“He ordenado retirar nuestro embajador de Asunción (…). Y también vamos a retirar el envío de petróleo. Lo sentimos mucho, pero nosotros no vamos a apoyar para nada ese golpe de Estado”, dijo Chávez en Caracas en los actos de conmemoración del 191º aniversario de la batalla de Carabobo, en la que las tropas independentistas derrotaron a las tropas realistas españolas.

“A partir de este instante”, le dijo al ministro de Energía, Rafael Ramírez, “que cese el envío de petróleo producto del acuerdo energético de Caracas”, una declaración que desató los aplausos de los presentes.

“Para nosotros el presidente del Paraguay sigue siendo Fernando Lugo. No reconocemos a ese nuevo gobierno”, agregó. El mandatario volvió a calificar de “golpe de Estado ilegal e inconstitucional” el juicio que destituyó a Lugo y dijo que “siempre que gobiernan la burguesía y la derecha ocurren estas cosas”.

Chávez se refirió a Franco como “el usurpador” que presume de haber “salvado a Paraguay de convertirse en un satélite chavista”. “Es lo mismo que dijeron cuando tumbaron a Zelaya (el ex presidente hondureño derrocado en 2009 en un golpe de Estado). Me usan a mí como excusa”, dijo.

MÉXICO

El gobierno de México llamó a su embajador en Paraguay a trasladarse a la capital mexicana para que dé un informe sobre la situación en el país sudamericano, reportó la cancillería mexicana en un breve comunicado.

“Se instruyó al Embajador de México en la República del Paraguay, Embajador Fernando Estrada Sámano, para que se traslade a esta ciudad con el propósito de realizar consultas”, indicó.

La cancillería mexicana emitió un comunicado en el que reprobó el proceso de destitución de Lugo el pasado viernes por el mal desempeño de sus funciones, tras lo cual asumió la presidencia el opositor Federico Franco, hasta entonces vicepresidente del país.

COLOMBIA

El gobierno colombiano anunció que “llamará a consultas” a su embajador en Paraguay, al considerar que la destitución de Lugo se realizó “sin respetar el debido proceso ni contar con el tiempo suficiente para su adecuada defensa”.

Además anunció que “considerará las medidas que correspondan, una vez se realicen las reuniones de UNASUR y MERCOSUR y a la luz de las cláusulas democráticas suscritas en el marco de estos mecanismos regionales”, dijo en un comunicado divulgado por la cancillería.

PERÚ

Perú llamó a consulta a su embajador en Paraguay, Jorge Antonio Lázaro, tras la destitución de Lugo, anunció la cancillería peruana.

El presidente Ollanta Humala declaró que su gobierno evaluaba el retiro de su embajador como parte de un conjunto de medidas a nivel regional para expresar el rechazo de la comunidad internacional a la “infeliz decisión” paraguaya.

BRASIL

Brasil no intervendrá en asuntos internos de Paraguay, aunque rechaza la destitución sumaria del presidente Fernando Lugo, aseguró el asesor en política exterior del gobierno brasileño Marco Aurelio García, añadiendo que hay que dejar que la crisis “decante”.

El asesor “descartó la posibilidad de que Brasil o los demás países del MERCOSUR -Argentina y Uruguay- intervengan en las cuestiones internas de Paraguay”, señaló una nota de la oficial Agencia Brasil que entrevistó a García.

“Según García, es ‘imposible’ cualquier reversión de lo que fue decidido por el Congreso paraguayo”, añadió la nota.

HONDURAS

El presidente hondureño, Porfirio Lobo, calificó de “profunda herida a la democracia” la destitución del mandatario Lugo por parte del Parlamento.

La separación del gobernante paraguayo “ha sido una profunda herida a la democracia entre los pueblos donde el desenlace no es bueno para los pueblos”, precisó Lobo en declaraciones brindadas a periodistas locales.

Lobo, que asumió el 27 de enero del 2010 en unas elecciones convocadas tras el derrocamiento de Manuel Zelaya el 28 de junio de 2009, abogó por una “pronta” solución al problema paraguayo.

Lugo fue destituido el viernes en un juicio político convocado el jueves por mal desempeño de sus funciones, y una semana después de la muerte de seis policías y once campesinos durante el desalojo de un predio invadido en la ciudad de Curuguaty.

Tomado de agencias y sitios Web

 

Los campesinos salen a apoyar a Lugo

Los obreros rurales y las organizaciones sociales se manifestaron en distintos departamentos de Paraguay y comenzaron a trasladarse a Asunción para concentrarse frente al Parlamento, ante la jornada clave de hoy. Para los campesinos quedó en segundo plano el rechazo a los hechos sucedidos el viernes pasado

Pedían justicia y el esclarecimiento de lo sucedido el viernes pasado en el desalojo violento de Curuguaty, cuando la situación dio un giro rotundo y su movilización tuvo otro objetivo: respaldar al gobierno. Los campesinos se manifestaron ayer en distintos departamentos de Paraguay y viajaron a Asunción donde se conocerá hoy la definición del juicio político al presidente Fernando Lugo.

