Archivo de la etiqueta: Iraq

¿Qué es de Bagdad hoy en día?

Baghdad-enfant-400x225

En el aniversario de la invasión y ocupación de Iraq 

Por Haifa Zangana

Haifa Zangana, escritora y pintora iraquí, es miembro del comité asesor del Tribunal Brussell para Iraq y colabora con diversas publicaciones árabes y europeas.

Global research

La que fuera ciudad multicultural de la paz durante miles de años ha sido conquistada, dividida y transformada en los 12 años transcurridos desde la invasión de Estados Unidos. Pero los bagdadíes resisten, dice Haifa Zangana.

Dos escenas de la caída de Bagdad en 2003 permanecen en la memoria histórica. La primera es el derrocamiento coreografiado de la estatua de Sadam Husein en la Plaza Firdos a manos de los marines estadounidenses después de haberla ocultado con su bandera. La segunda es el caos del saqueo de los museos y de los bienes del Estado.

La primera fue una declaración de victoria militar y de “misión cumplida”. La segunda fue una declaración de inicio del proceso de erradicación de la cultura, la historia y la identidad iraquíes.

Bagdad era el microcosmos de lo que ocurría en Iraq: violada una y otra vez por tropas estadounidenses, mercenarios, fuerzas especiales, proxies y milicias; estigmatizada por la destrucción humana y física.

Una amarga ironía para una ciudad conocida históricamente como Madinat as-Salam, la ciudad de la paz. Los iraquíes honran a Bagdad como el último símbolo de su unidad, de su modernidad y de su identidad multicultural.

Las glorias pasadas de Bagdad –polifacética capital de las ciencias, las artes y la música en la época en que Europa gateaba en la semi-oscuridad de la Edad Media– habían revivido en buena parte del siglo XX a pesar de los golpes de Estado y de las dictaduras. Luego vino la ocupación.

Bagdad hoy está horadada físicamente por incontables puestos de control, muros de segregación de hormigón y cloacas abiertas.

Los puestos de control son de dos clases: los establecidos por los militares en los que los hombres son objeto de acoso sectario y las mujeres de abuso sexual, y aquellos creados ad hocpor las milicias para secuestrar, exigir rescates y asesinar a quienes detienen. Los gobiernos posteriores a la invasión de Nuri al-Maliki y Haider al-Abadi anunciaron reiteradamente la eliminación de los muros y los puestos de control, pero estos permanecen para desfigurar la ciudad y atormentar a sus gentes.

Luego están los muros, por lo general bloques de cemento de al menos tres metros de altura. Se han erigido, se nos dice desde hace tiempo, para protegernos de cualquier amenaza que se ajuste al discurso dominante: de los partidarios de Sadam, de los combatientes extranjeros, de al-Qaeda, del grupo del Estado Islámico.

Estados Unidos construyó muchos de estos “muros de seguridad” como parte de una “nueva estrategia… para romper el ciclo de la violencia sectaria” y permitir la reconciliación entre los suníes y los chiíes de la capital que durante siglos habían vivido en paz hasta que se produjo la invasión.

El ejército estadounidense prefirió no mencionar que los muros han transformado comunidades mixtas en guetos confinados en zonas pobladas casi exclusivamente por criterios sectarios.

Divide y vencerás

No es de extrañar que se haya comparado esta política con el Muro del apartheid de Israel ni que los bagdadíes consideren estas moles como un método de control y no de protección.

Esta realidad –los puestos de control, los guetos amurallados, la segregación y el miedo– ha arraigado y ha hecho jirones el tejido social de la ciudad. Y a pesar de eso, los coches bomba y los ataques continúan.

Los políticos corruptos agravan esta realidad manufacturada –una realidad que nunca fue la de Bagdad y que nunca debería haberse creado– con políticas que promueven la segregación.

¿Y qué pasa con los y las bagdadíes? Siguen resistiendo. La mayoría de los residentes de Bagdad son de origen étnico y religión mixtos; los matrimonios entre parejas de diferentes sectas son algo menos frecuentes que antes, pero persisten.

La vieja tradición de convivencia intercomunitaria entre suníes y chiíes, kurdos, turcomanos y árabes, musulmanes y cristianos, ha sobrevivido.

