Archivo de la etiqueta: Cuba-economia

FIHAV 2016: CONFIANDO EN CUBA

feria-de-la-habana

POR MAGGIE MARIN

La Feria Internacional de La habana (FIHAV), la bolsa comercial más importante de Cuba y del Caribe, y una de las principales de América Latina, abrirá mañana las puertas de su 34 edición, en procura de potenciar las exportaciones de bienes y servicios de la mayor de las Antillas, así como de fomentar la política de diversificación de exportaciones.

…Con un área de exhibición de más de 25 000 m2, este evento que se realiza anualmente desde el año 1983 es una feria consolidada y en expansión. En ella se dan cita todos los sectores de la economía cubana y se logra reunir la más completa muestra comercial, nacional e internacional, lo cual favorece que en su espacio, expositores y visitantes intercambien juicios y conocimientos, lleven a efecto tratos comerciales, concreten negocios, se identifiquen nuevos socios, y hasta se produzca una actualización de los adelantos tecnológicos que van teniendo lugar en el planeta.

…Este año se vaticina la participación de empresas y firmas de 75 países (11 más que en la cita de 2015 que clasificó como la mayor de su historia) y por segunda ocasión se harán presentes compañías norteamericanas. Esta progresión es señal palpable e inequívoca de que esta isla no está sola, y que sus socios comerciales la apoyan y confían en ella, a pesar de las nefastas consecuencias que en su desarrollo económico-social provoca el cerco estadounidense.

…De hecho, tal como informara hace unos días el ministro del Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca Díaz, socios comerciales principales como Venezuela, China, Rusia, España, Francia e Italia, han aumentado sus áreas expositivas; Japón quiso contar con un pabellón completo para sus muestras, y se estrenarán como expositores Etiopía, Gabón y Tanzania.

…El titular reafirmó el propósito de que esta Feria –que se extenderá hasta el 5 de noviembre–, no solo promueva las exportaciones cubanas y conquiste al capital extranjero, sino que fortalezca la estrategia gubernamental de diversificar al máximo sus vínculos económicos internacionales.

…Como es habitual, Cuba estará en el Pabellón Central de EXPOCUBA, con 5 000 m2, donde exhibirán sus productos y servicios 125 entidades en representación de unas 325 empresas con licencia y capacidad exportadora y comercial en el país.

…Los grupos institucionales y los empresarios nacionales tienen el objetivo de promover las exportaciones y la inversión extranjera en áreas priorizadas: la industria farmacéutica y biotecnológica, el turismo, la energía, el transporte, la construcción y el comercio, entre los más importantes. Asimismo ocurrirá el lanzamiento oficial de la tercera edición de la Carpeta de Oportunidades para la Inversión Extranjera, y se celebrará un Foro de Inversiones para promover y facilitar encuentros entre compañías interesadas en Cuba y los organismos de la Isla que atienden los principales sectores para la atracción de capital foráneo.

…Otro dato de impacto: A FIHAV acudirán integrantes de unas quince delegaciones gubernamentales foráneas que nos visitaran con ese objetivo, lideradas por ministros y viceministros, lo que pone de manifiesto que la comunidad internacional no es ajena a los denodados esfuerzos que despliega la ínsula para alcanzar un crecimiento y evolución progresiva de su economía hacia un desarrollo sostenible y mejores niveles de vida.

Cuba y su economía en 2015: primeros resultados (I)

jose luis rodriguez6

Por José Luis Rodríguez

Asesor del Centro de Investigaciones de la Economía Mundial (CIEM)

Tomado de Cuba Contemporánea

 

 

Un punto de partida indispensable para el análisis de la economía cubana durante el primer semestre del 2015 es que los resultados del pasado año no fueron favorables y ello ha repercutido en el desempeño actual, aunque un grupo de factores parece compensar esos efectos negativos.

En efecto -según datos de la ONEI-, en 2014 la economía cubana creció solo 1,3% de un plan de 2,2%. Presentaron decrecimientos las inversiones (-8,9%); la industria (-3,6%) y las construcciones (-2,3%), y el déficit fiscal se elevó a 6,8% en relación al PIB. Por otro lado, crecieron el sector agropecuario (2%), la industria azucarera (4,2%) y el comercio (3,2%), en tanto el turismo crecía 5,3% en visitantes pero solo 2,1% en ingresos.

Las razones de este comportamiento se centraron en una disminución de los ingresos en divisas previstos, obteniéndose un saldo en la balanza comercial favorable pero 47% inferior al año precedente; factores climáticos negativos caracterizados por una fuerte sequía y una deficiente gestión económica en diversas ramas del sector estatal, donde 123 empresas planificaron ganancias pero tuvieron pérdidas por 829 millones de pesos, el 67% de ellas en el MINAGRI y en el grupo empresarial AZCUBA.

También cabe señalar que en agosto de 2014 se aprobó un presupuesto de unos 500 millones de dólares para realizar importaciones con vistas a asegurar insumos para el primer semestre del presente año, que todo parece indicar no lograron materializarse completamente. De ahí que en lo que ha transcurrido del 2015 se ha manifestado desabastecimiento en las ventas minoristas de alimentos, confituras y bebidas, además de productos para la higiene, ropa y calzado, entre los surtidos más significativos. Para cubrir este déficit se acordó recientemente la asignación de 40 millones de dólares adicionales para la adquisición de esas mercancías, a lo que habría que añadir la necesaria revisión de los mecanismos de gestión de compra en el exterior que operan centralizadamente.

En general, durante el pasado año se puso en evidencia que el país no podía reducir más su nivel de importaciones, tomando en cuenta que un incremento del 1% en el PIB demandaba un aumento de entre 2 y 3% en las compras externas. Sobre este tema, en la Asamblea Nacional de diciembre de 2014 se anunció un ajuste en la política de financiamiento externo. De este modo, se planificó un pago de deuda por 5 661 millones de dólares -equivalente al 30% del valor de las exportaciones- para retomar una cifra similar y posibilitar los volúmenes de importaciones suficientes con vistas a mejorar el ritmo de crecimiento de la economía.

Consecuentemente, en el plan de 2015 se incluyó un incremento del 13,3% en las importaciones de bienes y de 5% en las exportaciones, lo que apoyaría el incremento del 28,7% de las inversiones, 11,2% en la industria manufacturera y 4,1% en la agricultura, entre otros indicadores de importancia para asegurar un crecimiento del 4%.

Tomando en cuenta la importancia del sector externo para la economía nacional, vale la pena comenzar evaluando el desempeño de la economía mundial respecto a las exportaciones e importaciones durante el primer semestre de 2015, en el que la economía creció 4%, según reportes oficiales.

En relación con las exportaciones de níquel, durante los seis primeros meses del año los precios bajaron 18,1%, llegando al cierre de junio a solo 11 720 dólares la tonelada, aunque se espera una recuperación durante el segundo semestre, que no será significativa tomando en cuenta que existen a nivel mundial existencias acumuladas equivalentes a tres meses de consumo.

Por su parte, la producción azucarera creció 18%, aunque se cumplió el plan en 96%, con lo cual se arriba a una cifra en torno a 1,9 millones de toneladas. El rendimiento industrial fue 2% superior hasta 10,27% (toneladas de azúcar por cada 100 toneladas de caña molidas) y se alcanzaron 44,9 toneladas por hectárea, pero el aprovechamiento de las capacidades industriales quedó solo en 65%, de un plan de 72%. 

Al cierre de junio los precios estaban a 12,44 centavos por libra, lo que representa una caída de 24,3% en relación con diciembre de 2014. Durante el segundo semestre del año se espera una recuperación en los precios, que deben enfrentar un elevado nivel de existencias en el mercado mundial.

En cuanto a la exportación de servicios, a partir del inicio del proceso de normalización de las relaciones entre Cuba y EE.UU., así como cierta mejoría económica en Europa, se aprecia un incremento del número de visitantes, que llegó al 16% al cierre de junio, en lo que influye el crecimiento de 36% en los arribos de estadounidenses hasta inicios de mayo. 

Al finalizar el semestre el sector turístico había facturado 1 700 millones de dólares, cifra que augura un incremento en 2015 respecto a los 2 700 millones alcanzados el año pasado. 

 (Continuará)

Las transformaciones económicas en Cuba: la visión externa (I, II Y III)

joseluisrodriguez

Por José Luis Rodríguez. Asesor del Centro de Investigaciones de la Economía Mundial (CIEM)

 

Algo que sin dudas ha llamado la atención desde 1959 es la proliferación de múltiples interpretaciones externas sobre lo que se hace en Cuba, especialmente en el orden de la política económica. Desafortunadamente, la cantidad no hace la calidad y muchos de los trabajos que se han publicado adolecen de un mínimo de rigor analítico, especialmente aquellos que parten de una visión antisocialista excluyente de otro modelo que no sea afín a la economía de mercado en sus diferentes versiones.

En el presente artículo no se pretende realizar un balance exhaustivo de todos estos enfoques, ni siquiera de aquellos que se han producido a lo largo de los últimos cinco años y que se relacionan con la actualización del modelo económico en curso. No obstante, resulta útil destacar algunas tendencias presentes en el ámbito académico y que permiten identificar los principales enfoques acerca de las transformaciones económicas que se desarrollan en Cuba.

Lo primero que valdría la pena subrayar es que no se observa una ruptura con paradigmas anteriores que han preponderado a la hora de examinar la realidad económica en Cuba a lo largo de los años. Ello se aprecia en los análisis llevados a cabo por la Asociación para el Estudio de la Economía Cubana (ASCE) de Estados Unidos, que se reúne sistemáticamente todos los años desde 1990 y que publica la memoria de sus debates en los que continúa siendo mayoritaria una visión cercana al neoliberalismo más ortodoxo y al mainstream de la cubanología tradicional al evaluar nuestra realidad.

En este sentido se destacan -como ejemplo- los numerosos artículos de Luis R. Luis, uno de los editores del blog de ASCE, que se empeña en pintar con los tonos más oscuros posibles la realidad económica en Cuba calificándola como economía arruinada y carente de liquidez internacional, lo cual se aprecia en sus recientes textos “Cuba’s Feeble International Liquidity” (La débil liquidez internacional de Cuba, publicado en el blog de ASCE el 9 de abril) y “Cuba-US Reconciliation and Limited Reforms” (Reconciliación Cuba-EEUU y reformas limitadas, publicado el 22 de mayo pasado). 

En ambos trabajos se constata la ausencia de un análisis objetivo, que no excluya otros enfoques desarrollados por la academia en los propios EE.UU., y que no ignore informaciones oficiales del gobierno cubano tales como el discurso del ministro de Economía y Planificación, Marino Murillo, pronunciado en la Asamblea Nacional en diciembre de 2014, en el que se brindan numerosas informaciones sobre la política de financiamiento externo del país, entre otros temas de importancia para el análisis.

Afortunadamente, se pueden encontrar otros enfoques no necesariamente afines a las ideas socialistas, pero que elaboran sus tesis con una mayor seriedad y rigor, aun en el terreno en el que necesariamente se mantienen discrepancias de fondo con los economistas que apoyan el proceso en curso en la Isla.

Si se examinan los años transcurridos desde que se aprobaron los Lineamientos de la Política Económica y Social del país, en abril de 2011, se proyecta una valoración crítica de las medidas propuestas en diversos trabajos del profesor Carmelo Mesa-Lago tal y como aparecen en su libro Cuba en la era de Raúl Castro. Reformas económico-sociales y sus efectos (Editorial Colibrí, Madrid, 2012), que reseñé en la revista Temas Nº 73 de 2013. Su valoración resumió diversos argumentos basados en una ideología keynesiana que sustentaba el análisis de errores que en su opinión llevaban a la inviabilidad del socialismo en Cuba.

Con posterioridad al 17 de diciembre de 2014, Mesa-Lago se ha pronunciado sobre los cambios en Cuba, incluyendo la perspectiva que se abre en las relaciones con Estados Unidos. En un reciente trabajo titulado “Normalización de las relaciones entre EE.UU. y Cuba: causas, prioridades, progresos, obstáculos, efectos y peligros” (Real Instituto El Cano, Documento de Trabajo Nº 6/2015, 8 de mayo de 2015, disponible en www.blog.rielcano.org ), el profesor Mesa-Lago realiza un interesante análisis de la nueva situación y ofrece una visión notablemente objetiva de muchos temas que atañen a la evaluación de los cambios en Cuba, lo cual resulta destacable en relación con trabajos anteriores. No obstante, el documento tiene un enfoque negativo sobre las relaciones de Cuba con Venezuela tomando como válidas informaciones y datos que resultan especulativos, especialmente cuando valora el supuesto impacto sobre la economía cubana de una contracción económica en Venezuela este año y ubica la situación de ese país como un motivo para buscar el acercamiento de Cuba con Estados Unidos, lo cual no se corresponde con la verdad.

