DISCURSO ÍNTEGRO DEL PRESIDENTE RAÚL CASTRO ANTE LOS RESTOS DE FIDEL EN LA PLAZA DE LA REVOLUCIÓN MAYOR GENERAL ANTONIO MACEO GRAJALES, EN LA HEROICA SANTIAGO DE CUBA, EL SÁBADO 3 DE DICIEMBRE

El General de Ejército Raúl Castro Ruz (C), presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, presidió el acto político por la desaparición física del Comandante en Jefe Fidel Castro, efectuado en la Plaza de la Revolución Antonio Maceo, en Santiago de Cuba, el 3 de diciembre de 2016.  ACN  FOTO/Miguel RUBIERA JUSTIZ/sdl

El General de Ejército Raúl Castro Ruz (C), presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, presidió el acto político por la desaparición física del Comandante en Jefe Fidel Castro, efectuado en la Plaza de la Revolución Antonio Maceo, en Santiago de Cuba, el 3 de diciembre de 2016. 

 

 

Estimados Jefes de Estado y de Gobierno;

Destacadas personalidades que nos acompañan;

Compatriotas que se encuentran hoy aquí en representación de las provincias orientales y el cy1w8acxcaam0qlCamagüey;

Santiagueras y santiagueros;

Querido pueblo de Cuba:

 

En la tarde de hoy, tras su arribo a esta heroica ciudad, el cortejo fúnebre con las cenizas de Fidel, que reeditó en sentido inverso la Caravana de la Libertad de enero de 1959, realizó un recorrido por sitios emblemáticos de Santiago de Cuba, cuna de la Revolución, donde, al igual que en el resto del país, recibió el testimonio de amor de los cubanos.

Mañana sus cenizas serán depositadas en una sencilla ceremonia en el Cementerio de Santa Ifigenia, muy cerca del mausoleo del Héroe Nacional José Martí; de sus compañeros de lucha en el Moncada, el Granma y el Ejército Rebelde; de la clandestinidad y las misiones internacionalistas.

A pocos pasos se encuentran las tumbas de Carlos Manuel de Céspedes, el Padre de la Patria, y de la legendaria Mariana Grajales, madre de los Maceo, y me atrevo a improvisar en este acto, que también madre de todos los cubanos y cubanas. Cercano también está el panteón con los restos del inolvidable Frank País García, joven santiaguero, asesinado por esbirros de la tiranía batistiana con apenas 22 años, un mes después de que cayera combatiendo en una acción en esta ciudad su pequeño hermano Josué. La edad de Frank no le impidió acumular una ejemplar trayectoria de combate contra la dictadura, en la que se destacó como jefe del levantamiento armado de Santiago de Cuba, el 30 de noviembre de 1956, en apoyo al desembarco de los expedicionarios del Granma, así como la organización del decisivo envío de armamento y combatientes al naciente Ejército Rebelde en la Sierra Maestra.

Desde que se conoció, ya tarde en la noche del 25 de noviembre, la noticia del deceso del líder histórico de la Revolución Cubana, el dolor y la tristeza se adueñaron del pueblo que, profundamente conmovido por su irreparable pérdida física, demostró entereza, convicción patriótica, disciplina y madurez al acudir de forma masiva a las actividades de homenaje organizadas y hacer suyo el juramento de fidelidad al concepto de Revolución, expuesto por Fidel el Primero de Mayo del año 2000. Entre los días 28 y 29 de noviembre millones de compatriotas estamparon sus firmas en respaldo a la Revolución.

En medio del dolor de estas jornadas nos hemos sentido reconfortados y orgullosos, una vez más, por la impresionante reacción de los niños y jóvenes cubanos, que reafirman sus disposición a ser fieles continuadores de los ideales del líder de la Revolución.

En nombre de nuestro pueblo, del Partido, el Estado, el Gobierno y de los familiares reitero el agradecimiento más profundo por las incontables muestras de afecto y respeto a Fidel, sus ideas y su obra, que continúan llegando desde todos los confines del planeta.

Fiel a la ética martiana de que “toda la gloria del mundo cabe en un grano de maíz”, el líder de la Revolución rechazaba cualquier manifestación de culto a la personalidad y fue consecuente con esa actitud hasta las últimas horas de vida, insistiendo en que, una vez fallecido, su nombre y su figura nunca fueran utilizados para denominar instituciones, plazas, parques, avenidas, calles u otros sitios públicos, ni erigidos en su memoria monumentos, bustos, estatuas y otras formas similares de tributo.

En correspondencia con la determinación del compañero Fidel, presentaremos al próximo período de sesiones de la Asamblea Nacional del Poder Popular, las propuestas legislativas requeridas para que prevalezca su voluntad.

Con razón, el querido amigo Bouteflika, presidente de Argelia, expresó que Fidel poseía la extraordinaria capacidad de viajar al futuro, regresar y explicarlo. El 26 de Julio de 1989, en la ciudad de Camagüey, el Comandante en Jefe predijo, con dos años y medio de antelación, la desaparición de la Unión Soviética y el campo socialista, y aseguró ante el mundo que si se dieran esas circunstancias, Cuba continuaría defendiendo las banderas del socialismo.

La autoridad de Fidel y su relación entrañable con el pueblo fueron determinantes para la heroica resistencia del país en los dramáticos años del período especial, cuando el Producto Interno Bruto cayó un 34,8% y se deterioró sensiblemente la alimentación de los cubanos, sufrimos apagones de 16 y hasta 20 horas diarias y se paralizó buena parte de la industria y el transporte público. A pesar de ello se logró preservar la salud pública y la educación a toda nuestra población.

Vienen a mi mente las reuniones del Partido en los territorios: oriental, en la ciudad de Holguín; central, en la ciudad de Santa Clara, y occidental, en la capital de la república, La Habana, efectuadas en julio de 1994 para analizar cómo enfrentar con mayor eficiencia y cohesión los retos del período especial, el creciente bloqueo imperialista y las campañas mediáticas dirigidas a sembrar el desánimo entre la ciudadanía. De esas reuniones, incluyendo la de occidente, que presidió Fidel, salimos todos convencidos de que con la fuerza y la inteligencia de las masas cohesionadas bajo la dirección del Partido, sí se podía y se pudo convertir el período especial en una nueva batalla victoriosa en la historia de la patria.

Entonces pocos en el mundo apostaban por nuestra capacidad de resistir y vencer ante la adversidad y el reforzado cerco enemigo; sin embargo, nuestro pueblo bajo la conducción de Fidel dio una inolvidable lección de firmeza y lealtad a los principios de la Revolución.

Al rememorar esos difíciles momentos, creo justo y pertinente retomar lo que sobre Fidel expresé el 26 de Julio de 1994, uno de los años más difíciles, en la Isla de la Juventud, hace más de 22 años, cito: “…el más preclaro hijo de Cuba en este siglo, aquel que nos demostró que sí se podía intentar la conquista del Cuartel Moncada; que sí se podía convertir aquel revés en victoria”, que logramos cinco años, cinco meses y cinco días, aquel glorioso Primero de Enero de 1959, esto último añadido a las palabras textuales que dije en aquella ocasión (Aplausos).

Nos demostró “que sí se podía llegar a las costas de Cuba en el yate Granma; que sí se podía resistir al enemigo, al hambre, a la lluvia y el frío, y organizar un ejército revolucionario en la Sierra Maestra tras la debacle de Alegría de Pío; que sí se podían abrir nuevos frentes guerrilleros en la provincia de Oriente, con las columnas de Almeida y la nuestra; que sí se podía derrotar con 300 fusiles la gran ofensiva de más de 10 000 soldados”, que al ser derrotados el Che escribió en su Diario de Campaña, que con esa victoria se le había partido la columna vertebral al ejército de la tiranía; “que sí se podía repetir la epopeya de Maceo y Gómez, extendiendo con las columnas del Che y Camilo la lucha desde el oriente hasta el occidente de la isla; que sí se podía derrocar, con el respaldo de todo el pueblo, la tiranía batistiana apoyada por el imperialismo norteamericano.

“Aquel que nos enseñó que sí se podía derrotar en 72 horas” y aún menos, “la invasión mercenaria de Playa Girón y proseguir al mismo tiempo la campaña para erradicar el analfabetismo en un año”, como se logró en 1961.

Que sí se podía proclamar el carácter socialista de la Revolución a 90 millas del imperio, y cuando sus naves de guerra avanzaban hacia Cuba, tras las tropas de la brigada mercenaria; que sí se podía mantener con firmeza los principios irrenunciables de nuestra soberanía sin temer al chantaje nuclear de Estados Unidos en los días de la Crisis de los misiles en octubre de 1962.

“Que sí se podía enviar ayuda solidaria a otros pueblos hermanos en lucha contra la opresión colonial, la agresión externa y el racismo.

“Que sí se podía derrotar a los racistas sudafricanos, salvando la integridad territorial de Angola, forzando la independencia de Namibia y asestando un rudo golpe al régimen del apartheid.

“Que sí se podía convertir a Cuba en una potencia médica, reducir la mortalidad infantil a la tasa más bajas del Tercer Mundo, primero, y del otro mundo rico después; porque en este continente por lo menos tenemos menos mortalidad infantil de menores de un año de edad que Canadá y los propios Estados Unidos (Aplausos), y, a su vez, elevar considerablemente la esperanza de vida de nuestra población.

“Que sí se podía transformar a Cuba en un gran polo científico, avanzar en los modernos y decisivos campos de la ingeniería genética y la biotecnología; insertarnos en el coto cerrado del comercio internacional de fármacos; desarrollar el turismo, pese al bloqueo norteamericano; construir pedraplenes en el mar para hacer de Cuba un archipiélago cada vez más atractivo, obteniendo de nuestras bellezas naturales un ingreso creciente de divisas.

“Que sí se puede resistir, sobrevivir y desarrollarnos sin renunciar a los principios ni a las conquistas del socialismo en el mundo unipolar y de omnipotencia de las transnacionales que surgió después del derrumbe del campo socialista de Europa y de la desintegración de la Unión Soviética.