Los y las bagdadíes siguen resistiendo como siempre lo han hecho para hallar la manera de defender su ciudad, su forma de vida y para rebelarse contra cualquier política que fragmente las identidades para controlarlos. Bagdad ha sobrevivido a invasiones, destrucciones y tiranías a lo largo de la Historia. Y sobrevivirá.

Fuente: http://www.alaraby.co.uk/english/comment/2015/4/8/and-how-is-baghdad-today

LOS BEBES DE FALUYA, a propósito del último artículo de Noam Chomsky

Bebés de faluya, Iraq, con graves defectos de nacimiento

Conocí hace ya algunos años a una mujer occidental…no era exactamente una amiga, más bien una conocida, una amiga de una buena amiga mía.
La llamaré Marion. Estaba recién casada y ella y su marido estaban muy ilusionados con tener un bebé. Cuando Marion se quedó embarazada, después de una muy cuidadosa planificación, porque a los occidentales les encanta planificarlo todo, hasta el último céntimo, tuvo todos los cuidados médicos necesarios. Pruebas de ultrasonido y todo lo demás… y en el cuarto mes de embarazo se dispuso a pasar el examen habitual para comprobar si su bebé era un feto saludable.
Marion se quedó horrorizada cuando su doctor le informó de que su bebé tenía alguna deformidad genética y que debía someterse a un aborto. Marion se hundió después en una grave depresión a pesar del hecho de que su doctor le aseguró que en el futuro podría tener bebés sanos, pero tenía pánico a quedarse embarazada de nuevo y su relación marital sufrió un duro golpe y acabó en divorcio…
Durante su período de aflicción, sus amigos y familia le dedicaron todo su apoyo… todos la consolaban por haber perdido un feto de cuatro meses, todo el mundo estaba pendiente de ella y la mimaban, además de inacabables sesiones con psiquiatras especializados que intentaban hacer cuanto podían para ayudar a Marion a que se recobrara de su congoja…
Era una hecatombe… una gran hecatombe… ¿cómo podía la naturaleza haberle hecho eso a Marion?, se preguntaba todo el mundo… y yo misma vi cómo sus cabezas se sacudían incrédulas ante tamaña crueldad… y escuché exclamaciones de horrorizada indignación por un embarazo malogrado.
Yo sentí, bueno, sí, que era triste pero que no era el fin del mundo. Fue afortunada de perderlo en medio del embarazo en lugar de tener que esperar hasta el parto y todavía era joven y tenía buena salud, disfrutaba de acceso a los servicios sanitarios, vivía en un entorno saludable, llevaba una buena dieta, tenía apoyos y podía quedarse embarazada de nuevo…
En mi opinión, tanto alboroto era una exageración… pero los occidentales se preocupan mucho de la vida, de tener bebés saludables, de tener familias saludables y de su absoluto derecho a tener todo eso en las mejores condiciones posibles…
Los años pasaron y no sé qué ocurrió finalmente con Marion, quizá concibió de nuevo o quizá se quedó colgada del hecho de que tuvo que poner fin a un embarazo a causa de un accidente de la naturaleza… pero, lo que sí sé y conozco bien es que hay miles de madres iraquíes a las que se les está pidiendo que no se queden embarazadas…
Lo más reciente que he oído a ese respecto, y esto no es oficial, es que en Basora los médicos están aconsejando a las mujeres que no se queden embarazadas en los próximos veinticinco años. Es algo que circula en secreto entre los recién casados…
La razón de estar disuadiendo de los embarazos proviene del hecho de que Occidente, que se preocupa tanto por sus niñitos, no tuvo ni el menor reparo en derramar toneladas de productos químicos letales, es decir, sus armas de destrucción masiva, sobre las gentes de Basora y Faluya, por nombrar sólo unas cuantas armas químicas como el uranio empobrecido y el fósforo, que han logrado que las tasas de cáncer se disparen entre los niños y que estén alumbrándose los monstruos más horribles, genéticamente modificados por la “libertad y la democracia”…
Las madres de Faluya y Basora no disponen de los lujos de las Marion… y sus pequeños Frankestein no son el producto de ningún accidente de la naturaleza… no. Sus pequeños han sido planificados y concebidos en Washington DC y en el 10 de Downing Street. Son el fruto de Occidente. El parto de Occidente… y de nuestras contracciones.
Nadie se preocupará de las madres iraquíes, que tampoco recibirán el trato delicado ni gozarán de la empatía de las que disfrutó Marion… se limitarán a tumbarse en la sala de partos, asumiendo que haya una… y expulsarán un monstruo tras otro… elaborados en Estados Unidos y la Gran Bretaña.
Pero hay una cosa que probablemente se les escapa… estos monstruosos recién nacidos, estos bebés deformados –no por la naturaleza sino por vuestra “civilización”- son tan sólo un reflejo de vuestra propia fealdad… en cuanto a ellos, esos pequeños son bellos… y en cuanto a vosotros, sois algo peor que una atrocidad, que la peor de las pesadillas…
Fuente: http://arabwomanblues.blogspot.com/2010/05/genetically-modified.html