Igualmente el documento cierra con lo que el autor denomina como el enigma de la posición cubana frente al proceso de negociación con Estados Unidos, el cual plantea un alto grado de especulación y desconocimiento de las razones que asisten a Cuba para fundamentar sus posiciones. A pesar de estos aspectos controversiales, el documento revela un análisis profundo y abarcador de las relaciones posibles entre Cuba y Estados Unidos, que resulta el fruto de un trabajo sistemático y serio sobre estos temas durante muchos años. 

Las transformaciones económicas en Cuba: la visión externa (II)

Por José Luis Rodríguez

Un aspecto que es tomado como premisa en el análisis de las transformaciones más recientes de la economía cubana por la mayoría de los autores, es el fracaso del modelo socialista de desarrollo y lo inevitable de la transición a una economía de mercado.

Al respecto se destacan investigadores como Richard E. Feinberg, ex funcionario del gobierno norteamericano, actual profesor de la Universidad de California en San Diego y Senior Fellow de Brookings Institution, uno de los principales tanques pensantes de Estados Unidos. 

Este analista ha venido publicando sistemáticamente trabajos sobre la economía cubana, entre los que se destacan sus ensayos “Extendiendo la mano: la nueva economía de Cuba y la respuesta internacional” (Iniciativa para América Latina, Brookings Institution, Washington, noviembre de 2011, www.brookings.edu) y “¿Aterrizaje suave en Cuba? Empresarios emergentes y clases medias” (Iniciativa para América Latina, Brookings Institution, Washington, noviembre 8 de 2013, www.brookings.edu).

En el primero de estos trabajos, Feinberg defiende la tesis de que constituye una anomalía la no pertenencia de Cuba a organismos financieros internacionales como el FMI y el Banco Mundial, por lo que propone un programa de aproximaciones sucesivas para superar esa situación, tomando como ejemplo los casos de Nicaragua y Vietnam. Sin embargo, esta propuesta no parte de aceptar los cambios que Cuba se planteó en los Lineamientos de la Política Económica y Social, sobre los que el autor expresa que “las pautas están plagadas de contradicciones internas y siguen rindiendo culto a la planificación centralizada, pero las fracciones pro reforma fueron lo suficientemente fuertes para incluir un lenguaje que transformaría la cultura política y la ética social cubana si se lo interpretara y actuara en consecuencia”.

Claramente sale a relucir que la transición al capitalismo es a fin de cuentas lo determinante y para ello se cifran esperanzas en lo que Feinberg denomina como “las fracciones pro reforma”.

Adicionalmente, faltaría por demostrar que es posible ingresar al FMI y sostener un programa de desarrollo como al que Cuba aspira, especialmente si se tiene en cuenta el papel que ha jugado este organismo en la aplicación de las recetas neoliberales a toda costa, tal y como se refleja en estos momentos en su posición frente al actual gobierno de Grecia.

Acerca de este supuesto papel positivo del FMI, bastaría con examinar su desempeño en la transición al capitalismo en Europa Oriental y la antigua URSS, cuestión abordada muy seriamente por la investigadora del Banco Interamericano de Desarrollo Emily Morris en el artículo “Unexpected Cuba” publicado en New Left Review Nº 88, Julio-Agosto 2014 (www.newleftreview.org) .  

En este trabajo no solamente se contrastan críticamente los elementos esenciales de la política económica cubana con la aplicada en los países europeos ex socialistas, sino que se incluye una valoración crítica de los enfoques de la cubanología al respecto, lo cual es un valor añadido muy interesante para el análisis.

Un analista que trabaja los temas de la economía cubana desde la década de 1970 es el profesor de la Universidad de Carleton Archibald Ritter. Autor de uno de los pocos libros sobre la estrategia de desarrollo de Cuba (The Economic Development of Revolutionary Cuba: Strategy and Performance, Praeger, New York, 1974), ha incursionado con una visión crítica en distintos aspectos del desempeño económico del país, dedicándole especial atención en los últimos años al desarrollo del sector privado. En este sentido, Ritter publicó junto a Ted Henken el libro Entreprenurial Cuba: The Changing Policy Landscape, que vio la luz en 2014, que aborda desde diferentes ángulos la temática del llamado sector no estatal.

Al igual que otros textos, en este libro se examinan las insuficiencias para el desarrollo sin límites de la propiedad privada y cooperativa, por lo que se deja establecido que solo en una economía de mercado pueden evaluarse sus verdaderas potencialidades, con lo que evidentemente se niega la posibilidad de su desarrollo en los límites que supone una economía socialista.

Finalmente, vale la pena destacar otro trabajo previo al escenario actual de posibles relaciones con Estados Unidos. Este es el caso del ensayo de Gary Clyde Hufbauer, Barbara Kotschwar y Cathleen Cimino “Economic Normalization with Cuba. A Roadmap for US Policymakers” (Policy Analysis Nº 103, Peterson Institute for International Economy, 2014 www.piie.com). 

Siguiendo la línea de otros autores, en este análisis se propone para Cuba un curso de transición a una economía de mercado siguiendo el modelo de Europa Oriental a través de diferentes pasos, que incluyen la apertura del mercado de Estados Unidos y el ingreso a los organismos del sistema financiero internacional, es decir, al FMI, Banco Mundial y Banco Interamericano de Desarrollo. 

Las transformaciones económicas en Cuba: la visión externa (III)

Por José Luis Rodríguez

Entre las múltiples interpretaciones externas sobre la política económica cubana en años recientes, puede encontrarse también a autores que no toman como premisa una transición inevitable a la economía de mercado, sin que se pretenda en este breve artículo hacer un listado exhaustivo de los mismos.

Profundo conocedor de la economía cubana, a la que ha estudiado durante muchos años, el economista sueco Claes Brundenius, actualmente profesor honorario del Research Policy Institute de la Universidad de Lund, elaboró uno de los libros más importantes sobre el desarrollo socioeconómico en la Isla: Cuba revolucionaria: el desafío del crecimiento económico con equidad (Revolutionary Cuba: The Challenge of Economic Growth with Equity, Westview Press, Boulder, 1984), al que siguieron numerosos artículos y libros de especial valor -varios de ellos elaborados en esos años con el destacado profesor Andrew Zimbalist del Smith College. Entre los trabajos más significativos se destaca “Revolutionary Cuba at 50: Growth with Equity Revisited” (Cuba revolucionaria a los 50: crecimiento con equidad revisados), publicado en Latin American Perspectives, Volume 36, Nº 2, March 2009.

En uno de sus libros más recientes, coeditado con Ricardo Torres: No más comida gratis. Reflexiones sobre el proceso cubano de reformas y desafíos para la transformación (No More Free Lunch. Reflections on the Cuban Economic Reform Process and Challenges for Transformation, Springer, London, 2014), Brundenius ofrece una evaluación sobre los cambios en Cuba y las reformas económicas en Vietnam.

Sin dejar de plantear ideas que pueden resultar polémicas, Brundenius arriba -como en trabajos anteriores- a conclusiones más objetivas y balanceadas al afirmar en este libro: “Es un poco irónico que mientras nosotros hablamos sobe la crisis del modelo socialista en Cuba, el capitalismo en todo el mundo atraviesa su crisis más profunda desde la Gran Depresión (…) Pero claramente, el capitalismo no es ‘el fin de la historia’ y es ahora más que nunca importante buscar modelos alternativos que puedan combinar la eficiencia de la competitividad de los modelos de mercado con sostenibilidad ambiental, equidad, solidaridad y democracia. Modelos cooperativos pueden ser una importante parte de esas soluciones, como se discute en este volumen”.

Además de Emily Morris, ya mencionada anteriormente, diversos autores se han destacado por aportes puntuales al análisis socioeconómico de la realidad cubana desde posiciones igualmente objetivas.

Entre ellos vale la pena destacar la labor de Albert Campbell, profesor de mérito de la Universidad de Utah, que durante años ha emprendido estudios de indudable relevancia sobre Cuba en el campo de la economía política y la filosofía, y que fue el editor del más reciente libro publicado en Estados Unidos escrito totalmente por autores cubanos residentes en nuestro país: Economistas cubanos sobre la economía cubana (Cuban Economist on the Cuban Economy, The University Press of Florida, Gainesville, 2013).

En este grupo pueden incluirse, con diversos matices, los británicos George Lambie -uno de los editores del International Journal of Cuban Studies, del International Institute for the Study of Cuba- y Mervyn Bein, y el canadiense John Kirk, durante muchos años estudioso de la colaboración internacional brindada por Cuba en el campo de la salud y editor de la colección Contemporary Cuba de la University Press of Florida.

Además, los académicos norteamericanos Nelson Valdés, profesor emérito de Sociología en la Universidad de Nuevo México y profundo conocedor de la realidad cubana, creador de uno de los proyectos de investigación más completos sobre Cuba contemporánea (Cuba-L Direct); Frank Thompson, profesor de la Universidad de Michigan; Paolo Spadoni, profesor asistente de Georgia Regents University y autor del libro La economía de Cuba socialista hoy. Navegando los retos y el cambio (Cuba’s Socialist Economy Today. Navigating Challenges and Change, Lynne Rienner, Boulder, 2014), en el que se realiza un análisis macroeconómico -no exento de criterios debatibles pero interesantes- acerca de las transformaciones en desarrollo en Cuba, y Jorge R. Piñón, un destacado especialista en temas energéticos y director del Latin America and Caribbean Energy Program en la Universidad de Texas en Austin.

Lógicamente, con posterioridad al 17 de diciembre de 2014 el tema de Cuba y su economía ha pasado a ocupar un destacado lugar en todos los análisis, tanto por los especialistas como por aquellos que comienzan a enfrentarse al estudio de nuestro país.

Un examen sobre estas nuevas visiones y las diferentes teorías que se enarbolan para sustentarlos merecerá una evaluación más detenida en la misma medida en que se vayan despejando obstáculos que -como la permanencia del bloqueo norteamericano contra Cuba- no permiten una proyección clara de los posibles derroteros de las relaciones económicas entre ambos países a corto plazo.

Por el momento, resulta de mucha importancia para los economistas cubanos mantener un seguimiento de todos los trabajos que se publican en el exterior, especialmente de aquellos académicos que han demostrado una mayor rigurosidad en sus análisis hasta el presente, tomando en cuenta su posible contribución al debate científico y a la profundización en el  desarrollo de los estudios sobre la economía cubana.

Actualizando las perspectivas de la economía internacional para Cuba (I, II y III partes)

jose-luis-rodriguez-economista-y-exministro-cubano-cuba-no-se-esta-proponiendo-un-socialismo-de-mercado

Por José Luis Rodríguez

Asesor del Centro de Investigaciones de la Economía Mundial (CIEM)

La economía cubana acumuló una tasa de crecimiento promedio anual de 2,5% entre 2009 y 2014, pero para lograr un proceso de desarrollo sostenible requiere elevar ese ritmo a entre 5 y 7%, con tasas de inversión de entre 20 y 25% del PIB en los próximos años.

Materializar esas perspectivas requerirá -por un lado- un crecimiento en las inversiones y también de nuevas medidas de estímulo para el incremento de la productividad del trabajo en el orden interno.

En relación con las inversiones se planifica que las mismas crezcan este año alrededor de 28,7%, y en ello debe incidir una mayor presencia de la inversión extranjera.

Ya en 2015 han comenzado a concretarse los efectos de la aprobación de la Zona Especial de Desarrollo de Mariel (ZEDM), donde se reporta la existencia de más de 23 solicitudes en diversas fases de análisis, de las cuales seis han sido aprobadas recientemente. 

Adicionalmente una nueva Ley de Inversión Extranjera aprobada en 2014, apoyada por una Cartera de Oportunidad de Negocios con 246 proyectos por 8 700 millones de dólares, comienza a ser valorada por los medios de negocios en países como México -que reporta la identificación de 50 proyectos factibles-, y más recientemente por empresarios franceses, entre los potenciales inversionistas de mayor importancia.

Por otro lado, nuevas decisiones dirigidas a estimular el incremento de la productividad del trabajo se materializan a partir de la implementación de una mayor descentralización de la gestión empresarial estatal que conlleva nuevas alternativas para incrementar la retribución al trabajo. 

Al respecto, vale la pena señalar que el salario medio creció en 2014, en base a las decisiones políticas acordadas, un 61,5% en el sector de la salud pública, 44,2% en la minería, 25,9% en la industria y 23,5% en el sector azucarero  Además, en el recién concluido Congreso de la ANAP se planteó elevar los precios de compra a los campesinos para estimular la producción agropecuaria, al tiempo que se elevaba 32,1% el salario en el sector  el año pasado.

