Archivo de la categoría: En mi mundo

Actores y personajes de Rastros de Mentiras

novela

10789_468

 

 

 

 

 

 

 

 

 

1_rastros_1411149653

rastros-de-mentiras-boda-de-pilar-susana-vieira

rastrospersonajesAquí les cuento los nombres de los actores que integran el elenco de Rastros de Mentiras, la nueva telenovela brasileña que desembarca en el canal Cubavisión en pocos días. Rastros de Mentiras fue un completo éxito en su país y ya ha sido emitida en numerosos países más. Con Paola Oliveira y Malvino Salvador como los personajes protagonistas de la historia, Rastros de Mentiras es una de las telenovelas con mayor repercusión y mejores niveles de audiencia de la famosa cadena Rede Globo.
Cada vez que se acerca el estreno de una nueva novela los televidentes nos preguntamos por el nombre de los personajes y también por los nombres en la vida real de los actores que personifican a cada uno de los personajes por ello les cuento quienes integran el elenco de esta telenovela, también conocida con el nombre Amor à Vida.
En cuanto al número de capítulos que tendrá esta telenovela en la televisión cubana no lo tengo precisado, pero les adelanto que la versión internacional cuenta con 160 capítulos, mientras que en la versión original que se emitió en Brasil tuvo un total de 221 episodios.
Dos datos interesantes sobre los actores de Rastros de mentiras es que la actriz que compone a Paloma también participó de la telenovela Insensato Corazón en donde personificó a una de las protagonistas: Marina. Mientras que Nido (Juliano Cazarré) es el mismo actor que interpretó a Adauto en Avenida Brasil.

Actores de Rastros de Mentiras 

Paloma

La actriz Paola Oliveira es quien interpreta al personaje de Paloma Khoury en Rastros de Mentiras. Paloma es hija de Pilar (Susana Vieira) y César (Antonio Fagundes). Paloma tiene un hermano llamado Félix (Mateus Solano). Paloma tendrá una relación muy conflictiva con su madre, ella es pediatra y la preferida de su padre. Muy pronto Paloma se enamorará de Nido (Juliano Cazarré) al que en el marco de una excursión familiar conocerá en el Macchu-Picchu. Paloma quedará embarazada de Nido durante los primeros capítulos de Rastros de mentiras. Tiempo más tarde Paloma tendrá una relación con Bruno (Malvino Salvador).
Paloma forjarán una estrecha relación con Paulita sin saber que esta pequeña niña es su hija desaparecida durante su parto.

Félix Khoury

El actor que desempeña el papel de Félix Khoury en Rastros de mentiras es Mateus Solano, el es el celoso y rencoroso hermano de Paloma.
Félix mantendrá en secreto su homosexualidad tras la fachada de un matrimonio falso con Edith (Bárbara Paz) con quien tiene un hijo llamado Jonathan (Thales Cabral). Félix persigue una gran ambición, el quiere dirigir el hospital.

Bruno

Malvino Salvador es quien interpreta a Bruno dos Santos Araujo, el es hijo de Cordelia (Eliane Giardini) y Denizard (Fluvio Stefanini). Bruno tras la muerte de su mujer dedicará completamente sus esfuerzos a la crianza de Paulita (Klara Catanho), una pequeña niña que encontró cuando era tan sólo un breve dentro de un basurero. Bruno criara de Paulita sin saber que la madre es Paloma, con quien más tarde entablará una relación.

Nido

El actor que personifica a Joaquín Roveri “Nido” es Juliano Cazarré. Nido es un hombre encantador, se enamorará perdidamente de Paloma y junto a ella tendrá una hija: Paulita. Nido será el responsable de cometer numerosos crímenes durante los capítulos de Rastros de mentira en Telefe, al ser cómplice de Félix y Aline (Vanessa Giacomo) con quien más tarde entablará una relación.

 

Cuba: Un destino de oportunidades de negocios

“La Feria ha devenido un espacio excepcional para promover a Cuba como un destino para inversiones, y es el contexto donde el ministro del Comercio Exterior y la Inversión Extranjera ha lanzado –en las ediciones de 2014 y 2015– la Cartera de Oportunidades de Negocios, al igual que lo hará en FIIHAV 2016. 
orlando-hernandez-guillen-nuevo-presidente-de-la-camara-de-comercio

Entrevista a Orlando Hernández Guillén, presidente de la Cámara de Comercio de la República de Cuba.

Con ocasión de la celebración de la Feria Internacional de La Habana, bolsa comercial de carácter general más importante de Cuba y el Caribe y una de las más representativas en América Latina, consolidada como la cita expositiva de mayor interés para quienes se relacionan comercialmente con la Isla, TTC ha entrevistado a Orlando Hernández Guillén, presidente de la Cámara de Comercio de la República de Cuba.

Hernández Guillén, ha tenido una amplia cobertura mediática en los últimos meses los múltiples encuentros y foros entre empresarios de Cuba y otros países, para dar a conocer las oportunidades de negocios y posibilidades de inversión extranjera de los principales sectores de la economía cubana. Sería interesante que usted se refiriera a estas acciones.

Obviamente, no es un secreto para nadie que después del 17 de diciembre de 2014 el interés por Cuba, desde todo punto de vista, pero muy especialmente como plaza para concertar negocios y buscar nuevas oportunidades de inversiones ha crecido exponencialmente, y esto se ha manifestado en firmas pequeñas, medianas y grandes empresas de muchos países interesados. Algunas que antes no estaban presentes, ahora sí quieren, pues aspiran a estar aquí en el momento cuando ya Cuba tenga condiciones normales para operar con todos los mercados del mundo incluyendo los Estados Unidos; otras que ya estaban, pretenden proyectar su relación a un nivel superior.

Prácticamente, no ha habido visitas estatales, y han sido muchas, de Asia, Europa, América Latina, Norte de África, que no hayan traído consigo una delegación de empresarios, lo cual nos satisface porque, como quiera que sea, es una ocasión para intercambiar, establecer contactos directos de una manera acelerada e ir despejando las posibilidades reales y potenciales, tanto de comercio como de inversión, que puedan haber con diferentes mercados y empresas.

Y como resultado, ya hay muchas compañías que han iniciado los trámites para establecerse en Cuba como sucursales y se han conciliado nuevas operaciones comerciales, de negocios e inversionistas coadyuvadas por esas acciones. Es un proceso importante que tiene una causa vinculada, hasta cierto punto, con este nuevo entorno donde se encuentra Cuba y nosotros, como Cámara de Comercio junto al sistema empresarial cubano, lo estamos aprovechando al máximo con vistas a dar la respuesta que corresponde.

Se han celebrado foros empresariales con España, Italia (ha asistido hasta el presidente del Consejo de Ministros), Alemania, Francia, China, Japón, entre otros, es decir, son múltiples las acciones, algunas con mayor cobertura mediática que otras, pero siempre significativas. Muchas delegaciones han tenido nivel de Estado, pues han venido encabezadas por los titulares del ramo y autoridades nacionales o federales, y otras han sido expresión de provincias o autoridades regionales que quieren desarrollar el comercio con Cuba.

¿Podría ampliar sobre el caso particular de encuentros con empresarios de Estados Unidos?

En el caso de Estados Unidos, ellos han tenido una gran reacción porque son los que no conocen Cuba y los que, en realidad, en un momento determinado, van a ser un  mercado natural para este país. Para el universo empresarial estadounidense negociar con Cuba es una gran oportunidad de negocios, inversiones y desarrollo del turismo, porque nos ven como ese mercado natural del cual hablábamos. Claro está que Cuba tomará las medidas para que no se produzca una relación de dependencia como tuvo antes.

En tal sentido, hemos respondido a los intereses de gobernadores, la Cámara de Comercio de Estados Unidos, disímiles entidades como los World Trade Center con los cuales tenemos vínculos y que allá existen prácticamente en todas las ciudades y sí quieren tener relaciones con Cuba. Pero todo esto al final tiene un freno: pueden llegar, pueden ver, pueden intercambiar sobre posibles proyectos u operaciones comerciales, pero hasta ahí, porque el bloqueo sigue en pie, está intacto, por lo cual adelantar hacia alguna concreción se hace prácticamente imposible.

Al celebrarse la Feria Internacional de La Habana justo cuando transcurren cambios trascendentales en el escenario de las relaciones comerciales de Cuba con el mundo, ¿qué connotación tendrá esto en Fihav 2016?

Yo diría que esto viene confirmando una tendencia ya revelada en la pasada edición, sobre el gran interés en la Feria Internacional de La Habana; hay gran concurrencia de expositores extranjeros, demanda tal –en número de empresas, países asistentes y espacios expositivos– que prácticamente nos ha llevado a pensar que el recinto ferial actual de Expocuba se queda pequeño, a pesar de que tratamos de optimizar las áreas. Unido a ello, se reafirma una notable presencia de delegaciones oficiales, ministeriales, de cámaras de comercio y organizaciones promotoras que acuden, lo cual propicia un marco sin igual para intercambiar e impulsar la relación bilateral.

La Feria ha devenido un espacio excepcional para promover a Cuba como un destino para inversiones, y es el contexto donde el ministro del Comercio Exterior y la Inversión Extranjera ha lanzado –en las ediciones de 2014 y 2015– la Cartera de Oportunidades de Negocios, al igual que lo hará en Fihav 2016. Cada año la Cartera se actualiza: se eliminan los proyectos en los cuales ya se está trabajando y cada sector incorpora los nuevos para presentarlos a los posibles socios.

Esta 34 edición tiene la particularidad de acoger al Primer Foro de Inversiones —evento específico de dos días, en el propio marco de Fihav—, una actividad especializada cuya inscripción se abrió desde septiembre pasado, en paralelo con la de la propia feria. Hemos pretendido que asistan no solo los expositores interesados, sino también otros posibles inversionistas, a través del portal del Foro, con el propósito de establecer previamente los contactos y citas con la contraparte cubana que esté promoviendo y presentando un determinado proyecto.

El programa del Foro parte de la primera acción, el lanzamiento de la Cartera, luego de lo cual se procede a las citas con representantes de 15 sectores de la economía cubana, y contempla una ulterior sesión dedicada a intervenciones de personas con experiencia de inversiones en Cuba, de manera que entre los interesados en invertir y las autoridades cubanas pueda haber un intercambio favorable para la toma de decisiones.

¿Por qué vías se estimula que la participación foránea se dirija en mayor medida hacia ciertos sectores priorizados de la economía cubana?

