Archivo de la etiqueta: Chile

HORAS VOLCÁNICAS

villarrica2

Por Fausto Triana

Tomado de PL

Santiago de Chile, 24 abr (PL) Una mujer se abraza a su perro en las inmediaciones de lo que fue su casa, mientras familiares emocionados lloran al encontrar con vida a un joven montañista: Chile vive horas dramáticas con el volcán Calbuco.

Creo que lo perdí todo, solo me queda mi mascota, dijo la mujer intentando sonreír para esconder sus lágrimas. El andinista, en tanto, luego de pasar una noche agazapado y con signos de hipotermia, regresó sano y salvo.

La localidad de Ensenada, en la región de Los Lagos, quedó prácticamente destruida por el impacto de poderosas capas de cenizas volcánicas de 40 a 50 centímetros de grosor, que arrasaron con techos de viviendas e inundaron la zona.

Piedras de notable tamaño se disparaban como proyectiles calientes a 15 kilómetros del Calbuco, provocando el pánico y la desolación de una zona de extraordinaria belleza natural y con gran afluencia de turistas.

Hace cinco años me tocó cubrir un evento similar desde París. Las cenizas volcánicas del impronunciable Eyjafjallajökull de Islandia, paralizaron el espacio aéreo del Viejo Continente con afectaciones para 1,2 millones de pasajeros.

El turismo sufrió severas pérdidas económicas y las aerolíneas contabilizaron la catástrofe de abril de 2010 con afectaciones calculadas en mil 264 millones de euros. Sin embargo, apenas se reportaron daños a ciudades y pobladores.

No es el caso de Chile. Con sus 90 volcanes activos, el país austral enfrenta una nueva tragedia este año, ahora en el sur, luego de las inundaciones por las torrenciales lluvias de marzo en el norte.

La expansión de material piroclástico que contienen las cenizas del agresivo Calbuco llegaron hasta Argentina, donde la población se vio sorprendida por las penumbras en plena luz del día en San Martín de los Andes, Bariloche y Villa La Angostura.

Aunque la fumarola disminuyó en las últimas horas, la intensidad de la ceniza volcánica se incrementó y también afectó a la región central de Chile.

De hecho, la nube emanada del Calbuco llegará a Santiago de Chile este viernes, pero de manera imperceptible, según vaticinó el geólogo Pablo Osses, quien advirtió no obstante, que deberá prestarse atención al fenómeno.

Osses dijo que es difícil vaticinar cuanto tiempo se mantendrá en la atmósfera esa nube y señaló que por fortuna no hay previsión de lluvias hasta la próxima semana. “Las lluvias harían más peligrosa la situación”, acotó.

En todo caso, no parece muy alentador el panorama, a juzgar por los comentarios del director del Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin), Rodrigo Alvarez.

“Podría caber la posibilidad del desarrollo de un nuevo cráter y ese cráter podría generar una erupción tal vez un poco más agresiva”, alertó.

El macizo de Calbuco se ubica apenas a cinco kilómetros de Ensenada y a unos mil kilómetros al sur de esta capital pero a diferencia de otro que provocó el pánico en marzo, el Villarrica, parece más en actividad.

Las imágenes mostradas por la televisión local son impresionantes. Las capas de cenizas volcánicas se confunden con nieve arrastradas también por el Calbuco y la amenaza se invadir más poblaciones es absolutamente real.

Esta suerte de invasión volcánica llegó hasta Chillán, 600 kilómetros al norte del Calbuco, y una ciudad turística como Pucón, a 300 kilómetros, también recibió su parte.

La presidenta chilena, Michelle Bachelet, logró ayer llegar a la zona acompañada de los ministros de Salud, Economía, Agricultura, con el objetivo de evaluar la situación y “adoptar las medidas que sean necesarias”.

Vamos a tener que buscar los recursos para apoyar a la ciudadanía y evitar que los daños sean los menos posibles, comentó la mandataria a su arribo a Puerto Montt, y luego a Puerto Varas.

Testimonio sobre el asesinato de Víctor Jara: ¡A ese hijo de puta me lo traen para acá!

victor-jara--644x362

victor-jara-detenidos--644x362

estadio-santiago-de-chile

 

 

 

 

 

Por Boris Navia Pérez, Abogado, casado, tres hijos. Preside el Club de Amigos de Radio Nuevo Mundo y ejerce su profesión, asesora a la Confederación Campesina Ranquil, a exonerados políticos y otros gremios.

 ————————————————————————————————————–

¡A ese hijo de puta me lo traen para acá!”. Gritó el oficial apuntando con su dedo a Víctor Jara, quien junto a unos 600 profesores y estudiantes de la UTE ingresábamos prisioneros con las manos en la nuca y a punta de bayonetas y culatazos al Estadio Chile, la tarde del miércoles 12 de septiembre de 1973. Era el día siguiente del golpe fascista. El día antes, el 11, Víctor debía cantar en el acto que se realizaría en la UTE, donde nuestro rector Enrique Kirberg recibiría al presidente Allende, quien anunciaría el llamado a plebiscito al pueblo de Chile. Sin embargo, la voz de Allende fue apagada en La Moneda en llamas y la guitarra de Víctor quedaría allí, destrozada por la bota militar en el bombardeo de la UTE, como testimonio más de la barbarie fascista.“¡A ese hijo de puta me lo traen para acá!”. Repitió iracundo el oficial. Casco hasta los ojos, rostro pintado, metralleta al hombro, granada al pecho, pistola y corvo al cinto, balanceando su cuerpo tensado y prepotente sobre sus botas negras.

 “¡A ese huevón! ¡A ése!”. El soldado lo empuja sacándolo de la fila. “¡No me lo traten como señorita, carajo!”. Ante la orden, el soldado levanta su fusil y le da un feroz culatazo en la espalda de Víctor. Víctor cae de bruces, casi a los pies del oficial.

 “¡Che, tu madre! Vos sos el Víctor Jara huevón. El cantor marxista ¡El cantor de pura mierda!”. Y, entonces, su bota se descarga furibunda una, dos, tres, 10 veces en el cuerpo, en el rostro de Víctor, quien trata de protegerse la cara con sus manos (ese rostro que cada vez que lo levanta esboza esa sonrisa, que nunca lo abandonó hasta su muerte). Esa misma sonrisa grande con que cantó desde siempre al amor y a la revolución.

 “Yo te enseñaré hijo de puta a cantar canciones chilenas, ¡no comunistas!”.

El golpe de una bota sobre un cuerpo indefenso no se olvida jamás. El oficial sigue implacable su castigo, enceguecido de odio, lo increpa y patea. La bota maldita se incrusta en la carne del cantor. Nosotros, apuntados por los fusiles contemplamos con horror la tortura de nuestro querido trovador y pese a la orden de avanzar nos quedamos transidos frente al horror. Víctor yace en el suelo. Y no se queja. Ni pide clemencia. Sólo mira con su rostro campesino al torturador fascista. Este se desespera. Y de improviso desenfunda su pistola y pensamos con pavor que la descerrajará sobre Víctor. Pero, ahora le golpea con el cañón del arma, una y otra vez. Grita e increpa. Es histeria fascista.

Y, entonces, la sangre de Víctor comienza a empaparle su pelo, a cubrirle su frente, sus ojos. Y la expresión de su rostro ensangrentado se nos quedaría grabada para siempre en nuestras retinas.El oficial se cansa y de pronto detiene sus golpes. Mira a su alrededor y advierte los cientos de ojos testigos que en una larga hilera lo observan con espanto y con ira. Entonces, se descompone y vocifera.“¿Qué pasa huevones? ¡Que avancen estas mierdas¡ Y a este cabrón’ se dirige a un soldado, “me lo pones en ese pasillo y al menor movimiento, lo matas! ¿Entendiste? ¡Carajo!

El Estadio Chile se iba llenando rápidamente con prisioneros políticos. Primero, 2 mil, luego seríamos más de 5 mil. Trabajadores heridos, ensangrentados, descalzos, con su ropa hecha jirones, bestialmente golpeados y humillados. El golpe fascista tuvo allí, como en todas partes, una bestialidad jamás vista. Las voces de los oficiales azuzando a los soldados a golpear, a patear, a humillar esta “escoria humana”, a la “cloaca marxista”, como lo espetan.

Hasta hoy día la gente nos pregunta si los miles de prisioneros del estadio presenciaron estas torturas de Víctor y la respuesta es que sólo unos pocos, sus compañeros de la UTE y los más cercanos, ya que el destino y la vida de cada uno estaba en juego y, además, el Estadio Chile era un multiescenario del horror, de la bestialidad más despiadada.

Allí arriba un oficial le cortaba la oreja con su corvo a un estudiante peruano, acusándolo por su piel morena de ser cubano. Allá, un niño de unos 12 años, de repente se levanta de su asiento y llamando a su padre corre enloquecido entre los prisioneros y un soldado le descarga su ametralladora. De pronto un soldado tropieza en las graderías con el pie de un obrero viejo y El príncipe, que así se hacía llamar uno de los oficiales a cargo, desde lo alto de los reflectores que nos enceguecían, le ordena que le golpee y el soldado toma el fusil por su cañón y quiebra su culata en la cabeza del trabajador, que se desangra hasta morir. Un grito de espanto nos sobrecoge. Desde lo alto de la gradería, un trabajador enloquecido se lanza al vacío al grito de ¡Viva Allende! y su cuerpo estalla en sangre en la cancha del estadio. Enceguecidos por los reflectores y bajo los cañones de las ametralladoras, llamadas “las sierras de Hitler”, siguen llegando nuevos prisioneros.

Víctor, herido, ensangrentado, permanece bajo custodia en uno de los pasillos del Estadio Chile. Sentado en el suelo de cemento, con prohibición de moverse. Desde ese lugar, contempla el horror del fascismo. Allí, en ese mismo estadio que lo aclamó en una noche del año 69 cuando gana el Primer Festival de la Nueva Canción Chilena, con su Plegaria de un labrador:

 Levántate

 Y mírate las manos

 Para crecer, estréchala a tu hermano

 Junto iremos unidos en la sangre

 Hoy es el tiempo que puede ser mañana.

 Juntos iremos unidos en la sangre

 Ahora y en la horade nuestra muerte, amen.

 Allí es obligado a permanecer la noche del miércoles 12 y parte del jueves 13, sin ingerir alimento alguno, ni siquiera agua. Víctor tiene varias costillas rotas, uno de sus ojos casi reventado, su cabeza y rostro ensangrentados y hematomas en todo su cuerpo. Y estando allí, es exhibido como trofeo por el oficial superior y por El príncipe ante las delegaciones de oficiales de las otras ramas castrenses y cada uno de ellos hace escarnio del cantor.

La tarde del jueves se produce un revuelo en el estadio. Llegan buses de la población La Legua. Se habla de enfrentamiento. Y bajan de los buses muchos presos, heridos y también muchos muertos. A raíz de este revuelo, se olvidan un poco de Víctor. Los soldados fueron requeridos a la entrada del estadio.

Entonces, aprovechamos para arrastrar a Víctor hasta las graderías. Le damos agua. Le limpiamos el rostro. Eludiendo la vigilancia de los reflectores y las “punto 50”, nos damos a la tarea de cambiar un poco el aspecto de Víctor. Queremos disfrazar su estampa conocida. Que pase a ser uno más entre los miles. Un viejo carpintero de la UTE le regala su chaquetón azul para cubrir su camisa campesina. Con un cortauñas le cortamos un poco su pelo ensortijado. Y cuando nos ordenan confeccionar listas de los presos para el traslado al Estadio Nacional, también disfrazamos su nombre y le inscribimos con su nombre completo: Víctor Lidio Jara Martínez. Pensábamos, con angustia, que si llegábamos con Víctor al Nacional, y escapábamos de la bestialidad fascista del “Chile”, podríamos, tal vez, salvar su vida.