En el contexto de estas positivas transformaciones, es necesario considerar también que la economía cubana presenta un coeficiente de apertura externa del 44,3%, por lo que las tendencias de la economía internacional en los próximos años serán un factor de notable de importancia en los planes de crecimiento del país.

Sin embargo, al examinar las proyecciones existentes debe tenerse en cuenta el enorme grado de incertidumbre y variabilidad que las mismas presentan, considerando el impacto -aún no calculado completamente- de fenómenos tales como la caída reciente del precio del petróleo y su trayectoria a corto plazo.

No obstante, algunas tendencias parecen apuntar a un escenario de ritmos de crecimiento en la mayoría de los casos menores a los del quinquenio precedente. De este modo, tomando en cuenta estimados de diversos organismos internacionales como el FMI y el Banco Mundial, los mismos muestran una economía global que crecerá entre 2015 y 2020 a un ritmo promedio anual del 3,8%, cifra solo ligeramente superior al 3,6% del período 2011-2014 y que no refleja una recuperación apreciable. 

Entre los principales polos desarrollados, Estados Unidos solo pasará de 2,1 a 2,5% en los períodos señalados, mientras que la Eurozona saldrá de la recesión, pero únicamente con un 1,6% de crecimiento en el próximo quinquenio, mientras que Japón se mantendrá estancado, con un incremento inferior al 1%.

En América Latina y el Caribe se reduce el ritmo de crecimiento de 3,1 a 2,4%, y en general los países subdesarrollados y emergentes se desaceleran de 5,2 a 4,9%.

La tendencia a la reducción en los ritmos de avance también estará presente en el caso de los BRICS, excepto en el caso de la India. En efecto, para Brasil se espera un crecimiento negativo en 2015 y un incremento del PIB de entre 2 y 3% en los próximos cinco años. Rusia enfrenta una recesión que puede llevarla a reducir un 3% el PIB este año y crecer entre 2 y 3% como promedio en el quinquenio, mientras que China reduce sus ritmos de crecimiento a entre 6 y 7% y Sudáfrica se mantendrá creciendo en torno al 2% anual. Finalmente, se estima que la India mantendrá un notable ritmo de incremento del PIB, llegando a entre 6 y 7% anualmente hasta 2020.

Por otra parte, se esperan también notables cambios en los precios del comercio internacional. Comenzando por el petróleo -aunque no hay certeza en muchos pronósticos- se espera que los precios del barril WTI asciendan de alrededor de 53 dólares este año a una cifra en torno a 70-75 dólares en 2020, lo cual deberá repercutir en la reducción del costo de producción de todas aquellas actividades que insumen combustibles, aunque estos precios afectarán por un período de tiempo mayor a los exportadores de crudo y sus derivados.

En relación con los alimentos, se estima que sus precios corrientes crecerán sobre 1%; el del arroz debe reducirse en 4,3% y el del trigo permanecer al mismo nivel actual. También se pronostica que el azúcar no aumente de precio, lo cual no favorecerá al comercio exterior cubano.

Se espera que aumente 4,3% el precio de los minerales y metales no preciosos. En el caso del níquel, los precios deben aumentar 6%, aunque mantienen un alto nivel de volatilidad.

En síntesis, las tendencias más generales no mejoran en muchos aspectos el desempeño de los últimos años, aunque no serán de poca importancia los precios menores del combustible y los alimentos, pero habrá que examinarlos añadiendo otros elementos que incidirán en la coyuntura que deberá enfrentar el país en el mediano plazo.

Actualizando las perspectivas de la economía internacional para Cuba (II)

Por José Luis Rodríguez

Al analizar las perspectivas de la economía internacional para Cuba debemos tomar en consideración el nuevo escenario que se abre en el proceso gradual de normalización de relaciones con Estados Unidos que se acordara el pasado 17 de diciembre.

Como se ha señalado oportunamente, el principal obstáculo para esa normalización es la permanencia del bloqueo económico por parte del gobierno norteamericano, por lo que su completa eliminación es un prerrequisito esencial para poder avanzar. En este sentido se abren diferentes alternativas.

Por un lado, es cierto que la eliminación total del bloqueo requiere de la aprobación del Congreso, procedimiento que toma tiempo, aun suponiendo que no haya una oposición mayoritaria para ello. Por otro, también es cierto que el presidente Obama tiene potestades ejecutivas que le permiten adoptar decisiones que rebajarían el impacto de las medidas que mayor daño causan.

Al respecto, resulta de mucho interés un trabajo recientemente publicado bajo el título Conditions for Lifting the U.S. Trade Embargo Against Cuba (Condiciones para levantar el embargo comercial de EE.UU. contra Cuba).  

En este documento se destaca que el bloqueo descansa en tres cuerpos legales principales: la Trading with the Enemy Act de 1917, la Foreign Assistance Act de 1961 y la Cuban Democracy Act de 1992, y se demuestra que en esas disposiciones existen provisiones que permiten al presidente de Estados Unidos tomar acciones unilaterales para modificar la aplicación del bloqueo a Cuba, aunque para su revocación total en caso de leyes específicamente dirigidas contra la Isla se requiera la aprobación del Congreso. En el análisis se incluyen estudios específicos de cómo se levantó el bloqueo a Rodhesia del Sur y a Sudáfrica como ejemplos de la aplicación de facultades presidenciales al respecto.

Por otra parte, representantes de los medios de negocios norteamericanos, interesados en desarrollar vínculos económicos con Cuba, han adoptado la estrategia de proponer iniciativas legales en el propio Congreso de Estados Unidos con el objetivo de desmontar parcialmente las disposiciones que norman el bloqueo.

En ese contexto, entre finales de enero y principios de febrero de este año se presentaron tres proyectos de ley en el Congreso norteamericano: dos en el Senado (S-299 Freedom to Travel to Cuba Act y S-491 Freedom to Export to Cuba Act), y uno en la Cámara de Representantes (HR-635 Promoting American Agriculture and Medical Exports to Cuba). Estos proyectos de ley se encaminan a desmontar parcialmente disposiciones hoy vigentes del cuerpo legal del bloqueo con vistas a impulsar el establecimiento gradual de relaciones comerciales entre los dos países.

Adicionalmente, en mayo se presentó el proyecto Ley del progreso digital y de las telecomunicaciones en Cuba, dirigido a aprobar la operación en Cuba de empresas como AT&T y Verizon. De igual modo, se acaba de constituir un lobby denominado Engage Cuba con el objetivo de promover el turismo hacia nuestro país, y también se ha constituido un comité de acción política con el título de New Cuba PAC, dirigido a apoyar a los políticos que defienden un cambio en la posición norteamericana hacia la Isla.

Desde luego, estas iniciativas también se enfrentan contra aquellas que  comienzan a promover los legisladores cubanoamericanos de ultraderecha para impedir la liquidación del bloqueo, aun cuando la mayoría de las encuestas realizadas entre distintos estratos del pueblo norteamericano se manifiestan contra el mantenimiento de esa política y a favor de la normalización de las relaciones bilaterales. 

Por otro lado, las medidas adoptadas ejecutivamente por el presidente Obama hasta el momento tienen un impacto positivo, en tanto se incrementan las remesas autorizadas a Cuba de 2 000 a 8 000 dólares por persona al año; se permite la entrada a EE.UU. de ciudadanos norteamericanos que retornen de Cuba con compras de hasta 400 dólares por persona, incluyendo ron y tabaco hasta 100 dólares, y se flexibilizan los requisitos en las 12 categorías actualmente vigentes para la autorización de viajes no turísticos a nuestro país.

En este último aspecto se registró un crecimiento de 36% en la cifra de ciudadanos estadounidenses que visitaron Cuba de enero a inicios de mayo último en comparación con igual período de 2014, y la administración Obama ha aprobado cuatro licencias para viajes mediante servicios de ferry entre diferentes puntos de la Florida y La Habana.

Sin embargo, uno de los efectos de mayor significación a corto plazo del nuevo escenario posible de relaciones entre Cuba y EE.UU. se refiere a la repercusión que ha tenido el actual proceso en hombres de negocios y gobiernos de terceros países, que han acelerado su acercamiento a Cuba y se proyectan por una ampliación de los intercambios de todo tipo a corto plazo. Especialmente se destacan la reciente visita a La Habana del mandatario francés, François Hollande, y las declaraciones del presidente del Club de París, Bruno Bézard, de visita en nuestro país en marzo de 2015, cuando dijo que esperaba una renegociación en unos meses de una deuda cubana estimada entre 15 y 16 000 millones de dólares.

Otros temas deberán ser abordados en el proceso de normalización, entre ellos la solicitud de indemnización por las propiedades norteamericanas que nacionalizó el gobierno cubano, por las que los antiguos dueños reclaman alrededor de 8 000 millones de dólares. Igualmente, La Habana señala que también habrá que ventilar la solución a la Demanda del pueblo cubano contra el gobierno de Estados Unidos por los daños económicos ocasionados a Cuba, la cual establecía 121 000 millones de dólares en el año 2000, y la Demanda del pueblo de Cuba al gobierno de Estados Unidos por daños humanos, que reclamaba en 1999 una indemnización por la muerte de 3 478 personas y la incapacidad de 2 099.  

Actualizando las perspectivas de la economía internacional para Cuba (III)

Por José Luis Rodríguez

Uno de los factores a tomar en cuenta en las perspectivas de la economía internacional para Cuba en los próximos años, es la situación a corto plazo de sus principales socios comerciales.

En general, las proyecciones económicas vienen modificándose a la baja en la medida en que transcurre 2015. De este modo, las valoraciones más recientes muestran una disminución en los ritmos de crecimiento, empezando por América Latina y el Caribe, una región que -según los pronósticos del FMI de abril de 2015- incrementará su PIB solo 0,9% este año y crecerá un 2,0% el próximo, con una perspectiva de incremento del 2,8% entre 2017 y 2020.

Si se examina a aquellos países con un mayor vínculo comercial con Cuba -según los datos disponibles del Anuario Estadístico de 2013-, la situación muestra características que será necesario tomar en cuenta en las proyecciones a realizar.

El país con el mayor nivel de vínculos comerciales con Cuba en estos momentos es Venezuela, que cubre el 37,6% de las exportaciones de bienes y el 40,4% de las importaciones, en tanto concentra el mayor peso en la exportación de servicios.

Venezuela ha vivido en los últimos años un proceso calificado por sus dirigentes como guerra económica, con medidas desestabilizadoras tales como el acaparamiento de bienes de consumo y maniobras financieras especulativas. Producto de esa situación y de la reducción en más de 50% de los precios del petróleo desde el segundo semestre de 2014, la economía sufrió una contracción de 3% el pasado año y en 2015 se pronostica una nueva reducción de 3,5%, según estimados de la CEPAL. Una mejor perspectiva en la recuperación gradual del precio del petróleo hasta 2020 debe aliviar la presión sobre la balanza de pagos del país sudamericano y mejorar su desempeño económico.

En este sentido, vale la pena destacar que aún en la compleja coyuntura actual se han mantenido sin cambios los acuerdos comerciales y de colaboración entre Venezuela y nuestro país.

China ocupa el segundo lugar en el intercambio comercial de bienes. El gigante asiático cubría el 14,7% de las exportaciones de bienes y el 11,5% de las importaciones de Cuba en 2013. También -en el contexto de la política financiera adoptada por la Isla en 2015- se reportó un incremento de los créditos otorgados por China para el presente año a un nivel superior a los 1 700 millones de dólares. 

Adicionalmente, se ha iniciado un proceso gradual de incremento de las inversiones chinas asociadas a la modernización del puerto de Santiago de Cuba y al desarrollo de un campo de golf en el sector del turismo, entre los proyectos de mayor significación. Los ritmos de crecimiento de China se pronostica lleguen a 6,8% en el presente año y se estabilicen en torno al 6,3% entre 2016 y 2020, lo cual mantendrá al país en el grupo de los de mayor expansión en el mundo en el futuro cercano.

Por su parte, España se ha mantenido como el tercer socio comercial de Cuba, cubriendo el 3,5% de las exportaciones y el 7,4% de las importaciones. Luego del significativo impacto de la crisis sobre la economía española en los últimos años, para 2015 se espera  una gradual recuperación, con un incremento de 2,5% del PIB, que debe expandirse otro 2,7% el próximo año y 1,2% en 2020. 

España se mantiene como el principal país emisor de inversión extranjera en Cuba por el número de asociaciones con capital extranjero, y aunque por el número de turistas pasó del cuarto al octavo lugar en la última etapa, existen perspectivas de una recuperación en la misma medida en que se reanime la economía española, alcanzando ya un crecimiento de 5,5% en 2014.