“La permanente enseñanza de Fidel es que sí se puede, que el hombre es capaz de sobreponerse a las más duras condiciones si no desfallece su voluntad de vencer, hace una evaluación correcta de cada situación y no renuncia a sus justos y nobles principios.” Fin de la cita.

Esas palabras que expresé hace más de dos décadas sobre quien, tras el desastre del primer combate en Alegría de Pío, del que pasado mañana se cumplirán 60 años, nunca perdió la fe en la victoria, y 13 días después, ya en las montañas de la Sierra Maestra, un 18 de diciembre del año mencionado, al reunir siete fusiles y un puñado de combatientes, exclamó: “¡Ahora sí ganamos la guerra! (Aplausos y exclamaciones de: “¡Fidel, Fidel! ¡Ese es Fidel!”)

Ese es el Fidel invicto que nos convoca con su ejemplo y con la demostración de que ¡Sí se pudo, sí se puede y sí se podrá! (Aplausos y exclamaciones de: “¡Sí se puede!) O sea, repito que demostró que sí se pudo, sí se puede y se podrá superar cualquier obstáculo, amenaza o turbulencia en nuestro firme empeño de construir el socialismo en Cuba, o lo que es lo mismo, ¡Garantizar la independencia y la soberanía de la patria! (Aplausos.)

Ante los restos de Fidel en la Plaza de la Revolución Mayor General Antonio Maceo Grajales, en la heroica ciudad de Santiago de Cuba, ¡Juremos defender la patria y el socialismo! (Exclamaciones de: “¡Juramos!) Y juntos reafirmemos todos la sentencia del Titán de Bronce: “Quien intente apropiarse de Cuba, recogerá el polvo de su suelo anegado en sangre, si no perece en la lucha! (Exclamaciones.)

¡Fidl, Fidel! ¡Hasta la Victoria! (Exclamaciones de: “¡Siempre!) (Exclamaciones de: “¡Raúl es Fidel! y de: “¡Raúl, tranquilo, el pueblo está contigo!”

EL REPOSO DEL GUERRERO SERA EN EL CEMENTERIO SANTA IFIGENIA

cementerio-santa-ifigenia-680x441

santaifigenia2

Allí descansan los restos del Apóstol José Martí; de Carlos Manuel de Céspedes, Padre de la Patria; de Frank País, el heroico jefe del movimiento 26 de Julio en Santiago; y también los de José Maceo y de Mariana Grajales, la madre de los Maceo. Tienen asimismo en la necrópolis santiaguera su última morada 32 generales de las guerras de independencia.

santaifigenia3

Inaugurado el 28 de abril de 1868, esta necrópolis de 133 mil metros cuadrados de extensión se levanta en Santiago de Cuba, no muy distante de la Sierra Maestra. Fue declarado Monumento Nacional el 7 de febrero de 1937, condición ratificada el 20 de mayo de 1979. En 2003 obtuvo el Premio Nacional de Conservación.

frank-pais-580x386Fue el tercer camposanto oficialmente utilizado en Cuba y aseguran que debe su nombre a Santa Efigenia o Santa Efigenia de Etiopía, hija del rey etíope Egipo, bautizada y dedicada a Dios por el apóstol San Mateo.
Entre los mas hermosos mausoleos que atesora destaca por su belleza y significación aquel que guarda los restos del Héroe Nacional José Martí.

mariana-grajales-580x348Concebido por los arquitectos Mario Santí y Jaime Benavent, ganadores de un concurso convocado al efecto, este histórico mausoleo quedó oficialmente inaugurado el 30 de junio de 1951 con sus 24 metros de alto y 86 de largo, incluyendo la cámara funeraria y áreas exteriores.
En la cripta, acompañados siempre por la bandera nacional y un ramo de flores blancas, reposan en una urna pentagonal de bronce y sobre la estrella solitaria, los restos del apóstol. La urna reposa sobre tierras traídas de 21 repúblicas de Nuestra América, como el gran hombre la llamara.

La construcción central posee forma hexagonal y en cada una de sus aristas se levanta una cariátide, en representación de las 6 antiguas provincias de Cuba, cada una con sus respectivos escudos. Por sobre las cariátides se alza el lucernario posibilitando la entrada de la luz del sol, que, en determinados horarios, ilumina de modo directo la urna funeraria de quien eligió “morir de cara al Sol”. Una escultura de José Martí, en mármol italiano de Carrara, se ubica en el deambulatorio, frente al este por donde nace el Sol en el oriente cubano.

Desde la blancura de la piedra, aparece El Maestro sentado sobre una peña y anotando apoyado en su rodilla izquierda.

En Santa Ifigenia se levanta el Mausoleo a los Mártires de la Revolución y el Panteón de las Fuerzas Armadas, así como el monumento a los caídos en otras tierras durante misiones internacionalistas.

Martí, Céspedes y Fidel: tres padres fundadores coincidirán a partir de este domingo.

Extractado de una crónica de Vladia Rubio publicada hoy en CubaHora.

 

  CANTOS Y POEMAS A FIDEL

fidel-castro-retrato-tomado-el_54365509862_51351706917_600_226

Canto a Fidel

Carilda Oliver Labra

No voy a nombrar a Oriente,

no voy a nombrar la Sierra,

no voy a nombrar la guerra

–penosa luz diferente–,

no voy a nombrar la frente,

la frente sin un cordel,

la frente para el laurel,

la frente de plomo y uva:

voy a nombrar toda Cuba:

voy a nombrar a Fidel.

Ése que para en la tierra

aunque la luna lo hinca,

ese de sangre que brinca

y esperanza que se aferra;

ese clavel en la guerra,

ese que en valor se baña,

ese que allá en la montaña

es un tigre repetido

y dondequiera ha crecido

como si fuese de caña.

Ese Fidel insurrecto

respetado por las piñas,

novio de todas las niñas

que tienen el sueño recto.

Ese Fidel –sol directo

sobre el café y las palmeras–;

ese Fidel con ojeras

vigilante en el Turquino

como un ciclón repentino,

como un montón de banderas.

Por su insomnio y sus pesares

por su puño que no veis,

por su amor al veintiséis,

por todos sus malestares,

por su paso entre espinares

de tarde y de madrugada,

por la sangre del Moncada

y por la lágrima aquella

que habrá dejado una estrella

en su pupila guardada.

Por el botón sin coser

que le falta sobre el pecho,

por su barba, por su lecho

sin sábana ni mujer

y hasta por su amanecer

con gallos tibios de horror

yo empuño también mi honor

y le sigo a la batalla

en este verso que estalla

como granada de amor.

Gracias por ser de verdad,

gracias por hacernos hombres,

gracias por cuidar los nombres

que tiene la libertad.

 

Gracias por tu dignidad,

gracias por tu rifle fiel,

por tu pluma y tu papel,

por tu ingle de varón.

Gracias por tu corazón.

Gracias por todo, Fidel.

(marzo de 1957)

 

Canto a Fidel Castro

Ernesto Che Guevara

Vámonos,

ardiente profeta de la aurora,

por recónditos senderos inalámbricos,

a liberar el verde caimán que tanto amas.

Vámonos.

Derrotando afrentas con la frente

–Plena  de martianas estrellas insurrectas–

juremos lograr el triunfo o encontrar la muerte.

Cuando suene el primer disparo y se despierte,

en virginal asombro, la manigua entera,

allí a tu lado, serenos combatientes,

nos tendrás.

Cuando tu voz derrame hacia los cuatro vientos:

Reforma Agraria, justicia, pan, libertad,

allí a tu lado, con idénticos acentos,

nos tendrás.

Y cuando se llegue al final de la jornada

(la sanitaria operación contra el tirano),

allí a tu lado, aguardando la postrer batalla,

nos tendrás.

El día que la fiera se lama el flanco herido

donde el dardo nacionalizador le dé,

allí a tu lado, con el corazón altivo,

nos tendrás.

(No pienses que puedan menguar nuestra entereza

las decoradas pulgas armadas de regalos;

perdimos un fusil, sus balas y una peña.

Nada más).

Y si en nuestro camino se interpone el hierro,

pedimos un sudario de cubanas lágrimas

para que se cubran los guerrilleros huesos

en el tránsito a la historia americana.

Nada más.

 

Canto a Fidel Castro

Pura del Prado

No sé cómo creciste, pero tomaste espuma,

nata de mar, almendra de mañana guajira,

te fue saliendo un gesto de montaña, de puma

arisco a la maldad, de yunque de ira.

 

Palmas al sol, campiñas y montes orientales,

te hicieron puro y claro como el agua  encendida.

Tienes no sé qué cosa de ceiba y maniguales

donde la catarata suena a limpio y a vida.

Tienes hasta las uñas de varón y hasta el trueno

sobre la árida tierra se parece a tu hombría.

Ya nos cambias los gustos hasta en el pan moreno

porque todas las cosas saben a tu hidalguía.

Eres un hombre como los demás,

joven, buen mozo, saludable y fuerte.

La tierra hará tranquila un poco más

de abonos y rosales con tu muerte.

 

El cielo te conoce enamorado

te ha visto padre como tantos otros,

y sabe el salto al fuego que tú has dado

para sacrificarte  por nosotros.

Porque fuiste cruzando como un tren

por paisajes de lacras y pobreza,

bajaste a pelear en un andén

y se volvió heroísmo tu tristeza.

Canto a ti, a tus muchachos aradores del aire

con la profunda  reja del fusil y la llama,

ejército sin bozo que alza el grito de Baire

hasta desde sus verdes ataúdes de grama.

Mañana lloraremos los muertos juveniles

y cantando los himnos construiremos el día.

La  paz, el pan, la dicha, saldrán de los fusiles

que en las montañas cantan fuegos de rebeldía.