Un estudiante nuestro ubica a un soldado conocido, le pide algo de alimento para Víctor. El soldado se excusa, dice que no tiene, pero más tarde aparece con un huevo crudo, lo único que pudo conseguir y Víctor toma el huevo y lo perfora con un fósforo en los dos extremos y comienza a chuparlo y nos dice, recuperando un tanto su risa y su alegría, “en mi tierra de Lonquén así aprendí a comer los huevos”. Y duerme con nosotros la noche del jueves, entre el calor de sus compañeros de infortunio y, entonces, le preguntamos que haría él, un cantor popular, un artista comprometido, un militante revolucionario, ahora en dictadura y su rostro se ensombrece previendo, quizás, la muerte. Hace recuerdos de su compañera, Joan, de Amanda y Manuela, sus hijas y del presidente Allende, muerto en La Moneda, de su amado pueblo, de su partido, de nuestro rector y de sus compañeros artistas. Su humanidad se desborda aquella fría noche de septiembre.

El viernes 14 estamos listos para partir al Nacional. Los fascistas parecen haberse olvidado de Víctor. Nos hacen formar para subir a unos buses, manos en alto y saltando. Y las bayonetas clavándonos. En el último minuto, una balacera nos vuelve a las graderías.

 Fatídico 15-IX-73

Y llegamos al fatídico sábado 15 de septiembre de 1973. Cerca del mediodía tenemos noticias que saldrán en libertad algunos compañeros de la UTE. Frenéticos empezamos a escribirles a nuestras esposas, a nuestras madres, diciéndoles solamente que estábamos vivos. Víctor sentado entre nosotros me pide lápiz y papel. Yo le alcanzo esta libreta, cuyas tapas aún conservo. Y Víctor comienza a escribir, pensamos en una carta a Joan su compañera. Y escribe, escribe, con el apremio del presentimiento. De improviso, dos soldados lo toman y lo arrastran violentamente hasta un sector alto del estadio, donde se ubica un palco, gradería norte. El oficial llamado El príncipe tenía visitas, oficiales de la Marina. Y desde lejos vemos como uno de ellos comienza a insultar a Víctor, le grita histérico y le da golpes de puño. La tranquilidad que emana de los ojos de Víctor descompone a sus cancerberos. Los soldados reciben orden de golpearlo y comienzan con furia a descargar las culatas de sus fusiles en el cuerpo de Víctor. Dos veces alcanza a levantarse Víctor, herido, ensangrentado. Luego no vuelve a levantarse. Es la última vez que vemos con vida a nuestro querido trovador. Sus ojos se posan por última vez, sobre sus hermanos, su pueblo mancillado.

Aquella noche nos trasladan al Estadio Nacional y al salir al foyer del Estadio Chile vemos un espectáculo dantesco. Treinta o cuarenta cuerpos sin vida están botados allí y entre ellos, junto a Litre Quiroga, director de Prisiones del Gobierno Popular, también asesinado, el cuerpo inerte y el pecho perforado a balazos de nuestro querido Víctor Jara. 42 balas. La brutalidad fascista había concluido su criminal faena. Era la noche del sábado 15 de septiembre. Al día siguiente su cadáver ensangrentado, junto a otros, sería arrojado cerca del Cementerio Metropolitano.Esa noche, entre golpes y culatazos ingresamos prisioneros al Estadio Nacional. Y nuestras lágrimas de hombres quedaron en reguero, recordando tu canto y tu voz, amado Víctor, Víctor del pueblo:

 Yo no canto por cantar

 Ni por tener buena voz

 Canto porque la guitarra

 Tiene sentido y razón.

 Que no es guitarra de ricos

 Ni cosa que se parezca

 Mi canto es de los andamios

 Para alcanzar las estrellas

 Esa misma noche, ya en el Nacional, lleno de prisioneros, al buscar una hoja para escribir, me encontré en mi libreta, no con una carta, sino con los últimos versos de Víctor, que escribió unas horas antes de morir y que el mismo tituló Estadio Chile, conteniendo todo el horror y el espanto de aquellas horas. Inmediatamente acordamos guardar este poema. Un zapatero abrió la suela de mi zapato y allí escondimos las dos hojas del poema. Antes, yo hice dos copias de él, y junto al exsenador Ernesto Araneda, también preso, se las entregamos a un estudiante y a un médico que saldrían en libertad.Sin embargo, el joven es revisado por los militares en la puerta de salida y le descubren los versos de Víctor. Lo regresan y bajo tortura obtienen el origen del poema. Llegan a mí y me llevan al Velódromo, transformado en recinto de torturas e interrogatorios.

Me entregan a la FACh y tan pronto me arrojan de un culatazo a la pieza de tortura, el oficial me ordena sacarme el zapato donde oculto los versos. “¡Ese zapato, cabrón!”. Grita furibundo. Su brutalidad se me viene encima. Golpea el zapato hasta hacer salir las hojas escritas. Mi suerte estaba echada. Y comienzan las torturas, patadas, culatazos y la corriente horadando las entrañas, torturas destinadas a saber si existían más copias del poema. Y ¿por qué a los fascistas les interesaba el poema? Porque a cinco días del golpe fascista en Chile, el mundo entero, estremecido, alzaba su voz levantando las figuras y los nombres señeros de Salvador Allende y Víctor Jara y, en consecuencia, sus versos de denuncia, escritos antes del asesinato, había que sepultarlos.

Pero quedaba otra copia con los versos de Víctor, que esa noche debía salir del estadio.Entonces, se trataba de aguantar el dolor de la tortura. De la sangre. Yo sabía que cada minuto que soportara las flagelaciones en mi cuerpo, era el tiempo necesario para que el poema de Víctor atravesara las barreras del fascismo. Y, con orgullo debo decir que los torturadores no lograron lo que querían. Y una de las copias atravesó las alambradas y voló a la libertad y aquí están algunos versos de Víctor, de su último poema, Estadio Chile:

Somos cinco mil

 En esta pequeña parte de la ciudad.

 Somos cinco mil

 ¿Cuántos seremos en total

 en las ciudades y en todo el país?

 ¡Cuanta humanidad,

 hambre, frío, pánico, dolor, presión moral, terror y locura!

 Somos diez mil manos menos que no producen

¿Cuántos somos en toda la Patria?

 La sangre del compañero Presidente

 golpea más fuerte que bombas y metrallas

 Así golpeará nuestro puño nuevamente.

 Estos versos recorrieron todo el planeta. Y las canciones de Víctor, de amor y rebeldía, de denuncia y compromiso, siguen conquistando a los jóvenes de todos los rincones de la Tierra.

El oficial fascista que ordenó acribillarlo debió quedar contento con su crimen, pensando que había silenciado la voz del cantor, sin saber que hay poetas y cantores como Víctor Jara que no mueren, que mueren para vivir, y que su voz y su canto seguirán vivos para siempre en el corazón de los pueblos.

PUBLICADO POR SOCIALISMO 

CHILE CIERRA INVESTIGACIÓN SOBRE HOMICIDIO DE VÍCTOR JARA

Telesur

Una corte chilena dio ayer por concluida la etapa sumaria en la investigación sobre el asesinato del cantautor chileno Víctor Jara y el exdirector de Gendarmería Littré Quiroga.

El anuncio fue hecho por el juez Miguel Vázquez, tras su visita a la Corte de Apelaciones de Santiago de chile, la capital país sudamericano.

 Con esta resolución, que fue dictada el 5 de marzo recién pasado, se concluye la etapa investigativa del proceso sobre las muertes ocurridas en septiembre de 1973.

En la muerte del cantautor existen 12 personas involucradas entre ellas el coronel en retiro Hugo Sánchez Marmonti y el teniente retirado Pedro Barrientos.

 Entre los otros involucrados figuran José Paredes, Raúl Jofré, Edwin Dimter Bianchi, Nelson Haase, Jorge Smith, Ernesto Bethke, Juan Jara Quintana, Rolando Melo, Hernán Chacón y Patricio Vásquez.

Víctor Jara fue declarado embajador cultural del Gobierno durante la gestión del presidente Salvador Allende (1970-1973). Como forma de protesta, Jara se encerró con otros estudiantes en la Universidad Técnica del Estado, en Santiago.

Allí el ejército tomó las instalaciones y lo llevó prisionero al Estadio Nacional de Santiago de Chile, donde fue brutalmente torturado y asesinado el 16 de septiembre de 1973.

En septiembre de 2014 fue inaugurado en Santiago de Chile un muro en recuerdo de la vida y obra del cantautor Víctor Jara.

Puedes ver a Victor Jara – Te Recuerdo Amanda – YouTube

   www.youtube.com/watch?v=qfESgtCTn1Q

Te recuerdo Amanda 

la calle mojada 

corriendo a la fábrica 

donde trabajaba Manuel. 

La sonrisa ancha 

la lluvia en el pelo 

no importaba nada 

ibas a encontrarte con él 

con él, con él, con él 

son cinco minutos 

la vida es eterna 

en cinco minutos 

suena la sirena 

de vuelta al trabajo 

y tú caminando 

lo iluminas todo 

los cinco minutos 

te hacen florecer. 

Te recuerdo Amanda 

la calle mojada 

corriendo a la fábrica 

donde trabajaba Manuel. 

La sonrisa ancha 

la lluvia en el pelo 

no importaba nada 

ibas a encontrarte con él 

con él, con él, con él 

que partió a la sierra 

que nunca hizo daño 

que partió a la sierra 

y en cinco minutos 

quedó destrozado 

suena la sirena 

de vuelta al trabajo 

muchos no volvieron 

tampoco Manuel. 

Te recuerdo Amanda 

la calle mojada 

corriendo a la fábrica 

donde trabajaba Manuel

Evacuan a más de tres mil chilenos tras erupción de volcán Villarrica este martes

volcan.jpg_1718483346

El Villarrica está a unos 750 kilómetros al sur de Santiago de Chile

Telesur

Las autoridades activaron la alerta roja en la comuna de Pucón, Provincia de Cautín.

Existe riesgo de que el aumento del caudal de algunos ríos provoque aludes

Un total de 3 mil 385 personas fueron evacuadas de sus hogares en la madrugada de este martes tras la erupción volcán Villarrica, en La Araucanía (sur de Chile), informaron fuentes oficiales.

La presidenta Michelle Bachelet viaja este martes al sector afectado junto a tres secretarios de Estado para resolver las emergencias que se han producido en la zona, confirmó el vocero de Gobierno, Álvaro Elizalde.

La Mandataria ya tomó el vuelo con destino a Temuco, para luego dirigirse a Pucón (sur de Chile), localidad donde se reunirá con las autoridades regionales para recibir los últimos informes del estado del volcán Villarrica luego de su erupción durante la madrugada y que activó la alerta roja.

El ministro del Interior, Rodrigo Peñailillo, encabeza un comité de emergencia y toda la información se entregará al Ministerio del Interior y la Oficina Nacional de Emergencia (Onemi).

EL DATO:

El volcán Villarica, está ubicado a 83 kilómetros de Temuco y 760 de Santiago; y sus más recientes erupciones datan de los años 1984 y el 2000, del tipo “estrombolianas” (en alusión al macizo italiano), las cuales se caracterizan por columnas eruptivas de baja altura, y bajo volumen emitido.