Canadá, cuarto entre los principales socios comerciales de Cuba, captó el 8,8% de nuestras exportaciones y cubrió el 3,1% de las importaciones de bienes en 2013. Sin embargo, es el primer país emisor de turismo hacia la Isla, cubriendo el 39,1% del total de visitantes, con un crecimiento interanual de 6,3% en 2014. El pronóstico de su evolución económica muestra un crecimiento de 2,2% este año y 2% en 2016, manteniéndose a ese nivel hasta el 2020.

Finalmente, Brasil se ubica quinto entre nuestras contrapartes en el comercio de bienes, cubriendo el 1,5% de las exportaciones de mercancías y el 4,2% de las importaciones. El gigante sudamericano ha incrementado su presencia como inversionista extranjero, especialmente en el desarrollo de infraestructura, donde -según fuentes brasileñas- el Banco Nacional de Desarrollo de Brasil (BNDES) ha financiado proyectos por 1 700 millones de dólares en los últimos cinco años. 

La evolución económica brasileña ha sido compleja en períodos recientes, con un pronóstico de contracción del PIB de -1,0% este año y un incremento del 1,0% en 2016, que llegaría a 2,5% en 2020, aunque el país se mantiene con un enorme potencial de crecimiento y es la mayor economía latinoamericana.

Resumiendo, si bien la evolución previsible de los principales socios comerciales de Cuba en los próximos cinco años no será tan positiva como en períodos anteriores, existe un espacio para el crecimiento del intercambio a partir de los avances que nuestro país logre alcanzar. La gradual normalización de relaciones con Estados Unidos también actuará como un factor de impactos gradualmente favorables en el futuro, particularmente en sectores como el turismo en el corto plazo.

RAÚL: “LO QUE HACEMOS DEBE SER SOMETIDO CONSTANTEMENTE A LA CRÍTICA CONSTRUCTIVA POR PARTE DE TODOS”

5 .Raul-castro1

Así lo consideró el Presidente cubano en la reunión del Consejo de Ministros del pasado viernes, donde se trataron importantes asuntos del acontecer económico del país

Por Leticia Martinez Hernandez

Granma 31 de mayo de 2015 22:05:34

El General del Ejército Raúl Castro Ruz reiteró el pasado viernes, durante la reunión del Consejo de Ministros, el llamado a discutir con profundidad cada medida y a analizar todo lo que se ha hecho hasta ahora, para determinar los pequeños errores cometidos y corregirlos.

Son seres humanos los que elaboran las propuestas, los que las aprobamos, los que dirigimos el país, dijo. “No siempre se tiene la experiencia en estas tareas, por eso lo que hagamos debe estar sometido constantemente a la crítica constructiva”.

Así lo consideró el Presidente de los Con­sejos de Estado y de Ministros al valorarse en el cónclave el funcionamiento de las cooperativas no agropecuarias, luego de un año y siete meses de su puesta en práctica en toda la Isla. “Las cooperativas tienen un carácter ex­pe­rimental y aunque se avanza en su aplicación, no tenemos por qué acelerar el paso, tenemos que cogerle el ritmo a los acontecimientos”.

Destacó que “todos los cuadros y funcionarios a cada nivel, desde San Antonio a Mai­sí, tienen que hacer un análisis crítico del cumpli­miento de las tareas, dar su opinión en el lugar adecuado, el momento oportuno y con las formas correctas, acerca de la aplicación de las decisiones, para rectificar errores antes de generalizar los experimentos”.

“Estamos en el deber de calcular las consecuencias de cada paso que damos y de prever”, expresó.

Estas opiniones antecedieron al informe sobre la gestión de las cooperativas hasta finales del 2014, presentado por Marino Murillo Jorge, jefe de la Comisión Permanente para la Implementación y Desarrollo, en el que se tuvieron en cuenta aspectos positivos y negativos de su funcionamiento,así como las me­didas para consolidar su papel en la economía cubana.

Se conoció que hasta el momento se ha autorizado la creación de 498 cooperativas, de las cuales 347 están funcionando. El 88 % se concentra en tres sectores: Comercio, Gas­tronomía, y Servicios Técnicos y Per­so­nales (59 %); Construcción (19 %); e Industria (10 %). Más del 70 % están ubicadas en La Habana, Ar­temisa y Matanzas. Actualmente, se evalúan en la citada Comisión otras 205 propuestas.

Señaló Murillo Jorge que las cooperativas son fuentes de empleo que han incrementado las ofertas, la calidad de las producciones y los servicios, a la par que han extendido los horarios. “Además, se ocupan de los segmentos del mercado que no resultan competitivos para la empresa estatal”.

Estimó que tienen buenos resultados productivos, económicos y financieros, además se elevan los niveles de ingreso por concepto de utilidades de los socios.

Durante el pasado año, 268 cooperativas aportaron, al cierre de noviembre, 87 millones 727 000 pesos, por concepto de impuestos sobre las ventas y utilidades, así como la contribución a la Seguridad Social. Según valoraciones de la Oficina Nacional de Administración Tributaria prevalece la disciplina tributaria en estas nuevas formas de gestión.

Al señalar los aspectos negativos que han lastrado el buen hacer de estas formas de gestión, apuntó que “no todos han comprendido correctamente el carácter experimental del proceso, ni la prioridad para aplicarlo en sectores que tienen un alto impacto en el desarrollo de los territorios”.

Consideró que el procedimiento para constituir las cooperativas ha incorporado una carga burocrática que genera dispersión y demoras. “El comienzo de las operaciones ha sido lento, motivado fundamentalmente por la selección de los locales, su legalización en los Registros de la Propiedad y la creación de las condiciones para su funcionamiento; el proceso de negociación entre cooperativas e instancias aprobatorias; y los trámites legales ante notarios e instituciones bancarias”.

Durante el periodo han surgido dificultades en el acceso a los suministros; por otro lado, “ha existido una tendencia al incremento de los precios de productos y servicios que se ofertan en las cooperativas, sobre todo en los mercados agropecuarios y en la actividad de gastronomía”.

En consecuencia, los miembros del Con­sejo de Ministros aprobaron varias propuestas dirigidas a fortalecer y mejorar el trabajo de estas formas de gestión. En primera instancia, decidieron extender el experimento de las cooperativas de primer grado en sectores no agropecuarios, bajo el principio ratificado por el General de Ejército de “no masificar la creación de cooperativas, la prioridad deberá ser consolidar las que existen e ir avanzando de forma gradual, pues de lo contrario estaríamos generalizando los problemas que se presentan”.

Se supo que se tomarán un grupo de medidas como la ampliación a un año del tiempo máximo para contratar a trabajadores asalariados (ahora es de tres meses), los cuales no podrán sobrepasar el 10 % de la cantidad de socios; y se establecerá como periodo de bonificación de impuesto los primeros seis meses después de la inscripción en el registro de contribuyentes (hoy es de tres).

Se le dio luz verde, también, a la elaboración de una propuesta sobre cómo se insertarán las cooperativas en el proceso de elaboración del Plan de la Economía y el Presupuesto del Estado. Asimismo, se trabaja en la confección de un programa de preparación acerca de los principios de funcionamiento de las cooperativas, con prioridad para sus directivos, donde se aborden temas como la gestión de negocios, el sistema de contabilidad y la organización del sistema de control interno.

Para materializar las propuestas aprobadas el pasado viernes, deberán modificarse el Decreto Ley 305 y el Decreto 309, que rigen el funcionamiento de las cooperativas no agropecuarias.

SOBRE FORMAS Y SISTEMAS DE PAGO
A Murillo Jorge correspondió presentar además los resultados de la aplicación de la Resolución 17, emitida en el 2014 por el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, so­bre formas y sistemas de pago, que ha contribuido a potenciar la empresa estatal socialista como forma principal de la economía cubana.

Acerca de su implementación, señaló que al concluir el año 2014 “la productividad por trabajador alcanzó 22 852 pesos, 18 % superior a lo previsto; el salario medio mensual fue de 600 pesos, 11 % también por encima de lo planificado; y el pago por resultado promedio mensual fue de 179 pesos, que representa el 30 % del salario medio”.

Destacó el impacto positivo de la puesta en práctica de esta política y el hecho de que “se aprecia una mayor atención por parte de di­rectivos y trabajadores a la eficiencia y el cumplimiento del Plan, al tiempo que se incrementan los ingresos provenientes del trabajo”.

No obstante, expresó que transcurridos siete meses de su implantación se identificaron varios problemas, entre ellos, “el incumplimiento del indicador límite gasto de salario por peso de valor agregado bruto, por lo que se han realizado pagos sin respaldo productivo en 238 empresas, por un monto de 347 millones de pesos”, que se concentra en un 69 % en el Ministerio de la Agricultura, el Grupo Azucarero y el sistema empresarial atendido por los Con­sejos de la Administración.

Aun cuando se manifiesta una tendencia a la disminución de este comportamiento en los últimos años, el Vicepresidente del Consejo de Ministros alertó sobre las consecuencias del hecho y convocó a un análisis más profundo del tema.

En la reunión, quedó ratificado como índice máximo para vincular el salario a los resultados en el sistema empresarial el gasto de salario por peso de valor agregado bruto. De la misma forma se mantienen los indicadores directivos aprobados en la emisión del plan 2015, como el encargo estatal, las ventas netas totales, la utilidad del periodo antes de impues­tos, las ventas por exportación, entre otros.

Se confirmó, igualmente, la facultad para aprobar las formas y sistemas de pago a los presidentes de las Organizaciones Superiores de Dirección Empresarial (OSDE), los directores de las empresas atendidas directamente por un órgano, organismo o entidad nacional, y los directores de las empresas que aplican el Perfeccionamiento Empresarial.

POR UN SISTEMA BANCARIO MÁS EFICIENTE
La agenda de la reunión incluyó la aprobación del perfeccionamiento del Sistema Ban­cario Nacional, cuya puesta en marcha, precisó Leonardo Andollo Valdés, segundo jefe de la Comisión Permanente para la Imple­mentación y Desarrollo, “permitirá que el país cuente con un sistema más eficiente y capaz de responder al nuevo modelo de gestión económica”.

Esta reestructuración transitará por un proceso de desarrollo paulatino y ordenado, de separación de funciones estatales y empresariales, con un marco jurídico actualizado, ex­plicó.

A su vez, se estimulará la creación de productos y servicios bancarios y financieros, en función de las necesidades de la economía, lo cual se prevé ocurra en dos fases, que deberán coincidir con el proceso de unificación monetaria.

De tal manera,“se destinará el financiamiento a sectores priorizados, según la Po­lítica Crediticia aprobada, para apoyar el proceso de inversión, así como estimular el co­mercio exterior y el mercado interno”.

El perfeccionamiento también pretende “organizar la prestación del servicio bancario en cada territorio, en función de las demandas de los diferentes actores que se desenvuelven en la economía, para lo cual se realizarán estudios de los procesos organizativos de las oficinas bancarias, los horarios de atención al pú­blico y las necesidades de capacitación del personal”.

Entre otros aspectos, se anunció que se incrementará el acceso de las personas al crédito para dar soporte al crecimiento económico; se elevará el número de sucursales y cajeros automáticos en todo el país; y se mejorará el alcance de la infraestructura bancaria, adecuándola a las necesidades de la mayor parte de la población.

Andollo Valdés informó que “se desarrollará un sistema de pago automatizado, seguro y eficiente, sustentado en leyes, regulaciones y procedimientos, que rijan los mecanismos pa­­ra el procesamiento de los pagos”.

El sistema bancario y financiero, concluyó, apoyará el proceso de perfeccionamiento del sector empresarial y el fortalecimiento del mar­co institucional del país.

INSCRIPCIÓN DE INMUEBLES
Como se ha hecho frecuente en las reuniones de la máxima instancia del gobierno cubano, este viernes también fue analizado el cumplimiento del cronograma de inscripción de inmuebles estatales en el Registro de la Pro­piedad, asunto de vital importancia para la institucionalidad de la nación.

El viceministro primero de Justicia, Ur­bano Pedraza Linares, dio a conocer que en los últimos cuatro años se han inscrito 300 011 inmue­bles y, aun cuando se sobrecumple en lo planificado para ese periodo, restan 9 059 por registrar.

Pedraza Linares señaló entre las causas que determinaron que al concluir el 2014 queden inmuebles por registrar: “la deficiente elaboración del levantamiento inicial; la demora en el completamiento de los Re­gistros de la Propiedad en La Habana; así como el insuficiente control a esta tarea en los años 2010, 2011 y 2012”.

Consideró que resulta necesario mantener actualizada la inscripción en los registros de los traspasos y transmisiones, antes de ser arrendados, a otras formas de gestión, y los cambios de uso de inmuebles estatales asignados a cada órgano, organismo o entidad nacional.