Viste un pueblo desolado

una caña  de amargura,

como de mujer impura

el patrio vientre manchado,

te indignó de lado a lado

su mejilla de dolor,

de frente a su abusador

tú encendiste nuestra guerra

con campesinos sin  tierra

de la región del honor.

II

Veo en ti como crecer

lo que se quedaba enano,

con un gesto de tu mano

nos das el amanecer.

Por quererte hay que querer

todos los muertos de luz

que subieron a la cruz

del sacrificio por Cuba

y subir adonde suba

tu romántico arcabuz.

III

Va la justicia por ti

abierta de par en par,

y nos vino por el mar

en tu yate de mambí

un recado de Martí,

terreno para el montuno,

opresión para ninguno

y libertad para todos,

decencia hasta por los codos

y castigo para uno.

IV

En la fila de ladrones

tú no has formado jamás,

ni Atila ni Barrabás

usaron tus pantalones.

Ni te compran los doblones

ni tienes un mal pasado,

un pueblo  desalentado

se esperanza en que eres puro.

De ti depende el futuro

de nuestra fe, ten cuidado.

V

No son males de apariencia,

sino gangrenas de fondo

las que duelen en lo hondo

como un pus de la decencia.

No se trata de impaciencia

por derribar un bribón,

te quiero como un ciclón

que nos limpie totalmente

de bandoleros la frente,

de abusos al corazón.

VI

Creo en ti, en tu valentía,

que es la del pueblo cubano,

creo en la casa de guano

que te abre su portería,

creo en la alta serranía

que te esconde protectora,

creo en el día y la hora

en que alzarás un Turquino

por siempre en nuestro destino

con tu idea triunfadora.

VII

Me gusta verte soñando,

rodeado de aguas salobres,

en el triunfo de los pobres

y el fin del hasta cuándo.

Me gusta saber que andando

el tiempo tú subirás

y no te corromperás

porque crecerán tus hombros

no para llevar escombros

sino el amor de los más.

VIII

Eres bueno, y como tal

te duele matar soldados

y los quieres conquistados

para tu limpio ideal.

Como un puñado de sal

le das sabor al decoro,

tengo muertos que no lloro

pues cayeron por tu sueño

de elevar este pequeño

rebaño inclinado al oro.

Te amo en el pueblo, Fidel,

pensar en ti me ilumina,

eres un sol en la esquina

con tu foto en el papel.

Y se me vuelve de miel

el periódico contigo

porque eres un haz de trigo

que brilla entre tanta sombra.

Se enriquece  si te nombra

el corazón de un mendigo.

Has pasado por dolores

como mordiendo metal

Picaron auras del mar

en tu costado de amores.

Pero cuantos sinsabores

quisieron doblar tu frente

se encontraron de repente

sor tu firmeza mellados

y te vieron, asombrados,

derecho como una fuente.

 

 

El abogado desconocido

Justo Rodríguez Santos

En nombre de la Estrella Solitaria,

en nombre del Apóstol agredido,

en nombre de su pueblo esclavizado,

llega un joven de toga y pergamino.

A denunciar el crimen alevoso

y la diversidad de los delitos,

concurre un abogado cuya firma

estrena el cartulario en el registro.

Apartando legajos y expedientes,

cuya resolución abarca siglos,

la denuncia del pueblo, por su mano

habla a los tribunales sorprendidos.

Muestra el retrato del traidor, su ficha,

sus crímenes y robos repetidos.

Código en mano, suma las sanciones

que deben sus variados latrocinios

y reclama lo enjuicien sin tardanza

y ocupe su lugar en el banquillo.

Sus palabras anegan el silencio

que reverbera, terso y cristalino.

Pero las graves momias del birrete

parecen no entender el verbo digno.

Un ciudadano humilde, con un sobre,

 

un abogado nuevo y decidido,

que aprieta las clavijas de la ley

para que se oigan todos sus registros!

Marcha triunfal del Ejército Rebelde

El Indio Naborí (Jesús Orta Ruiz)

¡Primero de Enero!

Luminosamente surge la mañana.

¡Las sombras se han ido! Fulgura el lucero

de la redimida bandera cubana.

El aire se llena de alegres clamores,

se cruzan las almas saludos y besos,

y en todas las tumbas de nobles caídos revientan las flores

y cantan los huesos.

Pasa un jubiloso ciclón de banderas

y de brazaletes de azabache y grana,

mueve el entusiasmo balcones y aceras,

grita desde el marco de cada ventana.

A la luz del día se abren las prisiones

y se abren los brazos: se abre la alegría

como roja rosa en los corazones

de madres enfermas de melancolía.

Jóvenes barbudos, rebeldes diamantes,

con trajes de olivo vienen de las lomas,

y por su dulzura, los héroes triunfantes

parecen armadas y bravas palomas.

Vienen vencedores del hambre y el frío

por el ojo alerta del campesinado

y el amparo abierto de cada bohío…

Vienen con un triunfo de fusil y arado.

Vienen con sonrisa de hermano y amigo,

vienen con pureza de vida rural,

vienen con las armas que al ciego enemigo

quitó el Ideal.

Vienen con el ansia del pueblo encendido,

vienen con el aire y el amanecer,

y, sencillamente, como el que ha cumplido

un simple deber.

No importan los días de guerra y desvelo,

no importa la cama

de piedra o de grama,

sin otra techumbre  que ramas y cielo.

No importa el insecto, no importa la espina,

la sed consolada con parra del monte,

la lluvia, los vientos, la mano asesina

siempre amenazando en el horizonte.

¡Sólo importa Cuba, sólo importa el sueño

de cambiar la suerte!

¡Oh, nuevo soldado que no arruga el ceño,

ni viene asombrado de tutear la muerte!

Los niños lo miran pasar aguerrido

y piensan, crecidos por la admiración,

que ven un rey mago rejuvenecido

y con cinco días de anticipación.

Pasa fulgurante Camilo Cienfuegos,

alumbran su rostro cien fuegos de gloria.

Pasan capitanes, curtidos labriegos

que vienen de arar en la Historia…

Con los invasores pasa el Che Guevara,

alma de Sarmiento1 que trepó el Turquino,

San Martín2 quemante sobre Santa Clara,

Maceo del Plata, Gómez3 argentino…

Pasan lindas reinas sin otras coronas

que su sacrificio: cubanas marciales,

gardenias que un día se hicieron leonas

al beso de doña Mariana Grajales…

Ya entre los mambises del bravío Oriente,

sobre un mar de pueblo, resplandece un astro,

ya vemos la cálida frente;

el brazo pujante, la dulce sonrisa de Castro…

Lo sigue radiante su hermano Raúl,

y aplauden al paso del héroe ciudades quemadas,

ciudades heridas que serán curadas

y tendrán un cielo sereno y azul.

Fidel fidelísimo, retoño martiano,

asombro de América, titán de la hazaña

que desde las cumbres quemó las espinas del llano

y ahora riega orquídeas, ¡flores de montaña!

Y esto que las hieles se volvieran miel,

se llama… ¡Fidel!

Y esta que la ortiga se hiciera clavel,

se llama…¡Fidel!

Y esto que la patria no sea un cuartel,

se llama…¡Fidel!

Y esto que la bestia fuera derrotada por el bien del hombre,

esto que la sombra se volviera luz,

esto tiene un nombre, sólo tiene un nombre:

FIDEL CASTRO RUZ.

 

Ronda de la fortuna

Nancy Morejón

Fidel tiene fortuna,

una sola fortuna:

estar,

entre nosotros,

por un mundo mejor.

Qué fortuna mayor.

Fidel,

sin odio y sin hiel,

abre muros

y ventanas.

Fidel

Fidel tiene fortuna,

una sola fortuna,

la fortuna de ser

 

Fidel

 

 

Su presencia

Virgilio López Lemus

Su nombre es un verbo: sea el día

y sean las noches. Nadie puede resumirlo,

no se dedica un poema directamente a él,

ni una pieza recién hecha, ni una fábrica.

Es un padre, pero todos lo vemos como el mejor

de los hermanos, el amigo más alto.

No se le dedica directamente cosa alguna

pero cada hombre del pueblo moriría por él

en cualquier circunstancia.

 

1987

 

* Tomadas del libro Viaje a los frutos. Selección de Ana Cairo. Ediciones bachiller, 2006.

 

EUSEBIO LEAL: “FIDEL SE ENTREGÓ SIN LÍMITES A LA CAUSA DE SU PATRIA Y TUVO POR PATRIA AL MUNDO”

6

El triunfo de la Revolución abrió todas las puertas a varias generaciones de cubanos. “Seguir las palabras de Fidel, que eran compartidas por todo un pueblo, fue para mí más que una sensación y una vivencia, un magisterio.”

eusebio-fidel3-580x800Eusebio Leal Spengler, Historiador de la Ciudad de La Habana, tenía entonces mucha avidez de conocimiento y le había sido negada en la pobreza familiar la educación escolar anhelada.

Las oportunidades posteriores fueron de gran provecho para quien hoy tiene sus espacios ganados en disímiles academias y altas casas de estudio de Cuba y el mundo. Pero ante cada lauro, la reacción siempre es de gratitud a quien le permitió integrarse al proceso revolucionario desde su singularidad, su condición de cristiano, su devoción por una historia patria despojada de arquetipos y omisiones y su probada pasión por la defensa del patrimonio nacional.

Una noche intercambiaron pañuelos bordados con las iniciales, y Leal correspondió a la deferencia: “Le doy mi Lealtad a cambio de su Fidelidad”. Y la lealtad y la fidelidad coronaron una amistad incondicional: “cuando tuve algún problema personal, se apartaba rápidamente de lo que estaba haciendo, me escuchaba, y si estaba en sus manos, daba una solución.”

Así Leal fue comprendiendo cómo el liderazgo de ese cubano universal se había inspirado en el ideario de José Martí “el más agudo, el más intenso intérprete de la realidad de su tiempo, el más profundo conocedor de los cubanos”. Fidel rechazó todo dogma, reinterpretó continuamente la realidad y creyó sinceramente en las capacidades del hombre, en la vocación redentora de todo revolucionario. No le gustaban el engaño y la simulación. Con él “había que estar dispuesto a la verdad”.