Jóvenes latinoamericanos, foco de estigmas y desigualdad

chica-Cepal-629x417

Por Marianela Jarroud

Jóvenes chilenos durante una de sus numerosas y multitudinarias marchas en demanda de una educación de calidad en Santiago, la capital. Crédito: Marianela Jarroud/IPS

Los jóvenes latinoamericanos gozan de mayor acceso y cobertura en educación, pero su futuro se oscurece por la caída de oportunidades mientras son diana de la criminalidad en una región donde 167 millones de personas son pobres y  71 millones sufren de extrema pobreza.

“Vemos con preocupación, incluso con alarma” la situación de los jóvenes latinoamericanos, dijo a IPS la secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), Alicia Bárcena.

“Creemos que la juventud debe ser tema central de las próximas reuniones regionales, pero ahora desde una visión distinta, no solo con la mirada de las drogas y la violencia”, añadió.

“Los jóvenes no son necesariamente los más violentos, hay que quitar ese estigma. No puede ser que la juventud esté identificada con violencia, con desapego a las instituciones. La juventud quiere trabajar, quiere estudiar, quiere oportunidades, nuevas utopías y tiene nuevas propuestas”: Alicia Bárcena.

Según datos de la Cepal, uno de cada cuatro de los 600 millones de habitantes de América Latina tiene entre 15 y 29 años.

Pese a esto, la inversión en juventud es relativamente baja principalmente si se compara la inversión pública y privada en educación postsecundaria con la de los países emergentes del sudeste asiático, o con países europeos.

El informe Panorama Social de América Latina 2014, presentado este lunes 26 en la capital chilena, reveló notables avances en la cobertura educativa de los jóvenes latinoamericanos, pero reflejó que ellos siguen padeciendo mayores tasas de desempleo y menor protección social que los adultos.

Además, están entre las principales víctimas de los homicidios en la región, donde se ubican siete de los 14 países más violentos del mundo.

El Panorama mostró que se estancó la reducción de la pobreza, que sigue afectando a 28 por ciento de la población regional, mientras la indigencia creció de 11,3 por ciento a 12 por ciento, con base en los 15 países con información actualizada, aunque en contrapartida se redujo la desigualdad en casi todos ellos.

En ese contexto se ubica la situación de la población joven, cercana a los 160 millones, y que pese a que la región inició un proceso de envejecimiento, seguirá siendo una proporción muy significativa en las próximas décadas.

Para esa población se requiere combatir las persistentes brechas estructurales y las desigualdades en el desarrollo de capacidades y en el mundo laboral, se subraya en el informe.

Bárcena explicó que no se trata solo de mayor inversión social en educación, vivienda o salud, sino de ir más allá, hacia materias no tangibles pero iguales en importancia, como la participación de los jóvenes en el diseño de la política pública.

“La transparencia y la información tienen que ir más allá de lo que está pasando hoy”, aseveró.

Pese a contar con mayor acceso a la educación, los jóvenes de la región siguen siendo un gran foco de inequidades y desigualdad.

Por ejemplo, los jóvenes entre 15 y 29 años, pertenecientes a los tres quintiles de ingresos más bajos, presentan tasas de desempleo de entre 10 y 20 por ciento, mientras que en aquellos dos con los mayores ingresos oscila entre cinco y siete por ciento.

Además, solo 27,5 por ciento de los jóvenes de entre 15 a 19 años accede a seguridad social, cifra que alcanza a 67,7 por ciento en el caso de los adultos de entre 30 y 64 años.

“La idea es avanzar en políticas sociales que contemplen el ciclo de vida completo y las distintas prioridades que van ocurriendo a lo largo de la trayectoria de vida”, explicó a IPS la oficial de Asuntos Sociales de la División de Desarrollo Social de la Cepal, Daniela Trucco.

La experta advirtió que el diagnóstico y el análisis sobre las políticas públicas en la región, deben tener una mirada territorial, porque la realidad es muy heterogénea.

Por ejemplo, “los países del Cono Sur están mucho más avanzados, con juventud efectivamente mucho más educada, con problemas de desempleo pero que se igualan al desempleo en adultos”, explicó.

En contraste, añadió, “en los países centroamericanos la juventud no está terminando siquiera la secundaria. La gran proporción de jóvenes y adolescentes está fuera del sistema educativo y ahí es donde tenemos los problemas de violencia y pandillas mucho más fuertes”.

Trucco precisó que existen ejes de trabajo claves en materia de juventud, como el eje educación-empleo. Pero si bien este es el principal, no es el único.

“Hay una proporción de jóvenes que no quedan incorporados a ese eje, pero no es que no hagan nada, sino que se dedican, por ejemplo, al empleo de cuidados y trabajo doméstico, que es un tema muy importante para las mujeres jóvenes y adultas”, afirmó.

El informe de Cepal indica que 22 por ciento de los jóvenes latinoamericanos están fuera del eje educación-empleo. De esa porción, más de 50 por ciento corresponde a mujeres que se dedican al trabajo doméstico no remunerado.

Otro eje fundamental, además del acceso a la salud, es la participación, que busca que sean los propios jóvenes de cada país y localidad, quienes ayuden a la mejor formulación de políticas públicas para ellos.

“El tema de participación hay que pensarlo de manera moderna, actualizada”, advirtió Trucco.

“Hay mucho interés en participación política, pero no en la política tradicional vinculada a los partidos políticos. Hay que tomar en cuenta también el tema de las redes sociales, la incorporación digital”, apuntó.

Trucco subrayó el trabajo que realiza la Cepal para combatir dos estigmas sobre la juventud: El primero, en relación con aquellos jóvenes no incorporados al eje educación-empleo, y un segundo asociado a la violencia juvenil.

Y es que si bien el mayor índice de víctimas de homicidios se concentra en la población entre 15 y 44 años, el estigma sobre la violencia juvenil distorsiona las opciones de política pública, indica el informe.

“Vemos que los jóvenes sí tienen una participación importante (en la violencia), pero también los adultos jóvenes”, aseguró Trucco. “Se trata de jóvenes no incorporados en otros ejes de inclusión social, o si, pero con expectativas de otro tipo y que se ven imbuidos en contextos de violencia o de inclusión en otros grupos”, añadió.

De todas formas, la experta llamó a “cambiar la mirada de contexto de la violencia y cómo eso se supera como sociedad y cómo se dan alternativas de desarrollo y de oportunidades”.

La mirada prejuiciada hace olvidar que los jóvenes son particulares víctimas de la criminalidad, como evidencia el dato de que, en promedio, 20 por ciento de ellos dijeron haber sido víctimas de hechos delictivos, cuatro puntos más que los adultos.

Los escenarios no son homogéneos, pero los jóvenes aumentan como víctimas en los países donde hay mayor criminalidad, como son los siete que se encuentran entre los 14 más violentos del mundo: Honduras, Venezuela, Belice, El Salvador, Guatemala, Jamaica y Colombia, por ese orden.

A esa lista de países de la mayor violencia se está sumando, además, México, puntualizó Bárcena en su diálogo con IPS.

La secretaria ejecutiva instó a tener “mucha claridad” respecto a la violencia y a otros comportamientos de los jóvenes.

“Los jóvenes no son necesariamente los más violentos, hay que quitar ese estigma. No puede ser que la juventud esté identificada con violencia, con desapego a las instituciones. La juventud quiere trabajar, quiere estudiar, quiere oportunidades, nuevas utopías y tiene nuevas propuestas”, concluyó.

Santiago de Chile, IPS

Vea uno de los más impresionantes ferrocarriles del mundo

Tres-en-Chile-1Tren-Chile-2Tren-Chile-3tren-Chile-4Tomado de www.claves.cl

La línea Chañaral–Llanta–Potrerillos en Chile, es uno de los más impresionantes ferrocarriles del mundo. Conecta a Potrerillos, un pueblo ahora abandonado y la mina en los Andes remoto situado a 2.850 metros sobre el nivel del mar, con la planta y talleres en Llanta y Diego de Almagro, donde la línea se conecta a la Longitudinal Norte, y continua hacia Chañaral y el puerto en Barquito.

La línea fue construida a partir de 1916 por la Andes Copper Mining Company para conectar la mina de cobre y fundición de Potrerillos con el Pueblo Hundido (ahora llamado Diego de Almagro), donde se conecta a la red estatal de ferrocarriles, que continua hasta Chañaral. La mina Potrerillos inició la producción una década después, en 1927.

El ferrocarril fue utilizado posteriormente para el transporte de suministros a Potrerillos y de cobre refinado hacia el puerto de Barquito. Aunque los depósitos de Potrerillos eran más pequeños y sus minerales de menor calidad que aquellos de la mina principal de cobre de Chile en Chuquicamata, la mina hizo una importante contribución a la producción de cobre del país. La disminución de la calidad de su mineral y el descubrimiento de otro conjunto importante de mineral de cobre en 1954 cerca del Indio Muerto, finalmente condujo a la clausura de las minas de Potrerillos en 1959. La ciudad de la compañía que había sido establecido en Potrerillos fue abandonado a finales del siglo 20, aunque una fundición y refinería de cobre continuaron operando en el lugar.

En 1959, las minas de Potrerillos fueron reemplazados por los de El Salvador. Desde entonces, el mineral licuado es transportado por oleoducto desde El Salvador a una planta de filtración cerca de Llanta, desde donde el concentrado de mineral seco se transporta por ferrocarril a la planta de Potrerillos. Potrerillos ahora suple otras plantas con ácido sulfúrico, necesarios para la purificación del cobre, tanto por camión y ferrocarril.

La línea entre Potrerillos a Barquito es de 155 km de largo, y entre las minas hasta la planta de filtración de Llanta es de 90 km de longitud. La sección más espectacular es el ascenso entre la estación Montandon (2350 m) y Potrerillos (2.850 m), en el que pasa a través de curvas cerradas y túneles, siempre venciendo a la pendiente. En los últimos 66 km entre Llanta y Potrerillos, el ferrocarril pasa primero un accidentado valle solitario y finalmente termina en el terminal de la línea, pasando un impresionante paisaje de montaña.

Un tren cargado con 23 vagones cisterna llenos de ácido sulfúrico, sale de la planta de cobre Potrerillos.

Represión policial a manifestantes, pero es en Chile. ¡Si hubiera sido en Venezue

Disturbios-en-Chile.2.Cañones hidrantes

DIVERSAS AGENCIAS DE PRENSA INFORMAN QUE HUBO VIOLENTOS CHOQUES ENTRE LA POLICÍA Y LOS MANIFESTANTES EN CHILE. LOS DISTURBIOS DEJAN AL MENOS 50 DETENIDOS.  ¡¡¡PERO ESTO NO ES NOTICIA!!! LANOTICIA ES CUANDO HAY PROTESTAS EN VENEZUELA.

La Policía de Santiago de Chile dispersó con gases lacrimógenos y cañones de agua a los activistas de una protesta masiva congregada para urgir a la presidenta Michelle Bachelet que reemplace la Constitución actual, de la era Pinochet, por una nueva.

Disturbios-en-Chile2-Carabineros atacan a periodistas

Más de 30 organizaciones diferentes asistieron a la “marcha de todas las marchas” (como fue denominada por los organizadores de la misma) en el centro de la capital chilena, pidiendo una nueva norma fundamental que proteja los derechos de todos los ciudadanos, informan los medios locales.

Entre otras cosas, los activistas exigieron la reforma ambiental, el matrimonio gay, la legalización del aborto, el reconocimiento del derecho a la autodeterminación de las comunidades indígenas de Chile, y el voto de los chilenos residentes en el exterior.