En la reunión se aprobó otorgar un plazo final hasta diciembre para concluir el proceso de inscripción de inmuebles estatales, con excepción de la capital, que por su complejidad se evaluará extender más el tiempo para finalizar esta labor.

CON LA CORRUPCIÓN SIEMPRE EN LA MIRILLA
La contralora general de la República, Gladys Bejerano Portela, dio a conocer a los miembros del Consejo de Ministros la situación de las indisciplinas, ilegalidades y manifestaciones de corrupción administrativa de­tectadas durante el pasado año, cuyo en­frentamiento constituye prioridad para el Estado cubano y en el que aún no se alcanzan los resultados esperados.

Según la información ofrecida, la mitad de los hechos identificados en el 2014 están vinculados al comercio, la gastronomía y al sector agroalimentario. La situación más compleja está en La Habana, Holguín y Santiago de Cuba.

El principal móvil, comentó la Contralora, continúa siendo el desvío de recursos para la venta ilícita y el enriquecimiento indebido. Las actividades con más afectaciones se concentran en inventarios, contratación, facturación, combustible, entrega y uso de la tierra, normas de consumo y mermas.

Entre los modos de operar, señaló la falsificación de documentos, transferencias ficticias y apropiación del efectivo no despositado en los bancos, fraudes en nóminas e introducción ilegal de mercancías. Refirió, también, la realización de pagos indebidos por servicios que no se pactaron o no se realizaron, así como el favorecimiento a proveedores.

Consideró Bejerano Portela que “existe falta de rigor en los análisis que realizan las administraciones sobre las causas y condiciones que propician estos hechos y, en consecuencia, no se logran implementar sistemas de trabajo que permitan tener contrapartidas efectivas”.

Hizo énfasis la Contralora en que “resulta necesario reflexionar sobre la producción y comercialización de productos de dudosa procedencia en las formas no estatales de gestión, e incluso, en no pocos casos, por ilegales”. Mencionó la generalización de puntos de venta de ropa, herrajes, muebles, electrodomésticos y alimentos, donde se expenden productos importados o elaborados en la industria nacional.

Con las ilegalidades y el robo, puntualizó, se desvirtúa la esencia del trabajo por cuenta propia como fuente de empleo y forma de gestión que complementa los esfuerzos del Es­tado para satisfacer las necesidades de la po­blación.

Valoró que “no todos los cuadros y dirigentes, en la base y en niveles intermedios, han interiorizado su responsabilidad en la implementación de sistemas de control interno que permitan la detección y el enfrentamiento oportuno de las manifestaciones de ilegalidad”.

“Resulta esencial trazar estrategias integradas y acciones sistemáticas para cambiar la percepción y la actuación de las administraciones ante estos problemas; fomentar la repulsa social; y lograr más efectividad en la prevención, con la participación de los colectivos de dirección y los trabajadores”.

ORDENAMIENTO TERRITORIAL Y URBANÍSTICO
Como último punto de la agenda, Samuel Rodiles Planas, presidente del Instituto de Planificación Física, abordó el enfrentamiento a las ilegalidades del ordenamiento territorial y urbanístico, con el cual, apuntó Raúl, “se ha empezado una batalla importante, en la que aún falta combatividad y en la que tiene que quedar claro que la idea no es prohibir las construcciones, sino indicar dónde pueden hacerse”.

En el 2014 se avanzó en la erradicación de dichas ilegalidades, “de enero a noviembre se eliminaron 57 818 violaciones, 12 835 más que en el 2013, la mayor cifra de los últimos cuatro años”. Vale destacar que en estos nú­meros se incluyen desde las ilegalidades más sencillas hasta las de mayor complejidad.

De manera general, los Consejos de la Administración Provincial con más ilegalidades resueltas son Villa Clara, Pinar del Río, Holguín y La Habana; en tanto, los más ba­jos resultados se muestran en Ma­ya­beque y Santiago de Cuba.

Consideró Rodiles Planas que aunque se ha realizado una ardua labor, es insuficiente el avance en el cumplimiento de esta tarea por “la falta de actuación conjunta de los gobiernos y las entidades que no son de su subordinación; las incomprensiones en la base sobre la responsabilidad de cada entidad en eliminar las ilegalidades y establecer el orden en los inmuebles, terrenos, espacios o franjas por las que responden jurídicamente; y el insuficiente trabajo para incorporar a la población a esta batalla”.

Para el 2015 se ha reportado un inventario inicial de 152 485 ilegalidades del ordenamiento territorial y urbanístico en todo el país y se planifica erradicar el 34 % de ellas, para lo cual, expresó Rodiles Planas, “están previstos los recursos necesarios en los planes económicos”.

Durante la reunión del Consejo de Mi­nistros, el Presidente cubano pidió al titular de Salud Pública, Roberto Morales Ojeda, que ofreciera una información sobre la situación que se ha presentado en el país con el déficit temporal de un conjunto de medicamentos, incluyendo algunos para tratamiento oncológico.
Morales Ojeda precisó que esta situación obedece a retrasos en la importación de materias primas y a la necesidad de paralizar, por irregularidades en el proceso productivo, la planta que se dedica a esa vital línea de tratamiento.
El ministro precisó que se aprobó un programa que incluye la utilización de productos que se encuentran en la reserva y la compra de medicamentos en países de nuestra región que permita una trasportación rápida hacia Cuba, así como solucionar, en un periodo de hasta cuatro meses, los problemas de la planta paralizada. A más largo plazo se prepara el montaje de una nueva fábrica de medicamentos para tratar el cáncer.
Con el fin de lograr la cobertura en los próximos meses, el Gobierno aprobó el financiamiento requerido. De manera pa­ralela, el Grupo Empresarial Bio­cu­ba­far­ma adopta medidas para tener una mejor si­tuación en el segundo semestre del año.

 

Revisando la estadística económica de 2014 (I)

Jose Luis Rodr¡guez1

Por José Luis Rodríguez, asesor del Centro de Investigaciones de la Economía Mundial

Tomado de Cuba Contemporánea

 

Recientemente se dieron a conocer cifras económicas preliminares del pasado año en el Panorama Económico y Social Cuba 2014 editado por la Oficina Nacional de Estadística e Información, lo cual –junto a otra información disponible- permite avanzar de los estimados a cálculos oficiales para ofrecer una visión más precisa de los resultados obtenidos en el período.

En este sentido, no debe pasarse por alto que 2014 no fue un buen año para la economía nacional, ya que de un crecimiento previsto de 2,2 % -cifra calificada de insuficiente en su momento- se obtuvo 1,3 % solamente, luego de un primer semestre en que el PIB solo creció 0,6 %. Las fuertes restricciones financieras externas fueron el factor determinante en estos resultados, que ahora pueden apreciarse en los diferentes sectores de la economía.

Las exportaciones de bienes, como generador fundamental de ingresos del país, se redujeron en -6,8 %, mientras que el recorte de las importaciones fue de -11.2 %, pasando de un 19,1 % del PIB en 2013 a 14,3 % el pasado año. Esta reducción mayor de las importaciones hizo que el desbalance comercial de bienes se redujera en 1 280 millones de dólares de 2013 a 2014, cifra a la que –presumiblemente- no se encontró financiamiento posible y que nos está indicando parte del volumen de divisas del que no se dispuso el pasado año.

Por otra parte, el turismo como parte de la exportación de servicios creció 5,3 % rebasando la cifra de tres millones de visitantes, aunque los ingresos brutos aumentaron solo 2,1 %, lo que revela la tendencia a la reducción del gasto por turista/día aún presente, con una mejoría en el índice de ocupación, que pasó de 54,6 a 57,1 % entre 2013 y 2014.

La contracción de los recursos disponibles impactó también en las inversiones, que se redujeron de 5 191 a 4 729 millones de pesos, para una caída de -8,9 %, con una contracción del -24,6 % en el componente de equipos. No obstante, no debe obviarse que en el ámbito de la política inversionista del país durante el pasado año se adoptaron significativas decisiones para impulsar la inversión extranjera, cuyo impacto solo comenzará a reflejarse durante 2015, cuando se prevé un incremento del 28,7 % en el volumen de inversiones.

Igualmente, la ejecución del presupuesto previsto para el pasado año se vio afectada por el descenso en los niveles de actividad, a lo que se suman decisiones tales como el incremento de los salarios del personal de salud, que elevó los gastos de este sector en 33 %. De este modo, de un déficit previsto de 3 890 millones de pesos, para un 4,1 % del PIB, se alcanzó un desbalance de 5 563 millones, lo que representa el 6,8 %. No obstante, la cobertura del 70 % de ese déficit con títulos de deuda pública que cubren los créditos otorgados por el Banco Central de Cuba al Ministerio de Finanzas y Precios, permite manejar mejor el desbalance en comparación con la emisión monetaria que se empleaba anteriormente para ese propósito.

La decisión de incrementar los salarios de los trabajadores de la salud –decisión justa y justificada económicamente, tomando en cuenta el aporte que realizan a la balanza de pagos del país- se reflejó en el crecimiento del salario medio, que pasó de 471 pesos en 2013 a 584 pesos en 2014, para un aumento de 24 %.

Lógicamente, esta medida alteró la correlación salario medio/productividad durante 2014, pero la decisión misma entraña una valiosa enseñanza. En efecto, se muestra en este caso que cuando excepcionalmente existen argumentos que violenten la proporción macroeconómica del salario con la productividad de forma puntual, se justifica su aplicación, ya que la medida redundará en beneficios superiores, más allá del momento en que se ejecute.

Como consecuencia de lo anterior también se elevó la proporción de la liquidez en manos de la población en relación con el PIB, que alcanzó 47,1 %, frente a 41,8 % en 2013, pero se mantiene en un rango controlable.

En términos laborales, el desempeño de 2014 resultó favorable al reducirse la tasa de desempleo de 3,3 a 2,7 % en relación con el año precedente. Por otro lado, la correlación del empleo no estatal en el total se estima ya superior al 27 %, con 478 951 trabajadores por cuenta propia -el 9,6 % del total de ocupados- y se computaban 345 cooperativas no agropecuarias al cierre del pasado año. El 38 % de estas se dedica a actividades comerciales, el 25 % a la gastronomía, el 17 % a la construcción y el 14 % a actividades industriales.

(Continuará)

 

FACTORES CLAVES EN LA ESTRATEGIA ECONÓMICA ACTUAL DE CUBA (PARTES I Y II)

habana

Por José Luis Rodríguez, asesor del Centro de Investigaciones de la Economia Mundial (CIEM)

Las transformaciones que tienen lugar en el modelo económico cubano en estos momentos son las de mayor complejidad en toda la historia revolucionaria, tomando en cuenta que se transita simultáneamente hacia una nueva etapa en la estrategia de desarrollo, basada en la creación de condiciones para un crecimiento sostenible a mediano plazo; se diseña una política económica que plantea una nueva relación entre plan y mercado y un sistema de dirección donde se abre un mayor espacio a la propiedad no estatal y a los mecanismos económicos de gestión, con una participación superior de los trabajadores en el proceso de toma de decisiones.

Un elemento de gran importancia para comprender los cambios que se vienen introduciendo, se refiere a los tipos de soluciones a corto plazo que se plantea la política económica actual.

En la página 10 de los Lineamientos de la política económica y social del Partido y la Revolución se destacan como medidas inmediatas eliminar el déficit de la balanza de pagos; incrementar la eficiencia económica, la motivación por el trabajo y la distribución del ingreso y crear las condiciones infraestructurales y productivas que permitan el tránsito a una etapa superior del desarrollo.

Examinemos en qué medida se ha avanzado en estos objetivos.

Un elemento esencial para mejorar el balance financiero externo es el saldo comercial del intercambio con otros países. Tomando en cuenta los datos del Anuario Estadístico de Cuba y la información brindada en la última sesión de la Asamblea Nacional, así como los estimados de Economist Intelligence Unit, las exportaciones de mercancías entre 2008 y 2014 aumentaron 49,5%, un  crecimiento que se asocia al incremento de las ventas de productos de la biotecnología y a la exportación de derivados del petróleo en ese período. El saldo de la balanza de servicios presenta un crecimiento de 59,3% en esa etapa, con un componente de servicios médicos que se planificó en 8 200 millones de dólares para 2014.

En términos comparativos se obtiene que las importaciones entre 2008 y 2013 bajaron de 32,4% a 18,8% del PIB, mientras que las exportaciones totales se estima pasaron del 18,4 al 21,5%. 

De tal modo, el saldo de la balanza comercial, que resultó negativo en -1 736 millones en 2008, se transformó en un superávit de 1 591 millones de dólares en 2014. En relación con el PIB, estas cifras representaron -5,0% en 2008 y +1,9% en 2014, lo cual se obtiene básicamente por la significativa contracción relativa de las importaciones en el período.