Tomado de Checuchito’s Blog

————————————————————————————————–

Faluya, peor que Hiroshima

Este texto fue publicado originalmente en agosto de 2010. Lo extracté y lo anexo al anterior porque lo considero necesario, especialmente  por su gran impacto y cuando, como es el caso, se trata de considerar el “respeto” a los derechos humanos del gobierno de Estados Unidos. Estas criaturas pertenecen a un pasado reciente que es también el presente en los sobrevivientes, y lamentablemente puede ser el futuro en cualquier momento, en cualquiera de las guerras que caracterizan a esta época de Guerras Calientes. Las fotos que siguen, apenas dos de un montón que hay en la red,  son en efecto inquietantes, muy duras,  pero para muchos escépticos, solo vista hace fe.

La información que me acaba de llegar es demasiado importante como para poder dejarla atrás ni un segundo…me pongo pues a elaborar mi escrito aceleradamente.

Acabo de ver una emisión en Al-Jazeera Arabic del programa de Ahmad Mansour en el que entrevista al Profesor Chris Dusby. El Profesor Busby es científico y Director de Green Audit, así como secretario científico del Comité Europeo sobre Riesgos Radioactivos. Para conocer más datos sobre el Profesor Chris Busby y sus trabajos, tecleen en Google “Chris Busby Uranium

El Profesor Busby ha publicado muchos artículos sobre la radiación, el uranio y la contaminación de países tales como Líbano, Kosovo, Gaza y, por supuesto, Iraq.

Sus últimos hallazgos, que fueron de los que se ocupó el programa emitido en Al-Jazeera, serán los que yo aborde y exponga en estas líneas.

Como algunos de Vds. saben, Faluya es una ciudad prohibida. Fue sometida a intensos bombardeos en 2004 con bombas de uranio empobrecido y fósforo blanco, y desde entonces la han declarado zona peligrosa, lo que significa que ni las autoridades títeres de Iraq ni las fuerzas invasoras/ocupantes de EEUU permiten que nadie pueda realizar ningún estudio real de lo que allí sucede. Faluya está básicamente bajo asedio.

Es obvio que los estadounidenses y los iraquíes saben algo y que tratan de ocultarlo al conocimiento público. Y ahí es donde el Profesor C. Busby entra en escena. Pero él fue/es inflexible a la hora de llegar al fondo de la verdad de lo que ocurrió en Faluya en 2004.

Siendo como es uno de los mejores científicos en su campo, se las arregló para poder dirigir una investigación en Faluya, cuyos resultados preliminares se publicarán en dos semanas, confío…

El Profesor Busby encontró muchos obstáculos para poder llevar a cabo este proyecto. Ni a él ni a ningún miembro de su equipo se les permitió acceder a Faluya para realizar las entrevistas. Pero él dijo que cuando la puerta principal se cierra, uno tiene que intentar que otras puertas se abran. Y esto fue lo que hizo. Consiguió reunir un equipo de iraquíes de Faluya para que dirigieran las entrevistas por él.

El proyecto de investigación se basó en 721 familias de Faluya con 4.500 participantes, que vivían tanto en zonas nivel de radiación alto como bajo. Los resultados se compararon con un grupo de control: una muestra compuesta por el mismo número de familias que viven en una zona no radiactiva en otro país árabe. Con motivo del estudio, eligió otros tres países para llevar a cabo tal comparación: Kuwait, Egipto y Jordania.

Antes de entrar en los resultados preliminares, debo señalar lo siguiente:

– Las autoridades iraquíes amenazaron a todos los participantes de esta investigación con arrestarles y detenerles si cooperaban con los “terroristas” que les estaban entrevistando. Es decir, se les amenazó bajo el acta anti-terrorismo.