Lo primero a recalcar es que Cuba haya promulgado una nueva legislación más atractiva desde el punto de vista impositivo y de las condiciones que se ofrecen a los inversionistas, es la principal herramienta con la cual se trabaja en esta nueva fase. La otra es la creación de la Zona Especial de Desarrollo Mariel (ZEDM) donde se ofrecen condiciones aún superiores a las brindadas en el resto del territorio nacional; aclaro que no es una zona libre, es de ejecución de proyectos económicos o industriales. Obviamente, las acciones de promoción y divulgación en torno a la Ley mediante los distintos mecanismos existentes en el país constituyen también un instrumento cardinal.

Lanzar la Cartera de Oportunidades es otra herramienta que ha sido útil para atraer inversionistas. La Cámara, en todo este trabajo, asume la responsabilidad que le ha sido asignada de impulsar la promoción de Cuba en este campo, al igual que lo hace ProCuba, Centro para la Promoción del Comercio Exterior y la Inversión Extranjera.

Al presente, ¿ya existen evidencias que refrenden la validez de las facilidades emanadas de la nueva Ley de Inversión Extranjera, en el sentido de que haya favorecido el despunte de esta modalidad en el país?

Sí ha repercutido. Esta nueva Ley no se elaboró festinadamente, sino se concibió sobre la base de un estudio de las experiencias derivadas de la anterior, el entorno de Cuba en el mercado del Caribe y América Latina, las condiciones que otros países ofrecen al inversionista y las garantías que estos requieren, y a partir de eso se promulgó la nueva Ley. Se complementa con acciones como las de establecer políticas sectoriales y presentarle a los socios las posibles opciones a través de la cartera de proyectos, es decir, no esperar a que vengan a buscar sino poner en sus manos, de entrada, la relación de nuestros intereses, con determinados números sobre cada uno de esos proyectos y con estudios de factibilidad.

Es decir, creemos que se han justificado plenamente las acciones acometidas en estos últimos tres años para dar respuesta a las necesidades que tiene el país de interactuar con la inversión extranjera.

¿Qué papel juegan los comités empresariales constituidos con algunos países para estimular los negocios conjuntos con contrapartes cubanas?

Hemos ido constituyendo comités bilaterales donde se ha identificado una masa crítica de empresarios extranjeros actuando, presentes, trabajando en el mercado cubano y con una sostenida y probada voluntad de establecer negocios con Cuba, contando, por supuesto, con nuestro interés recíproco en esos mercados.

Se integran estos comités que permiten orientar las oportunidades de cada mercado y con más posibilidad de materializarse. Es una herramienta útil, a su vez, para identificar aquellas cuestiones que puedan estar en el orden bilateral y constituyen frenos u obstáculos para las relaciones: esa valoración del conjunto de empresarios extranjeros o cubanos tiene un alto valor en sí, puesto en manos de quien corresponda para tratar de eliminar esos impedimentos y crear mejores condiciones para el comercio.

En la actualidad tenemos 13 comités empresariales. Algunos han sido muy activos y han desempeñado un dinámico papel, por ejemplo el de España, que está bien consolidado, se viene reuniendo desde hace mucho tiempo y ha coadyuvado a que se mantengan las relaciones aun en momentos de coyunturas desfavorables o problemas diversos; la celebración de la sesión del Comité es reconocida por las autoridades como un momento importante, al punto de encabezarlo personalidades de alto nivel. Están, por citar algunos, los casos de México, Rusia, China e Italia –este tiene apenas unos cinco años, pero ha sido efectivo y ha jugado un rol significativo; justo recientemente, se celebró la quinta sesión del Comité Empresarial Cuba-Italia, en Roma, presidida por el ministro de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera de Cuba, Rodrigo Malmierca, y el titular italiano de Desarrollo Económico, Carlo Calenda.

¿En qué fase se encuentra actualmente el proyecto de la Zona Especial de Desarrollo Mariel?

La Zona Especial va creciendo al ritmo que puede hacerlo un proyecto de esta envergadura y estas características: consolidándose paso a paso. Se lanzó en Fihav 2013, donde se expuso su proyección, cuando aquella área era tan solo un terreno cercado; a partir de entonces ha ido progresando, ya como ZEDM, de acuerdo a los primeros objetivos, entre los cuales está la zonificación, es decir, la creación de distintas parcelas para ir construyendo escalonadamente.

En la primera zona, la más cercana al puerto y las infraestructuras –llamada Zona A–, se está conformando la infraestructura ferroviaria y de servicios, como agua y electricidad, y se está parcelando el terreno, todo con una visión muy novedosa, de conjunto con una empresa extranjera. Además, se han definido los pilares económicos prioritarios: en primer lugar, la logística, porque quienes van a instalarse allí requieren apoyo con transportación, equipos de movimiento de tierra y otras facilidades. En estos aspectos se prospera en esa zona A.

El otro pilar es el de los objetivos estratégicos vitales para la economía, como son la industria farmacéutica y la biotecnología, a más de las industrias alimentaria, de procesamiento avanzado del acero y otras productoras de mercancías con alta tecnología. Y se ven los resultados: hay 17 compañías, algunas ya en obras, que son empresas mixtas, con 100% de capital extranjero o con capital cubano. Durante Fihav 2016, las principales compañías ya establecidas en Mariel exponen lo que han hecho y lo proyectado para los próximos años.

En paralelo, el puerto de Mariel ha seguido consolidándose y madurando, porque estas obras no son del tipo que se abren y ya están en pleno funcionamiento, sino que implican un proceso de asimilación durante el cual se van engrasando los mecanismos y se van poniendo en operaciones modularmente; son infraestructuras que van progresando sobre la base de construcciones sucesivas.

¿Hay algún otro aspecto sobre el cual usted desee pronunciarse?

Esperamos que la Feria Internacional de La Habana constituya un nuevo paso trascendente para promover las potencialidades de Cuba, incrementar las exportaciones, contar con un universo más amplio de suministradores serios y eficientes al mercado nacional, captar nuevos intereses inversionistas para el país y reafirmar, siempre, nuestro enfrentamiento al bloqueo de Estados Unidos al poner en evidencia la afectación que este trae, tanto para Cuba y su economía como para las oportunidades de negocios de empresarios estadounidenses y de terceros países y, de hecho, para la propia economía estadounidense.