Pero el atractivo mayor fue descubrir en “Fidel a un hombre de la cultura, a un pensador que se prepara, estudia y nunca cree suficiente el conocimiento adquirido”. Frente a él “no se podía improvisar” y contrario a lo que algunos suponen, dada su inmensa capacidad como orador – podía hablar horas ininterrumpidamente -, en el brazo de su butaca quedó la huella del pequeño hoyuelo marcado por el golpe seco de su dedo durante las largas horas que dedicó a escuchar el testimonio de otros y a cultivarse en la sabiduría ajena.

“Cuando conocí de él a partir de los testimonios de su propia vida – asegura Leal – supe que, por ejemplo, en los estudios universitarios era capaz de llevar muchas asignaturas al mismo tiempo, estudiar y a la vez, como está consignado en su expediente académico demostrar la enorme lucidez y capacidad  para emplearse a fondo en muy diversas materias.

“Ha sido un lector incansable, ha leído de todo lo necesario para el conocimiento de la historia de la humanidad, de la cultura, la literatura, el arte. Ahí entran muchas apreciaciones cruzadas en mi memoria, de intelectuales que conocí que lo conocieron; de amigos y compañeros de lucha que compartieron con él momentos muy trascendentes y una de las cosas que a todos más nos impresionó fue su capacidad de adquirir conocimientos y proyectarlos en sus relaciones y en su discurso político.

“Una convicción le acompañó desde los primeros años de su vida: su destino estaba ligado indisolublemente a una causa de justicia social por la cual sacrificaría fortuna, tiempo, momentos para los amigos… todo cuanto fue necesario dejar a un lado para llevar adelante lo que él consideró justo, conveniente y necesario para Cuba”.

—Esa capacidad intelectual y ese cultivarse en el ejercicio constante del conocimiento le facilitaron sin dudas convertirse en el estadista y el hombre de connotación universal que es. ¿Qué hitos nos resaltaría hoy de esa impronta global de Fidel?

—Hay que depositar todo eso dentro de una personalidad muy singular. Un hombre pulcro, atildado, muy cuidado en su imagen en todo tiempo, un caballero, quiere decir, alguien que con cualquier persona, de cualquier ideología, de cualquier confesionalidad, podía hablar, conversar y traducir en su palabra ese sentimiento de respeto que su propia cultura y conocimiento humano le confirió como una virtud y una capacidad.

Lo recuerdo delante de mí conversando con figuras tan importantes como Rajiv Gandhi que era un hombre también de gran refinamiento personal; lo recuerdo hablando con el Papa Juan Pablo II y su impresión en relación con Su Santidad; lo recuerdo conversando con diferentes líderes revolucionarios latinoamericanos; lo recuerdo en las incontables visitas en las cuales guié a mandatarios que él acompañó al Centro Histórico habanero.

Tuve la oportunidad de estrechar la mano a distintos líderes mundiales y latinoamericanos con los cuales él sostuvo una intensa relación como fue, por ejemplo, Salvador Allende a quien saludé por intermedio de Fidel como senador visitante en Cuba primero y luego en su visita presidencial.

En sus encuentros, más privadamente, Fidel siempre expresó aquél comedimiento, ese sentido que lo llevaba a saber desde cómo comportarse a la mesa, cómo hablar y sentarse, cómo dirigirse a las personas. Ejercía una especie de magnetismo sobre los demás. Y es que, a diferencia de lo que algunos creen, Fidel tenía una gran capacidad de escuchar al mismo tiempo que una gran capacidad para lograr ser escuchado.

—Entre esos hombres universales resalta la amistad de Fidel con Hugo Chávez que se expresó cual amor entrañable entre un padre y un hijo. Usted fue testigo del surgimiento de esa relación ¿cómo se produjo ese abrir la puerta a una amistad para toda la vida?

—Tengo fundamentos para creer que la persona con la que tuvo la mayor empatía, la que le sorprendió tremendamente por su capacidad, su patriotismo que era como un manantial que brotaba de manera espontánea, también un lector voraz, poseedor de una memoria fotográfica increíble, fue Hugo Rafael.

Tuve la suerte de estar entre los primeros cubanos que le conocieron. Estuve presente en el recibimiento cuando llegó por primera vez a Cuba y en la primera conversación entre los dos. Recuerdo la fascinación que Fidel sintió por aquél joven que venía tras las huellas de los próceres y con el interés de visitar los escenarios progresistas latinoamericanos y conocer de otras experiencias de militares comprometidos. No olvidemos a Omar Torrijos, a la revolución de las fuerzas armadas en el Perú…  por ese camino andaba él inicialmente. Era un camino que debía lógicamente recorrer pues había sido un soldado formado, un oficial nacido en el seno de la academia, que tuvo muy buenos maestros, que conocía al dedillo la historia de su supremo mentor que era Simón Bolívar, quien lo fue también para Martí y Fidel.

Estaban creadas las condiciones para que Chávez se convirtiera en lo que fue. Recuerdo el momento en que estando juntos en Venezuela – tuve el honor de acompañar al Comandante Fidel – el venezolano le hace la solemne promesa de no defraudarlo. Y efectivamente, así fue con la vida y con la muerte.

—Evocaba a José Martí quien fue el asidero y la raíz del ideario del Comandante en Jefe. El Apóstol de Cuba en su tiempo dijo que cuando hay muchos hombres sin decoro, hay siempre otros que llevan en sí el decoro de muchos hombres… ¿Qué relación establecería usted entre esos dos grandes iluminados de la historia patria?

—Fidel fue profundamente martiano, no de fragmentos de la obra de José Martí sino de leer todas las biografías escritas, el epistolario sobre todo y podía recordar a la perfección distintos momentos no sólo de la vida sino de la obra política unitaria del Apóstol. A él le fascina cómo Martí logra de las causas y razones que perdieron la Guerra de los Diez Años abogar por y crear y convertirse en el factor de la unidad.

Esa idea de la unidad va a estar permanentemente en el ideario político de Fidel. Nada que desuna es para él importante. Nos dice como Martí que hay que estar siempre ardiendo en la luz del sol y no a la sombra. Nos dice que debemos situarnos en el hecho político que Martí supone y en toda la historia del país, al tiempo que reverencia a aquellos que se sacrificaron en aras de ese ideal y no lograron alcanzarlo.

Por eso su admiración por Bolívar o por Carlos Manuel de Céspedes. Profundamente cespediano, profesó una devoción al Padre de la Patria. Fidel fue un revolucionario que estaba movido por un gran patriotismo, de un alto sentido del deber que se impuso él mismo como disciplina.

Si de Martí se pudo decir que subía y bajaba escaleras como quien no tenía pulmones, que pasaba días enteros en vigilia, visitando y hablando, de Fidel igual. Lo he acompañado en jornadas inacabables que han comenzado por el día y por la noche también. Su más grande obsesión era dejarle al pueblo cubano una bandera. El servicio más grande o el último que ha prestado en vida a su patria no es solamente el haber dejado un acumulado de ideas, proyectos, iniciativas y obras, sino también habernos dejado en este momento crucial una bandera no sólo de resistencia sino de triunfo.

En el momento en que escuchamos expresiones groseras de unos pocos y a otros que irrespetuosamente celebran la muerte, nosotros asistimos al espectáculo conmovedor de la despedida multitudinaria y universal de alguien que ha luchado tanto por la vida. Y la expresión del pueblo cubano en este instante, la que apreciamos y sentimos contenida en ese silencio que percibimos por las calles, es la más grande manifestación de respeto a un hombre que se entregó sin límites a la causa de su patria y tuvo por patria al mundo.

—Hay quienes auguran que después de Fidel Castro la Revolución cubana desaparecerá, que las jóvenes generaciones no están preparadas para continuar ese legado, que el país definitivamente se convertirá en esa fruta madura que caerá destruyendo a la nación independiente por la cual él tanto luchó junto a su pueblo. ¿Qué nos diría usted?

—Un hormiguero es lo que verán esos agoreros cuando traten de tocar al país en su yaga, en sus debilidades o defectos… un hormiguero. El pueblo cubano en este momento está tranquilo pero muy celoso de la dignidad de la cual Fidel ha sido un símbolo absoluto.

Tengo fe en el mejoramiento humano y en la utilidad de la virtud y en la vida futura como decía Martí. Y sé lo que él ha significado y lo que significará para las futuras generaciones. No se podrá escribir la historia universal del siglo XX, ni se podrá escribir la historia de nuestro país sin mencionarlo a él. Será como lo que respondió una vez Máximo Gómez ante una provocación: prueben a escribir la historia de Cuba sin mencionarme a mí.

—La corbata negra que usted porta hoy es como la encarnación simbólica de los momentos de más intimidad que compartió con Fidel. Usted hablaba del gran caballero que fue y sé que conoció de la inmensa bondad y también de la cólera de un hombre muy especial. ¿Cómo era ese Fidel que usted pudo disfrutar más próximamente?

—Fidel me honró con su amistad y honró con su amistad a mi madre que era alguien muy importante para mí y que él apreció en su valor como testigo de una época dura en la cual a ella le tocó vivir. Ella coincidió un poco generacionalmente con él aunque le llevaba casi veinte años. Por eso estoy muy cerca del sentimiento humano, de la capacidad de ser por un instante ese ser humano tan cálido y próximo; porque él – vale la pena aclararlo – era un político ante todo y todo el tiempo pues comprendió el valor de la política y sacrificó sentimientos muy propios. Pero cuando le planteabas alguna situación personal enseguida se apartaba y atendía ese tema.

Sé lo que significa su abrazo en un momento oportuno y sé lo que significa su mano en un momento oportuno. No era cosa que se regalaba y prodigaba. Él sabía ser severo, austero e ignorar la adulación que le molestaba extraordinariamente. Tenía un gran sentido de la cultura del refinamiento, vanguardista diría.