– Las fuerzas estadounidenses prohibieron al Dr. Busby que recogiera cualquier dato, sosteniendo que Faluya es una zona insurgente.

– Los doctores de Faluya rechazaron salir en directo en el programa de Ahmad Mansour porque habían recibido amenazas de muerte y temían por sus vidas.

Es decir, el estudio se llevó a cabo en condiciones muy difíciles y con amenazas de muerte. No obstante, se siguió adelante.

Como no se ha descargado el programa en Youtube, no puedo transcribir la entrevista palabra por palabra. Tomé breves notas a mano y memoricé el resto. Pero haré cuanto pueda para presentar todos los hechos que se relataron hoy.

Así pues, ¿qué es lo que EEUU y sus títeres iraquíes no quieren que la gente sepa? ¿Y por qué no están permitiendo que se realice ninguna medición de los niveles de radiación en Faluya y por qué incluso han prohibido a la Agencia Internacional de la Energía Atómica que entre en Faluya?

¿Qué pasó exactamente en Faluya? ¿Qué tipo de bombas se utilizaron? ¿Fue sólo uranio empobrecido o hubo algo más?

1. Un aspecto que es muy característico de Faluya es que los índices de cáncer han aumentando de forma espectacular en un espacio muy corto de tiempo, i.e., desde 2004. Ejemplos ofrecidos por el Dr. Busby:

– El índice de leucemia infantil es 40 veces más alto desde 2004 que en años anteriores. Y comparado con Jordania, por ejemplo, es 38 veces más alto.

– La tasa de cáncer de mama es 10 veces superior a la de 2004.

– La tasa de cáncer linfático es también 10 veces mayor desde 2004.

2. Otra peculiaridad de Faluya es el inmenso aumento en las tasas de mortalidad infantil. Comparadas con otros dos países árabes como Kuwait y Egipto, que no tienen contaminación radioactiva, estas son las cifras:

– La tasa de mortalidad infantil en Faluya es de 80 niños de cada mil nacidos, en comparación con Kuwait, donde se da la cifra de 9 de cada mil y en Egipto 19 de cada mil (por tanto, la tasa de mortalidad infantil iraquí es cuatro veces más alta que la de Egipto y nueve veces más alta que la de Kuwait).

3. La tercera peculiaridad de Faluya es la cifra de deformidades genéticas que ha estallado desde 2004. Esta es una cuestión a la que ya me he referido en el pasado. Pero no pude referirme a todo, hoy he aprendido algo más. La radiación con cualquiera de los agentes utilizados por las “fuerzas de liberación” no sólo causa deformidades genéticas masivas sino también y esto es muy importante:

– Causa cambios estructurales a nivel celular.

– Lo que a su vez provoca, debido a la composición genética de los bebés masculinos (carencia del cromosoma X), que los niños corran mayor riesgo de muerte, mientras que es más probable que las niñas sobrevivan aunque con deformidades graves. Y hay otro ejemplo ofrecido por el Dr. Busby: antes de 2003, las tasas de nacimiento en Faluya eran las siguientes: 1.050 niños frente a 1.000 niñas. En 2005, sólo han nacido 350 niños frente a 1.000 niñas, lo que significa que los bebés niños no están sobreviviendo.

– En cuanto a las niñas y ahí es donde la tragedia se ceba… la radiación causa cambios a nivel de ADN, lo que significa que esas mismas niñas, si logran sobrevivir y si se reproducen más tarde, darán a luz niñas genéticamente deformadas y niños muertos.

– Los datos expuestos se apoyan en otros estudios realizados con niños y nietos de los supervivientes de Hiroshima (en el año 2007), que muestran que incluso la tercera generación presenta malformaciones genéticas, incluidas diversas enfermedades (cáncer, cardíacas, etc…) en una proporción 50 veces superior. Por otra parte, en Chernobyl, los estudios realizados con los animales en esa área han mostrado que los efectos de la radiación han modificado genéticamente 22 generaciones. En resumen, la radiación se trasmite de gen a gen y tiene una efecto acumulativo con el tiempo.

– Algunas de las deformidades que presentan los bebés son tan grotescas que tanto Al-Jazeera como la BBC, que produjeron un documental sobre el mismo tema, se negaron a mostrar las fotos a sus televidentes. Los ejemplos de deformidades de los que Ahmad Mansour tiene fotografías son:

– Bebés nacidos sin ojos.