 TOMADO DE TTC

CONSISTENCIA, DESAFÍOS Y PELIGROS DE LA CULTURA CUBANA FRENTE A LAS TÁCTICAS IMPERIALES

14650104_1246153888770416_7269905857493400608_nPor Luis Toledo Sande

Foto d Abel Rojas 

Más que a una celebración anual, la feliz expresión fiesta de la cubanía
merece dar nombre a una actitud cotidiana que aúne júbilo y seriedad en el sentido de trascendencia que debe regir los actos mayores del pueblo cubano. Ese logro no cabe confiarlo a la espontaneidad. La cultura de Cuba tiene la fuerza heredada de su fragua: los preparativos y la lucha armada por la liberación, de la cual, ya arrancada a un imperio, otro la despojó. No en vano su Día de bautismo honra a la primera guerra de independencia en que se alzó la nación que se gestaba, y al estreno en sus inicios, y ya con letra, de su Himno. Por ese camino se llegó a la victoria de 1959, que los gobernantes de los Estados Unidos se han negado a aceptar.
Todo eso es conocido, y merece conocerse cada vez más. Pero la cultura cubana es relativamente joven, y ello, junto con los bríos que la han mantenido viva y en desarrollo, suscita asimismo la falta del sedimento propio de culturas milenarias, y que pueden suplir la conciencia de lo que se es y se quiere ser, y el entusiasmo, pero no el embullo irresponsable, capaz de conducir a deformaciones y trampas funestas. Es necesario estar atentos a los peligros y a los desafíos que la cultura cubana tenga ante sí, y que la ciudadanía deba vencer para cuidar lo que el líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro, ha llamado el escudo de la nación.
Ahora que se habla de la posible normalización de relaciones entre los
Estados Unidos y Cuba, hay muchas cosas en que pensar, o continuar
pensando. Una de ellas, no por fuerza la más importante, radica en
cuánto al imperio le convendría que, tras el hipotético y esperado fin
del bloqueo contra Cuba —llamada por el césar a olvidar la historia,
como si el pasado no viviera en el presente y en la marcha de este hacia el futuro—, se le concediera el derecho de seguir utilizando libremente, sin desembolso alguno, el cine de los Estados Unidos. A él, además, como a todo lo del país que representa, suele regalársele el gentilicio americano, con lo que se acepta —y que sea de modo inconsciente no mengua el peso del hecho— la geofagia que desde su fragua aquella nación abrazó hasta en el idioma.
Propiciar que pululen películas del país imperial en Cuba —donde acaso también haya productos audiovisuales de factura nacional marcados por el influjo estadounidense— la llenaría de caballos de Troya portadores de mensajes. Ya prosperan confusiones hasta en planos tan sensibles y representativos como los símbolos. Para ahorrarme argumentaciones que están en textos publicados me permito una autorreferencia bibliográfica:
antes y después del 17 de diciembre de 2014 vengo insistiendo sobre el
tema en artículos como “¿Banderas nada más?”, “Más que banderas”,
“Porque si está la bandera…” y, hace apenas días, “¿Se trata de
símbolos?”. Se localizan con relativa facilidad en la red y, el primero
de ellos, en la edición digital y en la impresa de la revista Bohemia.
De distintos modos atañen a un tema que he tratado en más artículos,
como “Cuba y los Estados Unidos: otra etapa”, aparecido en Cubadebate escasos días después de aquel 17 de diciembre, y reproducido en varios sitios más. A partir de aquella fecha parece haberse disparado algo que venía de antes. El uso, bueno o malo, acertado o desorientado, de los símbolos remite a realidades que los desbordan, y en nuestro caso, se mezcla con muestras de trato irrespetuoso a la bandera y al Himno de la patria la invasión del país por banderas estadounidenses. Ante ello sería irresponsable permanecer indiferentes. Pero ya el hecho se observa, cada vez más, hasta en vehículos de propiedad social que se usan no solo en dependencias subalternas, sino en organismos centrales
del Estado.Para no decir otra cosa, sería candoroso menospreciar semejante señal, y asumir que lo que se despliega en automóviles o se lleva estampado en prendas de vestir, en el calzado y en otros artículos, es no más que la bandera de un pueblo. Por esa condición merece respeto, sí; pero dicho pendón es también, sobre todo oficialmente, el de la potencia que ha generado y genera guerras de rapiña en todo el mundo, y ha intentado estrangular a Cuba por hambre para que se rebele contra el afán socialista y retorne al capitalismo.
Ese es el fin perseguido por el bloqueo económico, financiero y
comercial que perdura y ha tenido consecuencias calamitosas para la
economía y el pensamiento del país bloqueado. Los estragos en la primera se han contabilizado en cifras colosales, y en el segundo han funcionado de dos modos contradictorios pero que se refuerzan mutuamente: de un lado, la idea de que las carencias sufridas por Cuba se deben a causas
internas; del otro, la inercia generada en la justificación de
deficiencias propias que no siempre ni por completo se deben al bloqueo.
Pero el bloqueo no ha sido la única acción del imperio contra Cuba: le
ha hecho sufrir asimismo una invasión armada, bandas de alzados
criminales, ataques terroristas como el de Barbados y otros hechos
sangrientos. Tal es el imperio cuyo césar anunció en 2104 que esa
política no ha dado los resultados que sucesivas administraciones en su potencia esperaban, por lo cual él y su equipo —encarnación de una línea que viene dando tumbos por lo menos desde John F. Kennedy pero no ha podido imponerse sobre la más burda y retrógrada— entienden necesario buscar otra táctica, para conseguir los mismos fines. Así lo ha dicho el propio césar, desfachatadamente, como corresponde a un emperador. Si hay quienes optan por dejarse engañar no es responsabilidad de ese
mandatario.Reconocer que Cuba necesita el levantamiento del bloqueo, y el cese definitivo de otros crímenes que ella ha venido padeciendo, no obliga a ignorar los rejuegos del imperio. Para vendernos las tácticas de la zanahoria y disimular las del garrote visitó el césar La Habana este
año. Me hallaba entonces en España, y algunas personas amigas,
solidarias con Cuba pero a menudo con la vista empañada por la distancia y por vivir otras realidades, me preguntaban si tal visita nos haría daño. Les respondía en dos partes. La primera: “Confío en la mayoría de mi pueblo y en nuestra historia revolucionaria”. La segunda: “Espero que la visita no nos dañe más que el bloqueo”.
En ambos casos fui sincero. Pero, estando donde estaba, confieso que no pude sustraerme a recordar una frase que el escritor español Manuel Vázquez Montalbán acuñó para comparar el odioso régimen franquista con las ilusiones propaladas por una transición democrática que algunos han llamado transacción: “Contra Franco estábamos mejor”. Cuba merece que su pueblo logre librarse del bloqueo sin aceptar derivaciones por las cuales se pudiera decir luego: “Contra el bloqueo estábamos mejor que sin él”.
También sinceramente creo que el césar obtuvo logros con su visita.
Bastaría saber que, gracias a nuestra televisión —no a la que ofende con su nombre a José Martí—, entró en los hogares y escenificó su papel de tipo simpático. Algún comentarista, en opinión difundida en un medio digital nuestro, llegó a sostener que merecía ese premio por haber venido a Cuba a traernos paz. Y de una cita que el césar hizo del
artículo “Tres héroes”, de La Edad de Oro, una cubana dijo a una agencia de prensa de otro país que el gobernante imperial había venido a descubrirnos un Martí que ignorábamos.
Así dijo, a pesar de ser un texto martiano tan conocido, en particular
la cita: “Libertad es el derecho que todo hombre tiene a ser honrado, y
a pensar y a hablar sin hipocresía”, una máxima que, por si alguna vez
alguien la hubiera olvidado, deberíamos poner en el pórtico de nuestra
Constitución socialista junto a otras palabras de Martí que allí ocupan
merecido espacio. Ante actos de alabarderismo como aquellos mencionados, indignarse sería poco para un patriota consciente, aunque vinieran de la ignorancia, y no cabe la resignación de considerarlos casos aislados, porque no es seguro que lo sean tanto como quisiéramos.
Otras expresiones verbales y fácticas hablan también de la existencia de hijos e hijas de Cuba prestos a dejarse confundir por la prédica
cesárea. Que sean una minoría no es motivo para desconocer ese hecho o restarle importancia. Con razón esas actitudes se han percibido relacionadas con la posibilidad de ver en el césar un salvador, en el camino abonado por la cultura imperial desde los muñequitos hasta el cine, pasando por cuantos terrenos haya podido ella pisar, muchas veces con destripamiento de indios y negros.
Honestidad le faltará al césar, no astucia. Hace poco tiempo visitó
Japón, y, aunque en plena ceremonia protocolar un ministro local le
recordó abusos cometidos por militares de los Estados Unidos en Okinawa, evadió el elemental deber de pedir perdón al pueblo japonés por hechos
tales y, sobre todo, por la barbarie de Hiroshima y Nagasaki. Pero, de
haber pedido perdón, ¿habría sido sincero? De paso por Vietnam, ¿no
coqueteó aviesamente con ese país, al que la potencia del Norte y sus
aliados quisieran utilizar contra China? El tema daría para mucho más,
pero apúntese que a la patria de Ho Chi Minh, tan castigada como fue por
la salvaje agresión del imperio, al que derrotó, el césar intentó
camelarla citando supuestos o reales elogios hechos a su arroz por
Thomas Jefferson.
Si avala lo dicho sobre un cereal por ese político —uno de los
fundadores de la nación construida a base de usurpaciones que empezaronpor los territorios de los pobladores originarios, y se explayaron—, ¿no cabe suponer que abraza también su idea, plasmada en 1820, pero incubada desde antes, según la cual Cuba debía pertenecerles a los Estados Unidos? El entonces presidente de ese país, y autor de su Declaración de independencia, no se quedó en la idea: le instruyó a su secretario de Guerra tomar a Cuba cuanto antes. Tal pensamiento dio origen, en 1823, a la formulación de la llamada teoría de la fruta madura y, en 1898, a la intervención que le arrebató a Cuba el triunfo que ella había probado merecer contra el colonialismo español.Hoy la invasora presencia de la bandera de los Estados Unidos en Cuba rinde tributo factual a ese pensamiento. A quienes dicen que la exhiben porque les resulta difícil adquirir una enseña cubana, ¿les vamos a creer, aunque tal dificultad sea cierta? Si ostentan la de los Estados Unidos, ¿aman tanto la de su patria? Fuera del uso atenido a protocolos oficiales, otros motivos para tal exhibición puede haber, y ninguno debe resultarnos indiferente. Si es fruto de la indolencia, o del desconocimiento de lo que esa bandera significa para Cuba, algo anda mal en nuestra educación y en nuestra propaganda política, y en parte de nuestro pueblo. Si la causa es simpatía por el imperio, estamos en presencia de una actitud que lleva por directo —o viene de él— al deslumbramiento filoanexionista, si no al anexionismo con todas sus letras, que es harto peligroso.

Cabe insistir en que la anexión está condenada al fracaso, porque, aunque eso ocurra desde perspectivas opuestas, contra ella actúan el pensamiento patriótico y revolucionario y el propio imperio: el primero, por su naturaleza independentista y antimperialista; el segundo, porque no está interesado en anexarse pueblos que considera inferiores, sino en someterlos como colonias, y saquearlos. Pero el anexionismo les abre el camino a las actitudes e ideas lacayunas y antinacionales, y eso basta para que sea necesario combatirlo.

El imperio no cesa en el afán de minar ideológica y culturalmente a Cuba para doblegarla. Mantiene el bloqueo en sus columnas principales; con la decisión del propio césar revalidó hace pocas semanas la Ley de Comercio con el Enemigo, que data de 1917 y da base al bloqueo; sigue aplicando la llamada Ley de Ajuste Cubano y los engendros asociados a ella; ni admite poner en discusión —al menos de modo que llegue a ser noticia— la devolución del territorio de Guantánamo ocupado contra la voluntad de Cuba. Añádase que hace apenas unos días el imperio confirió rango de embajador al máximo representante de su embajada en La Habana, investido hasta entonces como encargado de negocios, asimetría irrespetuosa con respecto a Cuba y su representación en Washington.

Fuentes del imperio mismo revelan planes para quebrantar nuestra sociedad civil y ponerla a su servicio. En estos días se conoció públicamente el informe de 2015 de la denominada Fundación Nacional para la Democracia, con una larga lista de frentes en los cuales proclama lo que invierte el gobierno de los Estados Unidos en busca de que Cuba tenga la sociedad civil que a él le interesa. Con sus particularidades, esa Fundación, al igual que instituciones del tipo de la Agencia para el Desarrollo Internacional y World Learning, son tan brazos del imperio como la CIA y la OTAN, y parte de la maniobra imperial, so pretexto de intercambio académico, estriba en organizar cursos para formar líderes jóvenes contra el proyecto socialista cubano.