Yo tenía una corbata que llevaba por otras razones, siempre negra. Un día le dije a él: quiero pedirle algo, e inmediatamente abandonó lo que estaba atendiendo sentado a la mesa y me preguntó: ¿De qué se trata? Le planteé que necesitaba una corbata negra porque la mía se había deteriorado. Enseguida mandó las suyas y escogí entonces una. Es esta que llevo puesta hoy y que desde hace veintitantos años utilizo en ocasiones de gala. Siempre anudada porque entre mis tantos defectos está el no saber hacer el nudo de la corbata. En algunos lugares está raída, pero lo que no está raído es el recuerdo del que me la dio.

—El que se la dio le entregó muchos de los bienes personales que le habían obsequiado a lo largo de los años, en nombre de la nación cubana y para ella, y también muchos de lo que hoy se consideran bienes patrimoniales y se muestran en instalaciones museales del país. ¿Cómo se produjo ese legado?

—Cuando murió Celia (Sánchez) me ocupé personalmente por una designación de él de ordenar y clasificar todo lo que como jefe de estado había recibido. En ese sentido fue muy pulcro porque allí estaba absolutamente todo, desde un pañuelo bordado con sus iniciales, un libro dedicado, hasta cualquier objeto que le hubiesen entregado. Si un campesino en un campo de caña le había entregado una mocha de corte allí estaba.

Pero también había regalos primorosos de presidentes de diversos sitios del mundo. Recuerdo la biblioteca donde habían libros dedicados desde el Papa Juan XXIII hasta la madre de Gandhi, Indira. Un día en medio del período especial me acompañó al lugar donde estaba depositado todo pues ya me había ordenado distribuir aquello en todos los lugares donde fuera útil a Cuba.

Esa noche observó todo con detenimiento por última vez, en presencia del secretario del consejo de estado, el Doctor José Miyar (Chomi), quien le sirvió con una lealtad y modestia ejemplar. Le ordenó que levantara un acta y escribió el mismo de su puño y letra dándome ese legado y la responsabilidad histórica. Unas pocas horas después estábamos llevando a los asilos de ancianos la ropa y los abrigos que debieron ser adaptados por las monjas a las tallas propias del anciano que los usaría.

A los museos de toda la isla de Cuba desde Sandino hasta Baracoa llevamos esas cosas personales con la sola condición de que no se podía poner en leyenda alguna o referencia que eso lo había entregado él. De ninguna manera, independientemente de que muchas piezas bordadas en objetos manufacturados de América Latina y el mundo llevaban grabado su nombre.

Recuerdo que en una Mesa Redonda en la televisión, ante una calumnia, fue que entonces autorizó a contar esta historia y se reveló lo que con mucha prudencia, sentido común y silencio había hecho.

—Fidel fue un amante de las artes y las letras y un defensor consciente del patrimonio. ¿Cómo nos ejemplificaría Leal esa condición de Fidel?

—Ahí está el Museo Nacional de Bellas Artes que se amplió a dos edificios y se reinauguró en momentos muy difíciles para el país. Otras voces siempre querían salvar a cambio del patrimonio pero Fidel nunca. Tengo un escrito de él en relación con un automóvil muy bello que estaba a la venta por parte de una familia y él ordenó comprarlo y pagar lo que la familia pedía para luego poner una nota que decía: que no se venda a ningún precio. O el reloj del Padre Félix Varela regalo de José Antonio Saco con el que pasó lo mismo.

Y está el Decreto Ley 143 del Consejo de Estado firmado por él que considero es el monumento a la política más avanzada a escala mundial en la preservación del patrimonio de cualquier nación. Concedía personalidad jurídica, capacidad de poseer bienes patrimoniales y subordinaba mucho al interés de salvar la Habana Vieja que la veía como un bien extraordinario del país y serviría de ejemplo para un movimiento nacional de restauración y rescate del patrimonio.

Con la mente siempre puesta en los precursores, en los que habían luchado y en otros compañeros a los cuales había encomendado esa tarea, viendo que en ese momento me correspondía, pues me dio esa facultad. Hace unos pocos días tuve la satisfacción de hacerle llegar un mensaje cuando convertimos en una lápida de bronce sus palabras del decreto, para convertir en perpetua memoria ese avanzado proyecto de preservación patrimonial. Está colocada sobre las piedras del antiguo Palacio de Gobierno en la Plaza de Armas y así lo comuniqué al General Presidente, su hermano Raúl, también amigo y benefactor de la gran obra a favor del patrimonio.

Este tema me resulta particularmente sensible y quisiera hoy agradecerle a él, a su memoria dedicarle estas palabras porque el tiempo pasa también para mí, por todo lo que hizo por el pueblo cubano, por la humanidad y por qué no, también por mí. Quisiera agradecerle a su familia y enviarle mi profundo pesar a su viuda Dalia Soto del Valle, a sus hijos todos, a su hermano Raúl, a sus hermanas y a todos los cubanos y a todas las personas del mundo que en este instante sienten como suyo el dolor de su transitoria partida. Como dijo una vez Martí: mi verso crecerá bajo la yerba y yo también creceré. Él también crecerá.

—Hoy, después de conocerle de tantas maneras, ¿cuáles cree el historiador que fueron las condiciones que en los orígenes de su vida allá en Birán – como si se tratara de un viaje a la semilla – condicionaron la naturaleza y el carácter de Fidel?

—Las recientes publicaciones de la obra hecha por Katiuska Blanco, son a mi juicio un aporte fundamental para el conocimiento de Fidel, la familia y de esa primera historia. He leído otros textos también y he tenido el testimonio directo, a lo largo de muchas conversaciones, con sus hermanos, Ramón, Raúl, con sus hermanas… todas me dieron en algún momento un testimonio de lo que fueron aquellos años.

Birán es toda una explicación. Él tuvo un culto particular por sus padres como lo han tenido todos sus hermanos. Un culto particular por Lina y un culto particular por Ángel el soldado español que vino a la guerra de Cuba, levantado en las quintas españolas y que llegó a esta tierra y se enamoró del país. Estuvo enfermo en los hospitales de campaña, en la trocha de Júcaro a Morón y posteriormente, es embarcado de regreso con las tropas exhaustas, vencidas y enfermas. Pero apenas un año después regresa y en una proeza personal y con amigos fieles, logró la tierra que se fue convirtiendo en una especie de pequeño reducto entre los grandes cañaverales de los grandes latifundios norteamericanos.

Birán fue en cierta medida una utopía. Veintisiete construcciones entre las cuales destaca la escuela, cosa que no era común de ninguna manera en una finca particular, en una casa de familia. Poseía una distribución que permitía tener ciertas condiciones muy excepcionales para los trabajadores que allí operaban en especial los trabajadores negros haitianos que allí llegaban forzados a emigrar de su país, a los cuales Fidel y Raúl siempre se han referido con mucho afecto y compasión.

Birán fue siempre el punto de regreso pero también el punto de partida. Hay un momento en que la partida se hace definitiva porque los hijos de Ángel deben ir a enfrentar la populosa Habana. Ya no era el ambiente coloquial y familiar de Santiago de Cuba. Ahora sería la gran Habana, la urbe donde estaba la única institución de alta docencia en Cuba, la universidad.

Y ahí llegaron los hermanos y Fidel con el más pequeño, con Raúl. Entonces comienza el gran debate. Muchas de las cosas aprendidas en Birán aparecen con fuerza, la disciplina, el amor a la tierra, a la montaña… Fidel narra su aventura subiendo a los montes, esos pinares que siempre recuerda, de Mayarí. Recuerda con mucha ternura la vida campesina que le confirió un sentido muy humano y particular a su vida. Me refrenda la idea de que el ser humano se forja en el seno de una familia y a partir de ciertas virtudes fundamentales como son el espíritu de trabajo, la honradez, la compasión hacia los demás, el sentido de la justicia… sobre esa base se levantan luego las virtudes políticas.

—Fidel se refirió al Che alguna vez de este modo: Hay personas que da trabajo resignarse a la idea de su muerte. ¿Qué le diría hoy al pueblo cubano al cual le cuesta mucho resignarse a la idea de la muerte de Fidel?

—Él tenía su propia medicina reservada. Así nos lo expresó en su última comparecencia en el congreso del partido. Fidel era profundamente martiano y Martí dijo: La muerte no es verdad cuando se ha cumplido bien la obra de la vida. Ahí está la clave.

Publicado el diciembre 3, 2016 por Dialogar, dialogar

EL FIDEL QUE CONOCÍ

fidel-1-755x490

   “La Revolución cubana, de la cual Fidel Castro era el inspirador, el teórico y el líder, sigue siendo hoy, gracias a sus éxitos y a pesar de sus carencias, una referencia importante para millones de desheredados del planeta”.

ignacio-ramonetPOR IGNACIO RAMONET

Fidel ha muerto, pero es inmortal. Pocos hombres  conocieron la gloria de entrar vivos en la leyenda y en la historia. Fidel es uno de ellos. Perteneció a esa generación de insurgentes míticos – Nelson Mandela, Patrice Lumumba, Amilcar Cabral, Che Guevara, Camilo Torres, Turcios Lima, Ahmed Ben Barka – que, persiguiendo un ideal de justicia, se lanzaron, en los años 1950, a la acción política con la ambición y la esperanza de cambiar un mundo de desigualdades y de discriminaciones, marcado por el comienzo de la guerra fría entre la Unión Soviética y Estados Unidos.

En aquella época, en más de la mitad del planeta, en Vietnam, en Argelia, en Guinea-Bissau, los pueblos oprimidos se sublevaban. La humanidad aún estaba entonces, en gran parte, sometida a la infamia de la colonización. Casi toda África y buena porción de Asia se encontraban todavía dominadas, avasalladas por los viejos imperios occidentales. Mientras las naciones de América latina, independientes en teoría desde hacía siglo y medio, seguían explotadas por privilegiadas minorías, sometidas a la discriminación social y étnica, y a menudo marcadas por dictaduras cruentas, amparadas por Washington.