– Bebés nacidos con dos y tres cabezas.

– Bebés nacidos sin orificios.

– Bebés nacidos con tumores malignos en el cerebro y en los ojos.

– Bebés nacidos sin determinados órganos vitales.

– Bebés a los que les faltan extremidades o tienen más de las normales.

– Bebés nacidos sin genitales.

– Bebés nacidos con malformaciones cardíacas.

Y más casos aún…

– Sobre ese mismo punto, con motivo del estudio, se les pidió a los doctores de Faluya que indicaran las tasas de defectos de nacimiento en el espacio de un mes y que lo compararan con el mes anterior y este es el resultado: en el espacio de sólo un mes, los nacimientos con defectos aumentaron de uno por día (el mes anterior) a tres por día (en el mes objeto del estudio, que fue el de febrero de 2010).

– El uranio se transmite al torrente sanguíneo a través de la ingestión y la inhalación. Se estudió y controló también el nivel masivo de uranio que presenta la gente de Faluya debido al aumento vertiginoso de ganglios linfáticos y pulmonares y cánceres de mama en adultos.

Con estos hallazgos preliminares, el Profesor Busby y su equipo llegaron a la conclusión de que, en comparación con Hiroshima y Nagasaki, la situación de Faluya era peor. Y aquí cito textualmente al Dr. Busby: “La situación en Faluya es terrorífica y horrenda, es más peligrosa y peor que la de Hiroshima…

Por otra parte, y muy relacionado con lo anterior, he mencionado que estos son resultados preliminares, ¿por qué?

Porque al Profesor Busby se le acosó y se le recortaron los fondos necesarios para la investigación, le dieron con muchas puertas en las narices, le amenazaron (lo mismo le pasó a otros científicos que intentaron llevar a cabo estudios similares en la década de los noventa en Iraq) y la comunidad científica le abandonó, todo ello debido a la naturaleza de su trabajo en Iraq. Las implicaciones políticas son enormes y peligrosas.

La vida del Profesor Busby se ha convertido en algo lleno de dificultades. Envió a la revista Lancet el documento de investigación que tantas penas le costó dirigir y elaborar para que lo revisaran a nivel de comité científico, pero Lancet se lo devolvió diciendo que no tenían tiempo de revisarlo. Los laboratorios que cooperaron en el pasado para examinar las muestras, las rechazaron cuando supieron que venían de Iraq. Sólo dos laboratorios estuvieron dispuestos a examinar las muestras del AGENTE/MATERIAL EXACTO UTILIZADO EN FALUYA, y fue sólo en función de un precio desorbitado, de nuevo a causa de la naturaleza sensible del estudio. Cuando Ahmad Mansour le preguntó qué era lo que le hacía perseverar ante los formidables obstáculos a que se estaba enfrentando, su respuesta fue ésta:

Durante toda mi vida no he hecho sino buscar la Verdad, soy un cazador de la Verdad en una jungla de mentiras. También tengo hijos. Los hijos no son sólo nuestro futuro, son los transmisores de las generaciones futuras. Llevamos cincuenta años contaminando el planeta (con radiaciones) y esa es la herencia que estamos transmitiendo a nuestros hijos y nietos. Se lo debemos al pueblo de Faluya, tenemos que encontrar la Verdad.”

Extractado de:  http://pelusaradical.blogspot.com/2010/07/faluya-peor-que-hiroshima.html

 

Irán y la lucha de Fidel por la paz

Ángel Guerra Cabrera

Los preparativos del ataque a Irán continúan sin pausa a juzgar por el comportamiento de la jauría mediática, el ejército del  imperio para la guerra sicológica. Lo que ocurre deja una inquietante sensación de déjà vu por su semejanza con el clima mediático fabricado antes del ataque a Iraq con la fábula de las armas de destrucción masiva.

Un ejemplo de ello es que la semana pasada Israel rechazó drásticamente la sugerencia de la Organización Internacional de Energía Atómica OIEA) de someter a la inspección internacional su programa nuclear y unirse al Tratado de No Proliferación Nuclear (TNPN), el que se ha negado a firmar por décadas. La noticia pasó casi inadvertida en los medios corporativos, mucho menos se publicó en ninguno de ellos algún artículo de censura a esta actitud arrogante, en abierto desprecio por el derecho internacional, ni tampoco que expresara preocupación por la horrible amenaza a la supervivencia de la humanidad de las 400 bombas nucleares que se estiman en posesión del Estado hebreo. La gestión con Israel fue realizada por el japonés Yukiya Amano, director de la OIEA, quien se vio forzado a hacerlo por la encomienda que recibió de la mayoría de los estados miembros, entre ellos los árabes, pero seguramente la realizó sin el menor entusiasmo ya que esta no era- algo que Israel sabe muy bien- del interés de Estados Unidos y sus aliados.