La reacción de nuestro estudiantado, con sus organizaciones al frente,
ha sido clara. Pero ¿debemos suponer que representa por igual a la
totalidad de los estudiantes y de la población? ¿Sería sensato
considerar que los planes del imperio no han tenido ningún éxito en
nuestra sociedad? Si los ha tenido, urge revertirlos. Habría que hurgar
en determinados órganos o sistemas de información llamados
independientes pero financiados por fuerzas hostiles a la Revolución
Cubana. Esos órganos o sistemas aprovechan, entre otras cosas, reales o supuestas deficiencias de nuestra prensa, que no debe compararse con la inmoral del capitalismo, y sí perfeccionarse, como reclaman el pueblo y la dirección revolucionaria.
La lucha, ni fácil ni corta, solo terminaría con la desaparición del
imperio, la cual no está a la vista, o con el sometimiento de Cuba, y
eso nos toca a nosotros impedirlo. La proliferación de la bandera
estadounidense tendrá distintas implicaciones, y dos de ellas no son
equivalentes pero tienen concomitancias entre sí, o todo un conjunto
intersección: de un lado, la idealización de los Estados Unidos; del
otro, la marginalidad presente en nuestro cuerpo social. Esta concierne
incluso a la formación del gusto, que no siempre ni básicamente es
cuestión de responsabilidad individual. Corresponde a la sociedad en
pleno y a sus instituciones de información y educacionales, y al
mercado, que a veces parece que, en cuanto a ropa, abona lo que
pudiéramos llamar estética jineteril.
Probablemente entre marginales proliferen más que en cualquier otro
ámbito la bandera estadounidense y referencias a ella en prendas de
vestir o modos de llevarlas que están lejos de evidenciar buen gusto.
Pero entre nosotros la marginalidad requiere una valoración particular y a fondo. Si la entendemos como el sector que se autoexcluye del centro de un proyecto social determinado, hallaremos marginales de cuello blanco, muy bien vestidos, y otros que habría que ubicar muy cerca o de lleno en el lumpen, que en nuestra sociedad a veces parece ocupar espacios centrales y arrinconar a las personas decentes.
Eso quizás no pueda saberse bien, o se tendrá solamente como un dato más o menos abstracto, si no se frecuentan nuestras calles ni se usa el
transporte colectivo, que viene a ser como una universidad sociológica
itinerante. Por lo menos en la capital del país los ómnibus llamados
urbanos merecen ese nombre por las zonas donde circulan, no porque los caracterice la urbanidad. Acaso el mal entendido igualitarismo —ojo: no esgrimirlo contra la aspiración de alcanzar una justa equidad— haya
propiciado que se le dé a la chusma espacios que no le pertenecen ni se le debe permitir que domine.
José Martí, quien echó su suerte con los pobres de la tierra —lejos de
proclamarlo como simple consigna, optó por ser pobre cuando pudo haber sido rico—, en 1880 dijo: “Ignoran los déspotas que el pueblo, la masa adolorida, es el verdadero jefe de las revoluciones”. Y fue también el revolucionario que en 1887, ante el drama terrible que en los Estados Unidos generaba la represión antiobrera, escribió que aquella república, devenida cesárea, se confabulaba y ponía sus recursos en función de “aterrar […] no a la chusma adolorida que jamás podrá triunfar en un país de razón, sino a las tremendas capas nacientes”.
Cabría meditar sobre cuánto es probable que en ocasiones hayamos dejado de ser un país de razón. Aquí la chusma, ni siquiera ya adolorida —o no más adolorida que el pueblo que trabaja, padece penurias y se esfuerza por salvar la patria—, emerge y contagia. A niveles colectivos ello se aprecia en el apogeo de la grosería, en una creciente pérdida de la fineza, cualidad que ha sido una de las características de la cultura
cubana hasta en sus expresiones más populares. Se manifiesta incluso en el doble sentido cultivado por compositores como Ñico Saquito o El
Guayabero, y que ya parece pensado para niños y niñas ante la andanada de groserías que prosperan en hombros del peor reguetón, y valga lo de peor, porque ningún género está fatalmente llamado a ser grosero. Si la vulgaridad pulula, búsquese la explicación en la sociedad, no en una expresión musical determinada.
Sería terrible que lo cubano terminara confundido con la vulgaridad.
Pero eso, más que un peligro, es a veces un hecho, y la cultura cubana
necesita salvarse de todo aquello que la ponga en peligro, aunque sea
porque niegue la fineza de su alma popular. En esta parte retomo y
amplío puntos de una entrevista que a finales de septiembre o inicios de octubre circuló en Cubarte. En ella, para la que respondí un
cuestionario de la periodista Astrid Barnet, rocé elementos
concernientes a la cubanidad y la cubanía, y a circunstancias que pueden abonarlas o empobrecerlas.
Si conceptos que pudieran descansar en sus soportes naturales —textos especializados y otros por el estilo— saltan de esos sitios y se agitan reclamando atención, probablemente sea porque las circunstancias demandan reflexionar sobre su significado, sus implicaciones y sus exigencias. Eso ha venido ocurriendo en torno a expresiones empleadas en1949 por Fernando Ortiz en su conferencia “Los factores humanos de la cubanidad”, en la cual definió ese concepto y otro afín, la cubanía. Es más o menos sabido que aquel concierne a la condición genérica —objetiva, digamos— del ser cubano, mientras el segundo remite a esa condición asumida en el plano afectivo, emocional, con capacidad para ejercerla. Es cuestión de idiosincrasia, sicología y querencia.
Para Cuba y su cultura la cubanidad y la cubanía son vitales, y no deben
tomarse con chovinismos patrioteros, pero sí con patriotismo, con
orgullo natural y fértil en una nación formada en lucha o resistencia
contra imperios. La ausencia de patriotismo refuerza peligros diversos,
máxime cuando no se vislumbra el triunfo a escala planetaria del
internacionalismo liberador, y en su inmensa mayoría los pueblos viven
amenazados por unas pocas potencias que obedecen a una de ellas, cuartel general de un imperio todavía hegemónico, o dominante al menos. Su declive, ya en marcha, se vislumbra largo: ha usurpado recursos que le permiten perdurar y seguir influyendo sobre el resto del mundo.No solamente goza de poderío económico, militar y político. Su industria del entretenimiento y de la moda le aporta frutos que, comoquiera que merezcan ser considerados —razones sobran a veces para calificarlos de anticulturales— han tenido éxito en el plano cultural. Con ello ha conseguido que su cultura muchos la tengan por paradigmática, como si fuera, sin más, la cultura del mundo.
A la cultura cubana le urge librarse de esas expresiones colonizantes, y
de las andanadas de la vulgaridad. Así como el robo es objetivamente más contrarrevolucionario que una consigna contrarrevolucionaria escrita en una pared, la grosería es profundamente anticultural, contraria a la mejor cubanía, y no se debe seguir permitiendo que los cultores de lo grosero actúen a sus anchas para que no se revuelvan políticamente, porque su vulgaridad, como el robo, es contraria a la Revolución y a la convivencia bien educada que ella necesita, debe y merece fomentar.La cubanidad es un hecho objetivo, ni siquiera limitada a revolucionarios. Puede hallarse en personas que no compartan no digamos ya la aspiración socialista, sino un pensamiento opuesto al neoliberalismo, al culto de la propiedad privada. Pero la cubanía, en la que también caben matices políticos diferentes —aunque aspiremos a que en ella prime el patriotismo revolucionario— solamente puede vivir de la alegría y el orgullo de ser cubano, o cubana, y esa actitud, que no se ha de confundir con banalidad y chapucería, no se da gratis ni de modo automático en todas las personas que son objetivamente cubanas.
Las penurias materiales generan una miseria que infecta la esfera
espiritual, y puede menguar la plenitud que la cubanía requiere para ser verdaderamente firme y constituir una fuerza capaz de enfrentar
desafíos, confusiones, maniobras imperiales y otros retos. Si
extranjero, palabra que nació con intención más bien insultante
—excluyente al menos, como forastero y fuereño, sin olvidar bárbaro— se convierte en un rótulo parecido al nombre de un oficio rentable, algo puede lacerar la cubanidad y, sobre todo, la cubanía.
Especialmente contra la segunda pueden operar las carencias, las
privaciones que no todas las personas asumen con igual actitud, con la
misma entereza, sin dejarse aplastar por ellas y manteniendo una máxima que era orgullo de las mejores expresiones de cubanos y cubanas: ser pobre, pero honrado. Esa dicotomía valdría la pena replantearla de un modo más orgánico: ser pobre y honrado, sin olvidar que el desiderátum digno no está ni en la riqueza opulenta ni en la miseria, y que la prosperidad material vale poco y se sostiene mal si no se acompaña de la prosperidad de las virtudes, de la utilidad de la virtud, la que Martí quería para su Ismaelillo, que en él, todo un Ismael fundador, sería de hecho el pueblo y la república a cuya fundación se consagraba, no solo su hijo carnal.
En un terreno donde la individualidad desempeña un papel tan relevante pueden causar estragos los males fomentados por el bloqueo y otras acciones del enemigo; pero también se puede sufrir el efecto provocado por decisiones internas que, aunque fueran ineludibles o se estimara que lo son, dejan secuelas deplorables. Pensemos en lo que significa, en el país del Nicolás Guillén de “Tengo”, prohibir a sus naturales entrar en hoteles. Esa prohibición se derogó hace años ya, felizmente; pero no tienen por qué haber desaparecido sus huellas, y los peligros acechan por distintos caminos, como contratar, para construir en Cuba, a obreros de otras naciones que así reciben, aunque explotados por empresas extranjeras, beneficios económicos que los trabajadores y trabajadoras del país necesitan.
Esa contratación podrá ser incluso legal —lo que llamaría a revisar
leyes y reglamentos—, y tal vez se requiera en algunas especialidades de la construcción, aunque Cuba ha sido capaz de exportar fuerza de trabajo para construir en otros países. Pero no dejará de tener efectos nocivos, máxime cuando en la realidad, o en la imaginación —a veces tan influyente como los hechos, o más—, la opción se explica por la falta de trabajadores cubanos capaces de construir con altos niveles de calidad, y aún peor si se dice que en general no son confiables, porque roban.Semejante generalización, como otras, será injusta; pero ello no
borraría la evidencia de que el país está urgido de sanearse en el plano
ético, sin el cual ninguna esfera de la sociedad estará bien plantada. Y
esa no es una meta que empiece y termine en abstracciones: incluye
fomentar, junto con la honradez personal y colectiva, y la pericia en
oficios y profesiones, el hábito y la disciplina laborales,
imprescindibles para crear los bienes materiales necesarios y nutrir la
moral cotidiana. Si el trabajo no es la fuente principal de la
existencia y del bienestar, el funcionamiento de la sociedad será,
cuando menos, fallido.
Lo indeseable que se ha dicho en los párrafos precedentes, y a lo cual
seguramente habría que añadir otros elementos, es peligroso para un país que se ha forjado, y se ha hecho su lugar en el mundo, a base de luchar contra el colonialismo y contra el imperialismo. Estos, aun vencidos, pueden dejar huellas y esporas de su herencia, incluidos los complejos de inferioridad que en tales circunstancias prosperan de modo sostenido en algunas mentes. Quién sabe si no en pocas.
Con respecto a eso, hay una realidad sobre la cual una afirmación
categórica no podría hacerse sin la debida investigación. Pero no parece aventurado relacionar la proliferación de banderas de los Estados Unidos en Cuba con la cantidad de personas, no solo jóvenes, que aquí —como enotras latitudes— cifran sus esperanzas en emigrar al mismo país imperial que ha agredido y bloqueado a Cuba, pero que, poderoso como es, mucho ha invertido en dar una imagen amable de sí mismo, la imagen con que se enmascara una potencia que en realidad siembra muerte y saqueo en todas partes. La cifra de personas que ven en los Estados Unidos la solución de sus problemas, ¿no encarna un logro visible del llamado “sueño americano”, traducción mecánica de American dream, que debería pasarse al español como “sueño estadounidense”?
Antes cargábamos la mano al estimar que la emigración a los Estados
Unidos era de carácter político, y quienes se iban para allí eran
apátridas que no pasarían de lavaplatos. Soslayábamos que ningún trabajo es de suyo indigno, y que el imperio invertiría para beneficiar
interesadamente, y enfrentarlos a la Revolución, a los cubanos y cubanas que llegaran a él. Ahora tal vez incurramos en otra valoración
simplista: dar por sentado que la emigración responde solo a causas
económicas. En último caso, si es política, debe alarmarnos, porque
habla de contradictores, para no decir enemigos, del proyecto
revolucionario; y, si es económica, también, porque habla de penurias
materiales y de un funcionamiento que el país no ha alcanzado, y
necesita que sea cotidiano para ser no solo próspero y sustentable, sino también vivible con alegría.Impedir ese logro ha sido uno de los propósitos del bloqueo imperialista, pero la nación cubana tiene el deber de revertir los efectos de tal propósito, exista o no exista el bloqueo. Es, al menos, un desiderátum ineludible. Y el sentido común, no solo el marxismo que a veces parece que olvidamos, a cada paso muestra que la política y la economía son inseparables. Cuando se les intenta desvincular, se corren peligros como sucumbir a un politicismo dogmático, desmedulado de realidad, o a un pragmatismo que está lejos de representar propiamente las aspiraciones revolucionarias y emancipadoras, el afán de independencia, soberanía y justicia social.
Hacer que el país sea vivible supone crear condiciones para que
permanecer en Cuba resulte atractivo, amable, y no parezca un sacrificio al que solo están dispuestos quienes sean revolucionarios verdaderos. La vanguardia revolucionaria se esforzará por mantener en pie a la nación, con soberanía y con equidad. Pero no todos los pobladores del país estarán en la vanguardia, y esta, por serlo, lo más probable es que sea minoritaria, o no alcance la cifra que, más a base de deseos que de datos, le atribuimos.
Si la cubanía se quiebra por indiferencia ante los valores que la
nutren, o estos se ignoran, hay motivos para preocuparse, porque no solo estará en peligro un sentimiento: lo estarán la cultura de la nación, y la nación misma. Sin esa cultura Cuba no sería la que deseamos que
exista y perdure, y que debemos defender, cultivar como realidad
emancipadora en desarrollo, no como fantasmagoría de nociones propaladas por el imperio y sus voceros.
Lo hasta aquí dicho no hace más que insistir en la voz de alarma que
numerosas personas han venido dando, durante años ya, desde posiciones y ángulos diversos. Pero urge acometer la acción necesaria para hacer frente a la realidad descrita, para no confiar a un rumbo espontáneo lo que debe ser objeto de la conciencia y de la dirección de la sociedad.
Por ello esta intervención termina glosando dos de los mensajes que le
llegaron al autor a propósito del texto “¿Se trata de símbolos?”,
escrito para el espacio Dialogar, dialogar y ya mencionado. No revelo
los nombres de sus remitentes, porque no les he pedido autorización para hacerlo.
De la ciudad histórica y heroica, Monumento Nacional, donde estamos
reunidos, me llegó, y ahora lo resumo, este criterio de una compañera:
el discurso de la preocupación por el mal uso de los símbolos y por el
destino del país debería interiorizarse en el diálogo con las personas
que tienen responsabilidades en las diferentes esferas del Partido y del
Gobierno en todos los territorios del país, para pasar resueltamente de
la preocupación y la alarma a la acción contra lo mal hecho.
Y de un colega de la propia Habana, y con reconocida autoridad
intelectual, son unas líneas que despojo de algunos adjetivos y juicios
y dejo en puro hueso: “Ayer iba a Dialogar, dialogar, pero a última hora
la salud me impidió hacerlo. Sentí mucho no acompañarlos. Es muy
impresionante que contemos con tanta riqueza de conciencia y de
revolucionarios de verdad, y no se emprenda una batalla ideológica para salvarnos”.
Ciertamente a veces se percibe una pasividad que, para decirlo con una
expresión frecuente en tiempos de mis padres, da grima. Como si el
recuerdo de excesos interdictivos en que alguna vez incurrimos nos
hiciera tener un paralizante complejo de culpa. Sin practicar
contraproducentes cacerías de brujas, urge la batalla necesaria para
enfrentar y vencer las tácticas imperiales enfiladas contra la nación
cubana y la cultura patriótica, revolucionaria, justiciera y fina que,
junto con la acción —de armas y de pensamiento— le permitió a este país
conquistar la dignidad de sus hijos y sus hijas, y lo elevó al sitio con
que ganó la admiración del mundo. Descender de esa altura sería una
deserción imperdonable, un acto de lesa patria, cuando menos, y no
podemos permitirnos un despropósito semejante.