Fidel soportó la embestida de nada menos que diez presidentes estadounidenses (Eisenhower, Kennedy, Johnson, Nixon, Ford, Carter, Reagan, Bush padre, Clinton y Bush hijo). Tuvo relaciones con los principales líderes que marcaron el mundo después de la Segunda Guerra mundial (Nehru, Nasser, Tito, Jrushov, Olaf Palme, Ben Bella, Boumedienne, Arafat, Indira Gandhi, Salvador Allende, Brezhnev, Gorbachov, François Mitterrand, Juan Pablo II, el rey Juan Carlos, etc.). Y conoció a algunos de los principales intelectuales y artistas de su tiempo (Jean-Paul Sartre, Simone de Beauvoir, Arthur Miller, Pablo Neruda, Jorge Amado, Rafael Alberti, Guayas amín, Cartier-Bresson, José Saramago, Gabriel García Márquez, Eduardo Galeano, Noam Chomsky, etc.).

Bajo su dirección, su pequeño país (100 000 km2, 11 millones de habitantes) pudo conducir una política de gran potencia a escala mundial, echando hasta un pulso con Estados Unidos cuyos dirigentes no consiguieron derribarlo, ni eliminarlo, ni siquiera modificar el rumbo de la Revolución cubana. Y finalmente, en diciembre de 2014, tuvieron que admitir el fracaso de sus políticas anticubanas, su derrota diplomática e iniciar un proceso de normalización que implicaba el respeto del sistema político cubano.

En octubre de 1962, la Tercera Guerra Mundial estuvo a punto de estallar a causa de la actitud del gobierno de Estados Unidos que protestaba contra la instalación de misiles nucleares soviéticos en Cuba. Cuya función era, sobre todo, impedir otro desembarco militar como el de Playa Girón (bahía de Cochinos) u otro directamente realizado por las fuerzas armadas estadounidenses para derrocar a la revolución cubana.

Desde hace más de 50 años, Washington (a pesar del restablecimiento de relaciones diplomáticas) le impone a Cuba un devastador embargo comercial -reforzado en los años 1990 por las leyes Helms-Burton y Torricelli- que obstaculiza su desarrollo económico normal. Con consecuencias trágicas para sus habitantes. Washington sigue conduciendo además una guerra ideológica y mediática permanente contra La Habana a través de las potentes Radio “Martí” y TV “Martí”, instaladas en La Florida para inundar a Cuba de propaganda como en los peores tiempos de la guerra fría.

Por otra parte, varias organizaciones terroristas – Alpha 66 y Omega 7 – hostiles al régimen cubano, tienen su sede en La Florida donde poseen campos de entrenamiento, y desde donde enviaron regularmente, con la complicidad pasiva de las autoridades estadounidenses, comandos armados para cometer atentados. Cuba es uno de los países que más víctimas ha tenido (unos 3 500 muertos) y que más ha sufrido del terrorismo en los últimos 60 años.

Ante tanto y tan permanente ataque, las autoridades cubanas han preconizado, en el ámbito interior, la unión a ultranza. Y han aplicado a su manera el viejo lema de San Ignacio de Loyola: “En una fortaleza asediada, toda disidencia es traición.” Pero nunca hubo, hasta la muerte de Fidel, ningún culto de la personalidad. Ni retrato oficial, ni estatua, ni sello, ni moneda, ni calle, ni edificio, ni monumento con el nombre o la figura de Fidel, ni de ninguno de los líderes vivos de la Revolución.

Cuba, pequeño país apegado a su soberanía, obtuvo bajo la dirección de Fidel Castro, a pesar del hostigamiento exterior permanente, resultados excepcionales en materia de desarrollo humano: abolición del racismo, emancipación de la mujer, erradicación del analfabetismo, reducción drástica de la mortalidad infantil, elevación del nivel cultural general… En cuestión de educación, de salud, de investigación médica y de deporte, Cuba ha obtenido niveles que la sitúan en el grupo de naciones más eficientes.

Su diplomacia sigue siendo una de las más activas del mundo. La Habana, en los años 1960 y 1970, apoyó el combate de las guerrillas en muchos países de América Central (El Salvador, Guatemala, Nicaragua) y del Sur (Colombia, Venezuela, Bolivia, Argentina). Las fuerzas armadas cubanas han participado en campañas militares de gran envergadura, en particular en las guerras de Etiopía y de Angola. Su intervención en este último país se tradujo por la derrota de las divisiones de élite de la Republica de África del Sur, lo cual aceleró de manera indiscutible la caída del régimen racista del apartheid.

La Revolución cubana, de la cual Fidel Castro era el inspirador, el teórico y el líder, sigue siendo hoy, gracias a sus éxitos y a pesar de sus carencias, una referencia importante para millones de desheredados del planeta. Aquí o allá, en América latina  y en otras partes del mundo, mujeres y hombres protestan, luchan y a veces mueren para intentar establecer regímenes inspirados por el modelo cubano.

La caída del muro de Berlín en 1989, la desaparición de la Unión soviética en 1991 y el fracaso histórico del socialismo de Estado no modificaron el sueño de Fidel Castro de instaurar en Cuba una sociedad de nuevo tipo, más justa, más sana, mejor educada, sin privatizaciones ni discriminaciones de ningún tipo, y con una cultura global total.

Hasta la víspera de su fallecimiento a los 90  años, seguía movilizado en defensa de la ecología y del medio ambiente, y contra la globalización neoliberal, seguía en la trinchera, en primera línea, conduciendo la batalla por las ideas en las que creía y a las cuales nada ni nadie le hizo renunciar.

En el panteón mundial consagrado a aquellos que con más empeño lucharon por la justicia social y que más solidaridad derrocharon en favor de los oprimidos de la Tierra, Fidel Castro – le guste o no a sus detractores –  tiene un lugar reservado.

Lo conocí en 1975 y conversé con él en múltiples ocasiones, pero, durante mucho tiempo, en circunstancias siempre muy profesionales y muy precisas, con ocasión de reportajes en la isla o la participación en algún congreso o algún evento. Cuando decidimos hacer el libro “Fidel Castro. Biografía a dos voces” (o “Cien horas con Fidel”), me invitó a acompañarlo durante días en diversos recorridos. Tanto por Cuba (Santiago, Holguín, La Habana) como por el extranjero (Ecuador). En coche, en avión, caminando, almorzando o cenando, conversamos largos. Sin grabadora. De todos los temas posibles, de las noticias del día, de sus experiencias pasadas y de sus preocupaciones presentes. Que yo reconstruía luego, de memoria, en mis cuadernos. Luego, durante tres años, nos vimos muy frecuentemente, al menos varios días, una vez por trimestre.

Descubrí así un Fidel íntimo. Casi tímido. Muy educado. Escuchando con atención a cada interlocutor. Siempre atento a los demás, y en particular a sus colaboradores. Nunca le oí una palabra más alta que la otra. Nunca una orden. Con modales y gestos de una cortesía de antaño. Todo un caballero. Con un alto sentido del pundonor. Que vive, por lo que pude apreciar, de manera espartana. Mobiliario austero, comida sana y frugal. Modo de vida de monje-soldado.

Su jornada de trabajo se solía terminar a las seis o las siete de la madrugada, cuando despuntaba el día. Más de una vez interrumpió nuestra conversación a las dos o las tres de la madrugada porque aún debía participar en unas “reuniones importantes”… Dormía sólo cuatro horas, más, de vez en cuando, una o dos horas en cualquier momento del día.

Pero era también un gran madrugador. E incansable. Viajes, desplazamientos, reuniones se encadenaban sin tregua. A un ritmo insólito. Sus asistentes – todos jóvenes y brillantes de unos 30 años – estaban, al final del día, exhaustos. Se dormían de pie. Agotados. Incapaces de seguir el ritmo de ese infatigable gigante.

Fidel reclamaba notas, informes, cables, noticias, estadísticas, resúmenes de emisiones de televisión o de radio, llamadas telefónicas… No paraba de pensar, de cavilar. Siempre alerta, siempre en acción, siempre a la cabeza de un pequeño Estado mayor – el que constituían sus asistentes y ayudantes – librando una batalla nueva. Siempre con ideas. Pensando lo impensable. Imaginando lo inimaginable. Con un atrevimiento mental espectacular.

Una vez definido un proyecto. Ningún obstáculo lo detenía. Su realización iba de sí. “La intendencia seguirá” decía Napoleón. Fidel igual. Su entusiasmo arrastraba la adhesión. Levantaba las voluntades. Como un fenómeno casi de magia, se veían las ideas materializarse, hacerse hechos palpables, cosas, acontecimientos.

Su capacidad retórica, tantas veces descrita, era prodigiosa. Fenomenal. No hablo de sus discursos públicos, bien conocidos. Sino de una simple conversación de sobremesa. Fidel era un torrente de palabras. Una avalancha. Que acompañaba la prodigiosa gestualidad de sus finas manos.

La gustaba la precisión, la exactitud, la puntualidad. Con él, nada de aproximaciones. Una memoria portentosa, de una precisión insólita. Apabullante. Tan rica que hasta parecía a veces impedirle pensar de manera sintética. Su pensamiento era arborescente. Todo se encadenaba. Todo tenía que ver con todo. Digresiones constantes. Paréntesis permanentes. El desarrollo de un tema le conducía, por asociación, por recuerdo de tal detalle, de tal situación o de tal personaje, a evocar un tema paralelo, y otro, y otro, y otro. Alejándose así del tema central. A tal punto que el interlocutor temía, un instante, que hubiese perdido el hilo. Pero desandaba luego lo andado, y volvía a retomar, con sorprendente soltura, la idea principal.

En ningún momento, a lo largo de más de cien horas de conversaciones, Fidel puso un límite cualquiera a las cuestiones a abordar. Como intelectual que era, y de un calibre considerable, no le temía al debate. Al contrario, lo requería, lo estimulaba. Siempre dispuesto a litigar con quien sea. Con mucho respeto hacia el otro. Con mucho cuidado. Y era un discutidor y un polemista temible. Con argumentos a espuertas. A quien solo repugnaban la mala fe y el odio.