En cambio, el informe de la OIEA sobre el programa nuclear de Irán- este sí miembro muy inspeccionado del organismo y firmante del TNPN- filtrado a algunas agencias de prensa el lunes 6 sí ha sido ampliamente divulgado con un sesgo belicoso y rabiosamente antiiraní en los ya citados medios y dado pie a numerosos comentarios que sugieren o aseguran llegado el momento de la opción militar contra la nación persa como el publicado el miércoles 8 en la edición digital de The Wall Street Journal, cuyos estrechos vínculos con el complejo militar industrial, el capital financiero y el lobby sionista son de sobra conocidos. Como ocurrió con Iraq, el informe asegura que Irán cuenta con suficiente cantidad de uranio procesado como para fabricar dos bombas nucleares, si lo depurara. Lo mismo, debe aclararse, ocurre en cualquier país que procese uranio con fines pacíficos y el propio informe dice que no hay pruebas de que el programa iraní tenga fines militares.

La filtración del informe en este momento no es casual. La resolución 1929 del Consejo de Seguridad (CS) de la ONU establece que en un plazo de 90 días a partir de su adopción (9/6), el director general del OIEA debe rendir un informe sobre el programa nuclear de Irán a la Junta de Gobernadores del organismo(que según su página web se reúne la semana próxima) y paralelamente al CS en el que precise si Teherán está cumpliendo con las cuatro resoluciones decretadas por aquel desde 2006, incluyendo la 1929. En caso de que el informe indique que Irán no ha cumplido el CS adoptará “otras medidas apropiadas para persuadir a Irán de que cumpla lo dispuesto”. No es necesario ser docto para darse cuenta qué quiere decir “otras medidas apropiadas”. En rigor, todos los que votaron por este instrumento se pusieron inconsciente e irresponsablemente entre la espada y la pared. Quien se dio cuenta de inmediato y lo ha explicado muy sencillamente es Fidel Castro al afirmar que Irán no es Iraq, que la nación persa no admitirá la inspección de sus buques y la rechazará por la fuerza, así como resistirá encarnizadamente a un ataque, posibilidad subestimada, al igual que su capacidad de hacer daño a los atacantes. Esta realidad, que Estados Unidos e Israel -y las otras potencias nucleares que votaron a favor de la 1929- no pudieron calcular en su momento es la que arrastrará inevitablemente a una guerra nuclear por encima de la voluntad de los que toman las decisiones, incluido Barak Obama, si se intentara aplicar la resolución con las armas. Por eso la batalla de Fidel se concentra en hacer conciencia en el mundo de que estamos en una situación inédita, cuyo desarrollo es necesario frenar pues en caso que estalle la guerra, su dinámica impedirá que, como en otros conflictos, los líderes puedan impedir que se accione el gatillo nuclear, como pudieron hacer con gran tino Kennedy y Krushov durante la crisis cubana de los misiles. Una guerra nuclear de magnitud y consecuencias imprevisibles nada menos que a las puertas de India, Paquistán, Rusia y China, todas potencias atómicas.

LOS HÉROES INÚTILES Y LAS GUERRAS HACIA NINGÚN LADO

adolfo_perez_esquivel

Las guerras sólo sirven para vender armas y potenciar el complejo militar industrial y los intereses imperiales, advierte el argentino sin par y Premio Nóbel por la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, en comentario publicado recientemente por La Jornada, de México, que reproduzco textualmente.

¿Cuántos soldados estadounidenses, británicos y de otras naciones murieron en las guerras contra Afganistán e Iraq? ¿Cuántos más tendrán que morir antes de terminar las guerras?

Se cuentan los muertos de los países invasores, pero nada se dice de los muertos en las naciones invadidas y la resistencia de afganos e iraquíes. Se silencian las miles de muertes de mujeres y niños, las poblaciones devastadas por la destrucción y el saqueo de la OTAN del patrimonio de la humanidad y de los recursos de esos dos países.