En términos financieros, el país emprendió un proceso de renegociación y pago puntual de los adeudos pactados a partir de 2009.

Los procesos de renegociación de la deuda bilateral resultaron significativos desde inicios de los años 2000, cuando se reportaron renegociaciones de las deudas con Alemania, por 115 millones de dólares; con China (6 000 millones) y con Japón, que se estima condonó alrededor de 1 400 millones. Más recientemente, México canceló el 70% de una deuda de alrededor de 500 millones y Rusia el 90% de una deuda estimada en 35 000 millones de dólares, pendiente de pago con la antigua URSS. (1) Adicionalmente, en marzo de 2015 el presidente del Club de París, Bruno Bézard, anunció que en semanas o meses se iniciaría la renegociación de la deuda con esa entidad, entre 15 y 16 000 millones de dólares, que permanece sin solución desde 1986.

Todas estas medidas incrementan la confianza de los medios financieros internacionales en la capacidad de la economía cubana para hacer frente a sus compromisos, a pesar de la presencia del bloqueo de Estados Unidos y no obstante la calificación de riesgo de la deuda, que fue incrementada en mayo de 2014 a Caa2 por Moody’s, aduciendo la situación de Venezuela y la supuesta indefinición de políticas del país.

La deuda externa de Cuba puede estimarse tomando en cuenta no solamente la renegociada, sino toda la deuda pendiente de pago. Según estimados de Economist Intelligence Unit, los adeudos pasaron de 16 645 millones de dólares en 2008 a 25 512 millones en 2014, para un crecimiento de 53,3%, pero en términos relativos estos se movieron del 32,3 al 30,5% del PIB, lo que muestra una evolución favorable habida cuenta del monto de recursos destinados al pago de su servicio.

En efecto, entre 2008 y 2014 se estima que se pagaron 19 554 millones de dólares por conceptos de principal e intereses, elevándose anualmente de 1 571 millones al inicio del período hasta 3 106 al final, para un incremento del 97,7%, lo cual se aprecia al examinar estas cifras en relación con el PIB. En este caso, el servicio de la deuda se elevó de 2,9% a 3,8% del PIB, alcanzando su punto más alto en 2013, con 5,4%.

Finalmente cabe destacar que en 2015 se aprecia un importante cambio en la política financiera externa.

Al respecto, vale la pena recordar que en la estructura económica del país, para crecer  1% se requiere que las importaciones lo hagan entre 2 y 3%. Tomando en cuenta esa realidad y tal y como explicó el ministro de Economía y Planificación en la Asamblea Nacional, se demanda un crecimiento de 13,3% de las compras en el exterior este año, que permita asegurar el aumento del 28,7% en las inversiones y el 4% en el PIB. A su vez, para alcanzar esos objetivos debe disponerse de un flujo financiero superior, por lo que se decidió elevar el pago de la deuda a 5 661 millones de dólares este año, lo que representa un aumento de 84% sobre el estimado de 2014 y el 6,6% del PIB. Partiendo de ese pago, se planifica obtener créditos por una suma equivalente para financiar importaciones.

Esta decisión en el orden financiero debe incrementar la confianza de los acreedores en nuestro país, lo cual se ve favorecido a partir de los nuevos escenarios que se abren en las relaciones económicas con Estados Unidos.

1 Sobre estos aspecto puede verse de Jorge Mario Sánchez Egozcue: “Reestructuración incipiente del comercio exterior cubano”, en Economía cubana: Transformaciones y desafíos, Colectivo de autores, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 2014.

Factores claves en la estrategia económica actual de Cuba (II)

Por José Luis Rodríguez

Entre los aspectos a atender a corto plazo en la política económica diseñada en 2011 se destacan, por su importancia, el incremento de la eficiencia económica, la motivación por el trabajo y la distribución del ingreso, así como la creación de las condiciones infraestructurales y productivas que permitan el transito a una etapa superior de desarrollo.

A diferencia de la eliminación del desbalance financiero externo, que opera básicamente en la esfera de las relaciones económicas internacionales, en este caso se trata de aspectos en los que resulta determinante la acción de múltiples actores al interior de la economía nacional.

Con toda la complejidad que pueda presentar el tema financiero externo, la elevación de la eficiencia económica -en la que incide muy directamente la motivación por el trabajo y la distribución del ingreso- y la creación de condiciones infraestructurales y productivas para el avance del país son sin dudas las tareas más difíciles, pero a la vez imprescindibles en estos momentos, con vistas a lograr un crecimiento sostenible.

Como punto de partida para este análisis es necesario comprender que en el incremento de la eficiencia económica incide fundamentalmente el crecimiento de la productividad del trabajo. En la evolución de este indicador en Cuba han influido un conjunto de factores negativos que incluyen desde una estructura económica deformada creada antes de 1959, pasando por políticas económicas que no dieron los frutos esperados, hasta los negativos efectos del bloqueo estadounidense, por lo que se requieren muchos años y esfuerzos para compensar las negativas consecuencias de todo este cúmulo de factores. 

De ahí que no sorprenda que, a pesar de lo avanzado, se registre un bajo incremento de la productividad del trabajo, el cual -según algunos estimados- solo alcanzó 0,4% como promedio anual entre 1959 y 2009.

A la luz de la experiencia puede decirse que en el crecimiento de este indicador intervienen dos grandes grupos de factores: por un lado medidas de organización del trabajo y por otro los efectos de las inversiones que incrementen la incidencia de la ciencia y la técnica en la producción de bienes y servicios.

En el período que transcurre a partir de 2009 han preponderado las medidas de organización del trabajo como vía para el incremento de la eficiencia productiva, que, en un estudio realizado en 2007, se estimó podrían incrementar hasta en 60% los niveles de productividad en nuestras condiciones.

Un primer elemento que se tuvo en cuenta fue la reducción del subempleo en el sector estatal, que inicialmente se estimó en torno a un millón 500 mil trabajadores cuyo contenido de trabajo no aseguraba una labor productiva para ocho horas.

Por supuesto, el elemento de mayor complejidad en estos años ha sido encontrar una salida apropiada al excedente laboral identificado, para lo cual la medida más significativa ha sido el crecimiento del empleo en el sector no estatal a través del trabajo por cuenta propia desde 2010 y de las cooperativas no agropecuarias desde 2013. También la distribución en usufructo gratuito de tierras ociosas ha operado en esa dirección.

A su vez, esta racionalización debía tomar en cuenta que alrededor del 51% de los empleados del Estado laboraban en el sector presupuestado, espacio que brinda importantes servicios a la sociedad pero que no crea valor en las mismas condiciones que una empresa. 

De tal modo, luego de un primer momento en que los ritmos de avance resultaron excesivos al plantearse la salida de 500 000 trabajadores en unos seis meses a la altura de 2011, se produjo, de acuerdo con la información del Anuario Estadístico de Cuba, una disminución en cuatro años del 14,7% del empleo estatal (unos 624 000 trabajadores) y se incrementó el empleo no estatal en 57,2%, hasta unas 471 000 personas. 

Como consecuencia de estas transformaciones, el empleo fuera del Estado pasó del 16,2 al 26,3% entre 2009 y 2013, proporción que se espera llegue al 30% en el presente año y que pueda alcanzar 35% en el futuro próximo.

A su vez, ha sido notable el adelgazamiento de la estructura del Estado que se ha operado paralelamente a lo anterior, con reducciones del 34% en el número de ministerios y 27% en el de empresas hasta 2013, a lo que se añade una disminución del 20% en la cifra de cooperativas agropecuarias, en un proceso aún no concluido.

Para la medición de los impactos de esta significativa evolución aún no se tiene toda la información factual necesaria para llegar a conclusiones definitivas. No obstante, puede apreciarse que se produce una disminución de la actividad económica en la población, que baja de 75,4% en 2009 a 72,9% del total en 2013, fenómeno concentrado en las mujeres, cuya tasa desciende 3,7 puntos porcentuales. 

Por otro lado, la desocupación se eleva de 1,7 a 3,3% en ese período. En este sentido habría que analizar por qué trabajan proporcionalmente menos mujeres y qué relación tiene ese fenómeno con un desempleo que aumenta, pero en una proporción menor que lo que cabría suponer, en lo cual pueden estar incidiendo factores que frenen el empleo femenino, condiciones laborales más favorables del sector no estatal y, por tanto, no demanda de empleo al Estado, o el efecto de las nuevas disposiciones migratorias del país vigentes a partir de 2013, entre otras consideraciones.

En todo caso resulta también notable el incremento del empleo fuera del Estado y particularmente en el caso del trabajo por cuenta propia, que pasó de 143 800 personas en 2009 a 478 951 al cierre de 2014, para un crecimiento de 3,3 veces. No obstante, esta expansión -si bien es una solución de empleo, en general, bien remunerado- no ha dado respuesta a la fuerza de trabajo calificada que resulta excedente en el Estado, algo sobre lo que se volverá más adelante.

Corresponde en estos momentos evaluar en qué medida el volumen de las inversiones y la retribución del trabajo han estado también presentes en esta etapa, antes de valorar el impacto de todo lo que puede haber incidido en el incremento de la productividad que se registra en los últimos cinco años.

 (Continuará)

Llegó a Cuba desde Nueva York la primera misión comercial de EE.UU.

cuomo_0

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, inició este lunes una visita oficial de dos días a La Habana, en la que es sin duda la primera de un gobernador estadounidense desde el reciente deshielo en las relaciones entre Cuba y Estados Unidos.  Cuomo trajo consigo a un grupo de empresarios para lo que ha llamado “un enorme paso adelante” que “ayudará a abrir la puerta a un nuevo mercado para las empresas de Nueva York“. Aquí les dejo las noticias y comentarios publicados al respecto por las versiones digitales de Cuba Contemporánea OnCuba Magazine, ANSA, EFE, Univision y El Financiero.

Importantes compañías en viaje de gobernador de Nueva York a Cuba

Por Redacción de CubaContemporanea

Nombres importantes de la industria farmacéutica como Pfizer y Regeneron, la dinámica aerolínea JetBlue y MasterCard están en la lista de compañías representadas en la delegación comercial que acompaña al gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, en la visita de poco más de un día a Cuba que inicia este lunes.

El demócrata Cuomo, primer gobernador estadounidense en funciones que llega a la Isla desde el anuncio de un proceso para el mejoramiento de las relaciones bilaterales, en diciembre pasado, informó el domingo la lista completa de su comitiva, en la que aparecen 20 importantes ejecutivos de compañías y organizaciones de sectores como viajes, servicios financieros, salud, farmacéutica y biotecnología, agricultura y educación, además de funcionarios y asambleístas estatales.

Entre quienes conforman la delegación resaltan los nombres de Robin Hayes, CEO de JetBlue; Walt Macnee, vicepresidente de MasterCard; Dr. Robert Darnell, CEO de NY Genome Center; Dr. Leonard Schleifer, CEO de la compañía biotecnológica Regeneron; Freda Lewis-Hall, vicepresidenta ejecutiva de Pfizer, y Dr. Candace Johnson, CEO de Roswell Park Cancer Institute.

Del área educativa participarán el director de Estudios latinos, latinoamericanos y caribeños de la Universidad de Buffalo, José Buscaglia-Salgado, y Nancy L. Zimpher, rectora de la Universidad Estatal de Nueva York (SUNY, State University of New York), una red de instituciones universitarias públicas, la mayor de EE.UU., que agrupa a 64 campus, 7 500 programas académicos y unos 450 000 estudiantes.

Además, viajarán los CEO de Cayuga Milk Ingredients (CMI) y Chobani, dos empresas de productos lácteos, y, por el sector tecnológico, Charles Phillips, el CEO de Infor, una firma especializada en aplicaciones de software para diversas industrias, incluida la de servicios de salud.

También integrarán la comitiva del gobernador neoyorquino Carl Heastie, presidente de la Asamblea de Nueva York (demócrata), y la líder de la minoría demócrata en el Senado estadual, Andrea Stewart-Cousins,

Al informar sobre quiénes le acompañarán en su breve visita a La Habana, Cuomo declaró que “los representantes de la delegación contribuirán a asegurar que las compañías del estado de Nueva York estén en la primera línea cuando se abren las puertas de un mercado que ha estado cerrado para las empresas estadounidenses por más de medio siglo”.

“Estos líderes empresariales -añadió- servirán como embajadores de todo lo que este estado tiene para ofrecer y ayudarán a formar los cimientos para una fuerte relación económica entre Nueva York y Cuba en el momento en que sean aliviadas las restricciones para el comercio”.