Disturbios-en-Chile, 22 marzo 2014.1

En su mayor parte, la marcha fue pacífica, pero hacia el final de la misma, un grupo de unos 100 manifestantes encapuchados se enfrentaron con la Policía, que respondió desplegando gases lacrimógenos y cañones de agua. Unas 50 personas fueron detenidas y tres policías resultaron heridos.

Tras el incidente, las autoridades chilenas cancelaron el resto de la protesta. Los organizadores explicaron que el propósito de la marcha era simplemente trasladar al Gobierno las expectativas del pueblo chileno. “No era una manifestación en contra de la presidenta Michelle Bachelet o a favor, es solo un llamado de atención a la clase política para que sepan que hay demandas ciudadanas”, dijo Óscar Rementeria, portavoz del Movimiento de Liberación e Integración Homosexual (Movilh).

Durante su campaña presidencial, Bachelet se comprometió a hacer reformas estructurales importantes, que incluyen la implementación de una educación universitaria gratuita y la mejora de la asistencia sanitaria y prescindir de los organismos políticos y económicos que se fundaron bajo la dictadura del general Augusto Pinochet.

Tomado de RT noticias

El abrazo de Allende y Bachelet: “Pensamos en nuestros padres”

bachellet y la allende

Foto histórica del momento en que la nueva titular del Senado chileno e hija del heroico presidente Salvador Allende le colocó la banda a Michelle Bachelet,  la presidenta que comienza hoy su segundo período no consecutivo, y cuyo padre murió por disentir con la dictadura de Pinochet . “Nuestros padres estarían orgullosos”, dijo la mandataria electa

 Isabel Allende será la primera mujer en presidir el Senado de Chile

 Cuando el Senado le tomó juramento a los legisladores electos en las elecciones de noviembre pasado, esta mujer hizo historia. Isabel Allende, hija del ex presidente socialista Salvador Allende, derrocado por Augusto Pinochet el 11 de septiembre de 1973, se convirtió en la primera senadora en asumir el control de la Cámara Alta. También fue la primera mujer en imponer la banda presidencial a otra mujer, Michelle Bachelet.

 “Es simbólico que seamos dos mujeres quienes encabecemos esta ceremonia cívica y republicana en nuestro país”, dijo Allende antes del acto. “Presidir el Senado es un honor y una expresión más de cómo tenemos que seguir avanzando en la participación política”, agregó.

 Hay consenso entre los legisladores para que la hija de Allende presida el Senado durante todo 2014. Reemplazará en el cargo al senador Jorge Pizzaro, miembro de la Democracia Cristiana (DC), partido que ahora integra la alianza de gobierno.

 “Como socialista estoy muy orgullosa de ejercer el mismo cargo que el Presidente Allende (ejerció ese cargo entre 1966 y 1969). Espero ser una articuladora de las distintas posiciones que se expresen en el Senado, y al igual que mi padre, ser completamente respetuosa de las mayorías y minorías que representan nuestra democracia”, manifestó la legisladora.

 Allende ha dejado en claro que acompañará a Bachelet en las reformas que ha prometido durante su campaña. “Guiaré mi gestión para que esta Corporación esté a la altura de los desafíos que como país enfrentamos, en la reforma a la educación que todos los chilenos y chilenas apoyan; la reforma Constitucional que requerimos para profundizar la democracia; y por cierto, trabajaré por obtener los recursos que los cambios a la enseñanza requiere, respaldando la reforma tributaria”, dijo.

 Bachelet también resaltó el nuevo rol de su compañera de partido

 En 1973 el golpe de Estado encabezado por el entonces titular de las Fuerzas Armadas chileno, Augusto Pinochet, derrocó al presidente electo Salvador Allende, impulsor de políticas de izquierda, quien resultó muerto tras el ataque al Palacio de la Moneda.

La persecución ideológica que se desencadenó costó la vida de miles de personas que apoyaban a su gestión, entre los cuales estaba el padre de Michelle Bachelet, Alberto, que era general de brigada en la Fuerza Aérea y fue capturado por sus pares. Murió en 1974, después de ser sometido a torturas.

 Este 11 de marzo, poco más de cuatro décadas después del golpe de Estado, la hija del entonces mandatario, Isabel, le colocó la banda presidencial a la hija del general fallecido por su disidencia con los golpistas, Michelle. Ambas se estrecharon en un abrazo con un significado mucho más profundo que el hecho -ya de por sí remarcable- del cambio de mando que se llevaba a cabo.

“Habíamos hablado por teléfono y ambas coincidimos en que íbamos a estar pensando en nuestros padres. Y así fue”, dijo la senadora Allende, que será la primera mujer en tomar la presidencia de la Cámara Alta en Valparaíso.

 A pesar del alto contenido emocional del momento, Allende rápidamente se enfocó en el trabajo: “Comentamos (con Bachelet) que ahora empezamos a trabajar para cumplir el programa. ‘¿Para qué me vine de la ONU si no?’, me preguntó Michelle. Tenemos la reforma tributaria, que es un imperativo ético, y luego la reforma educacional y por supuesto la nueva Constitución”, señaló.

 Sobre el tipo de autoridad que ejercerá en el cuerpo legislativo, Allende comentó que a pesar de tener “una mayoría que es muy importante”, considera que “el Senado es un articulador” y que trabajará “con las mayorías y con las minorías”.

 Otra de las familiares que sintió el momento de manera muy especial fue Ángela Jeria, madre de Bachelet: “Ambas son hijas de dos personas que tienen mucho que ver con la historia de este país”, señaló poco después de ver a Michelle asumir el poder por segunda vez. “Espero que mi hija tenga un buen Gobierno”, auguró.

 Extractado de infobae América

 

Michelle Bachelet, la apuesta renovada de Chile

Bachelet-presidenta-655x451

Por Fausto Triana

Tomado de PL

En unas horas Michelle Bachelet volverá a recibir la banda presidencial, esta vez de manos de la hija de Salvador Allende, Isabel, la titular del Senado en un momento histórico para Chile.

Será al filo del mediodía en la sede del Congreso Nacional en Valparaíso, 120 kilómetros al oeste de esta capital, para abrir un segundo capítulo a Bachelet quien ya estuvo al frente del Palacio de La Moneda de 2006 a 2010.

Las diferencias, empero, son mucho más que sustanciales. Es el regreso de una mujer que prefirió intentarlo otra vez en lugar de quedarse como embajadora de las féminas en la Organización de Naciones Unidas.

Médico cirujana especialista en pediatría, con 62 años de edad y una sonrisa bondadosa, se enfrenta al reto de hacer valer sus promesas electorales que le dieron una cómoda victoria con un porcentaje de popularidad (61) sin precedentes.

En lo interno, el vuelco que pretende dar es colosal. Diseñar una nueva Carta Magna, a través de un plebiscito o una Asamblea Constituyente, como dijo la joven diputada Camila Vallejo, reformar la educación y elevar los impuestos.

No podemos aspirar a ser un país desarrollado con lagunas en la preservación del medio ambiente, el respeto efectivo a los trabajadores, la protección a los niños, mejor salud y un desarrollo económico inclusivo, reflexionó recientemente.

Nuestro programa recoge un Chile que cambió y que demanda mayor calidad de vida y la urgencia de enfrentar la desigualdad, adelantó la política de filiación socialista y presenta un Gobierno de coalición amplia con la Nueva Mayoría.

Cuenta con mayoría en las dos cámaras parlamentarias, la presencia de Isabel Allende al frente del Senado y de momento con un equipo que parece saltarse las distancias ideológicas en favor de un proyecto de largo alcance nacional.

La capacidad de liderazgo de Bachelet también estará sobre la mira, en especial después que su antecesor, Sebastián Piñera, se enfocó en el dispositivo de la Alianza Pacífico del cual recelan países de la región.

Al respecto ya dejó en claro su voluntad de recomponer los lazos con América Latina y el Caribe, en particular con su vecino Brasil, y el fortalecimiento del papel de Chile en la Celac y Unasur. En el caso de Venezuela, ya la estadista chilena se pronunció claramente: pondera relaciones normales y apoyo al diálogo del gobierno democráticamente electo de Nicolás Maduro con la oposición.

Para que no quedaran dudas de la molestia de Dilma Rousseff, la gobernante brasileña, con Piñera, la delegación brasileña viajó directamente a Valparaíso y no asistió a la Cena de Despedida que ofreció el todavía anfitrión de La Moneda.

Dilma vino a Chile, algo que no hizo durante el mandato de Piñera, y además proyecta invitar a Bachelet a visitar Brasil en fecha próxima según trascendidos de prensa.

La ceremonia de transmisión de mando presidencial seguirá con un almuerzo en el Palacio de Cerro Castillo de Viña del Mar y al final de la tarde, ya en Santiago de Chile, la nueva jefa de Estado pronunciará su primer discurso en la Plaza de la Constitución.

 El apellido Allende vuelve al primer plano en Chile

Poco más de cuatro décadas después de perder la vida con el golpe de Estado de Augusto Pinochet, el nombre de Salvador Allende volvió a cobrar máximo protagonismo en Chile.

La senadora Isabel Allende, hija del extinto presidente, asumió hoy las riendas de la Cámara alta en una ceremonia efectuada en esta ciudad, sede del Congreso Nacional, y ante la mirada de numerosas personalidades extranjeras.

“Es un gran orgullo estar aquí porque aquí estuvo mi padre, Salvador Allende, el año 66 y 69 antes de ejercer la presidencia de Chile. Hace casi 48 años asumió con lealtad la presidencia del Senado en un contexto social diferente (…)”, declaró.

Quiero rendir un especial homenaje a mi padre y a aquellos que lucharon por recobrar la democracia, sé que él estaría orgulloso y seguiremos siendo una familia comprometida con Chile, destacó la legisladora visiblemente emocionada.

Con 24 años de experiencia como parlamentaria, Isabel Allende subrayó que la imagen histórica de dos mujeres en los dos más altos cargos del país es un hecho simbólico “que espero sirva para continuar profundizando la igualdad de género”.

Es un gran honor recibir el desafío de ser la primera mujer presidenta del Senado de Chile y entregar la banda presidencial a otra mujer, Michelle Bachelet, resaltó.

En el gabinete de la nueva jefa de Estado hay nueve mujeres:

Javiera Blanco (Estado-Trabajo), Ximena Rincón (Presidencia); la única perteneciente al Partido Comunista, Claudia Pascual (de la Mujer), y María Fernanda Villegas (Desarrollo Social).

Además, Natalia Riffo (Deporte), Aurora Williams (Minería), Claudia Barattini (Cultura y Artes), Paulina Saball (Vivienda y Urbanismo) y Helia Molina (Salud).

 Asume nuevo Congreso chileno con mayoría favorable a Bachelet

El nuevo Congreso chileno, que asumió hoy sus funciones, tendrá una composición favorable a la presidenta electa, Michelle Bachelet, lo cual le permitirá impulsar su agenda.

Un momento especial fue la juramentación de la senadora socialista Isabel Allende como presidenta de la Cámara alta.

Es un gran orgullo estar aquí porque ese cargo lo ocupó mi padre Salvador Allende, de 1966 a 1969, señaló la congresista al referirse al extinto mandatario chileno.

El futuro bloque oficialista cuenta con 67 diputados, de un total de 120, y 21 senadores de 38.

Por su parte, la Alianza de derecha queda con 49 y 15, respectivamente. Los cuatro restantes diputados son independientes y otros dos senadores.