*Base para la conferencia del autor sobre el tema, el 18 del presente mes, en la Fiesta de la Cubanía, celebrada en Bayamo.

Publicado en el sitio Cubarte y en el blog del autor]

Viggo Mortensen critica “terrible” campaña electoral de Estados Unidos

viggo-mortensen

Mortensen está en Roma presentando su última película donde interpreta a Ben, un padre que educa a sus seis hijos al margen de la sociedad y en continuo contacto con la naturaleza.

El director destacó, por su parte, que “es deprimente ver a sexistas, racistas y sin ningún tipo de capacidad” en la posición de candidato presidencial.

El actor Viggo Mortensen arremetió ayer en Roma contra la campaña electoral de los comicios presidenciales de Estados Unidos, que calificó de “terrible” y “pésima” y aseguró que es la peor que él recuerda.

“La campaña es terrible. Esta vez la elección es pésima, es la peor versión de una campaña presidencial que yo recuerdo”, afirmó en una rueda de prensa en el marco de la Fiesta del Cine de Roma, en el que compite con la película “Captain Fantastic”, de Matt Ross.

El director Matt Ross destacó, por su parte, que “es deprimente ver a sexistas, racistas y sin ningún tipo de capacidad” en la posición de candidato presidencial, en alusión a la apuesta del Partido Republicano, Donald Trump.

“No debería encontrarse en esa posición y el hecho de que alguien pueda votarle me desconcierta”, subrayó Ross.

Ya el pasado jueves el proceso electoral estadounidense fue comentado en Roma por otro actor estadounidense, Tom Hanks, quien preguntado por la prensa en la capital italiana dijo que los comicios son un “festival de mierda”.
imagen

 

“No sé si se puede decir ante tantos periodistas pero las elecciones en Estados Unidos de 2016 son un festival de mierda”, aseguró el actor californiano.

En cuanto a Mortensen, está en Roma presentando la última película de Ross (cuyo primer largometraje fue “28 Hotel Rooms” en 2012) e interpreta a Ben, un padre que educa a sus seis hijos al margen de la sociedad y en continuo contacto con la naturaleza, en un bosque de la costa pacífica de Estados Unidos.

Ben deberá abandonar este aislamiento y regresar a la ciudad, donde afrontará problemas y situaciones que sus hijos desconocen por completo, lo que le obligará a plantearse la idea de libertad que hasta ahora había defendido con su estilo de vida alternativo.

El actor aseguró que “Captain Fantastic” (premio 2016 a la mejor dirección en la sección paralela del Festival de Cannes “Un certain regard”) es “uno de los guiones más bellos” que ha leído “en los últimos años” y afirmó que se interesó en el personaje sobre todo “por el viaje emocional que cumple” durante la trama.

“No pienso en el presupuesto de la película, en general no pienso nunca en su género, en el sistema de estrellas (del cine), en dinero. Quiero pertenecer a historias que me gustaría ver en el cine”, apuntó el actor.

Explicó que él gozó de “cierta ventaja” a la hora de interpretar este rol, ya que tuvo una educación tradicional de pequeño, en la que le enseñaron “a ir de caza y de pesca, de dónde proviene la carne y cómo se llamaban los árboles”.

Fuente: Agencia EFE

Sonará Cuba y de qué forma

logo-sonando

Por PatriciPor Patricia Vargas Casiano, Primera Linea, de Puerto Rico

sonandocuba

EN LA FOTO el productor Tony Mojena, el director general de GFR Media, Luis Alberto Ferré; la presidenta de la Junta de Directores de GFR Media; y el presidente de Telemundo de Puerto Rico, José Cancela, hicieron el anuncio de la transmisión. (vanessa.serra@gfrmedia.com) 

GFR Media, Telemundo y RTV Comercial de Cuba emitirán desde La Habana la final de Sonando en Cuba

En un hecho sin precedentes, Puerto Rico y Cuba se unirán el domingo, 30 de octubre, para transmitir en vivo desde La Habana el final de la segunda temporada de la competencia Sonando en Cuba a través de Telemundo. Se trata de una alianza histórica entre GFR Media, Telemundo de Puerto Rico y RTV Comercial de Cuba.

Esa noche, en la emisión que se llevará a cabo de 8:30p.m. a 10:30p.m. estará el sonero Víctor Manuelle como parte del jurado y para presentar su música. Además, Olga Tañón tendrá una participación a través de video.

“Nos entusiasma anunciar un proyecto que impulsará la cultura y fortalecerá los lazos musicales que han mantenido a Cuba y Puerto Rico vinculados por décadas”, expresó María Eugenia Ferré Rangel, presidenta de la junta de directores de GFR Media.

Por su parte, el presidente de Telemundo de Puerto Rico, José Cancela, señaló que “somos dos medios que buscan aprovechar la apertura que Estados Unidos ha creado con Cuba para acercarnos a los cubanos”.

El director general del GFR, Luis Alberto Ferré, adelantó que este será el primero de muchos proyectos con Cuba.

“Tenemos grandes planes para futuro con un proyecto latinoamericano-caribeño con otras islas”, afirmó.

El productor Tony Mojena creó todo el andamiaje tecnológico de la transmisión y para eso viajó a Cuba junto a María Eugenia. Indicó que los puertorriqueños y el mundo verán la televisión tal y como se hace en Cuba.

“Lo que pretendemos es tumbar barreras y hacer historia”, indicó Mojena.

Fuente: Primera Hora

Bob Dylan: frases que reflejan el alma y sentimientos del flamante Premio Nobel de Literatura

bob-dylan-premio-nobel-de-literatura-2285132w620

Bob Dylan: “Cuando alguien está dispuesto a morir por vos, eso es amor”

A la una de la tarde de hoy fue anunciado que el músico, cantante y poeta estadounidense Bob Dylan fue galardonado con el Premio Nobel de Literatura 2016.