PARA LEER AL PATO DONALD TRUMP

pato donal tump

Por Carlos Almenara

Tomado de TeleSUR

De algún modo, Trump es el corolario necesario del gobierno hipócrita de Obama. Si un gobierno que concentra la riqueza, que expande la guerra, que se asocia a organizaciones terroristas, que espía más de lo que nadie nunca espió sobre la Tierra, que financiariza la economía, deja miles sin vivienda, que hace del Mediterráneo la fosa común más grande del mundo fruto de sus guerras, si ese gobierno pretende presentarse como un virtuoso catálogo de humanismo y civilidad

donald-trump-donald-duck

A comienzos de la década de los ’70, en el Chile de Allende, Armand Mattelart y Ariel Dorfman publicaron “Para leer al Pato Donald”. La invitación, la tesis central del libro, fue totalmente pertinente entonces y lo es en cualquier época. Los cambios sociales profundos precisan para serlo decodificar los mensajes en las historietas, en los dibujitos, en los consumos culturales masivos. Los valores, la lógica imperial de dominación viene encriptada en ellos.

En esos inicios de los ’70, la revista, la caricatura era un consumo difundido. Cuánto más hoy la omnipresencia mediática afecta nuestra percepción del mundo y hasta define valores.

No se puede leer el fenómeno que llevó a Donald Trump a la Casa Blanca sin una interpretación de procesos sociales, culturales y económicos de Estados Unidos (y del mundo todo) actual.

Y, efectivamente, se ha interpretado de muy distintas maneras este proceso político, se ha caracterizado profusamente a Trump, pero, me parece, faltan lecturas culturales, epocales y por qué no, cuestionamientos a las categorías mismas que utilizamos. Así como en los ’70 era necesario ver con otros ojos el Pato Donald, hoy deberíamos hacernos algunos replanteos semejantes.

Lo primero a decir es que el autor de estas líneas deplora el racismo, la xenofobia y su utopía (o su punto de partida según lo plantea Rancière) es la igualdad del género humano. Y Trump tuvo, sin lugar a dudas, afirmaciones y comportamientos racistas y xenófobos, entre otras discriminaciones execrables.

Dicho esto, pido, requiero, profundizar el análisis.

Esa categoría, la condena ética, tan de moda, debe ser puesta en la picota porque está en el corazón de la trampa imperial. Alegan que Sadam Hussein tiene armas de destrucción masiva, hay una condena “escandalizada” y se decide una invasión a Irak. Decenas de ejemplos podemos dar en que se describe un hecho de modo amañado, manipulado o inventado y a partir de allí se postulan consecuencias políticas, sociales o judiciales.

Prima el grito, el escándalo moral, el foco es un individuo malvado, pero hay una carencia absoluta de análisis de las estructuras que hacen posible el hecho.

De algún modo, Trump es el corolario necesario del gobierno hipócrita de Obama. Si un gobierno que concentra la riqueza, que expande la guerra, que se asocia a organizaciones terroristas, que espía más de lo que nadie nunca espió sobre la Tierra, que financiariza la economía, deja miles sin vivienda, que hace del Mediterráneo la fosa común más grande del mundo fruto de sus guerras, si ese gobierno pretende presentarse como un virtuoso catálogo de humanismo y civilidad… si eso pretende, bueno, Trump.

Hay una razón para ello: para implementar políticas salvajes más vale tener valores vinculados al desprecio y el atropello. No puede Obama (menos Clinton) presentarse como un gran humanista y aplicar políticas salvajes que pierden su disfraz a los cien metros sin que ello suponga una pérdida de credibilidad.

Pero hay algo aún más decisivo: la construcción de legitimidad. Años llevamos viendo cómo se concentran los medios, cómo se homogeneizan discursos uniformemente discriminadores y violentos. Obama, amagó enfrentarse con la Fox. Obama puede ser el Burrito Ortega de la política estadounidense, el rey del amague. Amagó salir de Afganistán, amagó cerrar Guantánamo, amagó una reforma migratoria, amagó y amagó y siempre hizo otra cosa.

No es anecdótico, no se puede confrontar el discurso xenófobo de un candidato en los medios que bajan un discurso xenófobo día tras día, sin confrontar también esos medios. No se puede confrontar un discurso xenófobo si se es responsable de la muerte diaria de miles de inmigrantes, producto de guerras intencionalmente impulsadas y con pleno conocimiento que ésas serían las consecuencias.

Lo individual tiene su peso pero no es la única manera de analizar un proceso. El mundo requiere que hagamos de este cuestionamiento epistémico una bandera para no caer en el anecdotario con que nos entretiene la televisión. Hay grupos, élites, corporaciones, intereses, naciones, clases sociales.

Por ejemplo, lo que en la teoría política suele verse como “paradigma dirigencial”, las élites, grupos, corporaciones en disputa, aportan un material importante al análisis del fenómeno Trump. El modelo de globalización financiarizada, con preeminencia de guaridas fiscales, los tratados de libre comercio, el gobierno mundial de las empresas, sufrió una derrota.

No es “un pasado injusto pero conocido”, no, lo que estamos viendo los últimos años es una aceleración que lleva a un mundo de (otrora) ciencia ficción con manipulación global de la información, destrucción de los Estados y saqueo imperial de los recursos naturales. El modelo es Libia, donde hasta simularon en un set de TV el triunfo rebelde. Libia, la guerra personal de Hillary Clinton.

 

Por supuesto, otro imprescindible a recuperar epistemológicamente es el punto desde donde mira el analista. Tienen buenas razones para preocuparse los estadounidenses. Pueden aprovechar para hacerse algunas preguntas. Sugiero una ¿si llevan años filmando “Rambos” en el cine por qué asombrarse que los presidentes le salgan con forma de Rambos?

Pero el punto de mira de los ciudadanos estadounidenses es distinto del de un sudamericano. Que además no pretende emigrar a Estados Unidos. Para los de acá, para los que queremos hacer de Suramérica nuestro lugar y hacerlo mejor y más autónomo día a día, es difícil lamentarse, en función de nuestro interés, del resultado electoral. No sabemos qué será Trump. Hillary hubiera sido un desastre difícil de superar.

Para las élites locales que necesitan la ayuda imperial para gobernar los países del Sur, es un grave problema. Tenían todo jugado a gallareta Hillary. Y salió Pato Donald Trump.

Siete datos para explicar las elecciones de EE UU

Donald-Trump_CLAIMA20161109_0054_28

A Trump le votaron republicanos corrientes, algunos con dudas y muchos buscando un cambio

Por Kiko Llaneras

El País

A continuación recopilo algunos datos clave sobre qué paso y quién voto por cada candidato.

  1. A Trump le votaron los republicanos corrientes. El 90% de las personas que se identifican con el partido republicano votó por su candidato. Trump también ganó entre los independientes por 6 puntos, más o menos igual que Romney en 2012. Se ha hablado mucho de los nuevos votantes de Trump. Pero el grueso de su electorado tiene el perfil clásico de los republicanos: más mayores, más blancos, más religiosos y menos urbanos que los demócratas.
  2. Ese éxito apunta una causa: la polarización. Un 27% de votantes de Trump dice que su candidato no es de fiar. Un porcentaje parecido cree que tampoco tiene el temperamento para ser presidente. ¿Por qué le han votado esas personas? Una explicación es que aun con esos defectos lo prefieren a Hillary Clinton o a los demócratas en general. El 72% de los votantes de Trump explica su voto con una razón: «puede traer el cambio necesario». Son síntomas de la polarización partidista que lleva años aumentando en Estados Unidos. Un dato: el 23% de liberales y el 30% de conservadores reconoce que se sentiría mal si un familiar se casase con alguien de ideología contraria.
  3. Trump si mejoró a su antecesor republicano en un grupo: los blancos no universitarios. En 2004 y 2008 los republicanos ganaron ese grupo por 20 puntos. Trump lo ha ganado casi por 40. En este tema del New York Timesse ve particularmente bien. Los blancos no universitarios son un grupo numeroso —un 34% de todos los norteamericanos—, y especialmente en estados decisivos: Iowa representan un 49% del censo (Cook Political Report), en Wisconsin un 45%, en Ohio un 42% y en Michigan un 37%.
  4. Trump ganó votantes pobres pero no fue el más votado entre ellos. Al revés: el candidato republicano ganó entre las rentas más altas de todas (superiores a los 200.000 dólares) y Clinton entre las más bajas. Pero sí es cierto que Trump ha reducido la distancia por renta entre demócratas y republicanos. No sólo respecto a Obama, también respecto a John Kerry en 2004. La relación entre renta, raza, estudios y medio urbano y rural es complejísima. Si Trump no gana entre las rentas más bajas es probablemente porque las minorías raciales votan demócrata —sobre todo los negros—. Pero Trump sí logró avances entre votantes blancos con pocos estudios y rentas más bajas.
  5. Seguramente hubo votantes de Obama que se pasaron a Trump en estado clave. Los demócratas “perdieron esta elección porque millones de votantes blancos de clase trabajadora votaron por Obama y después cambiaron a Trump”, decía Nate Cohnesta semana. De los 700 condados que Obama ganó en 2008 y 2012, en el 30% de ellos esta vez ha ganado Trump. Muchos de esos condados pertenecen a los estados del Medio Oeste industrial que acabaron siendo clave para que Trump ganase el colegio electoral. Son condados más blancos que la media, pero donde Obama fue muy competitivo. Como explicación. Cohn apunta una similitud entre Obama y Trump: “los dos se presentaron como agentes del cambio, contra el ‘establishment’ y los intereses corporativos”.
  6. Es mucho lo que (todavía) no sabemos sobre esta elección. Los datos de participación son todavía incompletos —en California siguen contando votos diez días después—. No es verdad que haya caído mucho y probablemente Clinton no ha perdido por no movilizar a las minorías, los jóvenes o las mujeres. Tampoco sabemos con claridad el peso que ha tenido el voto de los “rezagados” o los “perdedores de la globalización”, y si ese marco es realmente clave para entender estas elecciones. Esa es una de las preguntas de nuestro tiempo, la relación entre expectativas, nostalgia, globalización y crisis. Pero no es nada sencilla.
  7. Cuidado con los relatos exagerados. Decía Nate Silverque estos días se están sacando conclusiones muy rotundas de la victoria de Trump: «Hay un auge del mensaje reaccionario en EE UU», «vuelven los demonios del racismo y la misoginia», «crece la división entre las élite de ambas costas y el resto del país». Pero el resultado ha sido muy ajustado. Clinton de hecho logró más votos que Trump. Si el 1% de los votantes hubiese votado distinto, Clinton habría ganado y el relato sería muy distinto. Hablaríamos de la primera mujer presidenta o del castigo de los votantes a un candidato como Trump.