La ceremonia de juramentación estuvo marcada por la entrada al hemiciclo de varios exlíderes estudiantiles como Camila Vallejo, Giorgio Jackson y Gabriel Boris.

Precisamente Vallejo es la diputada más joven con 25 años, mientras el más veterano es Enrique Jaramillo con 75.

En la Cámara de Representantes llegaron 39 nuevos parlamentarios, lo que corresponde a un 32,5 por ciento del total, mientras en el Senado 11 debutan en el cargo, casi un 30 por ciento.

Pese a que la presidencia del país y del Senado estarán encabezados por mujeres, estas solo cuentan con 19 asientos en la cámara baja, un 15,83 por ciento, y seis en la alta, un 16,21 por ciento.

Sobre el carácter de clase del nuevo gobierno de Michelle Bachelet

Michelle Bachelet, ex presidenta de Chile y secretaria de ONU Mujeres

Por Manuel Acuña Asenjo

Tomado de Rebelión

El líder carismático

El 11 de marzo se instalará un nuevo Gobierno para Chile. No podemos decir que se trata de un Gobierno de centro, de ‘derecha’ o de ‘izquierda’ pues dicha terminología en poco o nada ayuda a entender ciertos fenómenos sociales; tampoco podemos decir que sea el gobierno de un conglomerado político como la llamada ‘Concertación de Partidos Por la Democracia’ pues esa organización parece haber muerto de inanición hace ya varios meses; lo cual no implica que, más adelante, pueda resurgir victoriosa desde sus cenizas, como el ave Fénix. Más curioso aún resulta no poder afirmar, igualmente, que se trata de un gobierno de la coalición ‘Nueva Mayoría’ porque para muchos de sus propios integrantes tal estructura no es una coalición sino, simplemente, un pacto electoral [1] . Sin embargo, aunque no lo fuera, aunque fuese una estructura política con miras a establecerse en forma permanente, tampoco podríamos decir que se trata de un gobierno suyo porque, en verdad, no lo es. A nuestro entender — y esta analogía, mal que le pese, la hermana con el Gobierno de Sebastián Piñera que recién termina y que tampoco fue de la Alianza por Chile ni, mucho menos, de la Coalición Por el Cambio sino un gobierno suyo — , también el de Michelle Bachelet será un gobierno suyo. Y eso se debe a varias razones, siendo la más importante de ellas, el amplio predominio que ejerce sobre la población nacional, de 30 o más años, la ideología individualista impuesta por la dictadura en donde las ‘personalidades’, los ‘líderes’, los ‘famosos’, los sujetos ‘ineludibles’ que se nos presentan en los medios de comunicación e invaden nuestros hogares, aplastan al sujeto común. Parece haber llegado ya la hora de los ‘redentores’, de los ‘elegidos’, de los ‘super héroes’; y, en consecuencia, bien puede serlo también para la ‘Turris ebúrnea’, la ‘Mater coelestis’, la ‘Reginae coelis’. Se trata de la explosión del ‘líder’, del ‘conductor’, del ‘caudillo’, de quien posee ‘carisma’, del ser carismático, pero no a la manera de Max Weber — que lo veía en el sentido tradicional como dotado de un signo, una marca sagrada, una cualidad especial que los demás habían de reconocerle — , sino a la manera de Alberoni, según el cual:

“Il capo carismático è, prima di tutto, un capo ético, uno stratega del comportamento morale. È per questo, prima che le sue vittorie, che diventa un ‘salvatore’. Non c’è nulla di mágico, di misterioso nel suo comportamento. No c’è un fluido o un magnetismo,non c’è nulla di tutto quello che la gente per milleni ha cercato di vedervi. Egli viene ‘riconosciuto’ non perchè ha una stella in fronte o qualche altro segno strano, ma perchè il suo agire produce salvezza e coesione sociale fra i membri del grupo e la sconfitta del pericolo esterno” [2]  

La tesis del sujeto carismático bien puede ser el comienzo para una explicación de por qué, en medio de un manifiesto desprestigio de la política, las elecciones de 2013 fueran ganadas por Michelle Bachelet, y no por las agrupaciones que la apoyaban que, en verdad, obtuvieron una votación significativamente menor a la conseguida por la candidata; en segundo lugar, por qué en la gestación de su Gobierno no participaron los partidos que integraban el ‘pacto’, sino un equipo formado por la propia presidenta electa que, junto a ella, dio origen al Gabinete y al resto del equipo.

Por consiguiente, se trata de un Gobierno que no puede encuadrársele en los moldes tradicionales partidarios o en bloques de ‘centro, izquierda o derecha’ como se acostumbre a hacer en los medios de comunicación. Para analizar su composición de clase necesario es hacerlo con el equipo en su conjunto.

Extracción de clase de la presidenta electa

Michelle Bachelet pertenece a una familia vinculada a las armas. Esta afirmación nos conduce, ineluctablemente, a referirnos a los institutos militares, que son estructuras fuertemente jerarquizadas, en donde prima, por sobre cualquier otra consideración, la verticalidad del mando, la obediencia jerárquica, la sumisión ante quien detenta el poder total. No por algo son planeadas y ejecutadas las insurrecciones castrenses por los más altos representantes del arma; rara vez lo hacen coroneles o capitanes y tan sólo en el caso de la llamada ‘Revolución de la Escuadra’ pudo un marinero, como Manuel Astica, encabezar una rebelión con cierto éxito. Michelle Bachelet proviene de una familia cuya cabeza era un oficial del alto rango, pues su padre era general de aviación.

Los institutos militares no sólo son organismos jerarquizados y con mando vertical sino, además, constituyen el basamento del Estado; es más: puede decirse, igualmente, que son los organizadores del Estado mismo pues constituyen el ligamento de un sector social que jamás podrá desprenderse de ellos. No lo olvidemos jamás: el Estado es la organización social mediada por la fuerza; y la fuerza está constituida por el conjunto de institutos militares. Recomendamos, en este aspecto, los escritos de Frierich Engels [3] sobre la naturaleza del Estado.

En consecuencia, en la República Democrática Alemana RDA, Michelle Bachelet no podía ser una simple joven estudiante. Organizadas las naciones socialistas bajo una rígida estructura vertical para los efectos de mantener la cohesión de la población que amenazaba desbordarse ante la aplicación de políticas destinadas a restituir la dignidad a quienes más explotados habían sido por el sistema, la política necesitaba del ejercicio de un intenso poder militar. No debe sorprender que la libertad personal estuviese sometida a fuertes restricciones. En las naciones que optan por proteger los intereses de los más desvalidos, la vía de la imposición militar resulta, a menudo, inevitable pues, salvo en algunos países de América Latina y África, no siempre esos sectores son mayoritarios; para resolver sus problemas (si eso es lo que se quiere) hay que imponerse sobre el resto social. No fue sino por ese motivo que el militarismo, la jerarquización y la verticalidad del mando se aplicaron en la RDA así como en otras naciones socialistas. Y era inevitable, también que se estableciesen castas privilegiadas o ‘nomenklaturas’ como se las llamó. Porque la estructura militar contempla la imposición de jerarquías que se establecen y perpetúan como modos de vida. Y porque aún en las naciones que se dicen socialistas, la ideología de las clases dominantes continúa imponiéndose como ideología de las clases dominadas. No fue otra la circunstancia que obligó a muchos chilenos que huyeron a naciones ‘socialistas’ — luego del golpe militar — , a abandonarlas y emigrar, posteriormente, a las restantes naciones europeas, a veces abjurando, otra veces sin hacerlo, de sus ideas en pro de una sociedad más justa. El romanticismo debió ceder paso a una fuerte dosis de realismo.

La RDA no fue diferente a las demás naciones. Los estamentos políticos que fueron a vivir a esa nación supieron de una estratificación que no era diferente a la existente en otras naciones vinculadas a la URSS; también esa estratificación pudo comprobarse por chilenos que vivieron en la isla del Caribe y que separaba a la dirigencia de los dirigidos. Bachelet, en la RDA, fue clase dominante, perteneció a la dirigencia al igual que lo fueron, también, Camilo Escalona y Ricardo Núñez, entre otros [4] . Esa conducta iría a determinar el comportamiento de todos ellos en el Chile post dictatorial.

En Chile, Michelle Bachelet no fue elevada al rango que tiene hoy por simple casualidad. Estuvo siempre apoyada por personas con las que vivió y conoció en la RDA, personas que fueron reconocidas en la RDA como estamento conductor, y separadas del resto de la militancia. Esas personas habían dominado y debían seguir dominando en Chile bajo los sucesivos gobiernos de la Concertación. Los modos de vida adquiridos en otras latitudes debían ser prolongados en la república sureña.

El equipo de la presidenta electa

No puede, en consecuencia, presumirse que el grupo de personas constituido alrededor de Bachelet es un conjunto diferente a ella. Por el contrario, la característica de quien elabora una obra es que ésta es ejecutada siempre a su imagen y semejanza. No por otra circunstancia el grupo constituido en el entorno de Bachelet lleva su ‘impronta’. Y así ha de continuar reproduciéndose en la escena política de la nación.

Paradojalmente, en ese grupo no tienen cabida quienes lucharon por conseguir para ella el voto de la ciudadanía, agitando en la calle las banderas con su nombre y repartiendo las ‘chapitas’ y panfletos con sus arengas, sino aquellos que formaban parte de su círculo de influencias y amigos personales, entre los que destacan Rodrigo Peñailillo y Álvaro Elizalde. Con ellos formaría su Gabinete.

Bachelet ha seleccionado un grupo de personas cercanas a ella y con ese grupo ha organizado su estrategia política hacia los partidos integrantes del pacto ‘Nueva Mayoría’, hacia los partidos que van a hacerle oposición, y hacia la ciudadanía. Es una persona que sabe lo que hace y lo que dice. Constituye, por consiguiente, un disparate suponer que ella no sabe o ignora lo que sucede bajo su mando o que ha sido engañada por sus colaboradores y partidarios. Tal creencia no es más que la forma de exculpación que los sectores más ideologizados de una sociedad acostumbran a inventar para salvar la honra de quien ejerce el liderazgo social. Lo cual nos obliga a analizar la situación de las personas a quienes designó Bachelet como sus más cercanos colaboradores (los miembros de su Gabinete, con subsecretarios, superintendentes, intendentes y gobernadores).

Contrariamente a lo que se cree, en el caso de Claudia Peirano supo Bachelet, desde un comienzo y por boca de la propia afectada, de todos los inconvenientes que la aquejaban para asumir en el carácter de Subsecretaria de Educación:

“Cuando a ella le pidieron ser subsecretaria, dijo que no y dio estos argumentos. Después habló con la Presidenta y aceptó porque le insistieron. Es bien difícil negarse a estos cargos ” [5] .

Así, pues, no hay exculpación posible para ‘il capo carismatico’. Porque una presidenta que se dedica, simplemente, a firmar la nómina de subsecretarios, superintendentes, intendentes y gobernadores que le presentan sus colaboradores, sin analizar su contenido, no merece el respeto de los electores. Sostenemos aquí que Michelle Bachelet no ignoraba a quienes reclutaba para su Gabinete; suponer lo contrario es atribuirle una incapacidad manifiesta para conocer lo que ocurre bajo su mando. Es suponerla tonta, una injuria que no merece, porque no lo es. Ni tampoco ingenua, porque la nación no tiene presidentes ingenuos. Las explicaciones de todos esos hechos dicen relación con el tema que hemos empezado a analizar: el carácter de clase de su gobierno. No se construye la historia de una nación con ingenuidades o tonterías atribuibles a la persona de máximo rango intentando, de esa manera y vanamente, exculpar sus actos.