LAS MEJORES FRASES DEL PREMIO NOBEL DE LITERATURA EN UNA ENTREVISTA DE LA REVISTA ROLLING STONE

En tiempos donde Bob Dylan todavía no había sido reconocido por la Academia Sueca con el Premio Nobel de Literatura , pero sí había sido distinguido en su país y ganado varios Grammy, daba algunas pistas de por qué merecía tener ese reconocimiento. En 2012, cuando acababa de sacar su disco Tempest, una obra inspirada en historias trágicas, Mikal Gilmore lo entrevistó para la versión estadounidense de Rolling Stone. Acá, algunas de las frases más destacadas de esa entrevista.

La segunda parte de Crónicas. “Siempre estoy escribiendo partes. Pero el último Crónicas lo hice todo solo. No sé siquiera si tuve un editor propiamente dicho. No quiero decir mucho al respecto. Pero es mucho trabajo. No me molesta escribirlo, pero me complica releerlo; el tiempo que eso exige”.

Sobre los premios. “Rechazo más medallas y premios de los que acepto. Me llegan invitaciones de todo el mundo. La mayoría los tengo que rechazar porque no puedo estar presente físicamente para recibirlos a todos. Pero de vez en cuando aparece algo importante, como la Medalla de la Libertad. Jamás podría haberla rechazado. Los acepto para mí y sólo para mí. Y no pienso nada más al respecto. Es un honor increíble”.

Sobre el amor. “Amor es una palabra que se ha usado en exceso. El amor es arriesgar tu vida por alguien. Pero no sabés de qué se trata hasta ese momento. Cuando alguien está dispuesto a morir por vos, eso es amor”.

Sobre la Medalla de la Libertad que recibió en la Casa Blanca. “Siempre fui diferente del resto de la gente. Es como la expresión ´tus compañeros´. Uso mucho: ´Mis compañeros esto, mis compañeros lo otro´. Y yo siempre me pregunté quiénes eran mis compañeros. Cuando recibí la Medalla de la Libertad, empecé a pensar más al respecto. ¿Quiénes son mis compañeros? Después lo entendí: mis compañeros son Aretha Franklin, Duke Ellington, B. B. King, John Glenn, Madeleine Albright, Pat Summitt, Toni Morrison, Jasper Johns, Martha Graham, Sidney Poitier. Esa gente. Y ellos también se distinguen del resto. Me enorgullece estar entre ellos”.

Su marca en la música internacional. “Si sos un compositor convencional, no podés componer las canciones que compongo yo. Y no creo que nadie más vuelva a hacerlo de la misma manera, igual que nadie va a volver a componer una canción de Hank Williams o de Irving Berlin. Creo que llevé las cosas más allá porque tenía que hacerlo. Me obligaron a hacerlo. Tenés que reformular las cosas todo el tiempo porque la vida tiene la costumbre de desplegarse”.

Su vocación, ser el mejor. “¿La mía? Igual que la de cualquier otro. Hay que ser el mejor en lo que te toca, tener talento. Es cuestión de confianza, no de arrogancia. Tenés que saber que sos el mejor, sin importar si otra gente te dice que lo sos. Y que vas a permanecer, de un modo u otro, más que cualquiera. En algún lugar dentro de vos, tenés que creer en eso”.

Su idea de la Historia. “La historia es algo peculiar, ¿no? Se puede cambiar la historia. Se puede cambiar el pasado, y se lo puede distorsionar con fines propagandísticos. Puede ser que algunas cosas que nos dicen que pasaron tal vez no hayan ocurrido en realidad. Y quizá las cosas de las que nos dicen que nunca tuvieron lugar tal vez sí hayan acontecido. Los diarios lo hacen todo el tiempo, los libros de historia también. Todo el mundo cambia el pasado a su manera”.

Sobre la inspiración. “Puedo escribir una canción en una habitación llena de gente. La inspiración te puede sorprender en cualquier lado. Es algo mágico. Realmente, es algo que va más allá de mí”.

Sobre John Lennon. “John venía del Norte de Inglaterra. Del interior. Igual que yo en Estados Unidos, así que teníamos un origen más o menos común. Ambos lugares estaban bastante aislados. Aunque el mío lo estaba más que el suyo. Pero cuando venís de un lugar así, todo está en tu contra. Debés tener el talento suficiente para superar cualquier escollo. Eso era algo que los dos teníamos en común. Teníamos más o menos la misma edad y nos habíamos criado escuchando exactamente la misma música. En un momento dado, nuestros caminos se cruzaron, y ambos ya habíamos enfrentado muchas adversidades. También teníamos eso en común. Me gustaría que todavía estuviera con nosotros, porque podríamos hablar de muchas cosas.

  • – – – – – — – – – – – – – — – – – — – – – – – — – – – – –

La Academia Sueca le reconoce al poeta y músico estadounidense, icono de la cultura popular, “haber creado una nueva expresión poética dentro de la gran tradición de la canción norteamericana”. A sus 75 años, Dylan, de nombre real Robert Allen, se convierte en el trigésimo cuarto poeta que logra el Premio Nobel de Literatura (el último fue el poeta sueco Tomas Tranströmer en 2011) y en el PRIMER CANTANTE Y COMPOSITOR en recibir el máximo galardón de las letras universales por las letras de sus canciones.

Es el decimocuarto estadounidense galardonado con el Nobel de Literatura por la Academia Sueca, aunque hacía 23 años que el premio no recaía en Estados Unidos después de que en 1993 lo recibiera la escritora y activista por los derechos civiles Toni Morrison.

Dylan era un habitual desde hace años en la lista de favoritos del Nobel de Literatura y está considerado una de las grandes figuras de la historia de la música y la propia Academia Sueca destaca su “profunda influencia en la música contemporánea” y lo define como “icono”. Canciones como “Blow in the mind” y “The times they are a changing'” son auténticos himnos ahora y en los años 60 y 70, lemas antibélicos contra la Guerra de Vietnam y de los movimientos civiles de los 60 y los 70.

Además de sus letras, que Dylan publica continuamente bajo el título de Lyrics (Letras), la Academia Sueca destaca sus trabajos literarios experimentalescomo Tarántula (1997; publicado en España en 2005 por Harper Collins Ibérica) y la colección Writings and drawings (Escritos y dibujos, 1973). En el año 2004 publicó su autobiografía Crónicas (en 2005 en España por Global Rhythm Press), en la que describe desde sus inicios en los clubes neoyorquinos y da pinceleadas sobre su papel como icono de la cultura popular.

El poeta de la música

Nacido el 24 de mayo de 1941 en Duluth (Minesota) en el seno de una familia judía de clase media, Dylan, apasionado de la música folk americana, especialmente de Woody Guthrie, y del blues, empezó a tocar de adolescente en distintas bandas. Influenciado también por los poetas modernista y de la Generación Beat, En el año 1961 se mudaría a Nueva York y empezaría a tocar en distintos clubs del Greenwich Village, donde conoció al productor John Hammon, con el que publicó su álbum debut, Bob Dylan (1962).

Desde entonces hasta la fecha ha publicado 37 álbums de estudio, el último de ellos este mismo año, Fallen Angles, con letras que tocan de manera recurrente temas sociales, religiosos, políticos y, por supuesto, el amor.

Tomado de El Clarín, de Argentina

MADRE GRANDE DE TODOS

263283_10150789726015228_4084507_n

 

 

 

 

 

 

 

Por Maggie Marin

Publicado originalmente en Tribuna de La Habana

Los cubanos somos “zumbaos” y “mandaos”. Qué duda cabe. El mejor de los momentos puede convertirse en una pesadilla si alguien le ofende a otro la madre, porque entonces es habitual que la cuestión transite rápido del grito de protesta al porrazo. “A mí nadie me la mienta…” Ahí vendría la interjección impublicable.

…Ninguna mamá es perfecta, y me incluyo, pero de ahí a que se les falte al respeto, se les mancille o avasalle, va un trecho innoble, vulgar y despreciable.

…Nuestra patria es como una madre, y por ello nadie con decoro tiene el derecho de tomarla como objeto cambiario o mercantil, en fin de usarla para ningún proyecto o propósito que no sea el de enaltecerla y honrarla.

…Nuestra linda y armoniosa bandera, la más bella que existe como escribió Bonifacio Byrne, el Himno de Bayamo, el escudo, el Tocororo, la Palma Real, la Mariposa de tan exquisito perfume, son hermosísimos símbolos patrios para alabar y respetar.

…¿Ropa y/o delantales de cocina con la bandera? Imaginemos a esa prenda sucia de grasa, empleada como trapo para frotar las manos o un cucharón o un fogón…

…Eusebio Leal, el Historiador de la Ciudad de La Habana, enfatizaba recién: “No estoy de acuerdo con que la bandera cubana sea un delantal”, y con toda razón censuraba que algunos imiten la propensión existente en otras latitudes de mercadear con símbolos patrios: “Como voy a pensar que es la misma bandera que reverencian los niños en las escuelas, que cubre el féretro de un intelectual o un soldado, que el deportista levanta cuando alcanza para su patria y su familia un gran logro. No podemos imitar lo que está mal hecho (…) Por esa vulgarización comienza un deterioro de los valores”.

Estos sucesos, protagonizados por algunos feos de espíritu, envilece y pervierte a nuestros símbolos nacionales y por tanto a Cuba, la madre grande de todos los cubanos, una matrona compleja y difícil, es verdad, a esta doña complicada y a ratos espinosa, pero encantadora, perfectible y entrañable, y por sobre todo, merecedora de respeto y deferencia, cuando no de amor y orgullo.

¿Modernismo…snobismo?