Entiendo este argumento de Silver, pero vuelvo a la cuestión primera: A Trump le votaron los republicanos corrientes. Esa es para mi la noticia de estas elecciones. No tanto que Trump lograse unos pocos votantes decisivos —blancos no universitarios en los estados del alto Medio Oeste–. Sino que representase la mejor opción para el grueso de republicanos siendo el candidato que es: abandonado por su partido, reaccionario más que conservador, irrespetuoso como mínimo con normas básicas de la política y la decencia.

EL FENÓMENO TRUMP, SEGÚN OBAMA: ESTO NO ES EL APOCALIPSIS

Trump-se-reune-con-Obama

Donald Trump, presidente electo de EEUU y Barack Obama, presidente saliente. juntos. / Foto: REUTERS

“Trump no es un renegado”, comenzó Obama en su descripción del presidente electo. “Es la culminación, la conclusión lógica de la retórica y de las tácticas del Partido Republicano (GOP) durante los últimos diez, veinte años. Lo que me realmente me ha sorprendido es el grado hasta el que ese discurso ha volado por los aires”, lamentó.

La circunstancia más grave, a su entender, dentro del seno del GOP, es que “no ha existido un principio de gobierno”. “Nadie ha dicho ‘No, quizás hemos ido demasiado lejos’. Gente razonable como (el ex presidente de la Cámara de Representantes) John Boehner, un hombre de pico y pala, no ha podido hacer nada contra esta corriente”, lamentó.

Sobre el camino a la victoria de Trump en las primarias de su partido, Obama dedicó duras palabras a los rivales del magnate, más de una decena de contendientes que abarcaron la totalidad del espectro de la derecha norteamericana, ninguno capaz de detener a Trump, a quien resta parte de mérito.

“Es un hombre que ha derrotado a quince contendientes en las primarias, pero eso dice menos de la habilidad de Trump que la de la gente que ha perdido contra él”, aseguró antes de reconocer que “la verdad es que Trump ha tocado nervio”.

“Es capaz de explotar la rabia, el resentimiento, la sensación de agravio. Y es enormemente hábil a la hora de desafiar convencionalismos de tal forma que la gente acaba sintiendo emociones concretas, y eso les satisface”, manifestó Obama, quien aplaudió particularmente el dominio de Trump sobre la nueva era de los medios de comunicación, en el universo de las redes sociales.

“La lente a través de la que la gente entiende a los políticos es enormemente poderosa. Yo tuve la suerte de aparecer antes del colapso del antiguo orden de los medios. Trump entiende este nuevo ecosistema, en el que la verdad y los hechos no importan. La clave es atraer atención, incitar emociones, y pasar a otra cosa. Puedes surfear sobre esas emociones. Es algo que he dicho mil veces: si yo viera la Fox, no votaría por mí”, explicó Obama.

El presidente optó por cerrar su análisis de Trump recordando a su sucesor las dificultades que tendrá a la hora de cumplir sus promesas electorales desde el Despacho Oval. Sin embargo, aquí el presidente electo tuvo que aceptar que Trump cuenta con cierta ventaja, merced a la empatía que ha generado, amparada en la frustración y el rencor.

“Trump ha demostrado que es capaz de establecer tal conexión con sus partidarios que goza de un mayor margen de maniobra para tomar diferentes decisiones. Parecen confiar en él, independientemente de lo que diga o haga. Ahora toca esperar a ver cómo Trump reacciona a esa confianza y cómo la mantiene ante las realidades del Gobierno”, concluyóen su descripción.

Obama, sin embargo, insistió en hacer una llamada a un optimismo cimentado en la certeza de que nada es tan grave como parece. “Esto no es el Apocalipsis. A veces la historia avanza, a veces retrocede. No creo en el fin del mundo hasta que llega”, aseguró.

El día de la visita

El reportaje culmina con una descripción de la visita de Trump a la Casa Blancade la semana pasada, un encuentro que incialmente estaba previsto durante 15 minutos y que Obama extendió a 90 para exhibir entre el magnate la monumentalidad de la labor ante la que se encontraba.

Los pormenores de la misma no han trascendido nunca y el propio Obama no da muchos detalles adicionales a The New Yorker, sobre todo cuando le preguntan por qué decidió transformar lo que en principio era una mera formalidad de apretón de manos en un exhaustivo tour por la Casa Blanca y la realidad de la Presidencia — según fuentes de la administración, para abrumar a su sucesor y darle una lección en el uso del poder –.

“Podría contar cómo fue la reunión en la Casa Blanca con Trump… con una cerveza delante, y off the record”, se limitó a decir.

En los momentos previos, Obama y su jefe de Gabinete, Denis McDonough, “actuaron casi como psicólogos”, según fuentes del ‘New Yorker’. Obama les pidió que mantuvieran el ánimo, les recordó — como ya hiciera por teléfono con los responsables de la campaña de apoyo de bases de Hillary Clinton — que “en este momento no puedo hacer nada, pero cuando sea un ciudadano privado, soy todo vuestro”.

“Para los más jóvenes”, les comunicó, “este es vuestro primer rodeo. Lo único que habéis conocido es la victoria. Pero nosotros, los más viejos, sabemos lo que es perder. Y te pica. Y duele”.

(Con información de Público)

 

Actores y personajes de Rastros de Mentiras

novela

10789_468

 

 

 

 

 

 

 

 

 

1_rastros_1411149653

rastros-de-mentiras-boda-de-pilar-susana-vieira

rastrospersonajesAquí les cuento los nombres de los actores que integran el elenco de Rastros de Mentiras, la nueva telenovela brasileña que desembarca en el canal Cubavisión en pocos días. Rastros de Mentiras fue un completo éxito en su país y ya ha sido emitida en numerosos países más. Con Paola Oliveira y Malvino Salvador como los personajes protagonistas de la historia, Rastros de Mentiras es una de las telenovelas con mayor repercusión y mejores niveles de audiencia de la famosa cadena Rede Globo.
Cada vez que se acerca el estreno de una nueva novela los televidentes nos preguntamos por el nombre de los personajes y también por los nombres en la vida real de los actores que personifican a cada uno de los personajes por ello les cuento quienes integran el elenco de esta telenovela, también conocida con el nombre Amor à Vida.
En cuanto al número de capítulos que tendrá esta telenovela en la televisión cubana no lo tengo precisado, pero les adelanto que la versión internacional cuenta con 160 capítulos, mientras que en la versión original que se emitió en Brasil tuvo un total de 221 episodios.
Dos datos interesantes sobre los actores de Rastros de mentiras es que la actriz que compone a Paloma también participó de la telenovela Insensato Corazón en donde personificó a una de las protagonistas: Marina. Mientras que Nido (Juliano Cazarré) es el mismo actor que interpretó a Adauto en Avenida Brasil.

Actores de Rastros de Mentiras 

Paloma

La actriz Paola Oliveira es quien interpreta al personaje de Paloma Khoury en Rastros de Mentiras. Paloma es hija de Pilar (Susana Vieira) y César (Antonio Fagundes). Paloma tiene un hermano llamado Félix (Mateus Solano). Paloma tendrá una relación muy conflictiva con su madre, ella es pediatra y la preferida de su padre. Muy pronto Paloma se enamorará de Nido (Juliano Cazarré) al que en el marco de una excursión familiar conocerá en el Macchu-Picchu. Paloma quedará embarazada de Nido durante los primeros capítulos de Rastros de mentiras. Tiempo más tarde Paloma tendrá una relación con Bruno (Malvino Salvador).
Paloma forjarán una estrecha relación con Paulita sin saber que esta pequeña niña es su hija desaparecida durante su parto.

Félix Khoury

El actor que desempeña el papel de Félix Khoury en Rastros de mentiras es Mateus Solano, el es el celoso y rencoroso hermano de Paloma.
Félix mantendrá en secreto su homosexualidad tras la fachada de un matrimonio falso con Edith (Bárbara Paz) con quien tiene un hijo llamado Jonathan (Thales Cabral). Félix persigue una gran ambición, el quiere dirigir el hospital.

Bruno

Malvino Salvador es quien interpreta a Bruno dos Santos Araujo, el es hijo de Cordelia (Eliane Giardini) y Denizard (Fluvio Stefanini). Bruno tras la muerte de su mujer dedicará completamente sus esfuerzos a la crianza de Paulita (Klara Catanho), una pequeña niña que encontró cuando era tan sólo un breve dentro de un basurero. Bruno criara de Paulita sin saber que la madre es Paloma, con quien más tarde entablará una relación.

Nido

El actor que personifica a Joaquín Roveri “Nido” es Juliano Cazarré. Nido es un hombre encantador, se enamorará perdidamente de Paloma y junto a ella tendrá una hija: Paulita. Nido será el responsable de cometer numerosos crímenes durante los capítulos de Rastros de mentira en Telefe, al ser cómplice de Félix y Aline (Vanessa Giacomo) con quien más tarde entablará una relación.