El mismo día en el que el movimiento campesino se manifestó en Curuguaty, departamento de Canindeyú, al nordeste del país, en la frontera con Brasil –donde se produjo el viernes el violento desalojo de un predio de unas dos mil hectáreas, reclamadas como propias por el ex senador colorado Blas Riquelme– la Cámara de Diputados aprobó, con 76 votos a favor, uno en contra y tres ausencias y de forma sorpresiva, un pedido de juicio político para destituir al presidente Fernando Lugo con varios argumentos, uno de ellos el mal desempeño de sus funciones en el episodio que dejó seis policías y once campesinos muertos.

Ante este panorama, los campesinos y organizaciones sociales salieron a manifestarse en los distintos departamentos del país y comenzaron a trasladarse a Asunción, para concentrarse frente al Parlamento y marchar pacíficamente. “El juicio político es una figura constitucional, pero los argumentos no son objetivos y están en la línea del chantaje político”, destacó en diálogo con Página/12 Luis Aguayo, secretario general de la Mesa Coordinadora Nacional de Organizaciones Campesinas (Mcnoc), que insistió en que la crispación política quiere interrumpir el proceso democrático e instalar un gobierno impulsado por la ultraderecha para tener un Estado capitalista y prebendario. “Se está aproximando la fecha electoral (las elecciones presidenciales están marcadas para el 23 de abril de 2013), quieren desgastar al gobierno cerca de las elecciones e ir afianzando el proyecto de recuperación del poder”, profundizó.

En sintonía, el dirigente campesino y líder del Movimiento Patriótico Popular, Belarmino Balbuena, expresó que “es el golpe de un Parlamento contra un poder constituido” y resaltó que los argumentos que los legisladores presentaron no respaldan la decisión. El dirigente planteó el juicio político como un boicot de la ultraderecha. “Hay dos poderes. El Parlamento y el Poder Judicial se unen en este boicot. Significa la entrega del poder a los colorados”, reflejó recordando que lo realizado por la gestión de Lugo difiere a lo hecho previamente en materia de ocupación de tierras y dando cuenta de que la situación mejoró al reducirse ésta y pasar de 1500 tierras ocupadas a 17. “Hay más estabilidad y voluntad del movimiento campesino para respaldar el proceso democrático. No vale la pena un argumento así a esta altura”, aclaró.

Por su parte, el presidente de la Asociación de Agricultores del Alto Paraná (Asagrapa), Tomás Zayas Roa, resaltó que comparte la posición en relación con lo sucedido con varios movimientos y anticipó que prevén adoptar una postura unificada. “En este momento todos estamos en contra del juicio político. Se viene lo peor. Quieren sacar a Lugo aprovechando lo sucedido en Curuguaty”, declaró subrayando que, desde su perspectiva, el Congreso paraguayo no tiene la autoridad moral y política para expulsar a nadie. “En caso de que se concrete la destitución pedimos que se vayan todos y que se convoque a una Constituyente para reordenar el poder jurídico y económico de la Nación. Pedimos la convocatoria a una elección general”, sostuvo.

Los dirigentes campesinos coincidieron en que, ante el rumbo que tomó la situación, quedó en segundo plano el rechazo y pedido de destitución desde su movimiento del ex fiscal general del Estado Rubén Candia Amarilla, quien después del desalojo violento asumió como ministro del Interior de Paraguay, en reemplazo de Carlos Filizzola, y se convirtió en el cuarto ministro del Interior de la administración de Lugo, iniciada en agosto del 2008. “La coyuntura cambió y lastimosamente se ve afectado el proceso democrático”, argumentó Aguayo, quien también expresó la intención de afianzar una posición conjunta con el resto de las organizaciones sociales. Además, se mostraron preocupados por el cambio en la política agraria que buscaba solucionar el conflicto por la posesión de tierras, que comenzó con las masivas adjudicaciones irregulares durante la dictadura de Alfredo Stroessner (1954-89). “Con esto se quiebra el proyecto de la reforma agraria, el modelo productivo. Condena a nuestro pueblo a la extrema pobreza y al Estado como corrupto”, resumió el dirigente de la Mcnoc.

Tras analizar cómo se dieron los hechos, los referentes no descartaron una vinculación entre lo sucedido el viernes y determinadas facciones políticas. “La derecha tiene varias acciones, una de ellas fue el asesinato de diecisiete compatriotas”, reflejó Aguayo. Mientras que Balbuena señaló que “hay grupos vinculados al latifundio que se preparan para tirar a la policía, hecho que podría justificar un juicio político”.

Informe: Romina Lascano.

Tomado de P/12