44979992-Dos-im-genes-de-una-caricatura-mujer-joven-asustada-uno-garras-con-la-cabeza-en-el-horror-otra-se-ci-Foto-de-archivo

Por Maggie Marin

Sin ambages considero lamentable una propensión que viene tomando fuerza entre nosotros en los últimos tiempos: elegir el inglés para nombrar cosas, acciones, ocupaciones, actitudes, aptitudes y etcétera, desterrando sus apelativos en el idioma de Miguel de Cervantes, no por gusto reverenciado como uno de los más divinos y cadenciosos de la raza humana, y que alrededor de 560 millones de personas en el planeta recibimos como un don desde la cuna.
…El gran escritor uruguayo Eduardo Galeano nunca dio por terminado un texto suyo sin antes leerlo en voz alta para confirmar la cadencia de lo escrito, la armonía de sus composiciones. No soy filóloga pero apostaría que la musicalidad y hermosura de nuestro idioma no la alcanzan muchos otros.
…Antes de 1959 había tomado bastante fuerza “americanizar” nuestro lenguaje, tendencia explicable cuando la economía, la política y la sociedad cubanas estaban bajo dominio estadounidense. Ese ímpetu se aquietó después, permaneciendo básicamente en ámbitos deportivos.
…Ahora, la propensión a que aludí va tomando fuerza velada por un nimbo de ¿modernismo?, ¿esnobismo?. Aparece en muchas esferas de la vida diaria, y hasta en la televisión, un medio amplificador de cualidades y de cultura, por lo que le correspondiera salvaguardar bien nuestro idioma.
…Es cierto que el inglés, lengua materna de unos 375 millones de personas, amén de universal, raso y sintético, es impuesto más cada día a la par del empuje de la informática y las nuevas tecnologías. No obstante, aquí y ahora es deplorable ver, escuchar y leer a quienes caen en las redes de esa forma impune de colonialismo cultural contra el que contraria y justamente tenemos que guerrear.
¿Advertimos en su hondura y magnitud que con esos modos encumbramos el idioma de la potencia que –quién no lo sabe– sigue empeñada en someternos, administrarnos, colonizarnos de todas las maneras?
…Amante de mi idioma, prefiero usar enlace que link, entrenador que coach, autorretrato que selfie… y a los estadounidenses los nombro gringos y no americanos, como reprobación por habernos arrebatado tal gentilicio.

TELENOVELA “LA ESCLAVA ISAURA” DE 2004 A PARTIR DE HOY EN CANAL HABANA

EscravaIsaura

Tomado de Wikipedia. No seguir leyendo si no quiere tener adelantos de lo que sucederá en la telenovela.

 320px-Lucelia_Santos_9_cropped

Esta es la actriz Lucelia Santos, protagonista de la versión de 1976.

 

 

 

 

 

 

La esclava Isaura o Isaura, la esclava fue una telenovela brasileña, emitida por primera vez por Rede Record en el 2004. Fue la adaptación original de la versión emitida por Rede Globo de Televisión en 1976.

En 2004 y 2005 fue exhibida la otra versión de la obra con nuevos personajes y un argumento en buena parte idéntico a la de la obra original, escrita por Bernardo Guimarães en el siglo XIX. Escrita por Thiago Santiago, también dirigida porHerval  Rossano, esta versión deRede Record fue protagonizada por la actriz Bianca Rinaldi, en el papel de Isaura, y por el actor Leopoldo Pacheco como el villano Leoncio (con Rubens de Falco, el primer Leoncio, interpretando al padre del villano).

La telenovela fue transmitida internacionalmente en Estados Unidos por Telefutura; en Colombia por Cadena Uno; en Venezuela por Venevision 2005,TVes 2010; en Perú en 2006 por ATV; en Chile por Chilevisión(donde fue un éxito rotundo en su primera transmisión en 2006); en Puerto Rico por WAPA-TV; entre otros.

Isaura nació en 1834, en la hacienda del cruel Comendador Almeida en Campos dos Goytacazes. Sus padres son la bella Juliana, esclava del Comendador y Miguel, el capataz de la hacienda. Juliana murió poco tiempo después del parto e Isaura fue adoptada y educada por la señora Gertrudis Almeida, la afectuosa esposa del Comendador, quien siempre quiso tener una hija. A pesar de haber tenido una excelente educación, y ser de piel blanca, Isaura no deja de ser la esclava del Comendador, por ser hija de su anterior esclava.

Después de contar la historia de amor entre la esclava Juliana con el capataz Miguel, y el nacimiento de Isaura, la historia avanza hasta el año 1854, cuando Isaura tiene 20 años y se ha convertido en una joven bella y educada.

Todo se complica en la vida de Isaura cuando el joven Leoncio Almeida, hijo del Comendador, regresa a la hacienda de su padre después de años de ausencia. Al ver la hermosa mujer en la que se ha convertido Isaura (pues era apenas una niña cuando se marchó), se apasiona locamente con ella.

Leoncio es obligado a casarse por interés con Malvina, hija del rico Coronel Sebastiao, pero no por ello desfallece en su intento por seducir a Isaura, pretendiendo que la muchacha sea su amante.

Gertrudis pasa todos estos años tratando de convencer a su esposo de darle la libertad a su estimada Isaura, pero muere antes de conseguir realizar su objetivo. Poco después de la muerte de Gertrudis, también muere el Comendador.

La vida de Isaura empeora notablemente con la muerte de Gertrudis y del Comendador, pues Leoncio manipula unos documentos para impedir la libertad de Isaura y poder retenerla. El joven, que desea poseerla insistentemente, también se niega rotundamente a vender a Isaura a Miguel, su legítimo padre, que lleva ahorrando dinero desde hace veinte años para comprar la libertad de su hija.

Despechada, Malvina decide abandonar a su esposo y regresa a la casa de su padre. Con esto, Isaura queda a merced de Leoncio, que amenaza con castigarla si no cede ante la pasión que él siente por ella. La joven huye con su padre para no tener que ceder ante el acoso de Leoncio.

Isaura y Miguel son ayudados en su fuga por la Condesa Tomásia de Campos, una mujer que sufrió mucho durante su juventud a manos del propio Leoncio, pues fue seducida y abandonada por él a su suerte antes de casarse con Malvina. Posteriormente, Tomásia se convirtió en una mujer muy rica al casarse con el Conde de Campos.

Llega el año 1855. Isaura se encuentra refugiada en un pueblo de las afueras, lejos de todo y de todos; además, se ha cambiado el nombre por Elvira para borrar pistas. Es aquí donde la joven conoce el verdadero amor a través de Álvaro, un joven, rico y acaudalado abolicionista que se enamora de ella. Al cabo de un tiempo, Álvaro insiste en invitar a Isaura a un baile donde termina siendo reconocida por Martinho, un capitán de la Guardia Nacional que está buscándola por órdenes de Leoncio. Álvaro intenta impedir que Martinho se lleve a su amada; sin embargo, la ley exige que Isaura sea devuelta a su dueño, de modo que la joven vuelve a ser esclava de Leoncio.

Leoncio se lleva de vuelta a Isaura a su propiedad con la intención de casarla con Belquior, el jardinero, que sufre graves deformidades; afortunadamente, Álvaro logra impedir este plan, pero no que Isaura siga siendo esclava de Leoncio. Pero el joven no se queda de brazos cruzados, sino que traza un plan: ya que Leoncio acumula un gran número de deudas, Álvaro va a hablar con sus acreedores y les compra los títulos de las deudas para convertirse en el único acreedor de las deudas de Leoncio.

El joven llega a la hacienda justo cuando Leoncio ha reunido a todos los esclavos para azotar delante de ellos a Isaura y a André, un esclavo amigo y defensor de la joven. Allí mismo, Álvaro declara a Leoncio incapaz de disponer de sus bienes e incluso de sus esclavos. Leoncio, tras ser expulsado de su propia casa, queda en la miseria y pierde toda su fortuna. Al mismo tiempo, Álvaro le entrega la carta de libertad a Isaura y a todos los esclavos; además, le regala la hacienda a Isaura como muestra de amor.

Sin embargo, Leoncio sigue dispuesto a todo con tal de poseer a Isaura y además vengarse, así que se va al burdel a seducir a doña Serafina, la dueña del local; mientras esta duerme, le roba su dinero y sus joyas; con esa pequeña fortuna, Leoncio planea pagar a alguien para que secuestre a Isaura, pero doña Serafina amenaza con cerrar su negocio si no recupera lo robado, por lo que la Guardia Nacional emprende la búsqueda del joven.

Leoncio termina siendo capturado y es llevado a prisión, donde los carceleros lo golpean fuertemente a bastonazos para que confiese donde escondió el botín, pero el joven a pesar del dolor y de los golpes se niega a confesar. Finalmente, Leoncio logra escapar de la cárcel gracias a una treta realizada por el señor Chico y el capitán Martinho.

Poco después, Leoncio logra raptar a Isaura, pero es descubierto por Belquior, que avisa al señor Álvaro y éste a la Guardia Nacional. Todos salen en busca de Isaura, que está oculta en un antiguo refugio que pertenecía al Comendador. Mientras los demás emprenden la búsqueda, Leoncio intenta forzar a la joven aprovechando que se encuentra inconsciente, pero alguien lo asesina a puñaladas. Cuando Isaura recupera la consciencia, es encontrada con el arma del crimen en la mano, por lo que es acusada de asesinato.

Antes del juicio, Isaura es envenenada por Blanca y Álvaro hace una confesión falsa para que lo encarcelen a él y liberen a Isaura para que pueda ser tratada por un médico. Isaura se salva, pero ahora es Álvaro quien corre peligro de ser condenado a muerte. Por suerte, Belquior confiesa en el juicio que vio al señor Chico asesinando a Leoncio para quedarse con las joyas robadas. Álvaro es declarado libre y el señor Chico queda preso.

Isaura finalmente se casa y compra la libertad de su amiga Rosa como prueba de amistad. Isaura y Álvaro lucharon siempre por la abolición de la esclavitud y fueron felices con sus hijos, nietos y bisnietos.