Composición de clase del gobierno de Bachelet

En el Gobierno de Bachelet es posible distinguir varios grupos representativos de algún interés; sin embargo, podemos afirmar que la generalidad de quienes participan en la administración del Estado son vendedores de fuerza o capacidad de trabajo; pertenecen, dicho de modo más simple, a la clase de los trabajadores chilenos. Pero, cuidado: estamos, aquí, hablando de una clasificación estructural, es decir, de una clasificación que los ubica, estructuralmente, dentro de un segmento social determinado. Pero, como lo hemos dicho en varios de nuestros trabajos, las clases sociales están conformadas por seres humanos que adoptan comportamientos determinados en determinados espacios o lugares y en no menos determinadas épocas. Por lo mismo, no siempre un trabajador va a actuar en beneficio de su clase; tampoco un empresario, que puede tener dicha calidad ocasionalmente o porque, por múltiples circunstancias, ha sido obligado a comprar fuerza o capacidad de trabajo. En suma, las clases sociales se establecen en su ‘práctica’ social; más exactamente, en su ‘práctica política’.

Por consiguiente, en el Gobierno de Michelle Bachelet, si bien hay algunos empresarios (grandes, como el caso de Máximo Pacheco Matte; medianos como el caso de las sostenedoras de colegios particulares como lo son Mónica Jiménez, Mariana Aylwin y el actual vicepresidente de la Democracia Cristiana Walter Oliva), la generalidad de su Gobierno está compuesto por vendedores de fuerza o capacidad de trabajo; pero no se trata de cualquier vendedor de esa mercancía. Lo cual no quiere decir que, en su desempeño, vayan a hacer suya la defensa de los intereses de la clase a la que pertenecen estructuralmente.

No es extraño que así suceda. Estamos en presencia de una coalición cuyos integrantes, en gran medida, no son dueños de grandes empresas, por lo que no tienen otra manera de ganarse la vida que no sea la venta de su fuerza o energía corporal a quien sea; en este caso, al Estado. Vender fuerza o capacidad de trabajo es vender energía corporal y, a la vez, habilidades o aptitudes. Esta transacción se hace al interior de las colectividades políticas o en las redes de contacto con los que manejan cuerdas de poder. El objetivo es la obtención de cargos directivos dentro de las empresas o servicios del Estado. Pero, puesto que la venta de aptitudes o habilidades está sujeta a los vaivenes del sistema en cuanto a la necesidad de contar con determinados conocimientos, el precio que tiene la venta de esas aptitudes o habilidades puede variar en las diferentes reparticiones estatales. Entonces, se libra una fuerte disputa entre ellos por acceder a los cargos en donde el precio por el servicio prestado es mayor.

Denominación del estamento gobernante

Los sujetos que conforman el Gobierno de Michelle Bachelet son personas que bien podrían clasificarse en lo que los medios de comunicación denominan ‘clase media’, denominación reservada, normalmente, a los trabajadores, hijos de trabajadores, comerciantes e industriales medianos y pequeños con sus familiares y habitantes de sectores habitacionales que no pertenecen al sector alto. Sin embargo, esta denominación es tremendamente equívoca; además, acarrea un problema adicional pues la generalidad de la población chilena se declara pertenecer a ella.

Poulantzas emplea la palabra ‘élite’para definir este tipo de sujetos que postula a los empleos mejor remunerados y no tiene una extracción de clase empresarial sino se trata de hijos de vendedores de fuerza de trabajo pero con fuertes ambiciones personales, la generalidad de los cuales solamente está preocupada de obtener cargos políticos que le permita tener acceso a las mismas regalías de las que goza la clase alta.

En un artículo reciente, Edison Ortíz llama a esos estamentos ‘burguesía fiscal’ y fija su fecha de inicio en el año 2007, bajo el gobierno anterior de Bachelet [6] .

La identificación de esta fracción de clase no deja de ser interesante. Dejemos, no obstante, a un lado la consideración de su reciente constitución; fijémosla muchos años antes, en Europa, con el desarrollo del capital y su independencia cada vez más manifiesta. Se trata de una fracción de la clase de los compradores de fuerza o capacidad de trabajo que empezó dedicándose a la administración de las empresas y que, en el campo político, se organizó al amparo de los sectores social demócratas. En Chile, su presencia se advierte ya en los gobiernos radicales; luego, en el gobierno del general Carlos Ibáñez y en el de la Democracia Cristiana. De ahí hay un salto que nos lleva al gobierno de la Concertación en 1990 y hasta nuestros días. No se origina en el Estado sino por las mismas razones que lo hace en el ámbito privado: la necesidad de personas que administren las empresas; en el plano político, la necesidad de personas que tomen bajo su dirección la administración del país. Esta fracción burguesa administradora de capitales en la empresa privada y administradora del Estado en el campo público es ejercida por los regímenes de turno y es un factor que tienta de sobremanera a los partidos cuya militancia está conformada por elementos que estructuralmente pertenecen al campo de los vendedores de fuerza o capacidad de trabajo y se definen como ‘izquierda’ pues encuentran en el Estado una fuente de trabajo que les permite ‘dirigir’ y emular, así, el dominio sin contrapeso que sobre la sociedad ejercen las clases altas.

Características de la burguesía administradora del estado

1. Tiende a ocupar los cargos de dirección del Estado. Estos cargos son, en lo político, organismos del Estado, ministerios, subsecretarías, superintendencias, intendencias y gobernaciones, embajadas, consulados y representaciones diplomáticas en los organismos internacionales; en el aspecto económico, acceden a la dirección de empresas y servicios del Estado. La fracción burguesa administradora del Estado no accede a puestos de trabajo que no sean jefaturas pues son los cargos de dirección los que permiten a estos sujetos realizarse como una alternativa frente a la empresa privada.

2. Tiene vocación de mando. Son elementos que se instalan solamente en los peldaños más altos de la pirámide social reproduciendo la vertical estructura de la sociedad en el estamento estatal. Son personas tremendamente seguras de sí mismas y absolutamente convencidas de tener la capacidad que se requiere para resolver los problemas de los demás. Por lo mismo, son reservados a la vez que arrogantes; no piden ni dan consejos, sino entregan directrices, órdenes o instrucciones de cómo hay que proceder.

Rodrigo Peñailillo parece identificar a este tipo de personas. Hombre de la Generación del 90, uno de los tantos dirigentes estudiantiles que trabajaron con Sergio Bitar, Ricardo Lagos Webar y Francisco Vidal y coparon los cargos vacantes en la presidencia [7] , Peñailillo pertenece a la zona Sur del país; sus profesores tienen gratos recuerdos suyos como asimismo sus compañeros, algunos de los cuales han confesado recordar de él que jamás le gustó su apellido. Ingresó al PPD cuando era vocero de la CONFECH, fue presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad del Biobío y trabajó junto a Carolina Cucumides, presidenta de la Federación de Estudiantes de la USACH, en la campaña de 2005 por Bachelet [8] .En 2006 firmó un pacto destinado a terminar con las movilizaciones de los jóvenes universitarios siendo acusado de traición al movimiento estudiantil por el presidente de la FECH, el militante del PC Rodrigo Roco. Juntó a su gente en la Fundación Para la Democracia, que creó Sergio Bitar, y tiene vocación de dirección. De su generación se dice:

“Son cerrados, trabajan con gente de su confianza y llevan a sus amigos a todas partes; no hay duda que ahora van a repartirse los cargos clave” [9] .

El entorno de Peñailillo lo compone un cerrado grupo de cinco personas, todos ellos militantes del PPD, también amigos de Sergio Bitar y Francisco Vidal, miembros de la Fundación Dialoga, y enemigos declarados de Guido Girardi. Algunos medios de comunicación estiman que estas personas deberían pasar a desempeñarse en el segundo piso de la Moneda. Son Héctor Cucumides, Cristián Riquelme, Carolina Cucumides, Consuelo Mac Lean, y Gabriel Sepúlveda. Este último es amigo personal de Rodrigo Peñailillo desde la época en que fuera Gobernador de Arauco; con posterioridad a su nombramiento, asumió el PPD Álvaro Rivas Rivera, amigo, a su vez de Felipe Harboe. Rivas fue el artífice de la represión en contra de los trabajadores forestales en donde cayó muerto el obrero Rodrigo Cisterna [10] .

3.  Acceso a las rentas elevadas. El acceder a cargos premiados con rentas elevadas es una de las características fundamentales de esta fracción; si hay puestos de dirección que se sirven gratuitamente o no confieren el derecho a obtener rentas elevadas, la fracción burguesa administradora del Estado no se interesa por aquellos. La remuneración asignada a los cargos deben estar en estricta armonía con la escala jerárquica establecida para los mismos.

Esta tendencia se hace más evidente al momento de abandonar los cargos públicos porque los ‘políticos’ que luchaban por la abolición del sistema de las AFP corren a disputar su lugar en los sillones vacantes de los directorios de esas empresas. Particularmente voraces en este sentido han sido los demócratacristianos que, según una información aparecida en la segunda quincena de febrero de 2014,

“[…] 22 de los 32 postulantes vinculados a la Concertación pertenecen o han sido parte de la falange, versus 5 PPD, 3 PS y 2 independientes. Lo que implica que 69% de los candidatos de la Concertación que ha integrado el registro es o ha sido parte de la falange” [11] .

La tendencia descrita se mantiene en otras instituciones como las ISAPRES, Bancos e instituciones financieras, especialmente en los directorios, que comenzaron a ser fuertemente remunerados a partir de la época de Pinochet; esta política de remunerar a concejales y directores de empresas o instituciones no sólo se ha mantenido en Chile sino es parte de la institucionalidad al extremo que, incluso en organismos recientemente creados como lo es el Instituto Nacional de Derechos Humanos también los cargos de directores o consejeros son remunerados lo que los hace bastante apetitosos para la fracción burguesa administradora del Estado [12] . Se puede inferir, de ello, que el desempeño de tales cargos, más que un apostolado es un buen negocio para quien accede a ellos. No se explica, de otra manera, que el propio senador del PS Camilo Escalona se haya quejado amargamente ante el espectáculo brindado por los militantes de Nueva Mayoría en torno a la repartición de cargos fiscales:

“Pareciera que las preocupaciones (de la Nueva Mayoría) se subsumen en el exclusivo ámbito de las postulaciones a futuros cargos en el aparato administrativo” [13] .

Camilo Escalona es el hombre fuerte ‘tras el biombo’, en el pacto Nueva Mayoría. Tanto Bachelet como su gente reproducen sus formas de hacer política.

4. Se trata de técnicos o profesionales que mantienen o han mantenido profundos vínculos con el empresariado o con el estamento dirigente nacional (partidos políticos, corporaciones y universidades) [14] . Uno de estos casos lo protagoniza el Subsecretario de Pesca Raúl Súnico, quien abandonó a su suerte a los pescadores artesanales durante el primer período de Bachelet, para dar apoyo a aquellos que solidarizaban con el grupo conocido como ‘Las Siete Familias’ [15] .

5. Se organizan en círculos cerrados, herméticos, sosteniéndose y apoyándose unos a otros . Ello implica que sólo se conceden ayuda entre sí o a sus familiares. Constituyen, en consecuencia, una verdadera hermandad o ‘maffia’ que, aunque difieran ideológicamente en algunos aspectos, para poder perpetuarse deben respetar una sola norma cual es ‘Hagamos lo que hagamos y digamos lo que digamos, debemos recordar que estamos todos de acuerdo’.