Toda la destrucción y muerte se hace en nombre de la “libertad”, de la “democracia”, de liberar a esos países de la dictadura, cuando les conviene. La OTAN es aliada de Estados Unidos, como lo fue Saddam Hussein, utilizado en la guerra contra Irán.

El primer ministro británico, Gordon Brown, ha rendido honores póstumos a los 221 soldados muertos en la guerra contra Afganistán y se compromete a enviar más militares. Estados Unidos rinde homenaje a sus soldados caídos en las guerras que sostiene en diversas partes del mundo. Las viudas y familiares de los soldados muertos recibirán una medalla, una pensión y el olvido de sus vidas que engrosarán las páginas de los héroes inútiles de las guerras hacia ningún lado. Guerras que sólo sirven para vender armas y potenciar el complejo industrial militar y los intereses hegemónicos del imperio.

Los costos en vida y la destrucción de otros pueblos no cuentan en la agenda del “debe y haber” del Pentágono, la Agencia Central de Inteligencia y el Departamento de Estado, ni en los países de la OTAN involucrados en el conflicto armado. La complicidad de los monopolios informativos es pavorosa e hipócrita.

En la mitología griega, Sísifo, dios del Olimpo, fue castigado por el dios supremo, Zeus, y tiene que cargar en sus hombros por toda la eternidad una gran piedra que debe colocar en la cima de la montaña. Una y otra vez Sísifo hace el gran esfuerzo que nunca logra concretar de llegar a la cumbre, y la piedra cae, y así en permanente devenir por toda la eternidad vuelve a buscar la piedra al pie de la montaña.

Albert Camus ha retomado el mito de Sísifo, a quien llama “el héroe inútil”, en la incesante derrota de sí mismo en su camino existencial. Es la situación del hombre moderno, de los gobernantes y del sistema dominante, que vuelven una y otra vez a repetir las mismas derrotas de la conciencia y los actos inútiles, como si fueran grandes logros de la imbecilidad humana.

En nombre de la libertad se impone el sometimiento a otros pueblos, como ocurre en la franja de Gaza contra el pueblo palestino, testigo de los crímenes de guerra de Israel, condenados por la ONU. Y también en Colombia, con la intervención de los grupos paramilitares, Estados Unidos e Israel, se cometen crímenes contra el pueblo. Las guerrillas y el narcotráfico generan la incertidumbre, la muerte y suman héroes inútiles, a la inutilidad de la violencia social y estructural.

En nombre de la democracia, Estados Unidos invade, tortura y realiza vuelos clandestinos en diversos países, con secuestros y asesinatos contra quienes considera “terroristas”. Justifica el horror y los llamados “daños colaterales”: la muerte de miles de niños, mujeres y población civil.

Nada de esto figura en los medios de comunicación y los noticieros de la BBC y de la CNN, ni en las estadísticas. Los muertos son considerados “no personas”. De eso “no se habla”.

Las muertes de soldados de Estados Unidos, Gran Bretaña y los aliados de la OTAN, nada tienen de gesta heroica, sino de rapiña, destrucción y muerte. Los soldados no saben por qué van a la guerra, simplemente van a matar o morir; les prometen la nacionalidad de Estados Unidos y lo único que logran es la ciudadanía de la muerte en tierras extrañas. Los sobrevivientes y mutilados sólo tendrán la mirada del horror y recordarán las muertes de otros jóvenes, como ellos, héroes inútiles.

Vietnam vuelve a repetirse. Es hora de que el pueblo de Estados Unidos despierte, que Obama, galardonado con el Premio Nobel de la Paz, ponga la “barba en remojo”, pero como no la tiene debe poner “otras cosas en remojo” y sacudirse el yugo a que está sometido Si llegó al gobierno, que gobierne. Es urgente terminar con las guerras, es necesario que actúe en bien de la humanidad, que pida el apoyo de su pueblo y el mundo para evitar mayor destrucción y muerte. Es su obligación.

No puede continuar enviando soldados a matar y destruir otros pueblos; no es justo, es inmoral y atenta contra toda la humanidad. Que no termine siendo otro Sísifo que cargue la piedra del horror, la destrucción y la derrota de Estados Unidos, que suma guerras perdidas porque no tiene ideales. Las tropas no tienen mística ni causa justa que defender. Y una y otra vez cargará la piedra, cada vez más pesada, que no podrá colocar en la cumbre de la montaña, porque la derrota está en la mente y el corazón de Estados Unidos transformado en Sísifo en su incesante devenir de la angustia existencial.