Reparto

* Bianca Rinaldi – Isaura dos Anjos / Elvira

* Leopoldo Pacheco – Leôncio Almeida

* Théo Becker – Álvaro Mendonça

* Déo Garcez – André

* Maria Ribeiro – Malvina Cunha Almeida

* Jonas Mello – “Seu” Chico (Francisco)

* Patrícia França – Rosa Cunha

* Jackson Antunes como Miguel dos Anjos/ Anselmo

* Paulo Figueiredo – Coronel Sebastião Cunha

* Gabriel Gracindo – Henrique Cunha

* Fernanda Nobre – Helena Cunha

* Mayara Magri – Tomásia Albuquerque/ Tomásia Albuquerque Campos/ Tomásia Albuquerque dos Anjos

* Miriam Mehler – Gioconda Albuquerque

* André Fusko – Gabriel Albuquerque

* Lugui Palhares – Dr. Diego Alves

* Ewerton de Castro – Belchior

* Ivan de Almeida – João

* Chica Lopes – Joaquina

* Sylvia Bandeira – Perpétua Mendonça

* Caio Junqueira – Geraldo Villela

* Renata Dominguez – Blanca Villela

* Aldine Müller – Estela Villela

* Christovam Neto – Bernardo

* Bárbara García – Lipalesa “Moleca”

* Fábio Junqueira – Dr. Paulo Pereira

* Cláudio Curi – Martinho

* Rômulo Delduque – Raimundo

* Daniela Duarte – Violeta

* Thaís Lima – Margarita

* Lígia Fagundes – Flor-de-Lís

* Paula Lobo Antunes – Aurora Amaral

* Rubens de Falco – Comendador Leopoldo Almeida

* Norma Blum – Sra. Gertrudis

* Carlo Briani – Conde Joao Alberto

CURIOSIDADES DE LA SERIE “JUEGO DE TRONOS”, MUCHAS DE LAS CUALES NI TE LAS IMAGINABAS

Tomado de www.listas.20minutos.es

Juego de Tronos está considerada una de las mejores series televisivas de todos los tiempos y ha llegado a un público muy amplio, además de haber recibido un gran número de premios y nominaciones. En su palmarés cuenta con un Globo de Oro y 15 premios Emmy, uno de los cuales fue a parar a manos de Peter Dinklage como mejor actor de reparto en una serie dramática por su interpretación de Tyrion en la primera temporada.

Además es conocida por ser una de las series más caras de la televisión. El coste de la primera temporada fue de 60 millones de dólares, de los cuales 10 millones fueron destinados al episodio piloto. El presupuesto fue incluso aumentando a medida que avanzaban las temporadas, alcanzando los 70 millones en la segunda temporada e incrementándose en las siguientes,

tumblr_mov4z0eR8a1s1mlq5o1_500

De entrada les digo que a su creador,  George R.R. Martin, se le ocurrió la trama de sus libros cuando de pequeno observaba que las tortugas que tenía de mascotas se iban muriendo poco a poco.

1. sansa y huergo

 

1. Sansa adoptó en la vida real a Lady, su lobo huargo. Sophie Turner, que hace el papel de Sansa Stark , se llevó a su loba Lady a su casa luego de que el Rey Joffrey la asesinara innecesariamente. “Desde pequeña siempre quise un perro, pero mis padres no lo aceptaban”, afirmó la actriz. “El lobo huargo de mi personaje, Lady, y yo. simplemente nos enamoramos durante la realización de la serie.”.Ella la renombro Zunni.

 2 arya

 

2. Es la primera vez que Arya Stark actúa para las pantallas. Maisie Williams comienza su carrera de actriz con su papel de Arya Stark. Para ser la primera vez lo ha hecho muy bien.

 3 joffrey

 

3. Joffrey Baratheon está inspirado en el emperador romano Calígula. De Calígula se cuentan todo tipo de escándalos, incluso algunos que dejan pequeños a los que que protagoniza Joffrey. Una ración de asesinatos gratuitos, salpimentado del incesto con sus hermanas o el nombramiento de su caballo como sacerdote son algunas de sus anécdotas.

4 tallysa

4. Talisa Meagyr es española y nieta de Charles Chaplin. Si, no es un personaje real de Poniente, Oona Chaplin, la actriz que encarna a Talisa, es nieta de la famosa estrella del cine mudo.

5

 

5. R. Martin escribe Juego de Tronos en un ordenador de los 80. El autor norteamericano utiliza el sistema DOS i el WordStar 4.0. Sí, de esa reliquia del pasado salen las aventuras que leerán millones de personas.

6 4696955_640px

 

6. En el año 2012, casi 200 nuevos bebés fueron nombrados Khaleesi. Esta palabra, que significa “reina” en el lenguaje Dothraki, simplemente resultó ser una gran inspiración para los padres fanáticos de la serie.

20

7. El Rey Joffrey puede que no vuelva a actuar más nunca El año pasado, Jack Gleeson que cumple con ese papel, anunció que tenía planes de renunciar a la vida como actor luego de Game of Throne, por el hecho de que ya no lo disfruta tanto como solía hacerlo. También quiere tener tiempo para hacer otras cosas como el humanitarismo – ya  ha viajado a Haití para ayudar a los pobres. ¿Quién se lo imaginaría?

tumblr_m2poar7tnj1rpov5io1_400

8. Shae, la actriz que interpreta a la prostituta que hace pareja con Tyrion,comenzó a actuar en películas pornográficas.

 9

9. Harry Lloyd (Viserys Targaryen) es el tátara-tátara-tátara-nieto de Charles Dickens. Escribió su tesis en la Universidad de Oxford sobre su famoso pariente.

enhanced-20548-1396984374-1

10. Los lobos huargos eran en realidad perros. Al menos en la primera temporada, los lobos fueron muy bien interpretados por perros Inuit del norte, que luego fueron cambiados por lobos digitales que los hacen ver mucho más grandes. 

11

11. El corazón de caballo que Khaleesi se come es en realidad un trozo de siete libras de ositos de gomita. En una de las escenas más inolvidables de la serie, Daenerys debe comerse un corazón de caballo crudo para probarse a sí misma ante el pueblo Dothraki. Según afirmó fue una escena muy asquerosa para ella, y le habían prometido que el corazón tendría un sabor similar a la de los ositos de gomita, pero que en realidad sabia a lejía.

 12

12. La actriz que encarna a Catelyn Stark, Michelle Fairley, es la madre de Hermione en la película de Harry Potter “Las Reliquias de la Muerte”.

13

13. Los productores le pidieron a la Sociedad de Creación de Idiomas que crearan el lenguaje Dothraki para la serie. El lingüista David Peterson creó cerca de 2000 palabras exclusivamente para Juego de Tronos, antes de que comenzara a producirse.

 14

 

14. El famoso Muro esta inspirado en el “Muro de Adriano” de la Britania Romana. Martin lo visitó en 1981 y lo memorizó cuando creó el muro de hielo sólido de 700 metros de alto que protege a los Siete Reinos.

 Claire-Greenway-Getty-Images 15. El actor que encarna a Theon Greyjoy es el hermano menor de la cantante Lily Allen. Ella incluso escribió una canción un poco incómoda sobre él que se titula “Alfie”.

 17

16. Martin lleva una vida normal, exceptuando su buzón en forma de castillo, con su propio puente levadizo… Aparte de eso, su vida en Santa Fe, Nuevo México, es muy sofisticada. Conduce un Mazda viejo, come en restaurantes locales,es muy amable con sus seguidores y actualiza  regularidad su blog y permite que su contacto aparezca en las páginas amarillas. De joven tampoco era tan diferente: tenía tortugas de mascota, fue editor del periódico de su escuela y el capitán del equipo de ajedrez.

17 busg

17. Los rasgos de la cabeza de un decapitado son los de George Bush hijo. Los productores tuvieron que pedir disculpas públicamente, pero el capitulo ya estaba emitido. Se puede ver al final de la temporada 1.

 19

18. George R. R. Martin le contó el final de la saga a los productores.  Tuvo temor de llevarse el secreto a la tumba, en caso de morir antes de terminar de escribir sus libros

original-16326-1396986234-11

 

19. La serie estuvo a punto de cancelarse antes de comenzar. Lo reveló Sophie Turner, la actriz que hace de Sansa. La HBO se disgustó tanto con el episodio piloto que estuvieron a punto de abortar la serie. Por cierto, no se ha emitido el  piloto. 

 20

20. Joffrey Baratheon aparece en “Batman Inicia”. Ahí puede verse a ese niño inocente que nadie imaginaría que se transformaría en ese malcriado y malvado rey.

 OTRAS CURIOSIDADES, TOMADAS DEDan Weiss y David Benioff, han sido amigos desde hace más de 17 años. AQUÍ Y DE ALLÁ…

 

 

 

.

 Los escritores y productores ejecutivos de la serie, Dan Weiss y David Benioff, han sido amigos desde hace más de 17 años. Y no tenían ningún tipo de experiencia previa en televisión, en alguna película o siquiera en Internet.

La serie ha sido grabada en seis países: Croacia, Irlanda, Escocia (Reino Unido), Marruecos, Malta, Islandia y California (EEUU).

Una temporada de Juego de Tronos necesita aproximadamente 3.000 trajes/vestidos. Si te parecen muchos imagínate lo que se gastarían sin tantos desnudos. Y también necesita de media unas ocho botellas (grandes) de salsa picante para emular la sangre.

1080663-gwendoline-christie-at-hbo-s-l-a-950x0-2

 

 

Gwendoline Christie, la actriz que interpreta a Brienne, no conoce el día de su  cumpleaños

 

 

 

Peter Dinklage es vegetariano. Toda la “carne” que se come en la serie no es de verdad. Dinklage hizo la sexy voz de “Despierta chico” en Seinfield.Peter Dinklage

 

 

 

 

Dinklage y Lena Headey ya eran amigos antes que comenzara la serie, y Dinklage incluso ayudó a Headey a conseguir el papel de Cersei, la reina madre.

15

 

 

 

 

BRON

 

Jerome Flynn, que interpreta a Bronn, formó parte del dúo musical llamado Robson and Jerome en los 90. Sacaron tres singles que fueron No. 1 en Inglaterra.

 

 

JOGEN REDD

 

El actor que interpreta al compañero de Bran, Jojen Reed, supuestamente de 13 años, tiene 23 años en la vida real. También fue la voz de Ferb en el programa Phineas y Ferb de Disney Channel. Y es el niño en “Love Actually”.

emilia clarke

Emilia Clarke, que interpreta a Daenerys en la serie, no se tiñe el pelo de rubio, usa una peluca.

Despues-de-tanta-controversia-_54432328847_51351706917_600_226

Por otro lado, la actriz que interpreta a Sansa es rubia natural. Se tiñó el pelo para la serie.

LIATs 20 min

Muchos de sus actores no han leído los libros, temen que se afecte su interpretación si saben lo que les pasa a sus personajes.

images

El actor que interpreta al Maestre Aemon de la Guardia de la Noche es realmente  ciego,  igual a su personaje en la serie

EL PERRO

 

Así es como se ve “El Perro” sin barba y sin cicatrices. También actuó en ese comercial 

45 original-2221-1396990617-16

 

Nikolaj Coster-Waldau, Jaime Lannister, comenzó su carrera con la película Black Hawk Derribado.

48 original-20841-1396988041-13

A la izquierda, así se veía la abuela de Margaery Tyrell, la Reina de las espinas, en los años 60. 49 enhanced-10847-1396988072-25

 

A la derecha, así se ven Hodor y Arya haciendo de DJ’s.