Hasta el momento habían viajado a Cuba fundamentalmente altos funcionarios, legisladores y empresarios de los estados agrícolas de EE.UU., cuyas exportaciones al país caribeño crecieron luego de que en 2000 una excepción al bloqueo permitió la venta de alimentos y medicamentos a la Isla. En marzo, el gobernador de Virginia, Terry McAuliffe, anuncio un viaje al país caribeño.

El gobierno de Nueva York recordó que la misión comercial a La Habana forma parte de Global NY, una iniciativa lanzada por Cuomo en 2014 para impulsar las relaciones económicas y la generación de empleo del estado, y que incluirá otros viajes a países como Canadá, China, Israel y México.

nueva_york_mission-755x490

Nueva York quiere un pedazo del futuro en Cuba

Horas antes de partir hacia La Habana el gobernador de Nueva York Andrew Cuomo (Dem.) se reunió con miembros de la misión comercial que lo acompaña en Cuba.

Por Javier Ortiz – Oncuba

Andrew Cuomo viaja a La Habana acompañado por una veintena de ejecutivos de industrias tan diferentes como el transporte aéreo, la farmacéutica o la fabricación de leche en polvo y yogurt. El gobernador de Nueva York organizó esta misión comercial dentro de Global NY, una iniciativa creada bajo su gestión para expandir el comercio y las inversiones del empresariado de su estado. Dentro de esa diversidad, todos tienen un interés común: encontrar una oportunidad en un lugar (todavía) prohibido.

“Mientras la puerta empieza a abrirse entre EE.UU. y Cuba, queremos que los negocios de Nueva York sean los primeros frente a esa entrada” publicó Cuomo en su perfl de Twitter,  horas antes de cruzar el Estrecho de la Florida. Con sus palabras, da a entender que aún no pueden atravesar el umbral fijado por las restricciones y sanciones por su país contra la isla, a pesar de la apertura decretada por el presidente Barack Obama.

Su delegación incluye a la nueva líder de la minoría demócrata en el Senado, la también neoyorkina Andrea Stewart-Cousins, quien comento en un tweet que la nueva relación con el país caribeño “ayuda a mover la economía hacia adelante.” Varios de sus colegas legisladores presentaron leyes para acabar las limitaciones al comercio y los viajes entre los dos países.

La “diplomacia comercial” es uno de los pilares de nueva política de la Casa Blanca hacia Cuba, una estrategia al mando de la secretaria de Comercio Penny Pritzker, quien prometió visitar La habana en algún momento del futuro cercano, con un propósito similar al del gobernador Cuomo.

“El presidente Obama y nuestro equipo deseamos una relación más abierta con las empresas y el pueblo de Cuba” dijo Pritzker en un discurso pronunciado en Tampa a finales de marzo pasado. “El Departamento de Comercio se siente orgulloso de desempeñar un rol de liderazgo en facilitar más viajes a la isla y en abrir la puerta a más exportaciones”.

La delegación de Cuomo materializa esa política con el visto bueno del gobierno de Raúl Castro. El gobernador de Nueva York anuncio en febrero su viaje a La Habana en un comunicado conjunto con el jefe de la Oficina de Intereses de Cuba en EE.UU., José Ramón Cabañas.

La misión comercial incluye a las siguientes empresas e instituciones.

Servicios financieros. La empresa de tarjetas de crédito MasterCards.

Transporte aéreo. La aerolínea JetBlue y el Aeropuerto Internacional de Plattsburgh.

Servicios médicos. El consorcio biomédico NY Genome Center y las compañías biofarmacéuticas Pfizer y Regeneron. También viajan representantes del Roswell Park Cancer Institute, un centro médicos especializado en oncología.

Negocios de la industria láctea como Cayuga Milk Ingredients y Chobani.

La empresa de software Info, especializada en el desarrollo de aplicaciones informáticas de todo tipo, incluyendo programas para servicios médicos.

Educación Superior. El sistema de la Universidad Estadual de Nueva York.

La oficina del gobernador informa que durante el día de hoy Cuomo se reunirá con el vicepresidente Miguel Díaz-Canel, el ministro de Comercio Exterior e Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca, y el cardenal Jaime Ortega Alamino. Al igual que para otros visitantes estadounidenses, su agenda podría incluir un recorrido guiado por el puerto del Mariel y la Zona Especial de Desarrollo adjunta, una vitrina de 500 kilómetros cuadrados para la nueva política local hacia el capital foráneo.

El puerto del Mariel, que según sus promotores cuenta con condiciones para recibir barcos Post-panamax, podría ser de especial interés para estos hombres de negocio, provenientes de uno de los mayores enclaves portuarios de Estados Unidos.

La economía más grande del Caribe insular vive la transformación más importante de los últimos cincuenta años, un cambio de dirección donde la inversión extranjera es vista como el alivio definitivo la la desaceleración del Producto Interno Bruto.

No obstante, cualquier oportunidad de negocios que estas empresas encuentren durante su estancia en Cuba tendrá que esperar. El propio gobernador Cuomo advierte en su sitio web que por ahora intenta fundar las bases para cuando “las restricciones al comercio sean relajadas en el futuro.”

andrew-cuomo_655x438

Andrew Cuomo, gobernador de NY, inicia este lunes visita Cuba en misión comercial

 

Univision.com y Agencias 

Andrew Cuomo, gobernador de Nueva York, encabeza una misión comercial a Cuba.

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, inicia este lunes una visita oficial a La habana, con lo que será el primer gobernador estadounidense que va a Cuba desde el reciente  deshielo en las relaciones con la nación comunista. Queda por verse si su misión comercial genera algo más que titulares en la prensa.

La visita oficial prevista para el lunes y martes busca fortalecer las relaciones. Cuomo prevé llevar consigo a un grupo de empresarios para lo que ha llamado “un enorme paso adelante” que “ayudará a abrir la puerta a un nuevo mercado para las empresas de Nueva York”.

Se trata de altos cargos de varias grandes empresas. La lista de participantes, anunciada este fin de semana por Cuomo, incluye además a responsables de instituciones educativas y de investigación y a varios representantes políticos.

Entre los empresarios presentes en la misión destacan el consejero delegado de JetBlue, Robin Hayes; el vicepresidente de la compañía de tarjetas de crédito MasterCard, Walt M. Macnee, y la vicepresidenta de la farmacéutica Pfizer, Freda Lewis-Hall.

Además, estarán representadas en Cuba otras compañías como la tecnológica Infor, la farmacéutica Regeneron y el fabricante de yogures Chobani.

También viajarán responsables del Aeropuerto Internacional de Plattsburgh, del centro de investigación del genoma de Nueva York y de la Universidad Estatal de Nueva York.

Junto al sector privado, acompañarán a Cuomo varios de los principales líderes políticos del estado, entre ellos el presidente de la Asamblea, Carl Heastie.

“Los representantes de la delegación de Nueva York ayudarán a asegurar que las compañías del estado están en primera línea en el momento en que se abre la puerta a un mercado que ha estado cerrado para las empresas de EEUU durante más de medio siglo”, señaló Cuomo en un comunicado.

Según el gobernador, los participantes en la misión “servirán de embajadores para todo lo que puede ofrecer el estado de Nueva York y ayudarán a sentar los pilares de una fuerte relación económica entre Nueva York y Cuba a medida que las restricciones legales sobre el comercio se relajen en el futuro”.

Obama excluyó a Cuba de la lista de países terroristas, ahora el congreso tendrá 45 días para ratificarlo.

Expertos ven beneficios para NY

Los expertos en comercio dicen que Nueva York podría beneficiarse con la mejora de las relaciones. Las exportaciones incluirían manzanas, leche en polvo y otros productos lácteos. Podría haber inversiones importantes en la infraestructura informática. Los hoteleros podrían construir hospedajes que aprovechen el aumento previsto de turistas estadounidenses.

Cualquier relación económica significativa con Cuba tomará su tiempo, dijo Joe Schoonmaker, presidente del Consejo de Exportaciones de Nueva York y vendedor de seguros de riesgo. Pronosticó que el turismo será el primer sector de la economía cubana que se abrirá y que pasará algún tiempo antes de que haya un volumen de comercio importante con Cuba.

“No se abrirá como China”, aseguró. “En cuanto al envío de productos por valor de cientos de millones de dólares a Cuba, no lo veo por ahora. No van a comprar mucho”.

Algunas personas no creían que el encuentro entre los dos mandatarios sucediera y se sienten sorprendidos.

Voces en contra

Los detractores acusan a Cuomo de legitimar una dictadura y dicen que el interés de la visita es más político que comercial. El presidente del Partido Republicano estatal, Ed Cox, dijo que es una maniobra política “para fortalecer su presencia política nacional.

La legisladora estatal republicana Nicole Malliotakis, hija de una exiliada cubana, dijo que los intentos de normalizar las relaciones deben incluir concesiones importantes del régimen castrista.

“No entiendo el propósito de esta misión comercial ni veo que tenga beneficios concretos para el estado de Nueva York”, dijo Malliotakis.

Estados Unidos exporta cantidades limitadas de alimentos a Cuba desde hace años. Si Nueva York consigue estrechar las relaciones económicas con la isla, sus primeros embajadores podrían ser productos agrarios: lácteos y manzanas. El estado es uno de los principales productores nacionales de ambos.

ASI LO COMENTO ANSA EN NUEVA YORK

En un nuevo paso del acercamiento entre Estados Unidos y Cuba, el gobernador del estado de Nueva York, Andrew Cuomo, llegará mañana a La Habana en una misión de dos días.

Cuomo viaja junto a una delegación de empresarios deseosos de invertir en el país caribeño.Se trata de un viaje que representa “un enorme trampolín de lanzamiento” que “ayudará a abrir la puerta a un nuevo mercado para las empresas de Nueva York”, destacó el gobernador demócrata.

El gobernador dio a conocer hoy la lista de los altos ejecutivos de empresas de distintos rubros que lo acompañan, entre ellos el consejero delegado de JetBlue, Robin Hayes, el vicepresidente de MasterCard, Walt M. Macnee, y la vicepresidenta de la farmacéutica Pfizer, Freda Lewis-Hall.

La misión es la primera desde que en diciembre pasado se conoció la decisión de Washington y La Habana de reanudar contactos tendientes a normalizar las relaciones bilaterales, suspendidas tras la revolución cubana de 1959.

También integran la comitiva oficial políticos, representantes de
instituciones educativas y empresas de rubros alimentos, tecnología y
turismo.

EFE NUEVA YORK DA ESTAS CLAVES SOBRE LA VISITA

Altos cargos de varias grandes empresas como MasterCard, Pfizer y la aerol¡nea JetBlue viajar n ma¤ana a Cuba dentro de una misi¢n comercial encabezada por el gobernador del estado de Nueva York,

La visita, anunciada el pasado enero, sera  la primera de este tipo desde que en diciembre se dio a conocer la intenci¢n de normalizar las relaciones entre Washington y La Habana.

La lista de participantes, anunciada hoy por Cuomo, incluye adem s a
responsables de instituciones educativas y de investigaci¢n y a varios
representantes pol¡ticos.

Entre los empresarios presentes en la misi¢n destacan el consejero delegado de JetBlue, Robin Hayes; el vicepresidente de la compa¤¡a de tarjetas de crédito MasterCard, Walt M. Macnee, y la vicepresidenta de la farmac?utica Pfizer, Freda Lewis-Hall.

Ademas, estaran representadas en Cuba otras companias como la tecnologica Infor, la farmaceutica Regeneron y el fabricante de yogures Chobani.

Tambin viajarn responsables del Aeropuerto Internacional de Plattsburgh, del centro de investigacion del genoma de Nueva York y de la Universidad Estatal de Nueva York.

Junto al sector privado, acompanaran a Cuomo varios de los principales
l¡deres pol¡ticos del estado, entre ellos el presidente de la Asamblea, Carl Heastie.

“Los representantes de la delegacion de Nueva York ayudaran a asegurar que las compan¡as del estado esten en primera l¡nea en el momento en que se abre la puerta a un mercado que ha estado cerrado para las empresas de EE.UU. durante m s de medio siglo”, se¤al¢ Cuomo en un comunicado.

Segun el gobernador, los participantes en la mision “serviran de embajadores para todo lo que puede ofrecer el estado de Nueva York y ayudaran a sentar los pilares de una fuerte relacion economica entre Nueva York y Cuba a medida que las restricciones legales sobre el comercio se relajen en el futuro”. EFE

El financiero, lo vio así: 

Llega a Cuba la primera misión comercial de EE.UU.

.Varias empresas estadounidenses, como MasterCard y Pfizer, llegan hoy a la isla en una misión encabezada por el gobernador neoyorquino, Andrew Cuomo.