Cuando se iniciaron las discusiones acerca de quiénes irían a integrar el equipo de subsecretarios del nuevo Gobierno de Michelle Bachelet, al interior del PPD se produjo una disputa pintoresca que identifica con gran propiedad esta tendencia de la burguesía administradora del Estado a defender las prebendas sólo para el cerrado grupo de familiares. Fue en enero pasado, cuando se trató de nominar a quien había de designarse Subsecretaria de Economía, cargo que había sido asignado a una militante del PPD. Las discusiones no se realizaron en las bases del partido, que en verdad ni siquiera se enteraron de lo que sucedía, sino se trató de un problema propio de la dirigencia. El jefe de la bancada de diputados PPD Marco Núñez planteó que ese cargo debía ser desempeñado por su cónyuge Pamela Figueroa, que es vicepresidenta del partido. El senador electo Felipe Harboe, que es amigo de Peñailillo e incondicional de Bachelet, propuso a su pareja Katya Trusich quien, en definitiva, fue nominada para el cargo. Del mismo modo, fue Harboe quien obtuvo la nominación de Antonio Frey para asumir otra Subsecretaría del PPD. Las bases partidarias son completamente ignoradas por estos sujetos [16] .

6. Son personas que no sólo militan en organizaciones políticas ‘progresistas’, sino dicen estar en la defensa del interés de los trabajadores, de los pobres y de los derechos humanos , manifestándose como contradictorias al sistema, aunque hacen lo contrario en la práctica.

7. Son sujetos propensos a cometer actos que sobrepasan las normas legales , lo que los hace simpáticos al resto social porque los ven como ‘rebeldes’, capaces de emprender acciones arriesgadas [17] .

8. La generalidad de estos sujetos tiene ‘experiencia’, requisito muy valorado y que implica haber servido en reparticiones del Estado en administraciones anteriores bajo la atenta mirada de los superiores. No hay que olvidar que se trata de ex funcionarios del Estado (embajadores, cónsules, jefes de empresas o servicios estatales, consejeros, o hijos de aquellos a quienes sus propios padres intentaron colocarlos en labores de dirección). Son sujetos de adscripción estatal, ex dirigentes estudiantiles que destacan por su lealtad a quienes han detentado el mando o su incondicionalidad a una estructura partidaria fuertemente jerarquizada.

En el caso del nuevo Gobierno de Bachelet, existen personas con experiencia, sin lugar a dudas. Lo reconoce el propio parlamentario del PPD Antonio Leal cuando asegura:

“[…] este gabinete tiene en su interior personeros de amplia y probada experiencia y calidad política y técnica, ex ministros, destacados parlamentarios, asesores que gobernaron ya con Bachelet, exponentes que jugaron roles relevantes en instituciones internacionales, los cuales, encabezados por la Presidenta electa, darán peso político y densidad al debate y a las decisiones que se adopten” [18] .

La ‘experiencia’, no obstante, si bien contribuye e evitar la comisión de dislates, hace también reproducir a unos lo que otros intentaron con éxito en el pasado; la ‘experiencia’, en consecuencia y por regla general, no es innovación, sino reproducción. Y si en determinados momentos ciertos estamentos gubernamentales son considerados como la ‘descendencia’ de sus antecesores (Vidal, Harboe, Bitar) no es sino porque la ‘experiencia’ los ha hecho actuar de esa manera. Y es que así funciona el principio de la repetición. Por eso, no sorprende que, en una entrevista hecha por ‘El Mercurio’ durante el mes de febrero a Francisco Vidal, ex ministro de Bachelet, hombre que, por lo demás, siempre ha pertenecido a lo que él mismo denomina ‘aristocracia concertacionista’, expresara de Rodrigo Peñailillo:

“Será un estupendo ministro del Interior. Lo que pasa es que Peñailillo va a ser atacado desde varios ángulos, porque no pertenece a la aristocracia concertacionista. Él, por su historia, no pertenece a la ‘elite concertacioonista. Lo que pasa es que no es de Casa de Piedra ni del München. La aristocracia de la Concertación condujo el proceso casi 20 años. Es el ‘partido transversal’. Esa es la aristocracia. Rodrigo tiene 40 años, pero tiene la experiencia de dirigente estudiantil, pasando a funcionario profesional de la Subdere, pasando a gobernador de Arauco tres años, pasando a jefe de campaña el 2005 de Bachelet, pasando a ser jefe de gabinete cuatro años de Bachelet en La Moneda y pasando a ser nueva mente jefe de campaña. Así como yo soy el niño símbolo de plato repetido, Peñailillo es elsímbolo del rostro nuevo” [19] .

Porque Peñailillo es, sí, un rostro nuevo, aunque no un hombre nuevo, sino la reproducción de sus antecesores, entre otros, del propio Francisco Vidal; a pesar que, de él, haya dicho Sergio Bitar:

“ […] ¿no nos enorgullece tener un ministro del Interior joven, nuevo, con las capacidades que ha demostrado hasta ahora, que han sido buenas? ¿No debemos ayudarlo?” [20]

Como muchos otros, debemos presumir que la ‘savia joven’ es producción y reproducción de la élite concertacionista, con sus vicios y virtudes. Porque los jóvenes que se forman al amparo de determinadas prácticas tienen por finalidad reproducirlas, no abrogarlas. No basta con aseverar que se es joven para considerarse artífice de los cambios. Los ejemplos de Jaime Guzmán, en un extremo, y de Clotario Blest, en el otro, ayudan a entender que las luchas generacionales constituyen una de las tantas falacias que se esgrimen para demostrar lo indemostrable, pues hay viejos que advierten con mayor facilidad cuándo comienza o termina una época de cambios; no ocurre lo mismo con ciertos jóvenes cuya única finalidad es resolver, de una vez por todas, su marginalidad económica. Por lo mismo, no será fácil encontrar personas con vocación de servicio en favor de los sectores dominados entre quienes manifiestan apetitos de poder, sino a sujetos más bien preocupados de resolver sus problemas personales y familiares, y emular las prebendas de las que hacen gala las clases dominantes. En gran medida, son ellos el legado de una dictadura que se niega a morir. Constituyen un claro testimonio que Pinochet jamás ha sido vencido en estos años de democracia sino, por el contrario, sigue imponiéndose como constructor de una cultura que ha hecho del mercado, la competencia y la farándula [21] un modo de vida.

Representación espuria de la dominación y fracción administradora del estado

Hemos dicho que las clases sociales se establecen en la práctica política, no en su procedencia. Cuando una clase social realiza los intereses de su antagonista se dice que ha asumido su ‘representación espuria’; ocurre ello porque deja de representar naturalmente a los sectores de los cuales procede y toma las banderas de lucha de sus contrarios. En la escena política de una nación es posible, por consiguiente, descubrir dos tipos de representación:

1) la ‘natural’ o ‘auténtica’, que es la que realizan aquellos elementos que provienen de los mismos sectores que dicen representar; y ,

2) la ‘espuria’ o ‘advenediza’, que es aquella que realizan los elementos provenientes de sectores diferentes a los que dicen representar.

La representación política natural de las clases dominantes nunca asume la representación política de las clases dominadas. No sucede así con la representación natural de las clases o fracciones de clase dominadas que, a menudo, sí asumen la representación de intereses contrarios a los suyos. Es lo que realiza esa fracción de las clases dominadas que se especializa en labores administrativas del Estado. Gracias a ella se hace posible la representación ‘espuria’ de las clases dominantes

Posibilidades de cambios estructurales

Así planteadas las cosas, las posibilidades de introducir cambios estructurales en la evolución del sistema se presentan en el carácter de completamente ilusorias, salvo que las protestas sociales conduzcan a una situación por entero nueva. De lo cual se infiere que la generalidad de los cambios prometidos por el pacto gobernante (si es que se emprenden) se orientará por la senda del mercado y de la competencia. Al contrario de lo que se piensa, el modelo se irá robusteciendo y adquiriendo mayor dinamismo. Las contrataciones que han empezado a realizar los flamantes nuevos ministros de Hacienda y Economía así lo indican [22] . Y hasta es posible que, en materia de leyes electorales, no existan mayores cambios al sistema binominal pues su vigencia robustece la permanencia del pacto ‘Nueva Mayoría’. La posibilidad de una Asamblea Constituyente se aleja definitivamente y, si puede ser mencionada en el futuro, tal vez lo sea para referirse a una asamblea constituida por parlamentarios y ‘hombres buenos’. La incorporación de una AFP estatal al sistema de AFP que existe actualmente aumentará las posibilidades de desarrollar la fracción administradora del Estado, robustecerá a dicho sistema y dinamizará (sólo hasta cierto punto, también) la competencia entre esas instituciones. No habrá grandes cambios en sistema de las ISAPRES y hasta es posible que la gratuidad de la educación (tanto secundaria como universitaria) aumente las ganancias tanto de los sostenedores de colegios privados como de las universidades del país.

Rol del partido comunista – PC

Es difícil suponer que la participación del PC contribuya a hacer más viables los cambios. Los hechos ocurridos en estos cien días de pregobierno así lo indican. Por lo demás, en parte de la dirigencia de ese partido campean ideas autoritarias, jerárquicas y verticales. No hay que olvidar que el presidente del PC ha defendido la existencia de una estirpe dinástica en Corea, lo que, paradojalmente, no es un índice que aliente a suponer que ha entendido a cabalidad las tesis que expusiera Karl Marx en sus escritos.

De si el PC puede influir en el conglomerado gobiernista parece, por consiguiente, bastante poco probable. De hecho, hasta ahora no ha podido, siquiera, influir en la destitución de dos de las autoridades designadas para dirigir las regiones de Tarapacá y Antofagasta. El diputado Hugo Gutiérrez, que sostuvo una dura disputa con el senador Fulvio Rossi, por la designación del intendente de Tarapacá Mitchel Cartes (PS), ha postergado indefinidamente las acciones judiciales que pensaba interponer en contra de dichas autoridades que manejaron indebidamente los fondos del Estado. A pesar de ello, el diputado Gutiérrez sigue llamando ‘mi’ presidenta a Bachelet.

“Yo no he hecho ninguna crítica ni a mi Presidenta ni a las decisiones que ha tomado con respecto a la formación de su gabinete” [23] .

Tampoco el PC ha podido hacer algo en relación al designado intendente de Atacama, el socialista Miguel Vargas, ex director del SERNAC, involucrado igualmente en actos de dudosa moralidad. Sin embargo, el caso de Carolina Echeverría Moya, militante del PPD, resulta, simplemente, asombroso.

La nueva Subsecretaria de Defensa que, por desconocidas artes, se desempeñó junto a Bachelet durante su desempeño como ministra de Defensa de Ricardo Lagos, pasó a ocupar el cargo de subsecretaria de Marina ya bajo el gobierno mismo de aquella. En 2008, un grupo de marinos, que fueron torturados y dados de baja por la Marina con antelación al golpe militar de 1973, intentaron obtener hacer valer sus derechos a través de deducir una querella criminal en contra de la Armada por los abuso de los cuales habían sido objeto; los marinos exigían, además, ser indemnizados por ello. Simultáneamente, presentaron una solicitud en la que exigieron se les reconociera su calidad de exonerados. Como dicho reconocimiento tardara, solicitaron una una entrevista con Carolina Echeverría. Allí fueron informados que, para obtener lo que solicitaban, debían previamente retirar la querella presentada contra los institutos armados. Los marinos accedieron; sin embargo, la subsecretaria no cumplió con la promesa empeñada. Se les dijo que no era posible reconocerlos como tales en base a una serie de subterfugios en los que participó, además, el actual ministro de Hacienda Alberto Arenas. No deja de ser sarcástico el hecho que el reconocimiento de su calidad de exonerados les haya sido otorgado bajo el gobierno de Sebastián Piñera.