La matanza, las bases y la ex gobernadora

infografia-bases-militares-eeuu-colombia-580x434

Por Maggie Marín

Barack Obama, Álvaro Uribe, Nidal Malik Hasan, y Janet Napolitano. ¿Y esa ringlera de nombres, podría preguntar cualquiera? Pues se pueden vincular más de lo que pudiera pensarse. Voy por partes y de atrás hacia delante.

Janet Napolitano, newyorkina y exgobernadora de Arizona, lleva 10 meses al frente del Departamento de Seguridad Nacional de EE UU. Monda y lironda, ayer mismo le dijo a un periodista de El País de España que Estados Unidos es ahora más seguro que antes del 11-S; más que hace cuatro años, más que hace un año. “Cada día mejoramos en cómo reducir los riesgos de otro atentado terrorista y cómo responder si ocurre”.

¿Gringolandia tranquilita ocho años después de lo que aún muchos aseguran que fue un auto atentado que permitió soltar los demonios de la guerra y la violencia a quienes llevaron y amparaban a Bush en la Casa Blanca?

Pues parece que en ese preciso instante Janet desconocía los detalles de la carnicería que acababa de protagonizar en Texas el comandante y psiquiatra militar Nidal Malik Hasan, y que con un saldo de 13 muertos y unos 30 heridos clasificó como la peor matanza en la historia de las bases militares estadounidenses.

A despecho de que hasta hoy nada indica que la reacción del militar (musulmán, de ascendencia jordana y con 39 años) fuera un acto terrorista u obedeciera a fanatismo religioso alguno, se trata sin dudas de un hecho que pone al descubierto una vez más que las inseguridades rodean a los estadounidenses en su propio territorio.

Nidal Malik Hasan llevaba tiempo intentando abandonar el ejército y estaba haciendo todo lo posible por no ser destinado al frente afgano. Se había sentido perseguido y rechazado por sus compañeros tras los ataques del 11-S.

El escenario del degolladero, Fort Hood, en Texas, es la mayor instalación militar estadounidense (alberga en sus predios a 55 mil militares) y una de las puertas de salida de los efectivos que parten hacia las guerras en Iraq y Afganistán. De hecho, de los 4 mil 600 soldados estadounidenses que han muerto en Iraq, 500 pertenecían a las tropas de Fort Hood.

Pienso que sin proponérselo, la acción del comandante estadounidense hizo mas patente la suerte de anexión de Colombia a Estados Unidos que acaba de producirse, porque los hechos sangrientos de Texas ocurrieron menos de una semana después de la firma entre Washington y Bogotá de un “acuerdo militar” que le permitirá a la potencia “conducir operaciones de espectro completo por toda América del Sur” desde siete instalaciones militares: Palanquero, Malambo, Tolemaida, Larandia, Apíay, Cartagena y Málaga. Y más, porque ese pacto aprueba el acceso y uso de las otras instalaciones y ubicaciones castrenses existentes en territorio colombiano, sin restricciones y en condiciones de una inmunidad tan total que es mejor llamarla por su nombre: completa impunidad.

La abogada y escritora venezolano-estadounidense Eva Golinger apuntaba ayer que aunque Barack Obama y Álvaro Uribe han mantenido públicamente que dicho acuerdo militar ampara solamente operaciones y actividades dentro del territorio colombiano para combatir el narcotráfico y el terrorismo interno y que ello no afectará a los países vecinos, “el documento de la Fuerza Aérea de EEUU confirma lo contrario e indica que las verdaderas intenciones y objetivos detrás del acuerdo son para poder realizar operaciones militares a nivel de la región para combatir la “amenaza constante de los gobiernos anti-estadounidenses”.

Pero la verdad es que la mayoría de los medios de comunicación del orbe se ocupan más de la degollina tejana, en menor medida del segundo golpe de estado que acaba de producirse en la martirizada Honduras (una acción gravísima que debiera levantar una ola de repudio mundial) y dejaron ya en el pasado el hecho “gravísimo y trascendente”, como calificará Fidel Castro a estos siete puñales clavados en el corazón latinoamericano y que por ello amerita no solo mil y una denuncias, sino la más férrea oposición de la totalidad de los países de Nuestra América.