Altos directivos de grandes empresas estadounidenses, como MasterCard, Pfizer y la aerolínea JetBlue, viajarán mañana a Cuba en una misión comercial encabezada por el gobernador neoyorquino, Andrew Cuomo.

Será la primera visita de este tipo desde que en diciembre se declaró la intención de normalizar las relaciones entre Washington y La Habana. Entre los participantes habrá además responsables de instituciones educativas y de investigación y varios representantes políticos.

Entre los empresarios presentes se destacan el consejero delegado deJetBlue, Robin Hayes; el vicepresidente de MasterCard, Walt Macnee, y la vicepresidenta de la farmacéutica Pfizer, Freda Lewis-Hall.

Además, estarán representadas otras compañías y entidades, como la tecnológica Infor, la farmacéutica Regeneron, el fabricante de yogures Chobani, el Aeropuerto Internacional de Plattsburgh, y el centro de investigación del genoma de Nueva York y de laUniversidad Estatal de Nueva York.

Junto al sector privado, acompañarán a Cuomo varios de los principales líderes políticos de Nueva York, como el presidente de la Asamblea, Carl Heastie.

“Los representantes de la delegación de Nueva York ayudarán a asegurar que las compañías del Estado están en primera línea ahora que se abre la puerta a un mercado cerrado a las empresas de EE.UU. durante más de medio siglo”, señaló Cuomo.

Según el gobernador, los participantes en la misión “ayudarán a sentar los pilares de una fuerte relación económica entre este Estado York y Cuba a medida que las restricciones legales sobre el comercio se relajen en el futuro“.

Las relaciones económicas entre Cuba y EEUU en un nuevo escenario (IV)

Jose Luis Rodr¡guez1

Por José Luis Rodríguez. Asesor del Centro de Investigaciones de la Economía Mundial

La reactivación de relaciones comerciales y financieras entre Cuba y Estados Unidos muestra escenarios a corto y largo plazos en los que se pueden apreciar diferentes alternativas, aunque siempre corresponderá a los norteamericanos una mayor incidencia, tomando en cuenta las restricciones que han establecido a lo largo de los años en estas relaciones.

En ese contexto, entre finales de enero y principios de febrero de este año se plantearon tres proyectos de ley en el Congreso de EE.UU. Se trata de iniciativas presentadas en el Senado (la S-299 “Freedom to Travel to Cuba Act of 2015” y la S-491 “Freedom to Export to Cuba Act of 2015”) y una promovida en la Cámara de Representantes (HR-635 “Promoting American Agriculture and Medical Exports to Cuba”).

Estos proyectos de ley se encaminan a desmontar parcialmente disposiciones hoy vigentes del cuerpo legal que norma el bloqueo a Cuba con vistas a impulsar el establecimiento gradual de relaciones comerciales entre los dos países.

En tal sentido, vale la pena recordar que desde 2001 Cuba ha venido realizando compras a empresas agrícolas norteamericanas de pollo, maíz, soya, trigo y pienso animal, las cuales alcanzaron su punto más alto en 2008 y totalizaron 4 689 millones de dólares hasta 2013.

Para tener una idea de su connotación, baste señalar que en este último año las compras de pollo se realizaron en un 72,3% en el mercado norteamericano. Por otra parte, como ya se apuntó en otra parte de este trabajo, las visitas de residentes de Estados Unidos a Cuba crecieron alrededor de 2,5 veces desde 2006.

Tomando estos elementos en cuenta, es explicable que los sectores de mayor interés a corto plazo para los hombres de negocio del país vecino sean precisamente el turismo, la hostelería y los servicios de viaje; el transporte marítimo, las telecomunicaciones, la industria de los materiales de construcción y la agricultura. En este punto se destaca la presión que vienen ejerciendo los operadores de cruceros, que en sus visitas a Cuba pueden brindar una importante capacidad de alojamiento inmediata a bordo sin necesidad de nuevas inversiones.

Junto a estas consideraciones no debe perderse de vista el declarado interés del gobierno estadounidense por impulsar el sector privado en Cuba, para lo cual se ha aprobado la exportación de un conjunto de bienes y equipos, incluidos dispositivos de comunicaciones que solo se venderían a ese sector y no a las empresas estatales cubanas. Desde luego, la política a adoptar en este sentido por la parte cubana es un elemento a considerar.

Por parte de Cuba, existe un conjunto de potencialidades de negocio también a corto plazo, que en parte coincide con los intereses de Estados Unidos.

Se trata, en primer lugar, de las telecomunicaciones, donde ya se firmó en febrero un primer acuerdo entre ETECSA y la firma norteamericana IDT, que permitirá la comunicación directa entre ambos países.

En el ámbito del turismo resulta evidente la necesidad de ampliar la capacidad de alojamiento en ciudades como La Habana, incluyendo nuevas inversiones para la recepción de cruceros -tal y como viene haciendo la Oficina del Historiador en la bahía capitalina-, así como nuevos emprendimientos que permitan desarrollar rápidamente la industria de la cultura y el entretenimiento.

Merece especial atención el hecho de que Cuba tiene una gran ventaja competitiva para el turismo de salud y de la tercera edad, particularmente valorando que -según datos del investigador José Luis Perelló- casi el 24% de los visitantes en el último quinquenio son mayores de 60 años.

También hay que tomar en cuenta que la administración Obama autorizó que los visitantes norteamericanos puedan importar productos cubanos por 400 dólares, de ellos 100 dólares en alcohol y tabaco.

Particularmente se destaca la potencialidad del mercado Premium del tabaco en Estados Unidos, donde se ha señalado que Cuba pudiera cubrir ventas por unos 270 millones de dólares al año, un 30% del mercado.

En el caso de las bebidas, Estados Unidos absorbe el 40% del segmento mundial de alta calidad, donde el ron cubano tiene un espacio asegurado, con ventas de seis millones de cajas en 125 mercados. No obstante, está pendiente una nueva revisión en el litigio sobre la marca Havana Club, que fue otorgada por un tribunal estadounidense a la firma Bacardí. Si se mantuviera el fallo contrario a Cuba, se piensa vender el mismo ron cubano de alta calidad bajo la marca Havanista, que ya está registrada de forma exclusiva para Estados Unidos.

Otras potencialidades a considerar por Cuba se refieren a los productos farmacéuticos de la biotecnología, así como al trabajo de elaboración de software en las TICS y la posibilidad de desarrollar exportaciones agrícolas de alta calidad para el mercado estadounidense, entre otros renglones.

No se debe dejar de apuntar que estos nuevos escenarios enfrentarán también importantes obstáculos. El primero de ellos es la resistencia dentro de EE.UU. al levantamiento total del bloqueo, que algunos analistas consideran que solo se producirá dentro de cuatro o cinco años.

Igualmente, las reclamaciones producto de las nacionalizaciones de propiedades norteamericanas en Cuba -por unos 7 000 millones de dólares- son un tema a tomar en cuenta, aunque su solución deberá verse en el contexto de la respuesta a la demanda cubana por daños económicos del bloqueo, cifrados en 121 000 millones de dólares, que los tribunales cubanos aprobaron en 2000, considerando -además- su actualización.

Finalmente, cabe suponer que el nuevo escenario brindará importantes oportunidades para Cuba, las que se irán concretando gradualmente en la misma medida en que se eliminen las restricciones establecidas, comenzando en lo inmediato con la salida de Cuba de la lista de países patrocinadores del terrorismo (en la que se le incluye desde 1982), algo que también tiene significativas repercusiones comerciales y financieras.

De igual modo, se presentan importantes desafíos para nuestro país, no solo económicos, sino también políticos y sociales, que deben ser enfrentados con la sabiduría que suponen más de 50 años de enfrentamiento a fuerzas que no renuncian a sus propósitos de cambiar el orden político en Cuba.

 

Las relaciones económicas entre Cuba y EEUU en un nuevo escenario (III)

obama-tabaco-cubano-1-580x413

Obama se deleita con el aroma de un tabaco cubano que le obsequiaron

——————————————————————————————————–

Por José Luis Rodríguez. Asesor del Centro de Estudios de la Economía Mundial. Fue ministro de Economía de Cuba

Tomado de Cubacontemporanea

http://www.cubacontemporanea.com/noticias/12471-las-relaciones-economicas-entre-cuba-y-eeuu-en-un-nuevo-escenario-iii

Uno de los temas que más atención ha recibido después del 17 de diciembre de 2014 es el referido a los viajes a Cuba por parte de residentes en EE.UU. Incluso ya existe una iniciativa en el Senado (la S-299) que defiende la libertad de viajar a nuestro país.

Un primer elemento que se incluye en el debate actual es el referido a cuál sería el número de visitantes que vendrían a Cuba, una vez que se produzca en Estados Unidos la autorización de viajes con motivos turísticos. Algunos estimados calculan un incremento de entre dos y cuatro millones de personas al año, aunque el especialista Ricardo Machado mencionó en una entrevista reciente una cifra entre 800 mil y 1,5 millones de turistas norteamericanos en un primer momento, con una estabilización posterior en 500 mil visitantes anuales, lo que parece más razonable. 

Estas cifras resultan significativas si se tiene en cuenta que el pasado año arribaron al país 91 400 ciudadanos estadounidenses, a lo que habría que añadir 386 367 cubano-americanos, cifra que podrá seguir creciendo en los próximos años también.

Considerando la proyección más baja -aunque un cálculo preciso requeriría de otras informaciones-, si se parte de un gasto por turista/día similar al actual, se obtendría un ingreso bruto adicional estimado de entre 750 y 1 400 millones de dólares anuales.

Al evaluar este incremento habría que tener en cuenta también la capacidad de alojamiento disponible. En tal sentido, la información disponible muestra que el país contaba en 2014 con 60 440 habitaciones para el turismo internacional y se estima que en 2016 alcanzarán 74 130. 

No obstante, un problema a considerar es que -según estiman los especialistas- los norteamericanos que visiten Cuba probablemente se caractericen por preferir el llamado turismo de ciudad, y hoy las ciudades representan solo el 22,8% de las capacidades hoteleras, mientras que el71,7% está en sitios de sol y playa. 

Otras modalidades que pudieran resultar igualmente atractivas serían el turismo de salud, pero dispone únicamente del 1,6% de las habitaciones hoteleras, y el turismo de naturaleza, con el 2,2%.

Debe tomarse en cuenta que se trata de un turismo que aprecia una mayor calidad en los servicios, y que en él tendrá un peso importante el turismo de la tercera edad y de larga estancia junto al turismo de salud. De este modo, Cuba tendría que incrementar a corto plazo sus capacidades en los destinos más buscados por los nuevos visitantes, lo cual implicaría modificar también la cartera de oportunidad de negocios de la inversión extranjera, que continúa centrada en áreas de sol y playa.

Un factor que pudiera brindar cierto nivel de flexibilidad para el manejo de las nuevas inversiones es la capacidad de renta del sector privado -que ya alcanza más de 18 800 habitaciones-, pero el mismo también tendría que adecuarse a las características de una demanda con un nivel de exigencia mucho más alto.

Otro elemento a tomar en cuenta en el nivel de calidad del turismo que se oferte es la preparación del personal, que deberá operar con un mayor nivel de personalización y flexibilidad en los servicios, lo cual requerirá capacitación para conocer los polos caribeños más frecuentados por los norteamericanos, así como un estudio más profundo del mercado y sus tendencias en los próximos años, incluyendo la competencia de polos como Jamaica, Cancún, República Dominicana y el propio estado de la Florida.

Finalmente, habrá que considerar las condiciones para ampliar el turismo de cruceros, que en estos momentos cuenta con un lobby que presiona a diferentes instancias del gobierno norteamericano para contar con la posibilidad de incluir visitas a Cuba en sus itinerarios, lo cual ofrece beneficios inmediatos sin costos apreciables.

En lo inmediato -tal y como ya se ha planteado- cabe esperar un crecimiento en el número de visitantes de acuerdo con las categorías ya autorizadas por el gobierno norteamericano para viajar a Cuba, lo cual demanda ajustes inmediatos en la política del sector.

Todo lo que se haga en función de incrementar la capacidad de absorción del turismo norteamericano también beneficiará la captación de turistas de otros mercados. Para ello se cuenta con un período de tiempo limitado que debemos aprovechar eficientemente. 

 (Continuará)

*En este blog puede acceder a las partes I y II del artículo de José Luis Rodríguez, siguiendo estos enlaces:

http://americadespierta.bloguea.cu/2015/03/30/las-relaciones-economicas-entre-cuba-y-eeuu-en-un-nuevo-escenario-ii/

http://americadespierta.bloguea.cu/?s=LAS+RELACIONES+ECON%C3%93MICAS+ENTRE+CUBA+Y+EEUU+EN+UN+NUEVO+ESCENARIO+%28I%29