Ese hecho, con todo, no ha sido lo único turbio en el nombramiento de Carlina Echeverría como Subsecretaria de Defensa. Se ha sabido que esa persona ocultó ser hija de Victor Echeverría, oficial de Ejército que participó en las torturas de Mercedes Bulnes Núñez, esposa de Roberto Celedón, abogado de Derechos Humanos; de Carlos Pérez, oficial de Ejército; de Mónica Echeverría, viuda de Fernando Castillo Velasco, y de la actriz Coca Rudolphy, entre muchos otros. Por lo demás, es conocido el hecho que su propio marido estuvo involucrado en negocios turbios con el Estado durante el período en que ella ejerció como Subsecretaria de Marina bajo el gobierno de Bachelet.

El sacerdote José Aldunate, que no se caracteriza por ser una persona que busque la publicidad, ha sostenido que la recién nombrada subsecretaria debe renunciar; también lo ha hecho Lorena Pizarro, a nombre de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos. Sin embargo, todas esas voces han sido ignoradas. Bachelet y Peñailillo manifiestan respaldar a Carolina Echeverría y también lo ha hecho el diputado DC y futuro ministro de Defensa Jorge Burgos.

Conclusión

Podemos, pues, concluir este análisis diciendo que, verdaderamente, no es necesario escribir un documento, como el que habíamos proyectado a propósito de la crisis de Renovación Nacional, para develar la naturaleza del partido que el empresariado necesita hoy construir. En realidad, hablar sobre ese partido nos parece inútil toda vez que sus eventuales mentores se encuentran admirablemente bien representados en el pacto denominado ‘Nueva Mayoría’. Es cierto que se trata de una representación ‘espuria’, pero es una representación plenamente válida para los fines de la defensa de sus intereses. Hay empresarios que ya advirtieron en el pasado el enorme potencial proclive a sus intereses que se manifestaba en la Concertación de Partidos Por la Democracia, y tomaron oportunamente partido al lado de esa entidad; hay otros que se han incorporado en el presente y, seguramente, habrá otros lo harán en el futuro. Andronico Luksic y Anacleto Angelini lo hicieron desde sus inicios; Horst Paulmann lo hace hoy, junto a la familia Solari y los Matte. Y de no resolverse la crisis de los partidos de la Alianza, también otros grupos económicos irán engrosando las filas de Nueva Mayoría, incluido Julio Ponce Lerou que ha levantado su iracunda voz en contra del Gobierno de Piñera.

¿Sorprendente? No, en modo alguno. Basta tan sólo cavilar acerca del enorme caudal de recursos dinerarios empleados para asegurar el triunfo de Bachelet que, según el Servicio Electoral SERVEL fueron cinco mil trescientos setenta y siete millones ciento veinticinco mil cien pesos ($ 5.377.125.1009. Si bien se dice que mil millones de pesos ($ 1.000.000.000) fueron aportados por el Partido Socialista y que dos mil treinta y seis millones cuatrocientos dieciséis mil setecientos veintisiete pesos ($ 2.036.416.727) fueron obtenidos de un préstamo concedido por el BancoEstado, no deja de llamar la atención que ochocientos cincuenta y tres millones de pesos ($ 853.000.000) hayan provenido de los llamados ‘aportes anónimos’ y que mil cuatrocientos cinco millones ($ 1.405.000.000) hayan salido de los ‘aportes reservados’. ¿No dice un viejo adagio español que

“Sacristan que vende velas y no tiene cerería; ¿de dónde pecatas mea, si no es de la sacristía?”

Se trata de diez millones setecientos cincuenta y cuatro mil doscientos cincuenta dólares (US $ 10.754.250), contra los tres mil cuatrocientos setenta y cuatro millones setecientos noventa y un mil doscientos cincuenta y un pesos (US $ 6.949.582) de la candidata de la ‘derecha [24] . La pregunta es obvia. ¿De dónde salió ese dinero? ¿Dónde, entonces, se encuentra el verdadero poder económico? ¿Dónde está la verdadera ‘derecha’? ¿Qué posibilidades tienen las organizaciones populares de levantar candidaturas de obreros, campesinos, pobladores, estudiantes, dueñas de casa, en fin? Visto lo que sucede en el país, pareciera no caber duda que, en realidad, el único partido que falta por construir es el partido de las clases dominadas, aquella organización que debe ser, como decía Marx, ‘el partido en el exacto sentido de la palabra’. Los ricos tienen quienes los van a defender. Siempre.

Santiago, marzo de 2014


[1] Véase nuestro documento “Un gabinete para Michelle”, publicado en este mismo periódico en el curso del pasado mes de febrero.

[2] Alberoni, Francesco: “Genesi”, Garzanti Editore S.P.A., Milano, 1989, pág. 221.

[3] Véase de Friedrich Engels su obra “El origen de la familia, de la propiedad y del Estado”.

[4] Estas afirmaciones se formulan con el auxilio del testimonio de varias personas que vivieron en la RDA y que fueron consultadas por el autor.

[5] Sepúlveda, Nicolás: “Peirano advirtió al bacheletismo de vínculos familiares y empresariales que podrían complicarla para asumir en Educación”, ‘El Mostrador’, 17 de febrero de 2014.

[6] Ortíz, Edison:”La Nueva Burguesía Fiscal”, ‘El Mostrador’, 25 de febrero de 2014.

[7] Sepúlveda, Nicolás: “El ‘lote’ de poder que rodea a Peñailillo, el favorito de Bachelet”, ‘El Mostrador’, 14 de febrero de 2014.

[8] Carolina Cucumides trabaja junto a Carolina Tohá en la Municipalidad de Santiago. Forma parte del grupo de Felipe Harboe y Sergio Bitar.

[9] Sepúlveda, Nicolás: Id. (7).

[10] Véase del autor “La rebelión de los trabajadores forestales”, editado por Senda F ö rlag.

[11] Urquieta Ch., Claudia: “El listado de políticos que ha postulado a ocupar sillones en el cuestionado sistema de AFPs”, ‘El Mostrador’, 24 de febrero de 2014.

[12] Hasta 1973 no se pagaba a los concejales municipales que, por lo demás, se llamaban ‘regidores’; las remuneraciones que se daban a los consejeros del Banco Central,CODELCO, ENAP, ECA y demás empresas estatales o semiestatales eran irrisorias y alcanzaban apenas para comprar una caja de cigarrillos. Eran verdaderas cargas públicas para quien las desempeñaba, y no cargos públicos por los que se disputa hoy su desempeño.

[13] Vega, Bernardo: “Camilo Escalona:’Lamento el exceso de lucha por los cargos’”, ‘El Mercurio’, 09 de febrero de 2014, pág. C-4.

[14] En el caso del nuevo gabinete de la presidenta Bachelet, ilustran este tipo de vínculos el caso de la ministra de Minería Aurora Williams, que se desempeñara como gerente de la empresa ATI (Antofagasta Terminal International), perteneciente al Grupo Luksic. En el puerto de Antofagasta, esta empresa instaló un galpón para servir de recepción, acopio y remolque de concentrado de cobre, con grave riesgo para la salud de la población de esa ciudad. Existen recursos de protección, declaraciones del Colegio Médico Regional y protestas de vecinos que ven repetirse el caso de otras localidades invadidas de polimetales. Sin embargo, el nombramiento de esta persona, ligada al Grupo Luksic, ha seguido a firme y lo más probable es que se mantenga. No es extraño: el Grupo Luksic es uno de los grupos económicos sostenedores de la ‘Nueva Mayoría’(Véase de Urquieta CH., Claudia: “El conflicto medioambiental en Antofagasta que salpica a la ministra de Minería de Bachelet”, ‘El Mostrador’, 20 de febrero de 2014).

La situación de Aurora Williams no es diferente del que afecta a Paulina Saball, ministra de la Vivienda de Bachelet con la Celulosa Constitución (hoy Celulosa Arauco) CELCO. En efecto, Saball se desempeñaba en la Comisión Nacional de Medio Ambiente CONAMA cuando se hizo público que había sido jefa de Gabinete del ministro de Patricio Aylwin Alberto Etchegaray Aubry. Etchegaray Aubry pasó a desempeñarse, después, como presidente de CELCO, de propiedad del Grupo Angelini. Saball nada hizo para sancionar a esa empresa por verter material tóxico al río que envenenó a los cisnes cuello negro. El Grupo Angelini es otro de los sostenedores del pacto ‘Nueva Mayoría’ (Véase de Redacción:”El vínculo de la nueva ministra de la Vivienda con CELCO”, ‘El Mostrador’, 19 de febrero de 2014).

[15] González, Pablo: “El nuevo subsecretario de Pesca y su apoyo a las Siete Familias”, ‘El Mostrador, 11 de febrero de 2014.

[16] Saldivia, Carlos: “La primera muestra de fuerza de Mahmud Aleuy en Interior”, ‘El Mercurio’, de febrero de 2014, pág. D-5.

[17] Uno de los casos que revela este afán desmedido por acceder a ingresos mayores recurriendo a la ilicitud lo muestra lo sucedido con el nombrado Subsecretario de Obras Públicas, el PPD Sergio Galilea, ex intendente de la Región de Los Lagos, que fuera objeto de una demanda en contra suya deducida por la Contraloría General de la República. El caso se refiere a la entrega de los denominados ‘bonos Chaitén’ que fueron dineros entregados a los pobladores damnificados por la erupción del volcán Chaitén en 2008. En el juicio se encuentran, además, implicados el entonces jefe del Departamento de Finanzas y Presupuesto de la Intendencia, Jorge Barrientos, y el jefe de Administración de la Intendencia regional, Ramón García. Véase Redacción: “Juicio de cuentas en Contraloría complica a Subsecretario de Obras Públicas nominado por Bachelet”, ‘El Mostrador’, 21 de febrero de 2014.

[18] Leal, Antonio: “Bachelet, su gabinete y la cuadratura del círculo”, ‘El Mostrador’, 21 de febrero de 2014.

[19] Herrera, Mariela y Saldivia, Carlos: “Peñailillo va a ser atacado desde varios ángulos porque no pertenece a la aristocracia concertacionista”, ‘El Mercurio’, 16 de febrero de 2014, pág. D-6.

[20] Vega, Macarena: “Me asalta la duda de si la dirección política de la Nueva Mayoría […] ”, ‘El Mercurio’, 21 de febrero de 2014, pág. C-5.

[21] Una de esas personas, de filiación PPD, confesaba que necesitaba un sueldo que le permitiera mantener no sólo su hogar sino una parcela que había adquirido en una localidad cercana a Santiago para pagar el sueldo a los inquilinos y cuidadores.

[22] Alberto Arenas, ministro de Hacienda de Bachelet, se ha dedicado a reclutar a todos sus colaboradores de la Dirección de Presupuesto, llamando a Caludio Soto, Enrique Paris, Jorge Rodríguez y Julio Valladares, entre otros; por su parte, Luis Felipe Céspedes, que asume en Economía, lo ha hecho entre elementos que apoyaron a Andrés Velasco, entre ellos a Cristóbal Marshall y a Pablo Berazaluce.

[23] Vega, Bernardo: “Rossi y Gutiérrez abordan pugna por intendente”, ‘El Mercurio’, 14 de febrero 2014, pág. C-2.

[24] ‘ La Tercera’ digital de 23 de enero de 2014.

Tomado de Rebelión